Conceptos

Qué es la tasa de interés

Qué es la tasa de interés

La tasa de interés es el monto que cobra, expresado como un porcentaje del capital, un prestamista a un prestatario (el que pide prestado) por el uso de bienes o capital. La tasas de interés son típicamente expresadas en porcentajes anuales, conocidos comúnmente como tasa de interés anual. Los bienes prestados pueden incluir capital, bienes de consumo, y una larga suma de bienes como vehículos o inmuebles.

Entendiendo el concepto

El interés es esencialmente una renta o cargo de préstamo al deudor, por el uso de un bien. En el caso de un bien de alto valor, como un automóvil o una construcción, la tasa de interés es algunas veces conocida como tasa de arrendamiento. Cuando el prestatario es conocido por su fiabilidad al momento de devolver el dinero o el bien, él generalmente tiene que pagar una tasa de interés baja; si el prestatario es considerado como de alto riesgo, él tendrá que pagar una tasa de interés más alta.

En términos de dinero prestado, la tasa de interés es típicamente aplicada al capital principal, el cual es el monto de dinero prestado. La tasa de interés es el costo de la deuda para el prestatario y la tasa de retorno para el prestamista.

Las tasas de interés son aplicadas en numerosas situaciones, donde el préstamo y la deuda son preocupaciones esenciales. Los individuos piden dinero prestado para comprar casas, para financiar proyectos, pagar los costos de su educación, etc. Los negocios por su parte toman préstamos para financiar proyectos y expandir sus operaciones al comprar activos fijos y de uso en el largo plazo como tierra, construcciones, maquinaria, camiones, etc.

El dinero que es prestado tiene que ser pagado bien sea todo en un determinado momento fijado o en cuotas mensuales, lo cual es el caso generalmente. El dinero que tiene que ser pagado generalmente es mayor al que ha sido prestado ya que los prestamistas quieren ser recompensados por la pérdida del uso del dinero durante el tiempo que este no está en su poder; el prestamista podría haber invertido los fondos en lugar de haberlos prestado.

Al prestar un gran bien, vivienda o capital, el prestamista puede ser capaz de generar un ingreso por el préstamo del mismo antes de usarlo directamente. La diferencia entre el total que es pagado al prestamista y la suma que originalmente fue prestada por este es el interés que es cobrado. El interés cobrado es una tasa de interés que es aplicada al capital principal.

Por ejemplo, si una persona pide prestados 300.000 dólares en hipoteca de un banco y el acuerdo de préstamo estipula que la tasa de interés del préstamo es del 15% , esto significa que el prestatario tendrá que pagarle al banco la suma original de 300.000 dólares + (el 15% de 300.000) que es igual a usd 300.000 + usd 45.000 = usd 345.000.

En otro ejemplo, si una empresa asegura un préstamo de usd 1.5 millones de una institución financiera que cobra el 12% de interés, la compañía debe pagar a la institución financiera el capital principal (los usd 1.5 millones ) + el interés que es ( el 12% de usd 1.5 millones) lo que equivale a usd 1.5 millones + usd 180.000 = usd 1.68 millones.

La tasa de interés simple

Los ejemplos presentados son calculados con base en una tasa anual de interés simple, la cual es:

Interés simple = Capital principal x Tasa de interés x tiempo del préstamo.

La persona que toma un préstamo de hipoteca tendrá que pagar usd 45.000 en interés al final del año, asumiendo que el término del acuerdo fue por solamente un año.

Si el término del préstamo fuera por veinte años, el interés a pagar sería:

Interés simple = usd 300.000 x 15% x 20 = usd 900.000

Una tasa de interés anual del 15% se traduce en un interés anual de usd 45.000. Esto significa que después de 20 años, el prestatario tendría que haber hecho usd 45.000 x 20 años = usd 900.000 en pagos únicamente por intereses. Ahora puedes hacerte a una idea de cómo los bancos ganan su dinero.

La tasa de interés compuesto

Pero los bancos casi nunca cobran una tasa de interés simple, Ellos prefieren el método del interés compuesto, con el cual toman del prestatario mucho más interés. El interés compuesto, también llamado interés sobre interés, es una tasa de interés que no solamente es aplicada al capital principal, sino al interés acumulado de periodos previos. El banco asume que al final del primer año, el prestatario debe el capital principal más el interés de ese año. El banco también asume que al final del segundo año, el prestatario debe el capital principal más el interés del primer año, más el interés sobre el interés del primer año.

El interés que se debe cuando el interés compuesto es aplicado es más alto que el que se obtiene por el método de interés simple, porque el interés cobrado mensualmente sobre el capital, incluye el interés acumulado de los meses anteriores. Para tiempos cortos, el calculo será similar en ambos métodos. Sin embargo, a medida en que el tiempo se incrementa, la disparidad entre los dos tipos de interés crece.

La tabla que sigue es una ilustración de como el interés compuesto funciona.

Al cabo de 5 años, el total que el prestatario debe al prestamista será de usd 603.407 de un préstamo inicial de usd 300.000. Un simple método para calcular el interés compuesto es el uso de la siguiente fórmula:

Interés compuesto = Capital principal x [( 1 + tasa de interés)ⁿ – 1]

Donde n es el número de períodos compuestos.

Cuando alguien ahorra dinero usando una cuenta de ahorros, el interés compuesto es favorable. El interés ganado de estas cuentas es compuesto y es una compensación al depositario por permitirle al banco usar los fondos depositados. Si un negocio deposita usd 500.000 en una cuenta de ahorros de alto rendimiento, el banco puede usar usd 300.000 de estos fondos para como préstamo hipotecaria.

Para compensar al negocio, el banco deposita 6% de interés en la cuenta anualmente. De manera que mientras el banco toma 15% del prestatario, está dando 6% al depositario, en este caso el negocio, haciendo una ganancia del 9%. En efecto, los ahorradores le prestan dinero al banco, el cual en retorno, provee fondos a prestatarios finales esperando un retorno en interés.

El costo de la deuda para el prestatario

Mientras las tasas de interés representan al ingreso de interés del prestamista, estas constituyen un costo de deuda para el prestatario. Las empresas siempre sopesan el costo de endeudamiento versus el costo de emisión de acciones, tales como pagos de dividendos, para determinar qué fuente de financiación será menos costosa. Dado que la mayoría de empresas se financian tomando deuda o emitiendo acciones, el costo de capital debe ser evaluado para lograr una óptima estructura de capital.

Factores que afectan la tasa de interés.

La tasa de interés cobrada por los bancos es determinada por un número de factores como el estado de la economía. Un Banco central de un país establece la tasa de interés. Cuando el banco central establece la tasa de interés a un nivel alto, el costo de la deuda se incrementa. Cuando el costo de la deuda es alto, esto desanima a los individuos y empresas de pedir prestado y se desacelera la demanda. También las tasa de interés tienden a subir cuando hay inflación.

Para combatir la inflación los bancos pueden establecer más altas reservas en sus fondos, lo que genera que el dinero no fluya en la misma cantidad al público, o que haya una demanda más alta por crédito con tasas de interés más altas.

En una economía con tasas altas de interés, la gente recurre al ahorro de su dinero ya que esto garantiza que reciban más interés por sus ahorros. El mercado de acciones sufre ya que los inversores pueden sacar ventaja de tener su dinero en cuentas de ahorro, recibiendo retornos más altos que el que reciben por invertir en una empresa. En estos casos los negocios también sufren debido al limitado acceso a capital para financiarse por medio de la deuda, lo cual lleva a una contracción económica.

Las economías frecuentemente son estimuladas durante periodos de bajas tasas de interés porque los prestatarios tienen acceso a préstamos a tasas muy bajas. Dado que las tasas de interés en los ahorros es baja, los negocios y las personas tienen más disposición a gastar y a hacer inversiones más riesgosas como comprar vehículos o acciones. Este gasto estimula a la economía y provee una inyección de capital a los mercados llevando a una expansión económica. Mientras los gobiernos prefieren tasas de interés bajas, estas eventualmente pueden llevar a un desequilibrio donde la demanda excede la oferta causando inflación. Cuando la inflación llega, las tasas de interés suben.

Los bancos centrales son conocidos como los prestamistas de prestamistas o el prestamista de último recurso y son las instituciones encargadas de establecer la tasa de interés básica con la cual prestan dinero a los bancos comerciales y bancos de inversión. Estas tasas de interés dependerán del estado de la economía del país donde tenga sede el Banco Central, sea que esta se esté contrayendo o experimentando una expansión.

Con información de Investopedia.

8 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top