Consejos

Beneficios de las tarjetas de crédito. Cuáles son y cómo aprovecharlos

beneficios de las tarjetas de crédito

Frecuentemente hemos oído que las tarjetas de crédito son algo que deberíamos evitar debido a que pueden suponer un alto costo en intereses. Sin embargo hay buenas razones para decir que las tarjetas de crédito son algo positivo. En pocas palabras, hay muchos beneficios de utilizar las tarjetas de crédito y lamentablemente pocas personas las aprovechan.

Usar las tarjetas de crédito en lugar del efectivo o el débito puede venir con grandes recompensas. Aunque hay que decir claramente que todo esto debe venir con un uso responsable de las mismas y de nuestros hábitos de consumo.

El ahorro no solo puede venir cuando dejamos nuestros dinero en nuestra cuenta bancaria, sino también cuando gastamos de forma inteligente.

Veamos entonces cuáles son los beneficios que nos pueden traer las tarjetas de crédito y cómo podemos aprovecharlas en nuestro día a día.

1. Recompensas de una vez o bonos

No hay nada como una recompensa o un bono de una vez por adquirir una tarjeta de crédito nueva. Con frecuencia los solicitantes de tarjetas que tienen una buena calificación crediticia pueden obtener sus tarjetas con bonos de regalo para compras iniciales. En algunos países estos bonos pueden ir hasta los 150 dólares. Naturalmente los bonos se dan a cambio de un compromiso de gasto determinado. Se pueden obtener beneficios de las tarjetas de crédito si se accede a gastar unos cientos de dólares al mes. Estos regalos también pueden estar condicionados para los primeros meses de uso de la tarjeta.

2. Devoluciones de dinero

Las tarjetas de crédito de devoluciones de dinero fueron popularizadas por primera vez en los Estados Unidos por Discover. La idea era bastante simple: Usa la tarjeta de crédito y puedes obtener de vuelta el 1% de dinero en efectivo del dinero usado en las compras. Hoy, este concepto ha crecido y se ha ampliado. Ahora, algunas tarjetas de crédito ofrecen tanto como el 2% o incluso hasta el 6% de devolución de dinero para compras seleccionadas. Estas devoluciones de dinero vienen con algunos topes, pero en términos generales son una buena opción cuando vienen con cuotas de manejo bajas, mientras que ofrecen otras recompensas.

3. Puntos de recompensas

Las tarjetas de crédito tienen como fin impulsar el consumo, de manera que muchas de ellas, en lugar de ofrecer dinero de vuelta en efectivo, ofrecen puntos por cada dólar gastado. Estos puntos se pueden redimir en la compra de nuevos productos y así ahorrar en compras futuras. La mayoría de las veces encontramos que estos puntos se pueden redimir en compras en supermercados de cadena, centros comerciales o comercios seleccionados en línea.

Para hacer un uso eficiente de este tipo de tarjetas, la persona debería conoce muy bien sus patrones de consumo e identificar qué tipo de tarjeta ofrece puntos para qué tipo de compras. Por ejemplo, en Colombia algunas tarjetas ofrecen puntos por compras en tiquetes para entradas a cine, o restaurantes. Dependiendo de la tarjeta se puede elegir aquella que más nos beneficie en nuestras compras o gastos regulares.

4. Millas de viajeros frecuentes

Este es un beneficio que supera con creces todos los demás. En los años ochenta, American Airlines comenzó a ofrecer a los consumidores una forma novedosa de ganar millas de viajero frecuentes, incluso a las personas que no estaban viajando. American Airlines hizo esto al formar una sociedad con el gigante de las tarjetas de crédito Citibank. Ahora, en los Estados Unidos, todas las aerolíneas domésticas e internacionales ofrecen al menos una tarjeta de crédito en sociedad con los principales emisores de tarjetas.

Las personas que tienen tarjetas generalmente ganan millas a una tasa de una milla por cada dólar gastado. Algunas veces una milla por cada dos dólares en las tarjetas que no tienen una tarifa anual. El beneficio de estas tarjetas dependerá en el tipo de tiquete que el consumidor elija, la frecuencia de sus vuelos y sus patrones de consumo. Muchas tarjetas de viajero frecuente son inmensamente más valiosas que aquellas que ofrecen millas para vuelos iniciales.

5. Seguridad

Pagar con tarjetas de crédito hace que sea más fácil evitar las pérdidas debido a los fraudes. Cuando una tarjeta débito es usada por un ladrón, el dinero se va de manea instantánea de nuestra cuenta de ahorros. Los gastos legítimos frente a los que hay un programa de pagos vía crédito pueden ser devueltos, y una tarjeta de crédito puede ser rechazada si no tiene suficiente cupo de gasto.

Cundo una tarjeta de crédito es usada de forma fraudulenta, uno no tiene que pagar nada, simplemente notifica a la compañía o al banco del fraude y no paga por las transacciones hasta que la compañía de la tarjeta de crédito o el banco resuelven el asunto.

Visa y Mastercard ofrecen un cubrimiento de responsabilidad frente a compras no autorizadas como una forma de animar el uso de las tarjetas de crédito sobre el dinero en efectivo.

6. Hace que los vendedores se mantengan honestos y confiables

Digamos que tienes que hacer un arreglo en tu casa como colocar el techo y contratas la mano de obra y los materiales de una firma que dice que se encargará de todo el procedimiento. Los obreros hacen todo su trabajo y tu vas y pagas a la empresa con un cheque que debita el dinero de tu cuenta de ahorros. Sin embargo, una semana después descubres que el techo quedó mal colocado y este empieza a caerse o que los materiales eran de mala calidad y empiezan a romperse. Si has utilizado un medio de pago de débito tendrías que comenzar un proceso legal, mientras que la empresa ya tiene tu dinero y podría demorar meses en devolvértelo.

Con una tarjeta de crédito, puedes hacer el reporte a la empresa proveedora de la tarjeta para que detenga los fondos a la empresa de colocación de techos. Es decir, no tendrías que pagar nada por el desastre mientras la empresa te da la garantía. También podrías buscar un nuevo proveedor de servicios y no tener que pagar nada a la empresa que hizo mal su trabajo.

En este sentido, las tarjetas de crédito estimulan que los vendedores se mantengan honestos y que no puedan recibir su dinero hasta que el cliente este satisfecho.

7. Periodos de gracia

Cuando una persona hace una compra con dinero en efectivo, este sale de manera inmediata de su cuenta de ahorros. Cuando se hace una compra con una tarjeta de crédito, el dinero permanece en la cuenta de ahorros hasta que se pague la tarifa de la tarjeta.

Mantener los fondos por algún tiempo extra en la cuenta de ahorros por algún tiempo puede ser beneficioso en dos maneras. Primero, el valor del dinero en el tiempo, aunque sea infinitesimal, te ahorrará dinero. Retrasar el pago de algo hace que nuestra compra sea un poco más barata de lo que sería de otra manera. Más allá de eso, pagar con una tarjeta de crédito un tiempo más tarde, te permite que el dinero de tu cuenta de ahorros genere algo de intereses mientras que pagas tu tarjeta de crédito. Esto suponiendo que pagas tu cuota de la tarjeta de crédito a final de mes y no difieres las compras.

Este dinero extra, aunque pequeño, puede añadir dinero extra a tu bolsillo, poco a poco en el tiempo.

8. Aseguramiento

La mayoría de las tarjetas de créditos vienen con muchas protecciones al consumidor que la mayoría de la gente no sabe si quiera que tiene. Podemos mencionar seguro de renta de vehículos, seguros de viajes, y garantías para los productos que podrían exceder las garantías de los fabricantes.

9. Aceptación universal

Es difícil hacer ciertas compras con una tarjeta débito Cuando quieres rentar un vehículo o permanecer en la habitación de un hotel, casi siempre será más fácil con una tarjeta de crédito. Las compañías de renta de vehículos y los hoteles prefieren que sus clientes paguen con tarjetas de crédito porque será más fácil cobrarles algún daño en el que incurran. Otra razón es porque a menos que hayas prepagado tu habitación de hotel o la renta del auto, el comerciante no sabrá el valor final de la transacción. El comerciante necesita bloquear ciertos fondos de tu tarjeta de crédito, de manera que pueda protegerse frente a cualquier daño eventual que ellos no puedan anticipar.

De manera que si uno desea pagar por estos tipos de items con una tarjeta débito, la empresa o el hotel podrían insistir en que uno ponga varios cientos de dólares en la cuenta. También, cuando uno está viajando a un país extranjero, los comerciantes no quieren aceptar la tarjeta débito, incluso cuando tiene el logo de un banco reconocido.

10. Construir un historial crediticio

Si uno no tiene crédito o está tratando de mejorar el historial crediticio, usar una tarjeta de crédito de una manera responsable puede ayudar. Esto se debe a que las compañías de tarjetas de crédito reportan nuestra actividad a las oficinas de crédito. Sin embargo, las tarjetas débito no aparecen en nuestro historial crediticio, de manera que no nos ayudan a mejorar nuestro ranking ante los bancos. De manera que el uso de las tarjetas de crédito puede ser importante porque nos ayuda a obtener mayores créditos en el futuro, los cuales pueden ser usar para proyectos importantes.

Cuando no usar una tarjeta de crédito

Aunque las tarjetas de créditos tengan beneficios, pagar con ellas no siempre es mejor que usar el efectivo. Los supermercados aman las tarjetas de crédito porque hace que sea más fácil comprar ahí. Pero los comerciantes todavía tienen que pagar a las compañías de las tarjetas de crédito una porción de cada venta por cada transacción. Dado que el dinero en efectivo puede representar más ganancias para un comerciante, algunos de ellos ofrecen descuentos para quienes pagan en efectivo. En el caso de un gran item, como puede ser un mueble, puede haber descuentos en efectivo. En este caso es preferible usar los billetes y las monedas que las tarjetas. Hay que tener en cuenta también que dejaremos ir las garantías y las protecciones al consumidor más estrictas que nos brindan las tarjetas de crédito.

Hay otras razones en las que pagar con tarjetas de crédito no es la mejor opción. Estas razones tienen que ver con nuestros hábitos de consumo. Así que, usar una tarjeta de crédito no es mejor si tú:

No puedes pagar a tiempo el balance de deuda de tu tarjeta de crédito. Si esto puede ocurrir, lo mejor es que te apegues a la tarjeta débito ( o el efectivo), y así se evita caer en deudas y pagos de intereses.

Si tiendes a gastar más de lo que te puedes permitir: Pagar con débito limitará el gasto de dinero a lo que ya has ganado.

Tienes una tarjeta de crédito con un cupo pequeño y tienes dificultades para pagar. Los avances o pasarse de los límites de las tarjetas de crédito puede resultar en costosas tarifas, y hacer esto también puede dejarte mal en tu historial crediticio.

Conclusiones

Es más fácil obtener beneficios de las tarjetas de crédito cuando uno es una persona disciplinada. Aquellas personas que pueden pagar a tiempo o cada mes sus saldos, preferiblemente completos, también sacan provecho. Si uno sabe usar una tarjeta de crédito de manera responsable, lo mejor es hacer todas las compras con ellas. Con las tarjetas de crédito, como hemos visto, tenemos múltiples beneficios. Hemos mencionado las compras protegidas, los puntos adquiridos, dinero de vuelta y tener dinero a la mano. Todo esto nos puede poner en ventaja de aquellos que pagan con tarjeta débito o efectivo.

Con información de Investopedia.

comentarios

Arriba