Historia

Qué fue la guerra del Yom Kipur y cuál fue su impacto en la economía

Guerra del Yom Kipur

La guerra del Yom Kipur, también conocida como el conflicto árabe- israelí de 1973, fue un enfrentamiento bélico entre Israel y dos países árabes: Egipto y Siria. La guerra inició el 6 de octubre de 1973, cuando Egipto y Siria lanzan ataques aislados en territorio israelí en medio de las celebraciones de la festividad del Yom Kipur.

Egipto y Siria querían recuperar la península del Sinaí y los Altos del Golán, territorios ocupados por Israel. El conflicto se prolongó durante 19 días hasta el 25 de octubre de 1973. 

Beligerantes

Israel logró el apoyo de las principales potencias occidentales: Estados Unidos, Francia y Reino Unido, mientras que Egipto y Siria obtuvieron el apoyo de Irak, Jordania, Arabia Saudí, Argelia, Cuba, Marruecos, Túnez, Libia, Kuwait, Pakistán y de la Unión Soviética. 

Antecedentes de la Guerra del Yom Kipur

La guerra del Yom Kipur fue parte del conflicto árabe-israelí, una disputa en curso que incluyó muchas batallas y guerras desde 1948, cuando se formó el estado de Israel. Durante la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel había capturado la península del Sinaí de Egipto, aproximadamente la mitad de los Altos del Golán de Siria y los territorios de Cisjordania que Jordania había mantenido desde 1948.

El 19 de junio de 1967, poco después de la Guerra de los Seis Días, el gobierno israelí votó para devolver el Sinaí a Egipto y los Altos del Golán a Siria a cambio de un acuerdo de paz permanente y una desmilitarización de los territorios devueltos. Israel rechazó una retirada total de los límites y la situación antes de la guerra y también insistió en negociaciones directas con los gobiernos árabes en lugar de aceptar la negociación a través de un tercero.

Esta decisión no se hizo pública en ese momento, ni se transmitió a ningún estado árabe. A pesar de la insistencia de Abba Eban (Ministro de Asuntos Exteriores de Israel en 1967) de que este fuera el caso, parece que no hay pruebas sólidas para corroborar su afirmación. Israel no hizo ninguna propuesta formal de paz, ni directa ni indirectamente. A los estadounidenses, que fueron informados de la decisión del gabinete por parte de Eban, no se les pidió que lo transmitieran a El Cairo y Damasco como propuestas oficiales de paz, ni se les dio indicaciones de que Israel esperaba una respuesta.

La posición árabe, tal como surgió en septiembre de 1967 en la Cumbre árabe de Jartum, era rechazar cualquier acuerdo pacífico con el estado de Israel. Los ocho estados participantes (Egipto, Siria, Jordania, Líbano, Irak, Argelia, Kuwait y Sudán) aprobaron una resolución que luego se conocería como los «tres no»: no habría paz, reconocimiento ni negociación con Israel. Antes de eso, el rey Hussein de Jordania había declarado que no podía descartar la posibilidad de una «paz real y permanente» entre Israel y los estados árabes.

Las hostilidades armadas continuaron en una escala limitada después de la Guerra de los Seis Días y se intensificaron en la Guerra de Desgaste, un intento de desgastar la posición israelí a través de la presión a largo plazo. Un alto el fuego se firmó en agosto de 1970.

El presidente Gamal Abdel Nasser de Egipto murió en septiembre de 1970. Fue sucedido por Anwar Sadat. Una iniciativa de paz liderada por Sadat y el intermediario de la ONU Gunnar Jarring se presentó en 1971. Sadat expuso al Parlamento egipcio su intención de organizar un acuerdo provisional como un paso hacia un acuerdo el 4 de febrero de 1971, que extendió los términos del alto el fuego y preveía una reapertura del Canal de Suez a cambio de un retroceso parcial israelí. Se parecía a una propuesta hecha independientemente por Moshe Dayan.

Sadat había señalado en una entrevista con el New York Times en diciembre de 1970 que, a cambio de una retirada total de la península del Sinaí, estaba listo para «reconocer los derechos de Israel como un estado independiente según lo definido por el Consejo de Seguridad de los Estados Unidos Naciones». Gunnar Jarring, por coincidencia, propuso una iniciativa similar cuatro días después, el 8 de febrero de 1971. Egipto respondió aceptando gran parte de las propuestas de Jarring, aunque difería en varios temas, por ejemplo, con respecto a la Franja de Gaza, y expresó su disposición a alcanzar un acuerdo si también se implementaban las disposiciones de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta fue la primera vez que un gobierno árabe se hizo público declarando su disposición a firmar un acuerdo de paz con Israel.

Además, la respuesta egipcia incluyó una declaración de que la paz duradera no podría lograrse sin «la retirada de las fuerzas armadas israelíes de todos los territorios ocupados desde el 5 de junio de 1967». Golda Meir reaccionó a la obertura formando un comité para examinar la propuesta y examinar posibles concesiones.

Cuando el comité llegó a la conclusión unánime de que los intereses de Israel serían atendidos mediante una retirada total a las líneas internacionalmente reconocidas que separan a Israel de Egipto y Siria, regresan a la Franja de Gaza y, en una opinión mayoritaria, regresan a la mayor parte de Cisjordania y Jerusalén Este, Meir se enojó. y archivó el documento.

Estados Unidos se enfureció por la fría respuesta israelí a la propuesta de Egipto, y Joseph Sisco informó a Yitzhak Rabin que «Israel sería considerado responsable de rechazar la mejor oportunidad para alcanzar la paz desde el establecimiento del estado».

Israel respondió al plan de Jarring también el 26 de febrero describiendo su disposición a hacer algún tipo de retirada, al tiempo que declaró que no tenía intención de regresar a las líneas anteriores al 5 de junio de 1967. Al explicar la respuesta, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Abba Eban, dijo al Knesset que las líneas anteriores al 5 de junio de 1967 «no pueden asegurar a Israel contra la agresión», es decir, no eran defendibles. Jarring estaba decepcionado y culpó a Israel por negarse a aceptar un retiro completo de la península del Sinaí.

Sadat esperaba que al infligir incluso una derrota limitada a los israelíes, el status quo pudiera ser alterado. Hafez al-Assad, el líder de Siria, tenía una opinión diferente. Tenía poco interés en la negociación y sentía que retomar los Altos del Golán sería una opción puramente militar.

Después de la Guerra de los Seis Días, Assad había lanzado una acumulación militar masiva y esperaba hacer de Siria el poder militar dominante de los estados árabes. Con la ayuda de Egipto, Assad sintió que su nuevo ejército podría ganar convincentemente contra Israel y así asegurar el papel de Siria en la región. Assad solo vio las negociaciones comenzar una vez que los Altos del Golán fueron retomados por la fuerza, lo que conduciría a Israel a renunciar a Cisjordania y Gaza, y a hacer otras concesiones.

Sadat también tenía importantes preocupaciones internas al desear la guerra. «Los tres años transcurridos desde que Sadat asumió el cargo … fueron los más desmoralizantes en la historia de Egipto … Una economía desecada se sumó al desaliento de la nación. La guerra era una opción desesperada».

En su biografía de Sadat, Raphael Israelí argumentó que Sadat sentía que la raíz del problema era la gran vergüenza de la Guerra de los Seis Días, y antes de que se pudieran introducir reformas, creía que esa vergüenza debía superarse.

La economía de Egipto estaba en ruinas, pero Sadat sabía que las reformas profundas que él consideraba necesarias serían profundamente impopulares entre partes de la población. Una victoria militar le daría la popularidad que necesitaba para hacer cambios. Una parte de la población egipcia, los estudiantes universitarios más prominentes que lanzaron amplias protestas, deseaban firmemente una guerra para reclamar el Sinaí y estaban muy molestos porque Sadat no había lanzado una en sus primeros tres años en el cargo.

Los otros estados árabes mostraron mucha más renuencia a comprometerse plenamente con una nueva guerra. El rey jordano Hussein temía otra pérdida importante de territorio, como había ocurrido en la Guerra de los Seis Días, en la que Jordania perdió todo Cisjordania, territorio que había conquistado y anexado en 1948-1949, que había duplicado su población. Sadat también respaldó el reclamo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) a Cisjordania y Gaza y, en caso de victoria, prometió a Yasser Arafat que se le daría el control de ellos. Hussein todavía veía Cisjordania como parte de Jordania y quería que se restaurara en su reino. Además, durante la crisis de septiembre negro de 1970, estalló una guerra casi civil entre la OLP y el gobierno jordano. En esa guerra, Siria había intervenido militarmente del lado de la OLP, distanciandose de Hussein.

Irak y Siria también tuvieron relaciones tensas, y los iraquíes se negaron a unirse a la ofensiva inicial. No se esperaba que el Líbano, que compartía una frontera con Israel, se uniera al esfuerzo de guerra árabe debido a su pequeño ejército y su inestabilidad evidente. En los meses previos a la guerra, Sadat participó en una ofensiva diplomática para tratar de ganar apoyo para la guerra. Para el otoño de 1973, reclamó el respaldo de más de cien estados. Estos fueron la mayoría de los países de la Liga Árabe, el Movimiento de Países No Alineados y la Organización de la Unidad Africana.

Sadat también había trabajado para ganarse el favor en Europa y tuvo cierto éxito antes de la guerra. Gran Bretaña y Francia se pusieron del lado de las potencias árabes contra Israel en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Estados Unidos consideraba a Israel un aliado en la Guerra Fría y había estado suministrando al ejército israelí desde la década de 1960.

Henry Kissinger creía que el equilibrio de poder regional dependía del mantenimiento del dominio militar de Israel sobre los países árabes, y que una victoria árabe en la región fortalecería la influencia soviética. La posición de Gran Bretaña, por otro lado, era que la guerra entre los árabes e israelíes solo podía evitarse mediante la implementación de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el regreso a las fronteras anteriores a 1967.

El 12 de octubre, casi una semana después de la guerra del Yom Kipur, el gobierno chipriota anunció que «se opondría al uso de bases británicas en Chipre como trampolín contra los países árabes», lo que tensó aún más las relaciones angloamericanas

Resultados de la guerra

Guerra del Yom Kipur

Egipto logró ocupar la costa este del canal del Suez. Sin embargo, Israel ocupó 1600 kilómetros cuadrados en la costa suroeste del Canal del Suez, a 100 kilómetros de El Cairo.

Israel también ocupó 500 kilómetros cuadrados de Basán, en la parte superior de los Altos del Golán, a solo 32 kilómetros de Damasco. 

En general los resultados territoriales de la guerra del Yom Kipur favorecieron la posición geopolítica de Israel en la región y marcaron un punto de inflexión en la política israelí, en la que este país empezó a actuar con mayor contundencia en sus aspiraciones expansionistas.

El embargo petrolero

El apoyo de las potencias Occidental a Israel en la guerra del Yom Kipur generó tal indignación en Medio Oriente que los países árabes presentes en la Organización de Países Exportadores de Petróleo decretaron un embargo petróleo a las naciones que ofrecieron su apoyo a Israel (Estados Unidos, Francia y Reino Unido, más las naciones de Europa Occidental aliadas de Estados Unidos). En ese momento el precio del barril de petróleo se encontraba a 3 dólares.

El embargo por parte de las naciones de la OPEP, más Egipto Siria y Túnez, comenzó el 16 de octubre de 1973, aunque los países árabes ya habían acordado el 23 de agosto de ese año usar el petróleo como arma ante un inminente conflicto militar con Israel.

El 15 de septiembre de 1973 la OPEP declara un frente de negociación común para presionar el alza de los precios y terminar con su apoyo a Israel, tras los acuerdos de Teherán en 1971.

La escalada de tensiones llevaría a que en 1974 el precio del petróleo se cuadriplicará en las naciones occidentales, llegando hasta los 12 dólares por barril (lo que hoy equivale a 62 dólares).   

Las consecuencias del embargo

Como resultado del embargo petrolero, las naciones de Medio Oriente – luego del período colonial – empiezan a asumir el control de un producto básico y el flujo de capital proveniente de la especulación financiera que se derivaría de las tensiones geopolíticas en esta región, condujo a que estas naciones acumularan una gran riqueza y se convirtieran en potencias económicas de primera línea.

Los estados petroleros miembros de la OPEP, en vías desarrollo, nacionalizan las industrias petroleras con el fin de obtener más recursos para la financiación de proyectos estatales de infraestructura y desarrollo. Como resultado los saudíes asumen el control de Aramco, empresa que es nacionalizada completamente en 1980. En Venezuela PDVSA es creada por decreto gubernamental el 30 de agosto de 1975 y empieza un programa ambicioso de internacionalización que llevaría a que esta empresa se convirtiera en la petrolera más importante de la región durante muchos años. 

En Estados Unidos empieza una fuerte subida del precio del galón de la gasolina en 1974 y como consecuencia los países occidentales se ven enfrentados a un escenario de estanflación (Inflación con bajo crecimiento económico), algo que no había sido previsto por la teoría económica keynesiana, la cual era dominante durante esa época en los países occidentales. 

Los países industrializados occidentales, altamente dependientes del petróleo, empiezan a sufrir escasez y recesión económica. Las condiciones de vida se volvieron más adversas para las personas más vulnerables; entre las que se encontraban los desempleados, los ancianos y los grupos sociales marginados. 

En todo el mundo occidental se vio el fin de la era dorada del capitalismo, desde el fin de la segunda guerra mundial hasta 1974, época en la que se había experimentado un crecimiento económico ininterrumpido debido al fin de la guerra, la creación de instituciones internacionales de cooperación surgidas tras la conferencia de Bretton Woods y a las reformas económicas keynesianas que favorecieron un amplio papel del Estado en la economía como agente regulador y animador. 

La escasez de petróleo y de productos refinados derivados fue tan alta que en Estados Unidos se observaron amplias filas de vehículos durante la crisis en las estaciones gasolineras. Hubo controles de precios a la gasolina y se animó a la exploración petrolera en territorio estadounidense para limitar la dependencia del petróleo de Oriente Medio.

La crisis generó una amplia conciencia sobre la necesidad de limitar el gasto del petróleo. En Estados Unidos se empezaron a fabricar vehículos más livianos y eficientes en su consumo de gasolina, se redujeron los topes de velocidad en las carreteras con el fin de ahorrar gasolina y se creo una agencia especial para le energía, El Departamento de Energía.

Consecuencias económicas

En términos económicos, más allá del alza de los precios, la inflación y la recesión causada, los gobiernos realizaron políticas de ajustes fiscales para disminuir el déficit público y las deudas soberanas. Esto disminuyó el gasto estatal en programas sociales importantes y se inició una nueva era económica: la era de la ortodoxia económica que sería comandada por pensadores como Milton Friedman, Friedrich Hayek y los economistas neoclásicos.

Se concedió una mayor importancia al sector privado como un agente económico determinante en el desarrollo de las naciones, esto en detrimento del papel fuerte de los estados nacionales, los cuales vieron como poco a poco perdían su influencia en la actividad económica. 

Hubo una fuerte presión para hacer de la política monetaria un elemento central del desarrollo económico, lo cual condujo a que los Bancos Centrales fuesen más independientes y sus objetivos principales fueran la reducción o el control de la inflación y los precios.

La OPEP se transformó en un actor importante de la economía internacional, actuando como el oligopolio de referencia por excelencia. Sin embargo, las naciones occidentales empezaron a trabajar fuertemente en su independencia energética, iniciando nuevos métodos de perforación y extracción del petróleo, así como creando tecnologías que conducirían a un mayor ahorro en las fábricas y en los coches. 

Hoy, La OPEP, en medio de la transición energética y el descubrimiento de nuevas técnicas de extracción como el fracking, lucha por mantener su estatus de poder económico, aunque cada vez esto resulta más difícil.

Concluyendo

La guerra del Yom Kipur fue el momento clave de la transformación económica de los países árabes y condujo a un cambio de paradigma económico en Occidente, yendo del pensamiento keynesiano al neoclásico.  La energía empezó a considerarse como un elemento clave del desarrollo de las naciones, a tal punto que hoy alienta una carrera global por el dominio de las tecnologías en energías limpias.

Los desarrollos y consecuencias de esta guerra nos demuestran que la acción económica no está fundada necesariamente en la racionalidad de los agentes económicos, sino que factores políticos, sociales y hasta psicológicos pueden tener incidencia importante más allá de los cálculos fríos de oferta, demanda y beneficio mutuo.

Con información de Wikipedia.

comentarios

Arriba