Noticias

WeWork finalmente se convierte en una compañía pública en Nasdaq

WeWork

Las acciones de WeWork ascienden en más de un 13% después de su oferta pública inicial

Las acciones de WeWork cerraron en un 13.49% al alza después de la compañía saliera al mercado público por medio de una compañía de adquisición de propósito especial (SPAC), después de su fallida OPI hace dos años.

La compañía de arrendamiento de oficinas falló en sus planes de convertirse en una compañía pública en el 2019 después de que los inversores vieron surgir problemas y preocupaciones sobre su modelo de negocio y sobre la gobernanza corporativa así como sobre su fundador y entonces CEO Adam Neumann.

Sin embargo, los planes para que la compañía se hiciera pública no se detuvieron. En marzo del 2021 se anunciaron planes para una fusión con BowX Acquisition Corp, en un acuerdo que supuestamente valoró a la compañía en aproximadamente 9000 millones de dólares.

Esa valoración representa una fuerte caída en el valor de la compañía de 2019, cuando WeWork había sido valorada inicialmente en un impresionante monto de 47.000 millones de dólares por SoftBank Group. Esta valoración lentamente comenzó a caer con las noticias de que las finanzas de la compañía no eran claras así como con la caída de la demanda de acciones por parte de los inversores privados.

“Ustedes han dicho que esta es una historia con drama”, dijo el director ejecutivo de WeWork Marcelo Claure en el programa de CNBC Squawk Box este martes. “Seguro, esta es una historia donde mucha gente escribió documentales de lo que sería el final de WeWork. La buena resistencia, la persistencia de nuestra gente es increíble. Esta compañía está aquí, es más fuerte que nunca, y no hay duda de que vamos a estar celebrando muchos más hitos”.

Lo que salió mal

Los problemas de WeWork comenzaron en agosto de 2019, cuando se presentaron los documentos de la oferta pública inicial y se reveló que la compañía había perdido 1900 millones de dólares durante el año anterior. Un reporte del Wall Street Journal asestó un nuevo golpe a la compañía en septiembre y elevó las preocupaciones sobre cómo Neumann estaba administrando la compañía, incluyendo sospechas de posibles actividades ilegales.

Neumann renunció como CEO ese mismo mes. CNBC reportó en octubre que él podría obtener un paquete de 1700 millones de dólares por su partida de WeWork y que tendría que renunciar a sus derechos de votos. El ejecutivo de bienes raíces Sandeep Mathrani asumió poco después el rol de CEO.

“WeWork es una marca impresionante y si alguien te da una super marca para levantarla del fango, tú vas a tener que decir que sí”, dijo Mathrani al programa Squawk Box de CNBC.

Después de la fallida IPO, los problemas de WeWork continuaron. Ese noviembre, Reuters reportó que el Fiscal General de Nueva York estaba investigando a la compañía, incluyendo si Neumann estaba comprometido en algún tipo de acuerdo ilegal para enriquecerse a sí mismo.

Eso incluyó reportes de que Neumann había registrado la palabra “We” como una marca comercial y que planeaba cobrar a WeWork 6 millones de dólares por la transferencia de los derechos. Este tipo de “autoacuerdo” es cuando alguien actúa en su propio interés en vez de en los intereses de sus clientes.

Bloomberg también reportó ese mes que WeWork estaba enfrentando escrutinio de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos sobre sus revelaciones a los inversionistas en el periodo previo a la Oferta Pública Inicial.

La fallida oferta pública inicial y la embestida de la crisis de la pandemia llevó a varias rondas de despidos en la compañía a finales de 2019 y a principios de 2020. WeWork también sufrió pérdidas masivas en la medida en que la pandemia del Covid19 llevó al cierre masivo de oficinas a nivel mundial.

Claure le dijo al programa Squawk Box que todo el mundo tiene “un importante rol que desempeñar ” y que Neumann merece crédito por su visión cuando surgió la idea de WeWork.

Neumann felicitó al nuevo equipo de liderazgo corporativo durante una entrevista con los medios durante la mañana de este martes a las afueras del jardín de cervecería en The Standard, un hotel costoso de Nueva York. Él y el cofundador Miguel McKelvey “no podrían estar más felices” por celebrar la OPI de WeWork, dijo Neumann.

“Esto siempre ha sido acerca del equipo y acerca de lo que hicimos juntos, y estamos muy orgullosos hoy y por este día”, dijo él.

La toma por parte de SoftBank

SoftBank hizo su primera ronda multimillonaria de inversión en WeWork en el 2017 por medio de su Vision Fund de 100.000 millones de dólares, el cual también ha financiado varias startups de Silicon Valley como Uber. El gigante japonés de tecnología invirtió un total de 18.500 millones de dólares en WeWork durante el periodo previo a la oferta pública inicial.

En octubre de 2019, SoftBank acordó gastar 10.000 millones de dólares por el 80% de participación de WeWork. Como parte del acuerdo, SoftBank también dijo que podría comprar 3000 millones de dólares en acciones de los inversores y los empleados, pero rechazó esos planes en abril de 2020, en parte debido a una investigación del gobierno estadounidense sobre la compañía.

SoftBank progresivamente redujo su valoración de WeWork hasta los 7.300 millones de dólares a finales de diciembre de 2018 y a 2900 millones de dólares para principios de 2020.

Durante una presentación de ganancias a finales de ese año, el CEO de SoftBank Masayoshi Son dijo que él fue “muy tonto” por su multimillonaria inversión en WeWork.

“Cometimos un error al invertir en WeWork y he tenido que admitir muchas veces que fui muy tonto”, dijo Son de acuerdo a una transcripción de llamada de FactSet.

Sin embargo Marcelo Claure dijo a CNBC que Son estaba “emocionado” por el hecho de que la compañía se hiciera pública.

“Hace dos años la valoración de la compañía era cero y el hecho que hayamos llevado una compañía desde cero hasta 8.000 o 9000 millones de dólares es algo grandioso”, dijo Claure en el programa Squawk Box.

El regreso de WeWork

La recuperación de la pandemia desde entonces ha acelerado la demanda por lugares flexibles de trabajo, en la medida en que más trabajadores cambian hacia modelos híbridos de trabajo o de modelos de trabajos remotos de forma permanente.

En marzo, WeWork acordó una fusión de 9000 millones de dólares por medio de una compañía SPAC, BowX Acquisition, un movimiento que finalizó el 20 de octubre. Como parte del acuerdo, SoftBank retiene la mayoría de las acciones de la compañía pero acordó un año de bloqueo, o no venta, sobre sus acciones, de acuerdo con una persona familiar con el asunto, según reportó la agencia Reuters previamente.

SPACs, también conocidas como compañías de cheques en blanco, son establecidas con el único propósito de recoger dinero por medio de una oferta pública inicial de acciones y usar ese dinero para adquirir una compañía existente. Estos modelos de negocio han florecido recientemente, en la medida en que celebridades como Shaquille O’Neal se sumó a la tendencia. Compañías como Virgin Galactic y Lucid Motors ha usado las SPACs para salir al mercado público, pero la estructura de estas compañías también ha atraído escrutinio por parte de la SEC.

BowX Acquisition adquirió 420 millones de dólares cuando salió al mercado en agosto de 2020. Las acciones de WeWork se comercian ahora por medio del ticker WE.

Con información de CNBC.

comentarios

Arriba