Conceptos

¿Qué es la inversión extranjera directa (IED)? DEFINICIÓN

Inversión extranjera directa

Concepto de Inversión extranjera directa

Una inversión extranjera directa (IED) es una inversión realizada por una empresa o individuo de un país en intereses comerciales ubicados en otro país.

En general, la IED se produce cuando un inversor establece operaciones comerciales en el extranjero o adquiere activos comerciales extranjeros en una empresa extranjera. Sin embargo, las IED se distinguen de las inversiones de cartera en las que un inversor simplemente compra acciones de empresas extranjeras.

Las inversiones extranjeras directas se realizan comúnmente en economías abiertas que ofrecen una fuerza laboral calificada y tienen perspectivas de crecimiento superiores al promedio para el inversor. Por otra parte, los países altamente controlados y con perspectivas económicas débiles tienden a recibir muy poca inversión extranjera directa.

La inversión extranjera directa con frecuencia implica más que solo una inversión de capital, puede incluir disposiciones de gestión o tecnología también. La característica clave de la inversión extranjera directa es que establece un control efectivo o al menos una influencia sustancial sobre la toma de decisiones de una empresa extranjera.

La Oficina de Análisis Económico (BEA) de Estados Unidos, que realiza un seguimiento de los gastos de los inversores extranjeros directos en las empresas estadounidenses, informó que la IED total en las empresas estadounidenses fue de $ 253,6 mil millones en 2018. Los productos químicos representaron la industria principal de inversión, con $ 109 mil millones en IED para 2018.

Los países confían en que los EE. UU. usen sus capacidades de fabricación, donde los EE. UU. proporcionan un gran beneficio a sus economías cuando se utilizan.

Consideraciones Especiales

Las inversiones extranjeras directas se pueden realizar de varias maneras, incluida la apertura de una empresa filial o asociada en un país extranjero, la adquisición de una participación de control en una empresa extranjera existente, o mediante una fusión o empresa conjunta con una empresa extranjera.

El umbral para una inversión extranjera directa que establece una participación controladora, según las pautas establecidas por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), es una participación mínima del 10% en una empresa con sede en el extranjero. Sin embargo, esa definición es flexible. Hay casos en los que se puede establecer una participación de control efectiva en una empresa con menos del 10% de las acciones con derecho a voto de la empresa. Es decir se puede considerar que hay inversión extranjera aún cuando hay una participación menor al 10% en una empresa que tenga su sede en el extranjero, siempre y cuando los inversores tengan derecho a voto.

Beneficios y ventajas de la inversión extranjera directa

Hay varios niveles de beneficios que una empresa o un conjunto de inversionistas deciden invertir directamente en una nación extranjera. Entre estos beneficios encontramos:

Se estimula el desarrollo económico

Un país receptor de IED puede mejorar sus índices de crecimiento económico al recibir inversión de empresas de otro país. Esto se traduce en generación de empleos locales e innovaciones que se pueden consumir en el mercado receptor.

Se facilita el comercio internacional

Los países usualmente tienen sus propias tarifas de importantes, lo cual debilita el comercio. Cuando las empresas establecen presencia en el extranjero, todos los procesos relacionados con el comercio se vuelven más fáciles.

El desarrollo de los recursos

El desarrollo del capital humano es uno de los eventos se sigue de la inversión extranjera. Frecuentemente las empresas tienen que contratar nuevos recursos humanos y entrenar a los nuevos empleados. Los conocimiento adquiridos pueden transferirse a otras industrias o sectores o pueden ayudar a los locales a desarrollar sus propias empresas.

Transferencias de recursos y tecnologías

Las empresas que se establecen en un nuevo país traen nuevas tecnologías y permiten el intercambio de conocimientos, y el flujo de nuevas habilidades.

Reducción de costos

La inversión extranjera directa puede reducir los costos de fabricar localmente al traer nuevos recursos, conocimientos y al fomentar el desarrollo de nuevas alianzas comerciales.

Incremento de la productividad

Las instalaciones y las tecnologías nuevas proveen a los inversos extranjeros la oportunidad de entrenar a la fuerza laboral para ue haga un mejor uso de los recursos y para que incremente sus capacidades productivas.

Incremento de los ingresos de la nación:

Como consecuencia de la productividad aumentada y el desarrollo de nuevas relaciones comerciales, los ingresos de los trabajadores aumentan. Con más trabajo y salarios más altos, el ingreso nacional incrementa y esto a su vez lleva a que se incremente la productividad nacional. Lo cual lleva a más empleos en otros sectores.

Fundamentos teóricos de la IED

El economista canadiense Stephen Hymer.
El economista canadiense Stephen Hymer.

Según Grazia Ietto-Gillies (2012), antes de la teoría de Stephen Hymer sobre la inversión directa en la década de 1960, las razones detrás de la inversión extranjera directa y las corporaciones multinacionales fueron explicadas por la economía neoclásica basada en principios macroeconómicos.

Estas teorías se basaron en la teoría clásica del comercio en la que el motivo del comercio era el resultado de la diferencia en los costos de producción de bienes entre dos países, centrándose en el bajo costo de producción como motivo de la actividad extranjera de una empresa. Por ejemplo, Joe S. Bain solo explicó el desafío de la internacionalización a través de tres principios principales: ventajas de costo absoluto, ventajas de diferenciación de productos y economías de escala.

En este sentido, según la teoría neoclásica, una empresa realiza inversiones extranjeras directas, en aquellas naciones donde es más barato producir. Por ejemplo, en naciones donde la mano de obra es más barata. Otro ejemplo a citar son los países en los que los insumos de producción son mucho más económicos.

Además, las teorías neoclásicas se crearon bajo el supuesto de la existencia de una competencia perfecta.

Intrigado por las motivaciones detrás de las grandes inversiones extranjeras realizadas por corporaciones de los Estados Unidos de América, Hymer desarrolló un marco que iba más allá de las teorías existentes, explicando por qué ocurrió este fenómeno, ya que consideró que las teorías mencionadas anteriormente no podían explicar la inversión extranjera y sus motivaciones.

Frente a los desafíos de sus predecesores, Hymer centró su teoría en llenar los vacíos con respecto a la inversión internacional.

Diferencia entre las inversiones de capital y la inversión extranjera directa

Diferencias entre inversión de capital e inversión extranjera directa

La teoría propuesta por Hymer aborda la inversión internacional desde un punto de vista diferente a la teoría neoclásica. Sus concepciones tienen en cuenta las características concretas de las empresas. Así, Hymer propondrá que no son necesariamente los menores costos, las razones principales detrás de las IED.

A diferencia de las teorías tradicionales de inversión basadas en la macroeconomía, Hymer afirma que existe una diferencia entre la mera inversión de capital, también conocida como inversión de cartera, y la inversión directa.

La diferencia entre las dos, que se convertirá en la piedra angular de todo su marco teórico, es la cuestión del control. De esta manera se dice que las empresas de inversión directa pueden obtener un mayor nivel de control sobres sus activos que con la inversión de cartera.

De esta manera, una persona puede realizar inversiones de capital por medio de un fondo de inversión en un país. Pero estas inversiones no le permiten controlar lo que sucede en los sitios de producción. Con las inversiones directas, se pueden controlar las decisiones de producción que se toman en los países receptores de la inversión.

¿Qué es lo que explica que tengamos inversión extranjera directa?

Además, Hymer procede a criticar las teorías neoclásicas, afirmando que la teoría de los movimientos de capital no puede explicar la producción internacional.

Además, Hymer aclara que la IED no es necesariamente un movimiento de capitales: La IED se concentra en industrias particulares dentro de muchos países. Por el contrario, si las tasas de interés fueran el motivo principal para la inversión internacional, la IED incluiría muchas industrias en menos países.

Otra observación hecha por Hymer fue en contra de lo que sostenían las teorías neoclásicas: La inversión extranjera directa no se limita a la inversión de ganancias excesivas en el extranjero. De hecho, la inversión extranjera directa se puede financiar mediante préstamos obtenidos en el país anfitrión, pagos a cambio de capital (patentes, tecnología, maquinaria, etc.) y otros métodos. El objetivo de la IED por tanto no es beneficiarse de los resultados existentes de una economía, sino buscar oportunidades en una nación para aprovechar su potencial.

Ejemplo de las razones detrás de la inversión directa, según la teoría de Hymer

Por ejemplo, una nación podría ofrecer resultados muy buenos o fijos en una industria particular. De manera que los inversores tienen suficientes incentivos para emprender o invertir allí. Sin embargo, más allá de esos incentivos, un empresario podría ver oportunidades en una nación por las características de su capital humano o por oportunidades futuras que otros inversores nuevos no pueden ver. Estas consideraciones, más que los incentivos que se ofrecen a los inversores, son las que hacen que tengamos inversión extranjera directa. Un caso podría ser la inversión en un nuevo tipo de sistema de gestión de desechos sanitarios en países que no cuentan con sistemas adecuados de salubridad. Al momento podría no haber retornos para esa inversión, pero debido al producto y la innovación, el inversor podría ver retornos sustanciales a futuro.

Los principales determinantes de la IED son los prospectos secundarios y de crecimiento de la economía del país cuando se realiza la IED. En este sentido, no importa si una economía crece poco o si ha ofrecido malos resultados en el pasado. La inversión extranjera esta más impulsada por las posibles oportunidades futuras que por los beneficios seguros que ya ofrece una nación.

Lo que determina la inversión extranjera directa en la teoría de Hymer

Hymer propuso algunos determinantes más de la IED debido a las críticas, junto con asumir el mercado y las imperfecciones. Estos son los siguientes:

Ventajas específicas de la empresa:

Una vez que se agota la inversión nacional, una empresa podría aprovechar sus ventajas vinculadas a las imperfecciones del mercado, lo que podría proporcionar a la empresa poder de mercado y ventaja competitiva.

Una empresa puede tener una estrategia que otras compañías de una nación no han considerado, o productos y servicios que simplemente son más apetecibles.

Otros estudios intentaron explicar cómo las empresas podrían monetizar estas ventajas en forma de licencias.

Eliminación de conflictos

El conflicto surge si una empresa ya está operando en el mercado extranjero o está buscando expandir sus operaciones dentro del mismo mercado. Hymer propone que la solución para este obstáculo surgía en forma de colusión, compartiendo el mercado con sus rivales o intentando adquirir un control directo de la producción. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que una reducción del conflicto mediante la adquisición del control de las operaciones aumentará las imperfecciones del mercado.

En formas sencillas, una empresa puede ver la oportunidad de convertirse en un monopolio o participar de un oligopolio en una nación y la aprovecha.

Necesidad de expansión internacional para mitigar riesgos

Según esta posición, las empresas se caracterizan por 3 niveles de toma de decisiones:

La supervisión diaria,

La coordinación de decisiones de gestión y

La planificación de estrategias a largo plazo y la toma de decisiones.

Qué tanto una empresa puede mitigar su riesgo depende de qué tan bien una empresa pueda formular una estrategia de internacionalización teniendo en cuenta estos tres niveles de decisión.

En consecuencia una empresa solo se expandirá internacionalmente si puede controlar lo que hacen sus empleados, coordinar los procesos de gestión y planificar estrategias a largo plazo. Sin embargo, la internacionalización es una necesidad si se desean evitar los riesgos de quedarse operando en un solo mercado. Una caída súbita en la demanda en una nación o problemas para encontrar trabajadores puedes ser eventos desastrosos para una compañía. En este sentido, si la empresa busca nuevos mercados y puntos de operación, podrá balancear mejor sus riesgos.

Otros aportes de Hymer a la economía

La importancia de Hymer en el campo de los negocios internacionales y la inversión extranjera directa se debe a que fue el primero en teorizar sobre las empresas multinacionales.

Hymer señaló también:

Las razones detrás de la IED van más allá de los principios macroeconómicos. Él logró también una influencia en los estudiosos posteriores y las teorías en los negocios internacionales, tales como como la teoría OLI (propiedad, ubicación e internacionalización) de John Dunning y Christos Pitelis, que se centra más en los costos de transacción.

También se destaca a Hyme que «el componente de creación de valor de eficiencia de la actividad de IED y EMN se vio reforzado por otros dos desarrollos académicos importantes en la década de 1990: las teorías evolutivas y basadas en recursos (RBV)» Además, algunas de las predicciones de Hymer más tarde se materializaron, por ejemplo, el poder de los organismos supranacionales como el FMI o el Banco Mundial que aumentan las desigualdades (Dunning y Piletis, 2008).

Tipos de inversión extranjera directa

Las inversiones extranjeras directas se clasifican comúnmente como horizontales, verticales o conglomeradas.

Una inversión directa horizontal

Se refiere al inversor que establece el mismo tipo de operación comercial en un país extranjero que opera en su país de origen. Por ejemplo, un proveedor de teléfonos celulares con sede en los Estados Unidos que abre tiendas y fábricas de teléfonos en China.

Una inversión vertical

Es aquella en la que se establecen o adquieren actividades comerciales diferentes pero relacionadas del negocio principal del inversor en un país extranjero. Por ejemplo, cuando una empresa manufacturera adquiere una participación en una empresa extranjera que suministra piezas o materias primas necesarias para hacer sus propios productos.

Un tipo de conglomerado de inversión extranjera directa

Es aquel en el que una empresa o individuo realiza una inversión extranjera en un negocio que no está relacionado con su negocio existente en su país de origen. Dado que este tipo de inversión implica ingresar a una industria en la cual el inversionista no tiene experiencia previa, a menudo toma la forma de una empresa conjunta con una compañía extranjera que ya opera en la industria.

Por ejemplo, una compañía de Cosméticos, puede comprar una compañía extranjera que opera en el sector de la salud. La empresa extranjera pasa a ser una subsidiaria de la primera compañía, dentro de un conglomerado en el que pueden existir varias compañías más.

Ejemplos de inversiones extranjeras directas

Apple en China. Inversión Extranjera directa
La producción de Apple en China es una forma de inversión extranjera directa.

Ejemplos de inversiones extranjeras directas incluyen fusiones, adquisiciones, ventas minoristas, servicios, logística y manufacturas, entre otros. Las inversiones extranjeras directas y las leyes que las rigen pueden ser fundamentales para la estrategia de crecimiento de una empresa.

En 2017, por ejemplo, Apple, con sede en Estados Unidos, anunció una inversión de $ 507.1 millones para impulsar su trabajo de investigación y desarrollo en China, el tercer mercado más grande de Apple detrás de América y Europa. La inversión anunciada transmitió el optimismo del CEO Tim Cook hacia el mercado chino a pesar de una disminución de 12% año tras año en los ingresos de Apple en China en el trimestre anterior al anuncio.

Te puede interesar:

¿Quién es Bernie Sanders y cuáles son sus propuestas económicas?

Qué es la teoría del Laissez-Faire | Concepto de economía

La economía de China se ha visto impulsada por una afluencia de IED dirigida a la fabricación y servicios de alta tecnología de la nación. Según el Ministerio de Comercio de China, los productos y los servicios de tecnología crecieron el 11.1% y 20.4% año tras año, respectivamente, en el primer semestre de 2017.

Mientras tanto, las regulaciones menos estrictas para la IED en la India ahora permiten una inversión extranjera directa del 100% en ventas minoristas de una sola marca sin la aprobación del gobierno. Según los informes, la decisión reguladora facilita que Apple pueda abrir una tienda física en el mercado indio. Hasta ahora, los iPhones de la firma solo han estado disponibles a través de minoristas físicos y en línea por medio de terceros.

Cómo pueden los países menos desarrollados atraer inversión extranjera directa

Debido a sus condiciones de pobreza y poco desarrollo tecnológico y científico, los países en vías de desarrollo tienen una alta urgencia de atraer inversión extranjera directa para promover su crecimiento económico. Sin embargo, atraer inversión extranjera directa no siempre es fácil y en algunos casos, la inversión extranjera directa no necesariamente es en sí misma una fuente de desarrollo y de crecimiento. Para que esta inversión genere desarrollo sostenido, es preciso que las inversiones extranjeras directas sean de calidad, que estén comprometidas con el desarrollo social inclusivo y que haya estándares propios de responsabilidad social corporativa que las empresas estén dispuestas a cumplir.

En los países en vías de desarrollo, la inversión extranjera directa ha tenido una mala reputación. En algunas discusiones, la IED ha sido presentada como un equivalente de la explotación postcolonial de las materias primas y de la mano de obra barata. Sin embargo, los datos más recientes muestran que la IED en los países en vías de desarrollo incrementa los flujos de capital en los sectores de las manufacturas, los cuales requieren mano de obra con relativa capacitación, lo cual eleva los niveles de ingresos nacionales. Aún más, muchas economías emergentes han basado su crecimiento en el flujo de la inversión extranjera directa.

Inversión extranjera directa de calidad 

El truco para que las naciones en vías de desarrollo incrementen sustancialmente sus niveles de vida con la IED es atraer inversión extranjera directa de calidad a la economía local.

La IED de calidad está caracterizada por:

1. Contribuir a la creación de trabajos decentes y de alto valor añadido.

2. Mejorar la base de habilidades de las economías que reciben la IED.

3. Facilitar la transferencia de tecnología, conocimiento y saberes.

4. Impulsar la competitividad de las firmas domésticas al asegurar su ingreso a los mercados; y

5. Operar de manera social y ambientalmente responsable.

Para lograr esto, las naciones receptoras de la IED no pueden simplemente sentarse y esperar qué será lo que los mercados internacionales les traen. En vez de eso, ellos deben diseñar políticas para superar las imperfecciones domésticas que obstaculizan la integración apropiada de las firmas nacionales y extranjeras dentro de las cadenas y redes de suministros globales.

La investigación más reciente provee evidencia de que el diseño de estrategias adecuadas en las naciones en vías de desarrollo puede contribuir de forma exitosa a la atracción de Inversión extranjera directa de calidad. La idea subyacente de las siguientes sugerencias es que se pueden aprender lecciones valiosas de la experiencia para progresar e impulsar las economías locales.

Algunas estrategias para atraer inversión extranjera directa de calidad pueden incluir:

1. Abrir los mercados para permitir los flujos de capital. Reducir las restricciones a la IED. Proveer condiciones abiertas, transparentes y estandarizadas para todas las firmas que entran a un país: incluyendo, la facilidad para hacer negocios, el acceso a importaciones, mercados laborables relativamente flexibles y protección de los derechos de propiedad intelectual.

2. Establecer una agencia para la promoción de la Inversión. Una agencia exitosa para la promoción de la inversión podría dirigirse a inversores extranjeros determinados y podrían entonces convertirse en un enlace entre estos y la economía doméstica. Por una parte, la agencia debería actuar como una puerta de entrada para los inversores y sus demandas en una economía concreta. Por otra parte, puede actuar como catalizador de la economía doméstica, impulsando la promoción de infraestructura y el acceso rápido a trabajadores calificados, técnicos, ingenieros y administradores que podrían ser requeridos para atraer a tales inversores. Sin embargo, la agencia debería comprometerse en el cuidado de la inversión después de que esta llegue a la economía local, reconociendo y exponiendo los buenos resultados de los inversores satisfechos, el potencial para las reinversiones, y el potencial para el desarrollo de nuevos centros de inversión debido a las bases sentadas por las inversiones precedentes.

3. Pensar de forma cuidadosa acerca de los sectores y las actividades en los cuales se desea atraer inversión extranjera directa: Las decisiones de inversión y de colocación de capital y de los proveedores podrían ser dependientes de aquellos que inversores multinacionales de alto nivel en la economía local.

4. Colocar la infraestructura requerida por los inversores de calidad.

Esta infraestructura puede ser: eficientes y eficaces instalaciones de transporte (puertos y aeropuertos), adecuadas y confiables suministros de energía, provisión adecuada de mano de obra calificada, instalaciones para el entrenamiento vocacional para trabajadores específicos ( universidades y escuelas, o talleres de aprendizaje idealmente desarrollados en colaboración con los inversores).

5. Fortalecer los enlaces con lo que ya se ha construido, las relaciones entre la inversión extranjera directa y la economía local.

Se debe permitir la competencia extranjera de los inversores internacionales para que los proveedores locales incrementen su competitividad, y se debe permitir las diversas formas de asistencia directa de las firmas internacionales a las firmas domésticas, en la forma de entrenamiento, mentoría para la administración, ayuda en el establecimiento de líneas de producción, planeación financiera y estratégica, así como en asistencia con el control de calidad y la introducción a los mercados de exportación.

6. Animar e impulsar los “derrames” (transmisión de saberes, experiencias y ayudas) de la inversión extranjera en la economía local. Las firmas locales establecidas por administradores que han comenzado firmas multinacionales son más exitosas y productivas que otras. También, los administradores de las compañías locales ganan conocimiento de las nuevas tecnologías y de las técnicas de marketing al estudiar y imitar a sus competidores multinacionales. Similarmente, los movimientos de trabajadores de las firmas multinacionales a las firmas locales expanden el conocimiento y sus habilidades.

7. Animar y estimular a los inversores directos extranjeros novatos. Las firmas internacionales que no están listas para tomar parte de una extensiva rede de subsidiarias están más listas para aceptar asociaciones y colaboraciones con proveedores domésticos.

8. Estimular a los inversores directos extranjeros que hacen parte de la comunidad nacional en la diáspora. También es más probable generar relaciones y asociaciones de las firmas domésticas con los inversores nacionales que se encuentran en el extranjero y contribuir así a la internacionalización del país receptor de la inversión extranjera directa.

9. Proveer acceso al crédito al financiar los mercados financieros locales. Establecer un sistema financiero amigable con los negocios ayuda a las firmas nacionales a responder a los desafíos y a los impulsos de las firmas extranjeras que llegan al país, esto también ayuda a crear un estatus más propicio para los negocios al fortalecer a los proveedores locales, y por lo tanto ayudándolos a crecer y prosperar.

10. Establecer un programa de desarrollo de vendedores locales para apoyar los procesos de enlace y relaciones entre clientes extranjeros y proveedores locales. Para fortalecer la capacidad de la economía doméstica, se podría ofrecer oportunidades de financiamiento a los proveedores locales para poder recibir la inversión extranjera requerida sobre la base de contratos de compra con contratistas internacionales o reembolsar el salario de un gerente en una planta extranjera que actúa como buscador de talentos entre los proveedores nacionales.

11. Reenfocar la perspectiva del “Quienes somos?” desde la perspectiva de la inversión y evaluar las preocupaciones relacionadas de forma adecuada. “Nosotros” debería ser entendido como las firmas que son más benéficas para la economía doméstica independientemente de la nacionalidad de los propietarios. Por lo tanto, las firmas que crean los salarios más altos y más altamente calificados, los productos menos costosos, y las exportaciones más competitivas, son considerados el “Nosotros” dentro de una economía nacional.

12. Los países deben ser pacientes y confiar en la transformación gradual y estructural de una economía nacional. Los inversores pueden llegar en múltiples olas. Por ejemplo, los primeros inversores pueden ingresar al mercado de las válvulas y los transistores, entonces pueden llegar los inversores en televisión y sistemas de radiodifusión, y finalmente llegan los inversores en computadores, sistemas tecnológicos avanzados y sistemas de procesamiento. Al lado de esos hitos de inversión, la IED puede contribuir a la diversificación y el mejoramiento de la producción local.

Perspectivas ideológicas sobre la inversión extranjera directa y cómo atraerla

IED

La ideología política imperante en un país puede condicionar sus actitudes y respuestas frente a la inversión extranjera directa.

Adicionalmente existen otras perspectivas que responden a análisis económicos y teorías enmarcadas dentro de diversas ideológicas que presuponen cómo se puede atraer la inversión extranjera directa a un país.

Desde las perspectivas liberales y neoliberales se ha afirmado que la reducción de impuestos a las grandes compañías puede ser una vía para que las empresas internacionales se sitúen en un determinado país. Desde la década de los noventa con el impulso que tomó la globalización y el liberalismo económico, muchas empresas han migrado desde países desarrollados a países en vías de desarrollo que redujeron sus impuestos de renta empresarial. Esto causó una relocalización de los empleos, lo que llevó a que muchos empleos poco cualificados en los países desarrollados se perdieran.

También desde las perspectivas liberales se ha impulsado la idea de que la reducción de aranceles al comercio hace que la inversión extranjera sea más atractiva, ya que los costos de la integración económica global se hacen mucho más bajos.

Desde las perspectivas socialistas, social-demócratas y progresistas se ha considerado que la inversión extranjera se puede estimular con inversiones de gran capacidad en infraestructura, educación y tecnología. Con mejores vías, puentes, sistemas de transporte, una fuerza laboral más calificada y con nuevos productos e innovaciones locales, se estima que la inversión extranjera directa puede ser más rentable y contribuir de una mejor manera al desarrollo de la sociedad en su conjunto, así, en un país con mejores vías, profesionales más entrenados y mayores relaciones comerciales, los inversores directos extranjeros encontrarán mucho más atractivo invertir en un país determinado.

Independientemente de las posturas ideológicas, todos los sectores políticos han estado generalmente de acuerdo en que una estructura jurídica estable y normas claras, así como una reducción en los trámites y los requisitos para hacer negocios puede favorecer a la inversión extranjera directa, aún así, muchos países en vías de desarrollo siguen luchando con sistemas legales confusos o inestables, así como con un enorme camino de papeleo, lo cual les impide obtener el alto nivel de inversiones extranjeras que necesitan para su desarrollo.

Adicionalmente es preciso entender que muchas de las perspectivas y políticas arriba mencionadas frecuentemente no se pueden implementar debido a la falta de recursos. La carencia de recursos en un país en vías de desarrollo puede deberse a múltiples factores: El país es más pobre y no puede realizar las inversiones necesarias, los líderes nacionales son corruptos y no invierten en las áreas críticas o clave para el impulso del desarrollo nacional. En este sentido, las políticas macroeconómicas, un endeudamiento responsable, la lucha contra la corrupción, y la inversión pública en sectores estratégicos así como en los sectores más vulnerables de la población, deben ser elementos que la clase política local debe considerar con el fin de atraer de forma exitosa la inversión extranjera directa.

Prácticas predatorias en la inversión extranjera directa

En los casos de los países más pobres, los cuales no cuentan con la infraestructura física, el sistema legal, las políticas adecuadas ni las bases de inversión necesaria para atraer IED de calidad, es frecuentemente ver cómo grandes compañías, que generalmente explotan materias primas o se aprovechan de la mano de obra barata local, generan grandes afectaciones al medio ambiente, situaciones de explotación laboral y añaden poco valor a una economía, no sin antes extraer grandes ganancias. Para este caso podemos citar como ejemplo las compañías mineras, petroleras, los fabricantes de ropa, compañías agrícolas e industriales que hacen uso extensivo de mano de obra poco calificada.

El gran problema con las compañías y las prácticas predatorias de las mismas, es que estas empresas se encuentran en una posición privilegiada para extraer rentas de una economía, frecuentemente con el concurso y el apoyo de los líderes políticos locales, lo cual fomenta prácticas de corrupción y lleva a la creación de monopolios y altas ineficiencias en los mercados nacionales.

Para evitar las prácticas predatorias de las compañías extranjeras que invierten de forma directa en un país, es preciso que las naciones en vías de desarrollo soliciten y acojan la asistencia de entidades multilaterales como el Banco Mundial, El FMI y otras entidades de asistencia, las cuales pueden proveer créditos para invertir en infraestructura, educación y asesorar a los líderes locales sobre las mejores prácticas y políticas a desarrollar para que los inversores extranjeros sientan una mayor confianza en las perspectivas futuras de un país y se animen a invertir. De la misma manera es preciso que se implementen los doce pasos mencionados anteriormente, impulsando la participación de los negocios y emprendimientos locales en el desarrollo de las mejores políticas para impulsar la competitividad y el crecimiento.

Flujos de inversión extranjera directa a nivel internacional en el 2020

Cifras de inversión extranjera directa
Principales receptores de inversión directa en el mundo en el 2020

Las siguientes son las cifras de este tipo de inversiones a nivel internacional, según los datos del Fondo Monetario Internacional.

En el 2020 el FMI reveló los resultados del Estudio de Inversión directa coordinada. Los nuevos datos sugerían que Estados Unidos es el segundo mayor receptor de este tipo de inversiones con 177 billones de dólares. Al mismo tiempo, EE.UU. es la nación que más invierte por fuera de su territorio. A nivel internacional, China es el país que más inversiones extranjeras recibe con un total de 212 billones de dólares. El tercer país en recibir inversiones extrajeras directas fue India con 64 billones de dólares.

Las inversiones directas internacionales totales fueron de unos 846 billones de dólares. Esto representó una caída respecto al año anterior del 38% debido a la pandemia del Covid19.

En el área de la OCDE, de las economías más desarrolladas del mundo, las inversiones directas cayeron en un 51% durante el 2020.

Una gran cantidad de inversiones directas provienen de los Estados Unidos, Luxemburgo y Japón, los cuales son las naciones con más flujos externos de IED.

Un informe más completo sobre las cifras de inversión extranjera directa durante el 2020, se puede ver en la página de la OCDE.

Con información de Investopedia y The IGC.

comentarios

Arriba