Conceptos

¿Qué es el índice Gini y cómo se mide la desigualdad?

Índice Gini y desigualdad social

El índice Gini o coeficiente Gini es una medida estadística de la distribución de la riqueza desarrollada por el estadístico italiano Corrado Gini en 1912. Es usada frecuentemente para dar una mirada a la desigualdad económica, midiendo la distribución del ingreso o, menos comúnmente, la distribución de la riqueza dentro de una población. El coeficiente va desde 0 (o 0%) hasta 1 (o 100%), donde 0 representa la igualdad perfecta y 1 representa una desigualdad perfecta. Valores sobre 1 son teóricamente posibles debido a riquezas o ingresos negativos.

Entendiendo el índice Gini

Un país en el cual todos los residentes tienen el mismo montos de ingresos tendría un coeficiente Gini del ingreso igual a 0. Un país en donde un residente gana todos los ingresos, donde todos los demás no ganan nada, tendría un coeficiente del ingreso Gini igual a 1.

El mismo análisis puede ser aplicado a la distribución de la riqueza (El coeficiente Gini de la riqueza), pero dado que la riqueza es más difícil de medir que el ingreso, el coeficiente Gini usualmente se refiere al ingreso y usualmente es denominado como «Coeficiente Gini» o «índice Gini», sin especificar que estos se refieren al ingreso. Los coeficientes Gini de la riqueza tienden a ser mucho más altos que aquellos que se refieren al ingreso.

El coeficiente Gini es una herramienta importante para analizar la riqueza o la distribución del ingreso dentro de un país o región, pero no debería ser tratado como una medida absoluta o la riqueza. Un país de altos ingresos y uno de bajos ingresos pueden tener el mismo coeficiente Gini, en la medida en que los ingresos son distribuidos de manera similar dentro de los ciudadanos de cada país: Por ejemplo, Turquía y Estados Unidos tenían ambos un coeficiente Gini del ingreso de alrededor de 0.39 y 040 en el 2016, de acuerdo a la OCDE, aunque el PIB per cápita en Turquía era menos que la mitad del PIB per cápita de los Estados Unidos (en dólares estadounidenses).

Representación gráfica del índice de Gini

Para representar gráficamente el índice Gini y la distribución de los ingresos los economistas usan generalmente la curva de Lorenz.

La curva de Lorenz es una forma de mostrar la distribución del ingreso (o riqueza) dentro de una economía. Fue desarrollada por Max O. Lorenz en 1905 para representar la distribución de la riqueza.

La curva de Lorenz muestra la participación acumulada de los ingresos de diferentes sectores de la población.

Si hubiera una igualdad perfecta, si todos tuvieran el mismo salario, el 20% más pobre de la población ganaría el 20% del ingreso total. El 60% más pobre de la población obtendría el 60% de los ingresos.

Curva de Lorenz para América Latina
Curva de Lorenz para América Latina. La Línea recta representa la igualdad perfecta.

Ejemplo de la curva de Lorenz

Curva de Lorenz
Curva de Lorenz

En esta curva de Lorenz, el 20% más pobre de los hogares tiene el 5% del ingreso total de la nación.

El 90% más pobre de la población posee el 55% del ingreso total. Eso significa que el 10% más rico de los que ganan ingresos obtienen el 45% del ingreso total.

La Curva de Lorenz y el índice Gini

Curva de Lorenz para medir el índice Gini

La curva de Lorenz se puede usar para calcular el coeficiente de Gini, otra medida de desigualdad.

El coeficiente de Gini es el área A / A + B

Cuanto más cerca esté la curva de Lorenz de la línea de igualdad, menor será el área A. Y el coeficiente de Gini será bajo.

Si hay un alto grado de desigualdad, entonces el área A será un porcentaje mayor del área total.

Un aumento en el coeficiente de Gini muestra un aumento en la desigualdad: muestra que la curva de Lorenz está más lejos de la línea de igualdad.

Medición del índice Gini

Matemáticamente, el coeficiente de Gini se define en base a la curva de Lorenz. La curva de Lorenz traza los percentiles de la población en el eje horizontal del gráfico de acuerdo con el ingreso o la riqueza, lo que se esté midiendo. El ingreso acumulado o la riqueza de la población se representa en el eje vertical.

Con el siguiente método podemos calcular el índice Gini:

Si bien el coeficiente de Gini es una herramienta útil para analizar la distribución de la riqueza o el ingreso en un país, no debe usarse como un indicador de la riqueza o el ingreso general de un país. Algunos de los países más pobres del mundo, como la República Centroafricana, tienen algunos de los coeficientes de Gini más altos (0.61 en este caso). Un país de altos ingresos y un país de bajos ingresos pueden tener los mismos coeficientes de Gini. Además, debido a limitaciones tales como datos confiables de PIB e ingresos, el índice de Gini puede exagerar la desigualdad de ingresos y ser inexacto.

La desigualdad de ingresos tiene impactos políticos y económicos, como un crecimiento más lento del PIB, una movilidad reducida de los ingresos, una mayor deuda de los hogares, polarización política y mayores tasas de pobreza.

Según el informe de 2016 sobre la pobreza y la prosperidad compartida del Banco Mundial, el coeficiente de Gini a nivel mundial experimentó un crecimiento sostenido durante los siglos XIX y XX. En 1820, el coeficiente de Gini era de 0,50 y en 1980 y 1992, la cifra era de 0,657. Es decir, hoy vivimos en sociedades más desiguales.

Los países con los coeficientes de Gini más altos son:

Lesoto (0.632)
Sudáfrica (0.625)
Haití (0.608)
Botsuana (0.605)
Namibia (0.597)
Zambia (0.575)
Comoras (0.559)
Hong Kong (0.539)
Guatemala (0.530)
Paraguay (0.517)

Sudáfrica es uno de los países más desiguales del mundo, con un coeficiente de Gini de 0.625. En 2005, el coeficiente de Gini fue aún mayor en 0.650. En Sudáfrica, el 10% más rico posee el 71% de la riqueza, mientras que el 60% más pobre posee solo el 7% de la riqueza. Además, más de la mitad de la población de Sudáfrica, aproximadamente el 55.5%, vive en la pobreza, ganando menos de $ 83 por mes.

Estados Unidos tiene un coeficiente de Gini de 0.485, el más alto en 50 años según la Oficina del Censo de los Estados Unidos. En 2015, el 1% superior de los trabajadores en los Estados Unidos promedió 40 veces más ingresos que el 90% inferior. Al igual que otros países con coeficientes de Gini más altos, la pobreza es un problema creciente. En los Estados Unidos, unos 33 millones de trabajadores ganan menos de USD 10 por hora, lo que coloca a una familia de cuatro personas por debajo del nivel de pobreza. Muchos de estos trabajadores de bajos salarios no tienen días pagos por enfermedad, pensión o seguro de salud.

Muchos países europeos tienen algunos de los coeficientes de Gini más bajos, como Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Ucrania, Bélgica y Noruega. La desigualdad es generalmente más baja en las naciones europeas que en las naciones no europeas. Los países nórdicos y los países de Europa Central y Oriental se encuentran entre los países más igualitarios.

El índice Gini alrededor del mundo

Christoph Lakner del Banco Mundial y Branko Milanovic de la Ciudad Universitaria de Nueva York estimaron que el índice Gini del ingreso a nivel global era de 0.705 en el 2008, abajo del 0.722 en 1988. La cifras varían de manera considerable, sin embargo economistas de Delta, François Bourguignon y Christian Morrisson, estimaron que la cifra fue de 0.657 tanto como para 1980 como para 1992. El trabajo de Bourguignon y Morrisson muestra un sostenido crecimiento de la desigualdad desde 1820, cuando el coeficiente Gini era de 0.500. El trabajo de Lakner y Milanovic muestra un declive de la desigualdad alrededor del comienzo del siglo 21, como también lo explica un libro de 2005 de Bourguignon:

La expansión económica en Latinoamérica, Asia y Europa oriental ha sido responsable en gran medida del reciente declive en la desigualdad del ingreso. Mientras que la desigualdad entre naciones ha caído en décadas recientes, sin embargo, la desigualdad dentro los países se ha incrementado.

Gini dentro de países

Abajo están los coeficientes Gini de cada país para los cuales la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos provee información.

Índice Gini por país

Los colores oscuros indican que un país es más desigual, mientras que los colores claros indican que un país es más igual.

índice Gini por países
Fuente del mapa: Banco Mundial

Algunos de los países más pobres, como la República Centroafricana, tienen uno de los coeficientes Gini más altos del mundo (61.3 o 0.613), mientras que los países más ricos (Dinamarca, por ejemplo) tienen uno de los coeficientes Gini más bajos (28.8). Aún así, la relación entre la desigualdad del ingreso y el PIB per cápita no es una de perfecta correlación, y la relación ha variado con el tiempo. Michail Moatsos de la Universidad de Utrecht y Joery Baten de la Universidad de Tubinga muestran que desde 1820 hasta 1929, la desigualdad creció ligeramente, aún así, el PIB per cápita se incrementó. Desde 1950 hasta 1970, la desigualdad tendía a caer mientras que el PIB crecía sobre cierto umbral. Desde 1980 hasta el 2000 la desigualdad cayó con un PIB per cápita mucho más alto.

Fallos del índice

Aunque es útil para analizar la desigualdad económica, el coeficiente Gini tiene algunos defectos. La exactitud de la métrica es dependiente de información confiable sobre el PIB y el ingreso. Las economías oscuras y la actividad económica informal que están presente en cada país, lo cual hace difícil medir exactamente el ingreso de las personas. La actividad económica informal tiende a representar una porción más grande de la producción económica en los países en vías de desarrollo y las personas que están en estas actividades tienen a tener ingresos más bajos, lo cual hace que la distribución del ingreso baje dentro de los países. En ambos casos eso significa que la medida del índice Gini de los ingresos sobrevalorará la verdadera desigualdad del ingreso. La información exacta sobre la riqueza es incluso más difícil de obtener debido a la alta popularidad de los paraísos fiscales.

Otra falla es que diferentes distribuciones del ingreso pueden resultar en coeficientes Gini idénticos. No muestra tampoco información entre grupos étnicos o variaciones demográficas que tengan en cuenta la raza, la edad. En este sentido, entender la demografía es importante para entender lo que un índice Gini dado representa. Por ejemplo, una gran población jubilada empuja el coeficiente Gini hacia arriba.

Ventajas y Desventajas del uso del coeficiente de Gini

Ventajas

La principal ventaja del coeficiente de Gini es que es una medida de desigualdad, no una medida del ingreso promedio o alguna otra variable que no es representativa de la mayoría de la población.

Los coeficientes de Gini se pueden usar para comparar las distribuciones de ingresos entre los diferentes sectores de la población y los países, por ejemplo, el coeficiente de Gini para las zonas urbanas difiere del de las zonas rurales en muchos países.

El coeficiente de Gini es lo suficientemente simple como para poder compararlo entre países e interpretarlo fácilmente. Las estadísticas del PIB a menudo son criticadas ya que no representan cambios para toda la población, el coeficiente de Gini demuestra cómo los ingresos han cambiado para los pobres y los ricos. Si el coeficiente de Gini aumenta y a la par con el PIB, la pobreza puede no mejorar para la gran mayoría de la población.

El coeficiente de Gini se puede usar para indicar cómo ha cambiado la distribución del ingreso dentro de un país durante un período de tiempo, por lo tanto, es posible ver si la desigualdad está aumentando o disminuyendo.

El coeficiente de Gini satisface cuatro principios importantes; Anonimato, no importa quiénes son los que tienen altos y bajos ingresos. Escala de independencia, el coeficiente de Gini no considera el tamaño de la economía, la forma en que se mide o si es un país rico o pobre en promedio, Independencia de la población, no importa cuán grande sea la población del país. Principio de transferencia. Esto establece que si transferimos los ingresos de una persona rica a una persona pobre, la distribución resultante es más equitativa.

Desventajas

Existe una implicación incorporada en el coeficiente de Gini de que una distribución en línea recta es un resultado deseable, que en la economía de larga cola en evolución reciente (donde las personas ricas son muy ricas) puede no ser el caso.

Comparar las distribuciones de ingresos entre países puede ser difícil porque los sistemas de beneficios pueden ser diferentes en diferentes países. Por ejemplo, algunos países otorgan beneficios en forma de dinero, otros usan cupones de alimentos, que pueden contarse o no como ingresos en la curva de Lorenz y, por lo tanto, no se tienen en cuenta en el coeficiente de Gini.

La curva de Lorenz puede subestimar la cantidad real de desigualdad si la situación es que los hogares más ricos pueden usar el ingreso de manera más sabia que los hogares de bajos ingresos. Sin embargo, desde otro punto de vista, la desigualdad medida también puede ser el resultado del uso más o menos prudente de los ingresos del hogar.

Como con todas las estadísticas, cuando se recopilan los datos de ingresos inicialmente, siempre habrá errores sistemáticos y aleatorios. Si los datos son menos precisos, entonces el coeficiente de Gini tiene menos significado. Además, los países pueden medir las estadísticas de manera diferente, por lo que no siempre es posible comparar estadísticas entre países.

Las economías con ingresos y coeficientes de Gini similares todavía pueden tener distribuciones de ingresos muy diferentes. Esto se debe a que las curvas de Lorenz pueden tener diferentes formas y aun así producir el mismo coeficiente de Gini.

Se afirma que el coeficiente de Gini es más sensible al ingreso de las clases medias que al de los extremos.

Con demasiada frecuencia sólo se cita el coeficiente de Gini sin describir las proporciones de los cuantiles utilizados para la medición. Al igual que con otros coeficientes de desigualdad, el coeficiente de Gini está influenciado por la granularidad de las mediciones. Ejemplo: Cinco cuantiles del 20% (granularidad baja) producirán un coeficiente de Gini más bajo que veinte cuantiles del 5% (granularidad alta).

También te puede interesar:

Stiglitz, su libro: El precio de la desigualdad.

Quién es Amartya Sen, Biografía y pensamiento económico

Índice Gini en latinoamérica

Según los datos del Banco Mundial, los países más desiguales de latinoamérica son Colombia y Brasil, con índices Gini del ingreso de 49,7 (0.497) y 53.3 (0.533) respectivamente. Fuente: Banco Mundial.

Conclusiones

El índice Gini puede ser una medida útil para medir el desarrollo de un país, pero debido a sus fallas debe observarse en relación con otros indicadores como el PIB per cápita y el índice de desarrollo humano, de manera que los líderes políticos, sociales y empresariales, puedan tener herramientas al momento de denunciar la desigualdad y un crecimiento económico que no llega al conjunto de la sociedad, de la misma manera en que puede ser útil para la formulación de políticas públicas que intenten dar solución a los problemas de desigualdad.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top