Historia

Qué fue el Plan Marshall y cuál fue su impacto económico

El Secretario de Estado presentó lo que fue el Plan Marshall
Secretario de Estado norteamericano George Marshall

Hablar de lo que fue el plan Marshall supone entender cómo la Segunda Guerra Mundial afectó a Europa y cómo la infraestructura del viejo continente quedó afectada, causando hambrunas, desempleo, depresión y muertes prematuras. De la misma manera entender este plan supone prestar atención a lo que significaba un colapso masivo de la economía europea para los Estados Unidos, pues Europa era uno de los principales mercados de los productos estadounidenses, por lo cual Estados Unidos no podía permitirse una implosión de la economía de quien era uno de sus mayores clientes.

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

1. Muertes

La consecuencia más grave del conflicto fue la cantidad de vidas humanas pérdidas. Se estima que al menos 50 millones de personas perdieron la vida. Eso es dos millones de personas más que la población de un país grande y demográficamente numeroso como Colombia. La gran mayoría de las muertes fueron civiles, especialmente la población judía fue gravemente afectada.

2. Pérdidas económicas

Muchas ciudades quedaron prácticamente barridas del mapa. La industria y las comunicaciones europea, a excepción de la industria militar, habían caído gravemente, algo que generó un gran nivel de pobreza.

La agricultura se resintió en gran medida. Se perdieron muchas cosechas y las tierras estaban plagadas de minas. Todo esto contribuyó a una gran hambruna e incrementó el número de muertes.

La cultura fue especialmente golpeada con grandes sitios dañados, el robo de arte, la destrucción de la infraestructura educativa. El analfabetismo aumentó durante los primeros años de la guerra, impidiendo que muchas personas accedieran a la formación profesional.

3. Desarrollo de Estados Unidos

La guerra resultó favorable para Estados Unidos, desarrollando su industria militar y convirtiéndose en la primera potencia económica mundial, dado que la guerra se había librado en territorio europeo.

La invención de la bomba atómica impulsó aún más la industria armamentística, pues la Unión Soviética también lograría construir la bomba.

4. Creación de Dos bloques mundiales

La Unión Soviética consiguió anexarse grandes territorios y Europa se dividió en torno a las dos grandes potencias vencedoras en la Guerra: Estados Unidos y el bloque comunista. Alemania quedó dividida en dos. Se construyó un gran muro que simbolizaría por décadas la división del mundo entre el bloque comunista y el bloque occidental capitalista.

5. Invención de la computadora

Alan Turing inventó la primera computadora en el Reino Unido con el fin de decodificar los mensajes cifrados que los nazis enviaban a sus oficiales durante la guerra. La computadora y su mejoramiento en los años 50 y 60 tendría un impacto sin precedentes en el desarrollo económico europeo y global.

Lo que fue el Plan Marshall

La consecuencias arribas enumeradas llevaron a pensar en un plan de Estados Unidos para ayudar a la recuperación de sus aliados en Europa Occidental. Con la división del mundo en dos bloques, Estados Unidos necesitaría fortalecer su posición geopolítica en el mundo con el fin de contener la influencia de la Unión Soviética y la posibilidad de una nueva confrontación global.

Tras la Conferencia de Yalta (una ciudad de lo que hoy es la península de Crimea y que hoy es parte de Rusia), Alemania quedó dividida y se estipuló la creación de las Naciones Unidas y un nuevo orden mundial en el que ninguna potencia tuviera hegemonía global. Esto llevó a que se generara una competencia constante entre Estados Unidos y la Unión Soviética para aumentar sus zonas de influencia y contenerse mutuamente.

El Plan Marshall, cuyo nombre oficial fue el Programa para la Recuperación Europea, fue presentado por el presidente Harry Truman con el objetivo de fortalecer sus lazos comerciales con Europa Occidental. El Plan constaba de 14.000 millones de dólares de la época en préstamos para los países afectados por la guerra.

La importancia geopolítica del Plan Marshall

Estados Unidos temía que la pobreza, el desempleo y la dislocación del período posterior a la Segunda Guerra Mundial reforzaran el atractivo de los partidos comunistas para los votantes de Europa occidental, es decir que sus aliados cayeran en la órbita del bloque soviético. El 5 de junio de 1947, en un discurso en la Universidad de Harvard, el secretario de Estado George C. Marshall propuso la idea de un programa europeo de autoayuda que sería financiado por Estados Unidos, diciendo:

La verdad del asunto es que los requisitos de Europa para los próximos tres o cuatro años de alimentos extranjeros y otros productos esenciales, principalmente de Estados Unidos, son mucho mayores que su capacidad actual de pago, por lo que debe tener una ayuda adicional sustancial o enfrentarse a situaciones económicas, sociales. , y deterioro político de muy grave carácter.

Sobre la base de un plan unificado para la reconstrucción económica de Europa occidental presentado por un comité que representa a 16 países, el Congreso de los Estados Unidos autorizó el establecimiento del Programa Europeo de Recuperación, que fue promulgado por el presidente de los Estados Unidos. Harry S. Truman el 3 de abril de 1948. La ayuda se ofreció originalmente a casi todos los países europeos, incluidos los que estaban bajo ocupación militar por la Unión Soviética. Sin embargo, los soviéticos se retiraron pronto de la participación en el Plan Marshall y pronto fueron seguidos por otras naciones de Europa del Este bajo su influencia. Esto dejó a los siguientes países para participar en el plan: Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, Islandia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido y Alemania occidental.

Bajo Paul G. Hoffman, un ejecutivo de la industria automotriz que fue elegido por el Congreso para administrar el Plan Marshall por sus habilidades en los negocios, la Administración de Cooperación Económica (ECA), una oficina especialmente creada para el plan, distribuyó durante los siguientes cuatro años a 1948 alrededor de USD 13 mil millones en ayuda económica, ayudando a restaurar la producción industrial y agrícola, establecer la estabilidad financiera y expandir el comercio. Las subvenciones directas representaron la gran mayoría de la ayuda, y el resto fue en forma de préstamos. Para coordinar la participación europea, 16 países, liderados por Reino Unido y Francia, establecieron el Comité de Cooperación Económica Europea para proponer un programa de recuperación de cuatro años. Esta organización fue reemplazada posteriormente por la Organización para la Cooperación Económica Europea (OEEC) permanente, a la que finalmente se admitió a Alemania Occidental.

Destinos del dinero del Plan Marshall

Reino Unido recibió el 26 por ciento total de las ayudas, Francia el 18 por ciento y Alemania Occidental el 11 por ciento. Otras quince naciones europeas fueron beneficiarias del plan

Para administrar las ayudas del plan se creó la Organización Europea de Cooperación económica en 1948, una institución que sería el fundamento de la actual OCDE.

Antecedentes del Plan

En 1946 el secretario de Estado estadounidense ya había estimado cuánto costaría la reconstrucción Europea. Sin embargo los líderes de las naciones vencedoras no lograrse ponerse de acuerdo cómo debía financiarse Europa y cuál sería el papel de Alemania, especialmente porque si la economía alemana quedaba reducida se daba el peligro de una nueva confrontación y porque la desaceleración económica de Alemania paralizaría el desarrollo europeo. Por esto se llegó a la conclusión que los recursos no se podían extraer de Alemania y no se podía limitar el crecimiento económico alemán.

El discurso de George Marshall

El 5 de junio de 1947 en la Universidad de Harvard tuvo lugar el discurso del secretario de Estado George Marshall de la administración de Harry Truman. En este Marshall enfatizó en la necesidad de la recuperación económica europea.

«Es lógico», dijo Marshall, «que los Estados Unidos hagan lo que sean capaces de hacer para ayudar a la recuperación de la normal salud económica en el mundo, sin la cual no puede haber estabilidad política ni paz asegurada. Nuestra política no se dirige contra ningún país, pero sí contra el hambre, la pobreza, la desesperación y el caos. Cualquier gobierno que esté deseando ayudar a la recuperación encontrará total cooperación por parte de los Estados Unidos de América»

George Marshall estaba convencido de que la estabilidad económica ayudaría a la estabilidad política de Europa, brindando paz a la región y fortaleciendo la influencia de Estados Unidos.

El discurso de Marshall, en inglés:

Rechazo Soviético al plan

En 1947, el viceministro de Relaciones Exteriores soviético, Andréi Vyshinski, dió un discurso en las Naciones Unidas en donde afirmaba que el plan era un intento de Estados Unidos por imponer su voluntad sobre los Estados europeos, utilizando la ayuda financiera como un instrumento de manipulación política.

En un principio Stalin había estado interesado en el plan, pensando en que cuando las economías capitalistas se derrumbaran estarían ansiosas de comerciar con el bloque soviético, pero no se llegó a ningún acuerdo que incluyera a la Unión Soviética.

Rechazo de Stalin al Plan Marshall

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Ernest Bevin, escuchó el discurso transmitido por la radio del Plan Marshall e inmediatamente se comunicó con el ministro de Relaciones Exteriores francés, Georges Bidault, para comenzar a preparar una rápida respuesta europea a la oferta (y la aceptación de la misma), lo que llevó a la creación del Comité de Cooperación Económica Europea. Los dos acordaron que sería necesario invitar a los soviéticos como la otra gran potencia aliada. El discurso de Marshall había incluido explícitamente una invitación a los soviéticos, sintiendo que excluirlos habría sido un signo de desconfianza. Los funcionarios del Departamento de Estado, sin embargo, sabían que era casi seguro que Stalin no participaría y que era poco probable que cualquier plan que enviara grandes cantidades de ayuda a los soviéticos tuviera la aprobación del Congreso.

Reacciones iniciales

Hablando en la Conferencia de Paz de París el 10 de octubre de 1946, Vyacheslav Molotov, el jefe de exteriores soviético, ya había expresado los temores de la URSS: “Si al capital estadounidense se le dejaran las manos libres en los pequeños estados arruinados y debilitados por la guerra, compraría las industrias locales, más atractivas empresas rumanas, yugoslavas … y se convertiría en el amo de estos pequeños estados”. Mientras que el embajador soviético en Washington sospechaba que el Plan Marshall podría conducir a la creación de un bloque antisoviético, Stalin estaba abierto a la oferta. Indicó que, en las negociaciones que se celebrarán en París sobre la ayuda, los países del Bloque del Este no debían rechazar las condiciones económicas que se les imponían. Stalin solo cambió su perspectiva cuando se enteró de que (a) el crédito solo se otorgaría en condiciones de cooperación económica y, (b) la ayuda también se otorgaría a las dos Alemanias, una eventualidad que Stalin pensó que obstaculizaría la capacidad de los soviéticos para ejercer influencia en Alemania occidental.

Inicialmente, Stalin maniobró para acabar con el Plan, o al menos obstaculizarlo mediante una participación destructiva en las conversaciones de París sobre las condiciones. Sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que esto sería imposible después de que Molotov informara, después de su llegada a París en julio de 1947, que las condiciones impuestas por EE.UU. para el crédito no eran negociables. Para los soviéticos también era preocupante el entusiasmo checoslovaco por aceptar la ayuda, así como indicios de una actitud polaca similar.

El Plan Molotov

Para combatir los efectos del Plan Marshall, la URSS desarrolló su propio plan económico, conocido como Plan Molotov, a pesar de que grandes cantidades de recursos de los países del Bloque del Este a la URSS se pagaron como reparaciones, para los países que participaban en el Bloque del Eje durante la guerra. Es decir el Plan Molotov fue toda la ayuda económica que recibieron los países de Europa del Este alineados con la Unión Soviética para combatir las consecuencias económicas de la guerra.

La frase “equivalente del Plan Marshall” se utiliza a menudo para describir un programa de rescate económico propuesto a gran escala.

En 1951, el Plan Marshall fue reemplazado en gran parte por la Ley de Seguridad Mutua.

Medidas del Plan Marshall

El Plan Marshall requirió que Europa liberalizara su comercio con Estados Unidos, menor regulación de los negocios para facilitar el emprendimiento, se alentó el aumento de la productividad industrial, la fomentó la afiliación sindical y la creación de nuevos modelos de negocio.

El Programa de asistencia técnica

Una alta prioridad fue el aumento de la productividad industrial en Europa, que resultó ser uno de los aspectos más exitosos del Plan Marshall.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (BLS) contribuyó en gran medida al éxito del Programa de Asistencia Técnica. El Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley el 7 de junio de 1940 que permitió a la BLS “realizar estudios continuos de productividad laboral” y asignó fondos para la creación de una División de Productividad y Desarrollo Tecnológico. La BLS podría entonces utilizar su experiencia en el campo de la eficiencia productiva para implementar un impulso de productividad en cada país de Europa occidental que reciba ayuda del Plan Marshall.

Los fondos de contrapartida se utilizaron para financiar viajes a gran escala a observar la industria estadounidense. Francia, por ejemplo, envió 500 misiones con 4700 empresarios y expertos para recorrer las fábricas, granjas, tiendas y oficinas estadounidenses. Quedaron especialmente impresionados con la prosperidad de los trabajadores estadounidenses y cómo podían comprar un automóvil nuevo económico durante nueve meses de trabajo, en comparación con los 30 meses que gastaban en Francia.

Mediante la implementación de encuestas de literatura tecnológica y visitas organizadas a las plantas, los economistas, estadísticos e ingenieros estadounidenses pudieron educar a los fabricantes europeos en la medición estadística.

El objetivo de la asistencia técnica y estadística de los estadounidenses era aumentar la eficiencia productiva de los fabricantes europeos en todas las industrias.

Para realizar este análisis, La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (BLS) realizó dos tipos de cálculos de productividad. Primero, utilizaron datos existentes para calcular cuánto produce un trabajador por hora de trabajo: la tasa de producción promedio. En segundo lugar, compararon las tasas de producción existentes en un país en particular con las tasas de producción en otras naciones. Al realizar estos cálculos en todas las industrias, la BLS pudo identificar las fortalezas y debilidades de la producción industrial y de fabricación de cada país. A partir de eso, la BLS podría recomendar tecnologías (especialmente estadísticas) que cada nación individual podría implementar. A menudo, estas tecnologías provenían de Estados Unidos.

Cuando comenzó el Programa de Asistencia Técnica, Estados Unidos utilizaba tecnologías estadísticas “más de una generación antes de lo que [los europeos] estaban usando”.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (BLS)utilizó estas tecnologías estadísticas para crear informes de rendimiento de fábrica para las naciones de Europa occidental.

El gobierno estadounidense envió cientos de asesores técnicos a Europa para observar a los trabajadores en el campo.

El análisis in situ hizo que los informes de rendimiento de fábrica fueran especialmente útiles para los fabricantes. Además, el Programa de Asistencia Técnica financió a 24.000 ingenieros, líderes e industriales europeos para que visitaran Estados Unidos y recorrían las fábricas, minas y plantas de fabricación de Estados Unidos. De esta manera, los visitantes europeos podrían regresar a sus países de origen e implementar las tecnologías utilizadas en los Estados Unidos. Los análisis de los informes de rendimiento de las fábricas y la experiencia «práctica» de los equipos de productividad europeos identificaron de manera eficaz las deficiencias de productividad en las industrias europeas; a partir de ahí, quedó más claro cómo hacer más eficaz la producción europea.

Antes de que el Programa de Asistencia Técnica entrara en vigor, el Secretario de Trabajo de los Estados Unidos, Maurice Tobin, expresó su confianza en la productividad y la tecnología estadounidenses a los líderes económicos estadounidenses y europeos. Instó a que Estados Unidos desempeñara un papel importante en la mejora de la eficiencia productiva europea proporcionando cuatro recomendaciones para los administradores del programa:

1. Que el personal de productividad de La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (BLS) debería formar parte de los consejos de productividad estadounidenses y europeos;

2. que los objetivos de productividad (basados ​​en los estándares de productividad estadounidenses) podían y debían en implementarse para aumentar la productividad;

3. que debería haber un intercambio general y publicación de información; y

4. que el servicio de «resumen técnico» debe ser la fuente central de información.

Los efectos del Programa de Asistencia Técnica no se limitaron a mejoras en la eficiencia productiva. Si bien los miles de líderes europeos realizaron sus viajes de trabajo / estudio a los Estados Unidos, también pudieron observar una serie de aspectos de la sociedad estadounidense. Los europeos podrían ver a los gobiernos locales, estatales y federales trabajar junto con los ciudadanos en una sociedad pluralista. Observaron una sociedad democrática con universidades abiertas y sociedades cívicas, además de fábricas y plantas de fabricación más avanzadas. El Programa de asistencia técnica permitió a los europeos llevarse a casa muchos tipos de ideas estadounidenses.

Otro aspecto importante del Programa de Asistencia Técnica fue su bajo costo. Si bien se asignaron USD 19.4 mil millones para costos de capital en el Plan Marshall, el Programa de Asistencia Técnica solo requirió USD 300 millones. Solo un tercio de ese costo de USD 300 millones fue pagado por Estados Unidos.

Consecuencias del Plan

En 1951 llega a su fin la aplicación del Plan Marshall. El plan había iniciado en 1948. Durante ese periodo Europa vivió el máximo crecimiento de historia. La producción industrial se incrementó en un 35 por ciento, la producción agrícola se incrementó a niveles superiores a los que existían antes de la guerra.

El plan fortaleció la integración europea y la eliminación de la pobreza. En 1951 Europa da el salto a la creación de la Comunidad del Carbón y del acero, que sentaría las bases para la creación de la Unión Europea con una mayor integración comercial y cultural.

Así mismo tras la aplicación del plan, Europa comenzó a vivir un periodo de paz sin precedentes. A excepción de los conflictos regionales de la antigua Yugoslavia, Europa no ha experimentado grandes guerras desde entonces, y esto ha contribuido sin duda a que el Continente sea una importante potencia económica global.

Los primeros receptores de la ayuda y la Doctrina Truman

Las primeras ayudas del Plan Marshall llegaron a Rumanía y Bélgica en enero de 1947, ya que su cercanía con el bloque soviético los ponía en primera línea en la lucha para contener a la Unión Soviética.

Todo esto se enmarca en medio de la Doctrina Truman, correspondiente a las ideas del presidente Harry Truman para contener la influencia comunista en Europa. El 12 de Marzo de 1947 Truman dio un discurso en el Congreso de los Estados Unidos en donde señalaba que: “La política de Estados Unidos debe ser apoyar a los pueblos libres que están resistiendo la agresión de minorías armadas o presión del exterior”.

La aplicación de la Doctrina Truman en medio de lo que fue el Plan Marshall aseguró la preeminencia estadounidense como potencia global, pero a su vez desató una airada competencia de la Unión Soviética por el control geopolítico, lo que facilita luego intervenciones militares en todo el mundo.

Gastos del Plan Marshall

Gastos

La ayuda del Plan Marshall se dividió entre los estados participantes aproximadamente per cápita. Se otorgó una cantidad mayor a las principales potencias industriales, ya que la opinión predominante era que su reanimación era esencial para el renacimiento general europeo. También se dirigió algo más de ayuda per cápita a las naciones aliadas, y menos a las que habían formado parte del Eje o se habían mantenido neutrales. La gran excepción fue Islandia, que había sido neutral durante la guerra, pero recibió mucho más per cápita que el segundo receptor más alto. La siguiente tabla muestra la ayuda del Plan Marshall por país y año (en millones de dólares). No hay un consenso claro sobre las cantidades exactas, ya que los diferentes estudiosos difieren en cuanto a qué elementos de la ayuda estadounidense durante este período formaron parte del Plan Marshall.

Países1948/49
(USD Millones)
1949/50
(USD millones
1950/51
(USD Millones)
Acumulado
(USD Millones)
 Austria23216670468
 Bélgica y  Luxemburgo195222360777
 Dinamarca10387195385
 Francia1,0856915202,296
 Alemania Occidental5104385001,448
 Grecia17515645376
 Islandia6221543
 Irlanda88450133
 Italia y  Trieste5944052051,204
 Países Bajos4713023551,128
 Noruega8290200372
 Portugal007070
 Suecia3948260347
  Suiza00250250
 Turquía285950137
 Reino Unido1,3169211,0603,297
Totales4,9243,6524,15512,731

También te puede interesar:

Qué fue la crisis del 29 y cuáles fueron sus efectos

¿Qué es el Green New Deal y por qué es importante para la economía?

Conclusiones

Todo lo que fue el Plan Marshall, en sentido económico, destaca la importancia de la cooperación internacional y la intervención estatal como factores que contribuyen al crecimiento económico y a la paz. De la misma manera nos ayuda a reconocer que una estabilidad económica básica es la fuente de condiciones de vida dignas que mantengan a los ciudadanos aislados del radicalismo y posiciones extremas que conducen a la guerra y la destrucción de todos los recursos productivos de una nación.

Con información de Psicología y Mente.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x