Conceptos

¿Qué es Main Street en la economía estadounidense?

Main Street

Main Street es un término coloquial utilizado por los economistas para referirse colectivamente a las pequeñas empresas (PYMES) independientes de Estados Unidos. Main Street recibe su nombre del nombre común de la principal calle comercial de las pequeñas ciudades de todo el país. En Inglaterra, el término equivalente es High Street.

En otro contexto, el término Main Street se utiliza en contraste con Wall Street, y este último se refiere a las grandes empresas y las altas finanzas. Sin embargo, aquellos involucrados en los grandes negocios y las altas finanzas dedican una cantidad considerable de tiempo a tratar de comprender qué productos, modas, marcas y tendencias tienen éxito o fracasan en Main Street.

De manera más general, el término Main Street se ha utilizado durante muchos años para referirse a los valores y tradiciones estadounidenses de pueblos pequeños. «Main Street, EE.UU.» se ha invocado en Disneylandia y en muchos otros contextos para referirse a la salubridad estadounidense pasada de moda.

Ideas clave

El término Main Street se usa en muchos contextos, pero siempre significa la economía pequeña local.

Las empresas locales, los consumidores y las empresas de servicios financieros pueden denominarse como Main Street.

El polo opuesto de Main Street es Wall Street y las grandes firmas financieras y corporaciones globales que representa las grandes bolsas de los Estados Unidos.

Entendiendo Main Street

Main Street puede ser el nombre de calle más común en los Estados Unidos, con 10.902 calles de costa a costa que en realidad llevan ese nombre, según una publicación de Reddit citada en fivethirtyeight.com, que no pudo confirmar la precisión de los datos.

En el mundo financiero, Main Street se cita a menudo como lo opuesto a Wall Street. Es decir, se puede utilizar para describir al pequeño inversor individual en contraposición al comerciante de valores profesional.

El término Main Street puede referirse a una empresa de propiedad independiente en lugar de una corporación pública de acciones global.

Esto puede dar lugar a actitudes muy desagradables en un lado o en ambos. Por ejemplo, algunos comerciantes de Wall Street estereotipan a los inversores de Main Street como aficionados a un juego que no pueden entender. Los inversores de Main Street pueden ver a los comerciantes de Wall Street como delincuentes y especuladores (capitalistas de casino) con un vacío donde se supone que deben estar sus almas.

El hecho lamentable es que ambas partes tienen un alto grado de dependencia de la otra. Wall Street depende de inversores individuales para generar el capital y las comisiones que mantienen las luces del mercado encendidas. Main Street de hecho necesita que Wall Street obtenga una tasa de rendimiento mejor que la que puede ofrecer una cuenta de ahorros o un bono municipal.

Desafortunadamente, esta dependencia mutua no resuelve los conflictos entre los dos.

Main Street vs Wall Street

Main Street también se puede utilizar para describir una pequeña empresa de inversión independiente en lugar de una de las empresas de inversión de Wall Street reconocidas a nivel mundial. Las empresas de Wall Street tienden a prestar servicios a instituciones y grandes inversores con activos multimillonarios. Las firmas de Main Street brindan planificación financiera personalizada y servicios de inversión a profesionales y familias en su localidad.

Algunas personas insisten en que lo que es bueno para Wall Street es malo para Main Street y viceversa. Por ejemplo, se considera que las regulaciones diseñadas para proteger a los inversores de Main Street obstaculizan la capacidad de Wall Street para innovar y obtener ganancias. Por otro lado, las prácticas de compensación y las estrategias comerciales de Wall Street se consideran alentadoras de resultados a corto plazo y una mayor asunción de riesgos para la economía global y las pequeñas empresas.

Por supuesto, cuando Wall Street y Main Street trabajan juntas, las cosas pueden salir terriblemente mal. Esto se vio en la crisis financiera que golpeó en 2008, cuando prestamistas y prestatarios en Main Street crearon una burbuja en los precios de la vivienda que estalló en Wall Street. El resultado se llamó la Gran Recesión. Entonces, lo ideal de acuerdo a los economistas es que Main Street y Wall Street se lleven bien, pero quizás no demasiado bien.

La gran división entre Main Street y Wall Street en los tiempos del coronavirus

Como resultado de la crisis global de 2020 causada por el virus del nuevo coronavirus causante de la COVID-19, muchos negocios pequeños, (considerados Main Street) se vieron en aprietos al verse obligados a cerrar de manera temporal para observar el distanciamiento social y apoyar las medidas gubernamentales para enfrentar la pandemia.

Una de las acciones que tuvo que emprender el gobierno federal fue otorgar paquetes de ayuda a los pequeños negocios. Sin embargo, muchos advirtieron una falta de proporción al otorgar las ayudas, pues el gobierno benefició con estas principalmente a las grandes corporaciones dejando de lado a las pequeñas y medianas empresas.

Por otra parte, el buen desempeño de la bolsa durante la pandemia ha levantado las alarmas sobre la falta de correlación entre la economía real (Main Street) y los mercados financieros.

El debate

Un estribillo común hoy en día es que los mercados de valores de EE. UU. no reflejan con precisión la realidad económica. A pesar de que la estimación inicial del PIB del segundo trimestre durante la crisis de 2020 indicaba una contracción del 9,5 por ciento (32,9 por ciento sobre una base anualizada), los principales índices bursátiles continuaban subiendo hacia máximos históricos. La rápida recuperación del mercado de valores desde el mínimo del mercado bajista (establecido el 23 de marzo de 2020) desconcertó a muchos. Las tasas de desempleo superó los dos dígitos y la frágil recuperación económica seguía siendo vacilante en el mes de agosto de ese año. Y, sin embargo, en los mercados bursátiles seguían prevaleciendo los sentimientos alcistas. Entonces, ¿qué explica la brecha cada vez mayor entre Wall Street y Main Street?

Es tentador suponer que el crecimiento económico debería estar estrechamente relacionado con el desempeño del mercado de valores. La razón es que un crecimiento económico más fuerte provoca un aumento en las ganancias corporativas, lo que a su vez aumenta las ganancias por acción y respalda el aumento de los precios de las acciones. A pesar de esta atractiva lógica, la investigación empírica de las últimas décadas ha establecido que no existe una relación clara entre las tasas de crecimiento económico y la rentabilidad del mercado de valores. De hecho, los estudios entre países sugieren una correlación baja o incluso negativa entre el crecimiento del PIB real per cápita y los rendimientos de las acciones ajustados a la inflación. Los observadores experimentados de los mercados financieros conocen desde hace mucho tiempo esta desconexión entre el desempeño del mercado de valores y la actividad económica en general. Sin embargo, la creciente desconexión entre el desempeño del mercado financiero y la economía real observada en el período posterior a 2008 ha sido algo desconcertante. El desempeño del mercado de valores durante la pandemia también ha sido bastante desconcertante.

En el pasado, las explicaciones de la desconexión entre Wall Street y Main Street se centraban en hechos como el dominio de los índices bursátiles por parte de las grandes empresas multinacionales, la naturaleza prospectiva de los mercados de valores, la tendencia de los inversores a adelantarse a sí mismos y los precios de las acciones al alza con base de altas expectativas para el crecimiento futuro y la importancia relativa de las métricas de desempeño específicas de la empresa (ganancias por acción) con respecto a las ganancias corporativas en toda la economía.

Las multinacionales (que representan la mayoría de las acciones de gran capitalización) dependen de las regiones de rápido crecimiento del mundo para crecer y, en consecuencia, su desempeño de acciones a menudo está desvinculado del desempeño de las economías nacionales maduras. Otra explicación se relaciona con la naturaleza prospectiva de los mercados de valores. Es probable que los precios de las acciones, en la medida en que reflejen el valor actual descontado de la corriente futura de ganancias, reflejen las expectativas con respecto a las tasas futuras de crecimiento del PIB en lugar del desempeño económico actual.

La desconexión entre los rendimientos de las acciones y las tasas de crecimiento del PIB también se debe a la propensión de los inversores a subir prematuramente los precios de las acciones en función de las altas expectativas de crecimiento, lo que reduce las futuras ganancias realizadas. La tasa de crecimiento de las ganancias de toda la economía también puede ser distinta de la tasa de crecimiento de las ganancias por acción que reciben los inversores actuales. Esto podría deberse a factores como las nuevas empresas y las empresas privadas que contribuyen más o menos al crecimiento económico que las empresas que cotizan en bolsa, y el alcance de las recompras netas (recompras de acciones netas de la emisión de nuevas acciones) que diluyen y aumentan el dividendo y las ganancias por acción acumuladas para los inversores actuales.

En medio de la pandemia del coronavirus, algunos factores clave desempeñaron un papel fundamental en el impulso del sólido desempeño del mercado de valores de EE. UU. a pesar de un crecimiento económico inferior al promedio. Primero, en la era posterior a la crisis financiera, la Reserva Federal redujo tanto la tasa libre de riesgo (a través de sus programas de flexibilización cuantitativa y anuncios de orientación futura) como la prima de riesgo de las acciones (mediante su compromiso de mantener las tasas bajas durante períodos prolongados y ofreciendo implícitamente un impulso a los mercados). El alcance resultante de rendimiento ha empujado a los inversores a activos más riesgosos como las acciones. En segundo lugar, el aumento del poder de mercado empresarial ha llevado al surgimiento de firmas superestrellas que pueden lograr ganancias anormales. Por construcción, los índices bursátiles dan más peso a los ganadores dominantes de cada época y, en la era de las empresas superestrellas, esto crea un alto grado de desconexión con la economía real.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top