Conceptos

¿Qué es una economía mixta y en qué consiste?

Economía Mixta

¿Qué es un sistema de economía mixta?

Un sistema de economía mixta es un sistema que combina aspectos del capitalismo y del socialismo. Un sistema de economía mixta protege la propiedad privada y permite un nivel de libertad económica en el uso del capital, pero también le permite a los gobiernos interferir en las actividades económicas con el fin de alcanzar objetivos sociales.

Según la teoría de pensamiento neoclásico, las economías mixtas son menos eficientes que las «economías puras de libre mercado«, pero los proponentes de la intervención del gobierno argumentan que las condiciones básicas requeridas para la eficiencia del mercado, tales como información igual y participantes racionales del mercado, no existen en la práctica.

Ideas clave

Una economía mixta es una economía organizada con algunos elementos de libre mercado y algunos elementos socialistas o de intervención estatal, que se encuentra en un continuo en algún lugar entre el capitalismo puro y el socialismo puro.

Las economías mixtas generalmente mantienen la propiedad privada y el control de la mayoría de los medios de producción, pero a menudo bajo la regulación gubernamental.

Las economías mixtas socializan industrias selectas que se consideran esenciales o que producen bienes públicos.

Todas las economías históricas y modernas conocidas son ejemplos de economías mixtas, aunque algunos economistas han criticado los efectos económicos de varias formas de economía mixta.

Nacionalización de empresas en Estados Unidos en medio de la crisis financiera
La nacionalización de empresas en Estados Unidos en medio de la crisis financiera de 2008, como Fannie Mae y Freddie Mac mostró que el modelo americano es un tipo de economía mixta.

Entendiendo la economía mixta

La mayoría de economías modernas se caracterizan por ser una síntesis de dos o más sistemas económicos. Con las economías de los diversos países cayendo en una parte de la línea entre los extremos. El sector público trabaja en cooperación con el sector privado, pero puede competir por los mismos y limitados recursos. Los sistemas de economías mixtos no bloquean al sector privado en su búsqueda de ganancias, pero regulan los negocios y podrían nacionalizar ciertas industrias que proveen un bien público. Por ejemplo, Estados Unidos es un sistema de economía mixta, en la medida en que permite la propiedad privada de los medios de producción, pero incorpora elementos como los subsidios a la agricultura, regulación de las manufacturas, y parcial o completa propiedad de algunas industrias como el servicio postal y la defensa nacional. De hecho, todas las economías modernas caen en algún punto dentro de la definición de economías mixtas. Ambos, el socialismo puro y el libre mercado puro, representan solamente construcciones de sistemas teóricos.

Cuál es la diferencia entre las economías mixtas y las de libre mercado

Las economías mixtas no son sistemas de laissez-faire (dejar hacer), porque los gobiernos están envueltos en la planeación de algunos de los recursos y pueden ejercer control sobre los negocios del sector privado.

Los Gobiernos pueden buscar redistribuir la riqueza, colocando impuestos al sector privado, y usando los fondos de los impuestos para promover objetivos sociales, hacer estímulos fiscales, y sociedades público-privadas; estos son ejemplos de la intervención del gobierno en las economías mixtas. Estas intervenciones, inevitablemente generan distorsiones, pero hay instrumentos para lograr objetivos específicos que pueden tener éxito a pesar del efecto de distorsión.

Los países frecuentemente interfieren en los mercados al promover ciertas industrias al crear aglomeraciones y reducir barreras de entrada para intentar lograr que el mercado sea más competitivo. Esto fue común en los países de Asia Oriental durante el siglo XX, en una estrategia que se denominó Crecimiento liderado por exportaciones y que llevó a la región a convertirse en un centro para una variedad de industrias. Algunas naciones han llegado a especializarse en textiles, mientras que otras son conocidas por su maquinaría, y otras por sus componentes para uso electrónico. Estos sectores alcanzaron prominencia debido a que los gobiernos protegieron a las compañías nacientes, mientras que ellas lograban estar en un nivel competitivo y promover servicios adyacentes como envíos y transporte para las exportaciones.

Lea: 7 Secretos de Kathy Ireland para tener un gran equipo de negocios

Diferencia de economías mixtas y socialismo

El socialismo se caracteriza por la propiedad común, centralizada y estatal de los medios de producción. Los proponentes del socialismo creen que la planificación central puede lograr un mayor beneficio económico para un mayor número de personas. Ellos no confían en las consecuencias del libre mercado, y aseguran que este solo lleva a la ineficiencia, contrario a lo que piensan los economistas neoclásicos. De manera que los socialistas abogan por la nacionalización de las industrias y la expropiación de la propiedad privada de los bienes de capital, las tierras y los recursos naturales. Las economías mixtas rara vez llegan a este extremo, en vez de eso identifican sólo algunas instancias de intervención en las que se pueden lograr beneficios que serían improbables en los mercados libres.

Tales medidas incluyen controles de precios, redistribución del ingreso y una intensa regulación de la producción y el comercio. Virtualmente esto también incluye la socialización de industrias específicas, conocidas como bienes públicos, que son consideradas esenciales y que (algunos) economistas consideran que no pueden ser proveídas de manera eficiente por el libre mercado, estas incluyen la infraestructura pública, las fuerza militares y de policía, la protección del medio ambiente, los servicios públicos, en algunos casos la educación y la salud. A diferencia del socialismo puro, las economías mixtas no tienen el control completo de la propiedad ni de los medios de producción.

Historia y crítica a las economías mixtas

El término de economía mixta ganó prominencia en el Reino Unido después de la Segunda Guerra Mundial, incluso aunque muchas de las políticas asociadas a este sistema económico fueron inicialmente propuesta en los años treinta. Muchos de sus proponentes eran miembros del partido laborista británico.

Los críticos argumentan que no puede haber terreno entre la economía planificada (socialismo) y la economía de mercado, y, muchos, incluso hoy, cuestionan la validez de este sistema al asociarse como una mezcla entre socialismo y capitalismo. Aquellos que creen que estos dos conceptos no se pueden mezclar consideran que la economía debe ser o bien, de libre mercado, o por su parte socialista.

Los economistas clásicos, así como los marxistas dicen que la ley de la acumulación de capital es lo que impulsa a la economía, o que las formas no monetarias de valoración – transacciones sin dinero – son las que últimamente alimentan la economía. Estos teóricos creen que las economías occidentales están basadas en el ciclo primario capitalista de acumulación de capital.

Los economistas austriacos, comenzando con Ludwing von Mises han argumentado que las economías mixtas no son sostenibles, debido a las consecuencias no intencionadas de las intervenciones del gobierno en la economía, tales como la escasez que frecuentemente ocurre cuando hay control de precios, llevarán a llamadas mayores para incrementar el papel del Estado para compensar estos efectos. Esto sugiere que las economías mixtas son inherentemente inestables y siempre tenderán hacia un mayor socialismo en el tiempo.

Lea: Quién es Elizabeth Warren y cuál es su programa económico

Comenzando con los economistas de mediados del siglo XX, los economistas de la escuela de la elección pública, se ha descrito cómo la interacción de los políticos, los grupos de interés económico y los mercados pueden guiar a las economías mixtas lejos del interés general. La política económica en una economía mixta inevitablemente desvía los flujos de la actividad productiva, de los individuos, empresas e industrias y regiones de un lugar a otro. Esto no solamente crea distorsiones dolorosas en la economía en sí misma, sino que siempre crea grupos de ganadores y perdedores. Esto crea poderosos incentivos para las partes interesadas para que desvíen recursos de las actividades productivas y los utilicen en cabildeo política para ganar influencia en la toma de decisiones legislativas de gobierno para que estas les favorezcan. Esta actividad no productiva es conocida como búsqueda de rentas.

Ventajas de una economía mixta

Una economía mixta tiene las ventajas de una economía de mercado. Primero, distribuye bienes y servicios donde más se necesitan. Permite que los precios se midan por la oferta y la demanda.

En segundo lugar, premia a los productores más eficientes con las mayores ganancias. Eso significa que los clientes obtienen el mejor valor por su dinero. En tercer lugar, fomenta la innovación para satisfacer las necesidades del cliente de manera más creativa, económica o eficiente.

Cuarto, automáticamente asigna capital a los productores más innovadores y eficientes. Ellos, a su vez, pueden invertir el capital en más negocios como ellos.

Una economía mixta también minimiza las desventajas de una economía de mercado, que podría descuidar áreas como la defensa, la tecnología y el sector aeroespacial. Un papel gubernamental más amplio permite una rápida movilización a estas áreas prioritarias.

El papel ampliado del gobierno también asegura que los miembros menos competitivos reciban atención. Eso supera una de las desventajas de una economía de mercado pura que sólo recompensa a aquellos que son más competitivos o innovadores. Aquellos que no pueden competir permanecen en riesgo.

Desventajas de una economía mixta

Una economía mixta también puede asumir todas las desventajas de los otros tipos de economías. Solo depende de qué características enfatice la economía mixta.

Por ejemplo, si el mercado tiene demasiada libertad, puede dejar a los miembros menos competitivos de la sociedad sin ningún apoyo del gobierno.

La planificación central de las industrias gubernamentales también crea problemas. La industria de defensa podría convertirse en un sistema de monopolio u oligarquía subsidiada por el gobierno. Eso podría aumentar la deuda del país, desacelerando el crecimiento económico a largo plazo.

Las empresas exitosas pueden presionar al gobierno para obtener más subsidios y exenciones fiscales. El gobierno podría proteger tanto el libre mercado que no lo regule de modo suficiente. Por ejemplo, las empresas que son demasiado grandes para fracasar podrían ser rescatadas por el gobierno si comenzaban a declararse en quiebra.

Ejemplos de economías mixtas

La Constitución de los Estados Unidos guió a Estados Unidos hacia una economía mixta. La Quinta Enmienda protege la propiedad de la propiedad privada y también limita la interferencia del gobierno en las operaciones comerciales. Eso promueve la innovación que es un sello distintivo de una economía de mercado.

Al mismo tiempo, la Constitución alienta al gobierno a promover el bienestar general que crea la capacidad de utilizar aspectos de una economía dirigida si es para el bien general de las personas.

La Primera Enmienda protege los derechos de los grupos a practicar sus creencias religiosas. Eso permite que comunidades como los Amish en Pensilvania retengan su economía tradicional.

La mayoría de las principales economías del mundo son ahora economías mixtas.

La globalización dificulta que las economías tradicionales o de mando (dirigidas) eviten convertirse en una economía mixta. Una razón es que la mayoría de los líderes de los países se dan cuenta de que su gente recibe un mejor servicio a través del comercio internacional. Según la teoría de la ventaja comparativa, un país prospera cuando exporta lo que hace mejor e importa lo que otro país hace mejor. Es por eso que la mayoría de los países importan petróleo de Arabia Saudita, ropa de China y tequila de México.

Otra razón es que el mercado libre es la base de la economía global. Ningún gobierno lo controla. Las organizaciones mundiales han implementado algunas regulaciones y acuerdos, pero no existe un gobierno mundial con el poder de crear una economía dirigida global.

Tipología de las economías mixtas

Mezcla de mercados libres e intervención estatal

Estados Unidos economía mixta
Estados Unidos es una economía mixta en donde se mezcla la intervención estatal con el libre mercado

Este significado de economía mixta se refiere a una combinación de fuerzas del mercado con intervención estatal en forma de regulaciones, políticas macroeconómicas e intervenciones de bienestar social destinadas a mejorar los resultados del mercado. Como tal, este tipo de economía mixta se enmarca en el marco de una economía de mercado capitalista, con intervenciones macroeconómicas destinadas a promover la estabilidad del capitalismo. Otros ejemplos de actividad gubernamental común en esta forma de economía mixta incluyen la protección del medio ambiente, el mantenimiento de las normas de empleo, un sistema de bienestar estandarizado y el mantenimiento de la competencia.

La mayoría de las economías contemporáneas orientadas al mercado entran en esta categoría, incluida la economía de los Estados Unidos. El término también se utiliza para describir las economías de los países que cuentan con extensos estados de bienestar, como el modelo nórdico practicado por los países nórdicos que combinan los mercados libres con un extenso estado de bienestar.

La economía social de mercado alemana es la política económica de la Alemania moderna que dirige un camino intermedio entre los objetivos de la socialdemocracia y el capitalismo en el marco de una economía de mercado privada y tiene como objetivo mantener un equilibrio entre una alta tasa de crecimiento económico, baja inflación, bajos niveles de desempleo, buenas condiciones de trabajo, bienestar público y servicios públicos mediante la intervención estatal. Bajo su influencia, Alemania salió de la desolación y la derrota para convertirse en un gigante industrial dentro de la Unión Europea.

La Escuela americana es la filosofía económica que dominó las políticas nacionales de los Estados Unidos desde la época de la Guerra Civil estadounidense hasta mediados del siglo XX. Consistió en tres iniciativas políticas centrales: protección de la industria a través de aranceles elevados (1861-1932; cambio a subsidios y reciprocidad de 1932-1970), inversión gubernamental en infraestructura a través de mejoras internas y un banco nacional para promover el crecimiento de las empresas productivas. Durante este período, Estados Unidos se convirtió en la economía más grande del mundo, superando al Reino Unido en 1880, aunque no el Imperio Británico.

Mezcla de empresas privadas y públicas

La aerolínea española es una empresa de tipo mixto al contar con participación público-privada.

Este tipo de economía mixta se refiere específicamente a una mezcla de propiedad privada y pública de la industria y los medios de producción. Como tal, a veces se describe como un «camino intermedio» o estado de transición entre el capitalismo y el socialismo, pero también puede referirse a una mezcla de capitalismo de estado con capitalismo privado.

Los ejemplos incluyen las economías de China, Noruega, Singapur y Vietnam, todas ellas con grandes sectores empresariales estatales que operan junto a grandes sectores privados. La economía francesa contó con un gran sector estatal desde 1945 hasta 1986, mezclando una cantidad sustancial de empresas estatales y empresas nacionalizadas con empresas privadas.

Tras las reformas económicas chinas iniciadas en 1978, la economía china ha reformado sus empresas estatales y ha permitido un mayor margen para que las empresas privadas operen junto con los sectores estatales y colectivos. En la década de 1990, el gobierno central concentró su propiedad en sectores estratégicos de la economía, pero las empresas estatales a nivel local y provincial continúan operando en casi todas las industrias, incluida la tecnología de la información, los automóviles, la maquinaria y la sanidad. La última ronda de reformas empresariales estatales iniciada en 2013 enfatizó el aumento de los pagos de dividendos de las empresas estatales al gobierno central y la reforma de propiedad mixta que incluye una inversión privada parcial en empresas estatales. Como resultado, muchas empresas nominalmente del sector privado son en realidad propiedad estatal de varios niveles de inversores institucionales gubernamentales y estatales; y muchas empresas estatales son parcialmente privadas, lo que resulta en una economía de propiedad mixta.

Mezcla de mercados y planificación económica

Charles De Gaulle y el dirigismo francés una forma de economía mixta
El Dirigismo francés de Charles De Gaulle fue un modelo de economía mixta

Este tipo de economía mixta se refiere a una combinación de planificación económica con las fuerzas del mercado para guiar la producción en una economía y puede coincidir con una combinación de empresas públicas y privadas. Puede incluir economías capitalistas con políticas indicativas de planificación macroeconómica y economías planificadas socialistas que introdujeron fuerzas de mercado en sus economías, como en Hungría.

El dirigismo francés fue una política económica iniciada bajo Charles de Gaulle en Francia, designando una economía donde el gobierno ejerce una fuerte influencia directiva a través de una planificación económica indicativa. En el período de dirigismo, el estado francés utilizó la planificación económica indicativa para complementar las fuerzas del mercado para guiar su economía de mercado. Involucraba el control estatal de industrias tales como las infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones, así como diversos incentivos para que las corporaciones privadas se fusionaran o participaran en ciertos proyectos. Bajo su influencia, Francia experimentó lo que se llama Treinta Años Gloriosos de profundo crecimiento económico.

Hungría inauguró las reformas del Nuevo Mecanismo Económico en 1968 que introdujeron procesos de mercado en su economía planificada. Según este sistema, las empresas aún eran de propiedad pública, pero no estaban sujetas a objetivos de producción física y cuotas de producción especificadas por un plan nacional. Las empresas estaban adscritas a los ministerios estatales que tenían el poder de fusionarlas, disolverlas y reorganizarlas y que establecieron el sector operativo de la empresa. Las empresas tuvieron que adquirir sus insumos y vender sus productos en los mercados, eventualmente erosionando la economía planificada al estilo soviético.

En 2010, el economista australiano John Quiggin escribió: «La experiencia del siglo XX sugiere que una economía mixta superará tanto la planificación central como el laissez-faire. La verdadera pregunta para los debates políticos es determinar la combinación adecuada y la forma en que los sectores público y privado deberían interactuar».

Con información de investopedia.

2 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top