Opinión

Regularización de los venezolanos, vacunas y respuesta del gobierno colombiano

Este lunes el gobierno colombiano anunció que buscaría la regularización de los migrantes venezolanos que se encuentran en Colombia de modo irregular. Dicha regularización tendría, como es de suponer, el efecto inmediato de que estos puedan acceder al plan vacunación nacional que tiene el gobierno de Iván Duque y en que estos puedan acceder además a más empleos formales y servicios del estado. Sin embargo, es preciso hacer varias precisiones al respecto en cuanto al plan de vacunación del gobierno y la estrategia que este ha tenido para afrontar la crisis económica, social y sanitaria actual.

La vacunación de todos los residentes en Colombia no solo es un imperativo moral, sino una necesidad urgente para que el país regrese a la senda del crecimiento económico. Si el gobierno continúa con los retrasos, esta recuperación estará cada vez más lejos, costándole a la economía millones de dólares y cientos de miles de empleos.

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados a alabado la decisión del gobierno colombiano de conceder este estatus legal a los ciudadanos venezolanos.

Precisamente este lunes también, la OMS anunció que la vacunación es clave para que la economía global se recupere. En la medida en que más personas estén vacunadas, las medidas y restricciones establecidas para contener la pandemia serán levantadas. Estados Unidos, uno de los países más afectados por la crisis, logrará la vacunación completa a mediados de 2021, mientras que según estimaciones de la revista británica The Economist, Colombia solamente tendría vacunada al 100% de la población para finales de 2022.

Este contexto hace que pensar en una recuperación de la economía colombiana sea algo bastante distante. Ya varios organismos internacionales como el FMI habían alertado sobre la preocupación de que la recuperación económica de la pandemia sea algo bastante desigual, con las economías que logren vacunar primero, recuperándose mucho más rápido que aquellas que lo hagan más tarde.

La misma China es un ejemplo claro de esto. Fue una de las naciones que más rápido y de manera más eficaz logró controlar el virus y fue la única economía grande que creció en el 2020, también será una de las que más crezca en el 2021, con un pronóstico estimado del 8.1%, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional. Las economías de la Unión Europea han respondido a la pandemia de forma mucho más errática que China, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Japón (países que son ejemplo en cuanto a medidas para afrontamiento de la crisis) y por eso las previsiones de crecimiento económico para el continente siguen siendo más lúgubres que las de Estados Unidos y China.

Sin embargo, para el caso de las economías latinoamericanas, más concretamente el caso de Colombia, solo se pensó en un crecimiento a corto plazo, por lo cual se dieron aperturas erráticas con estímulos al comercio en los denominados día sin IVA y se ha desarrollado de la misma manera una política errática de vacunación, con el gobierno de Iván Duque afirmando que no vacunaría a los migrantes venezolanos irregulares. Afortunadamente Duque dio marcha atrás a su decisión y ahora ha dicho que regularizará a toda la población venezolana residente en Colombia, con lo cual se acelerará su proceso de vacunación. Aún así, esto solo viene a confirmar que su política de vacunación fue errática en sus inicios, lo cual se suma a los retrasos en los procesos de negociación de las vacunas, una falta de apoyo más decidido a las familias y a los pequeños negocios con estímulos que podría haber financiado aliviando su situación (renta básica universal), lo cual a su vez habría permitido que una mayor obediencia a las medidas de distanciamiento social y una contención más eficaz del virus.

Dicho todo esto, y volviendo al tema de la regularización de los venezolanos, política que es más que bienvenida, el gobierno de Iván Duque debe asegurar que el 100% de las personas residentes en Colombia accedan a la vacunación, sin importar su nacionalidad y su estatus migratorio. Solo una política de vacunación acelerada y masiva permitirá salir de la crisis lo más pronto posible y reencauzar a la economía en la senda de crecimiento que traía antes de que la crisis empezará. En este mismo contexto, el apoyo del Banco de la República con una política monetaria de estímulo, será clave para que los inversores y los consumidores recuperen la confianza y para que una demanda sostenida permita que la producción se reactive a sus niveles prepandémicos. Del mismo modo si la vacunación, si no incluye a los venezolanos en situación irregular como inicialmente había previsto el gobierno colombiano, solo retrasaría el regreso a la normalidad y al crecimiento económico, costándole a la economía millones de dólares y cientos de miles de empleos.

La regularización de los venezolanos podría ser positiva para el país en términos prácticos, además de las razones humanitarias, ya que le permitiría al gobierno colombiano atraer la atención a nivel internacional y gozar de una mayor legitimidad, la cual eventualmente podría hacer que se priorizara a Colombia en el acceso a vacunas y esto a su vez redundaría positivamente en la recuperación económica que el país tanto necesita.

Añadiendo a lo anterior el gobierno colombiano podría desarrollar una mejor política de vacunación si incluye otras vacunas en su gama de soluciones disponibles como la Sputnik V de Rusia o la CoronaVac china, puesto que depender de las vacunas desarrolladas en laboratorios occidentales, teniendo en cuenta los posibles retrasos logísticos y de fabricación, podría hacer la espera de los colombianos por la vuelta a la normalidad algo más tortuoso de lo que ha sido hasta ahora.

Por otra parte, si la normalidad llega en este año y se acelera el proceso de vacunación, Colombia podría cómodamente alcanzar el crecimiento proyectado del 4% en su PIB, o incluso aspirar a un 5% y apostar para que en el primer semestres de 2022, la economía vuelva a los niveles anteriores a la pandemia. No será algo fácil de lograr, pero las presiones políticas, y más en una etapa que será cercana a las elecciones, pueden hacer que el gobierno se sienta obligado a actuar más pronto que tarde. Esperemos pues que el gobierno colombiano colombiano actúe con la diligencia debida y corrija los errores del pasado. La recuperación económica no da espera.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x