Conceptos

¿Qué es la ventaja absoluta en economía?

ventaja absoluta en economía

La ventaja absoluta es la capacidad de un individuo, empresa, región o país de producir una mayor cantidad de un bien o servicio con la misma cantidad de insumos por unidad de tiempo, o de producir la misma cantidad de un bien o servicio por unidad de tiempo usando una cantidad menor de insumos, que otra entidad que produce el mismo bien o servicio.

Una entidad con una ventaja absoluta puede producir un producto o servicio a un costo absoluto más bajo por unidad utilizando un número menor de insumos o un proceso más eficiente que otra entidad que produce el mismo bien o servicio.

IDEAS CLAVE

La ventaja absoluta es cuando un productor puede producir un bien o servicio en mayor cantidad por el mismo costo, o la misma cantidad a menor costo, que otros productores.

La ventaja absoluta puede ser la base de grandes ganancias del comercio entre productores de diferentes bienes con diferentes ventajas absolutas.

Por especialización, división del trabajo y comercio, los productores con diferentes ventajas absolutas siempre pueden ganar sobre la producción aislada.

La ventaja absoluta está relacionada con la ventaja comparativa, que puede abrir oportunidades aún más generalizadas para la división del trabajo y las ganancias en el comercio.

Comprender la ventaja absoluta

El concepto de ventaja absoluta fue desarrollado por Adam Smith en su libro La riqueza de las naciones para mostrar cómo los países pueden beneficiarse del comercio al especializarse en producir y exportar los bienes que pueden producir de manera más eficiente que otros países. Los países con una ventaja absoluta pueden decidir especializarse en la producción y venta de un bien o servicio específico y utilizar los fondos que ese bien o servicio genera para comprar bienes y servicios de otros países.

Según el argumento de Smith, especializarse en los productos en los que cada uno tiene una ventaja absoluta y luego comercializar productos, puede mejorar la situación de todos los países, siempre y cuando cada uno tenga al menos un producto para el cual se tenga una ventaja absoluta sobre otras naciones.

Suposiciones subyacentes a la teoría de la ventaja absoluta

La idea de la ventaja absoluta se basa en una serie de suposiciones por parte de Adam Smith. Aunque influyente y perspicaz, la teoría de la ventaja absoluta no siempre es del todo precisa porque muchos de estos supuestos fundamentales no son ciertos en la práctica. Aquí están los más importantes de estos supuestos:

Falta de movilidad para los factores de producción

Adam Smith supone que los factores de producción no pueden moverse entre países. Esta suposición también implica que la frontera de posibilidades de producción de cada país no cambiará después del comercio.

Barreras comerciales

No existen barreras al comercio internacional para el intercambio de bienes. Los gobiernos implementan barreras comerciales para restringir o desalentar la importación o exportación de un bien en particular. Al no existir barreras comerciales, en teoría las naciones estarían en condiciones similares para intercambiar sus mercancías y podrían ver en qué segmentos son más competitivas realmente. Sin embargo existen muchas razones por las que las ventajas podrían variar como impuestos, tasa de cambio, costo de insumos, entre otros.

Balanza comercial

Smith supone que las exportaciones deben ser iguales a las importaciones. Esta suposición significa que no podemos tener desequilibrios comerciales, déficit comerciales o superávit. Se produce un desequilibrio comercial cuando las exportaciones son más altas que las importaciones o viceversa.

Retornos constantes a escala

Adam Smith supone que obtendremos rendimientos constantes a medida que la producción escala, lo que significa que no hay economías de escala. Por ejemplo, si se necesitan 2 horas para hacer una barra de pan en el país A, entonces debería tomar 4 horas producir dos barras de pan. En consecuencia, tomaría 8 horas producir cuatro barras de pan.

Sin embargo, si hubiera economías de escala, sería más barato para los países seguir produciendo el mismo bien en la medida en que las cantidades sean más altas.

Ejemplo general de ventaja absoluta

Consideremos los dos países hipotéticos, Atlantica y Krasnovia, con poblaciones equivalentes y dotaciones de recursos, que producen dos productos, pistolas y tocinetas. Cada año, Atlantica puede producir 12 pistolas o 6 lonjas de tocino, mientras que Krasnovia puede producir 6 pistolas o 12 lonjas de tocino. Cada país necesita un mínimo de 4 pistolas y 4 lonjas de tocino para sobrevivir. En un estado de autarquía, produciendo solo para sus propias necesidades, Atlantica puede pasar un tercio del año fabricando armas y dos tercios del año fabricando tocino para un total de 4 pistolas y dos lonjas de tocino, Krasnovia puede pasar un tercio del año haciendo tocino y dos tercios del año haciendo armas para producir lo mismo, 4 pistolas y 4 lonjas de tocino. Esto deja a cada país al borde de la supervivencia, con apenas suficientes armas y tocino para todos. Sin embargo, no es que Atlantica tenga una ventaja absoluta en la producción de pistolas, y Krasnovia tiene una ventaja absoluta en la producción de tocino.

La ventaja absoluta también explica por qué tiene sentido que las personas, las empresas y los países comercien. Dado que cada uno tiene ventajas en la producción de ciertos bienes y servicios, ambas entidades pueden beneficiarse del comercio.

Si cada país se especializara en su ventaja absoluta, Atlantica podría hacer 12 armas y cero tocino, mientras que Krasnovia no hace armas y hace 12 lonjas de tocino. Al especializarse, los dos países dividen las tareas de su trabajo entre ellos. Si luego intercambian 6 pistolas por 6 lonjas de tocino, cada país tendría 6 de cada una. Ambos países ahora estarían mejor que antes, porque cada uno tendría 6 pistolas y 6 lonjas de tocino, en lugar de 4 de cada bien que podrían producir por su cuenta.

Esta ganancia mutua del comercio forma la base del argumento de Adam Smith de que la especialización, la división del trabajo y el comercio posterior conducen a un aumento general de la riqueza del que todos pueden beneficiarse. Smith creía que esta era la causa raíz de la riqueza homónima de las naciones.

Ventaja absoluta y ventaja comparativa

La ventaja absoluta puede contrastarse con la ventaja comparativa, que es cuando un productor tiene un menor costo de oportunidad para producir un bien o servicio que otro productor. La ventaja absoluta conduce a ganancias inequívocas de la especialización y el comercio solo en los casos en que cada productor tiene una ventaja absoluta en la producción de algún bien. Si un productor carece de una ventaja absoluta, entonces el argumento de Adam Smith no necesariamente se aplicaría. Sin embargo, el productor y sus socios comerciales aún podrían obtener ganancias del comercio si pueden especializarse en función de sus respectivas ventajas comparativas.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top