Conceptos

¿Qué es la economía circular y cuáles son sus características?

Economía circular

Una economía circular (a menudo denominada simplemente «circularidad») es un sistema económico destinado a eliminar el desperdicio y el uso continuo de recursos.

También te puede interesar: Claves para la construcción de una economía circular.

Los sistemas circulares emplean la reutilización, el intercambio, la reparación, la restauración, la remanufactura y el reciclaje para crear un sistema de circuito cerrado, minimizando el uso de insumos de recursos y la creación de residuos, contaminación y emisiones de carbono en uso durante más tiempo, mejorando así la productividad de estos recursos.

En una economía circular , todos los «desechos» deben convertirse en «insumos» para otro proceso: ya sea un subproducto o un recurso recuperado para otro proceso industrial o como recursos regenerativos para la naturaleza (por ejemplo, compost). Este enfoque regenerativo contrasta con la economía lineal tradicional, que tiene un modelo de producción de “tomar, fabricar y disponer”.

Modelo de economía lineal
Modelo de economía lineal

Sustentabilidad

Intuitivamente, la economía circular parecería ser más sostenible que el actual sistema económico lineal.

La reducción de los recursos utilizados y los desechos y fugas generados conserva los recursos y ayuda a reducir la contaminación ambiental. Sin embargo, algunos argumentan que estos supuestos son simplistas; que ignoran la complejidad de los sistemas existentes y sus posibles compensaciones. Por ejemplo, la dimensión social de la sostenibilidad parece tratarse solo de forma marginal en muchas publicaciones sobre la economía circular.

Hay casos que pueden requerir estrategias diferentes o adicionales, como la compra de equipos nuevos con mayor eficiencia energética. Al revisar la literatura disponible sobre el tema, un equipo de investigadores de Cambridge y TU Delft pudo demostrar que existen al menos ocho tipos de relaciones diferentes entre la sostenibilidad y la economía circular. Además, es importante subrayar el aspecto de la innovación en el corazón del desarrollo sostenido basado en componentes de economía circular.

Alcance de la economía circular

La economía circular puede tener un amplio alcance. Los hallazgos de la literatura muestran que los investigadores se han centrado en diferentes áreas, como aplicaciones industriales con orientación a productos, recursos naturales y servicios, prácticas y políticas para comprender mejor las limitaciones que enfrenta actualmente la Economía circular, gestión estratégica para detalles de la economía circular y diferentes resultados, como posibles aplicaciones de reutilización y gestión de residuos.

La economía circular incluye productos, infraestructura, equipos y servicios, y en teoría se puede aplicar a todos los sectores industriales. Incluye recursos ‘técnicos’ (metales, minerales, recursos fósiles) y recursos ‘biológicos’ (alimentos, fibras, madera, etc.) La mayoría de las escuelas de pensamiento abogan por un cambio de los combustibles fósiles al uso de energía renovable y enfatizan el papel de la diversidad como una característica de los sistemas resilientes y sostenibles.

La economía circular incluye la discusión del papel del dinero y las finanzas como parte de un debate más amplio, y algunos de sus pioneros han pedido una renovación de las herramientas de medición del desempeño económico.

Un estudio señala cómo la modularización podría convertirse en una piedra angular para permitir la economía circular y mejorar la sostenibilidad de la infraestructura energética. Un ejemplo de un modelo de economía circular es la implementación de modelos de alquiler en áreas de propiedad tradicionales (por ejemplo, electrónica, ropa, muebles, transporte). Al alquilar el mismo producto a varios clientes, los fabricantes pueden aumentar los ingresos por unidad, disminuyendo así la necesidad de producir más para aumentar sus ingresos. Las iniciativas de reciclaje a menudo se describen como una economía circular y es probable que sean los modelos más extendidos.

El uso compartido mediante sistema de alquiler se ha convertido en un aspecto esencial de la economía circular

Antecedentes de la economía circular

Ya en 1966 Kenneth Boulding creó conciencia sobre una “economía abierta” con recursos de insumos y sumideros de producción ilimitados, en contraste con una “economía cerrada”, en la que los recursos y los sumideros están atados y permanecen el mayor tiempo posible como parte de la economía. El ensayo de Boulding “La economía de la nave espacial. Tierra venidera” se cita a menudo como la primera expresión de la “economía circular”, aunque Boulding no usa esa frase.

La economía circular se basa en el estudio de sistemas ricos en retroalimentación (no lineales), particularmente los sistemas vivos. La comprensión contemporánea de la Economía Circular y sus aplicaciones prácticas a los sistemas económicos evolucionó incorporando diferentes características y contribuciones de una variedad de conceptos que comparten la idea de ciclos cerrados. Algunas de las influencias teóricas relevantes son el diseño de la cuna a la cuna, leyes de la ecología (por ejemplo, Barry Commoner en § The Closing Circle), economía de bucle y rendimiento (Walter R. Stahel), diseño regenerativo, ecología industrial, biomimetismo y economía azul.

La economía circular fue modelada por los economistas ambientales británicos David W. Pearce y R. Kerry Turner en 1989. En Economía de los recursos naturales y el medio ambiente, Pearce y Turner señalaron que se desarrolló una economía tradicional de composición abierta sin una tendencia incorporada a reciclar, lo que se reflejó en el tratamiento del medio ambiente como un depósito de residuos.

A principios de la década de 1990, Tim Jackson comenzó a reunir las bases científicas de este nuevo enfoque de la producción industrial en su colección editada Sistema de Producción Limpia, que incluye capítulos de escritores destacados en el campo, como Walter R Stahel, Bill Rees y Robert. Constanza. En ese momento todavía llamado ‘gestión ambiental preventiva’, su libro siguiente Preocupaciones Materiales: Contaminación, Beneficios financieros y la calidad de vida, sintetizó estos hallazgos en un manifiesto para el cambio, alejando la producción industrial de un sistema lineal extractivo hacia una economía más circular.

Aparición de la idea

En su informe de investigación de 1976 a la Comisión Europea, «El potencial para sustituir la mano de obra por energía», Walter Stahel y Genevieve Reday bosquejaron la visión de una economía en bucles (o economía circular) y su impacto en la creación de empleo, la competitividad económica y el ahorro de recursos. y prevención de residuos. El informe fue publicado en 1982 como un libro titulado: Los Empleos del mañana: El potencial para sustituir energía por mano de obra.

En 1982, Walter Stahel recibió el tercer premio en el concurso del Premio Mitchell sobre modelos de negocios sostenibles con un artículo El Factor Producto- vida. El primer premio fue para el entonces Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, el segundo premio para Amory y Hunter Lovins, el cuarto premio para Peter Senge.

Nacimiento del Instituto Stahel

Walter Stahel
Walter Stahel, uno de los principales proponentes de la economía circular.

En 1982 Walter Stahel creó el Instituto Stahel o Instituto Producto- Vida para fomentar la adopción de la economía circular.

Considerado como uno de los primeros think tanks de sostenibilidad pragmáticos y creíbles, los principales objetivos del instituto de Stahel son extender la vida útil de los productos, hacer que los productos duren más, reutilizar los productos existentes y, en última instancia, prevenir el desperdicio. Este modelo enfatiza la importancia de vender servicios en lugar de productos, una idea a la que se hace referencia como «economía funcional de servicios» y que a veces se somete a la noción más amplia de «economía del desempeño». Este modelo también aboga por «una mayor localización de la actividad económica».

Importante: La promoción de una economía circular se identificó como política nacional en el undécimo plan quinquenal de China a partir de 2006.

La Fundación Ellen MacArthur ha esbozado más recientemente la oportunidad económica de una economía circular, reuniendo escuelas de pensamiento complementarias en un intento por crear un marco coherente, dando así al concepto una amplia exposición y atractivo.

Descrito con mayor frecuencia como un marco de pensamiento, sus partidarios afirman que se trata de un modelo coherente que tiene valor como parte de una respuesta al final de la era del petróleo y los materiales baratos, contribuyendo además a la transición hacia una economía baja en carbono.

En línea con esto, una economía circular puede contribuir al cumplimiento del Acuerdo de París COP 21.

Por otra parte, se considera que los compromisos de reducción de emisiones asumidos por 195 países en el Acuerdo de París COP 21 no son suficientes para limitar el calentamiento global a 1,5 ° C. Para alcanzar la ambición de 1,5 ° C, se estima que deben lograrse reducciones de emisiones adicionales de 15 mil millones de toneladas de CO2 por año para 2030. Circle Economy y Ecofys estimaron que las estrategias de economía circular pueden generar reducciones de emisiones que básicamente podrían reducir esa brecha a la mitad.

Alejándose del modelo lineal

Los procesos industriales lineales de “Tomar, fabricar y desperdiciar” y los estilos de vida que dependen de ellos, utilizan reservas finitas para crear productos con una vida útil finita, que terminan en vertederos o incineradores. El enfoque circular, por el contrario, toma conocimientos de los sistemas vivos. Considera que nuestros sistemas deberían funcionar como organismos, procesando nutrientes que puedan retroalimentarse en el ciclo, ya sea biológico o técnico, de ahí los términos de «ciclo cerrado» o «regenerativo» generalmente asociados con él.

En este sentido, la etiqueta genérica de economía circular puede ser aplicada o reivindicada por varias escuelas de pensamiento diferentes, pero todas gravitan en torno a los mismos principios básicos.

Walter R. Stahel, señalado anteriormente, arquitecto, economista y padre fundador de la sostenibilidad industrial. Acreditado por haber acuñado la expresión «De Principio al Principio, o de la cuna a la cuna» (en contraste con «Cradle to Grave», que ilustra nuestra forma de funcionamiento que va desde “la apropiación de los recursos naturales hasta el desperdicio”), a fines de la década de 1970, Stahel trabajó en el desarrollo de un enfoque de procesos de producción de «ciclo cerrado», cofundando el Product-Life Institute en Ginebra. En el Reino Unido, Steve D. Parker investigó los residuos como recurso en el sector agrícola del Reino Unido en 1982, desarrollando nuevos sistemas de producción de circuito cerrado. Estos sistemas imitaron y trabajaban con los ecosistemas biológicos que explotaron.

Hacia la economía circular

En 2013, se publicó un informe titulado Hacia la economía circular: justificación económica y empresarial para una transición acelerada. El informe, encargado por la Fundación Ellen MacArthur y desarrollado por McKinsey & Company, fue el primero de su tipo en considerar la oportunidad económica y comercial para la transición a un modelo circular restaurativo.

Utilizando estudios de casos de productos y análisis de toda la economía, el informe de McKynsey detalla el potencial de beneficios significativos en toda la UE si se adoptaba ña economía circular. Argumentaba que un subconjunto del sector manufacturero de la UE podría lograr ahorros netos en costos de materiales por valor de hasta USD 630 mil millones anuales hacia EL 2025, estimulando la actividad económica en las áreas de desarrollo de productos, refabricación y reacondicionamiento. Hacia la economía circular también identificó los bloques de construcción clave para hacer la transición a una economía circular, a saber, en habilidades en diseño y producción circular, nuevos modelos de negocios, habilidades en la construcción de cascadas y ciclos inversos, y colaboración entre ciclos y sectores.

Otro informe de WRAP y la Alianza Verde (llamado “Empleo y economía circular: creación de empleo en una Gran Bretaña más eficiente en el uso de recursos”), realizado en 2015, ha examinado diferentes escenarios de políticas públicas hasta 2030. Se estima que, sin cambios de política, se crearán 200.000 nuevos puestos de trabajo, reduciendo el desempleo en 54.000. Un escenario político más agresivo podría crear 500.000 nuevos puestos de trabajo y reducir permanentemente el desempleo en 102.000 puestos.

Por otro lado, la implementación de una economía circular en los Estados Unidos ha sido presentada por Ranta y otros, quienes analizaron los impulsores institucionales y las barreras para la economía circular en diferentes regiones del mundo, siguiendo el marco desarrollado por Scott R en el artículo, se seleccionaron diferentes instituciones amigables con el medio ambiente a nivel mundial, y se eligieron dos tipos de procesos de fabricación para el análisis ( 1) una gestión orientada al producto y (2) una gestión de residuos.

Específicamente, en los EE. UU., el caso de empresa orientada al producto en el estudio fue Dell, una empresa estadounidense de fabricación de tecnología informática, que fue la primera empresa en ofrecer reciclaje gratuito a los clientes y en lanzar al mercado una computadora fabricada con materiales reciclados y verificada por terceros. Además, el caso de gestión de residuos que incluye muchas etapas como recolección, eliminación y reciclaje en estudio fue Republic Services, la segunda empresa de gestión de residuos más grande de EE. UU.

Rothenberg y otros propusieron que las estrategias circulares de gestión de residuos se pueden diseñar utilizando un enfoque de pilares múltiples. En este enfoque, el complejo sistema de gestión de residuos urbanos se mapea en distintos pilares, que se evalúan por separado y luego se reintegran en una solución propuesta. Utilizando residuos orgánicos en Ámsterdam como estudio de caso, los investigadores demostraron que las nuevas estrategias para la gestión de residuos requieren innovación tecnológica, social y económica.

La economía circular en el pensamiento religioso

Papa Francisco promotor de la economía circular
El Papa Francisco con su encíclica Laudato Si se ha convertido en un fuerte promotor de la economía circular.

Respondiendo a los desafíos ambientales contemporáneos, que incluyen principalmente el cambio climático, los desastres naturales y la contaminación, el 24 de mayo de 2015 el Papa Francisco dio a conocer al público su encíclica Laudato Si (En español: Alabado Sea), en la que hacía un llamado a promover la economía circular como una forma de garantizar un mejor desarrollo social y económico. En su carta el Papa señalaba:

«Por ejemplo, un camino de desarrollo productivo más creativo y mejor orientado podría corregir el hecho de que haya una inversión tecnológica excesiva para el consumo y poca para resolver problemas pendientes de la humanidad; podría generar formas inteligentes y rentables de reutilización, refuncionalización y reciclado; podría mejorar la eficiencia energética de las ciudades. La diversificación productiva da amplísimas posibilidades a la inteligencia humana para crear e innovar, a la vez que protege el ambiente y crea más fuentes de trabajo. Esta sería una creatividad capaz de hacer florecer nuevamente la nobleza del ser humano, porque es más digno usar la inteligencia, con audacia y responsabilidad, para encontrar formas de desarrollo sostenible y equitativo, en el marco de una noción más amplia de lo que es la calidad de vida. En cambio, es más indigno, superficial y menos creativo insistir en crear formas de expolio de la naturaleza sólo para ofrecer nuevas posibilidades de consumo y de rédito inmediato”.

Desarrollo de la definición de economía circular

En la literatura científica y las revistas profesionales se utilizan más de 100 definiciones diferentes de economía circular. Hay tantas definiciones diferentes en uso, porque el concepto es aplicado por un grupo diverso de investigadores y profesionales (Kirchherr, Reike & Hekkert 2017). Un filósofo de la ciencia puede enfatizar un aspecto diferente del concepto de economía circular que un analista financiero. La diversidad de definiciones también dificulta la medición de lo que entendemos por circularidad.

Las definiciones a menudo se centran en el uso de materias primas o en el cambio de sistema. Las definiciones que se centran en el uso de recursos suelen seguir el enfoque de las 3-R:

Reducir (uso mínimo de materias primas)
Reutilización (máxima reutilización de productos y componentes)
Reciclar (reutilización de materias primas de alta calidad)

La movilidad puede servir como un buen ejemplo. Compartir autos, de compañías como MyWheels y WeGo, significa que menos personas tienen que comprar sus propios autos. Esto reduce el uso de materias primas (reducir). Si el motor de un automóvil está roto, se puede reparar o el chasis y el interior del automóvil se pueden usar para fabricar o renovar otro automóvil (reutilización). Cuando estas piezas ya no se pueden reutilizar, el metal, el tejido y el plástico de las piezas se pueden fundir para poder fabricar un nuevo coche con ellas (reciclaje).

Dato de interés: La economía circular ha encontrado recientemente puntos de apoyo en otros modelos de negocio como la economía colaborativa, gracias a la irrupción de plataformas tecnológicas que permiten el aprovechamiento más eficiente de los recursos. Dentro de estas plataformas podemos encontrar las que permiten el uso de autos compartidos, la compra de ropa y bienes usados que se venden de persona a persona, entre otras.

¿Cuál es la diferencia entre economía circular y lineal?

Una economía circular es fundamentalmente diferente de una economía lineal. En pocas palabras, en una economía lineal extraemos materias primas que procesamos en un producto que se desecha después de su uso. En una economía circular, cerramos los ciclos de todas estas materias primas. Cerrar estos ciclos requiere mucho más que reciclar. Significa cambiar la forma en que se crea y se conserva el valor, cómo se hace más sostenible la producción y qué modelos de negocio se utilizan. Estos aspectos se explican con más detalle a continuación.

De nuevas materias primas a la preservación del valor

El sistema circular y el sistema lineal se diferencian entre sí en la forma en que se crea o se mantiene el valor. Una economía lineal sigue tradicionalmente el plan paso a paso de “tomar-hacer-disponer”. Esto significa que las materias primas se recolectan y luego se transforman en productos que se utilizan hasta que finalmente se descartan como desechos. El valor se crea en este sistema económico produciendo y vendiendo tantos productos como sea posible.

Figura 1: la gran reutilización de materias primas en una economía circular. En la imagen, las líneas gruesas significan un alto uso de recursos, mientras que las líneas delgadas simbolizan un uso de recursos a una escala más baja.

Por otra parte, la incorporación de las 3R (parte esencial de la economía circular), se puede hacer usando bienes con más personas, como autos compartidos. Los productos también se pueden convertir en servicios, como Spotify vende licencias de escucha en lugar de CDs. En este sistema, el valor se crea centrándose en la preservación del valor.

De la ecoeficiencia a la ecoeficacia

La perspectiva de la sostenibilidad es diferente en una economía circular que en una economía lineal. Cuando se trabaja en sostenibilidad dentro de una economía lineal, la atención se centra en la ecoeficiencia. Esto es para minimizar el impacto ecológico por el mismo resultado. Dentro de una economía circular, se busca la sostenibilidad en el aumento de la ecoeficacia del sistema. Esto significa que no solo se minimiza el impacto ecológico, sino que el impacto ecológico, económico y social es incluso positivo (Kjaer, Pigosso, 2019).

Esta diferencia se puede ilustrar con la producción de carne vacuna. La cría de vacas para carne produce emisiones de gas metano, un fuerte gas de efecto invernadero. En una economía lineal, la producción de carne de res se hace más sostenible al cambiar la forma en que se alimenta a las vacas, de modo que emitan menos gas metano por la misma cantidad de carne. Esto hace que la producción sea más ecoeficiente. En una economía circular, la producción se vuelve más sostenible al no hacer carne de vacuno, sino imitándola como sustituto de la carne (Tal y como hacen empresas como Beyond Meat e Impossible Foods). Para el sustituto de la carne, se cultivan plantas que contribuyen a la biodiversidad, el empleo y la gestión del paisaje. De esta forma, se incrementa el impacto ecológico, económico y social de la misma producción de «carne de vacuno».

Para lograr la ecoeficacia, los flujos residuales deben reutilizarse para una función que sea la misma (reciclaje funcional) o incluso superior (reciclaje) que la función original del material. Como resultado, el valor se retiene por completo o incluso aumenta. Por ejemplo: el hormigón se muele en gránulos que se utilizan para producir el mismo muro o un muro más fuerte. Esto es diferente en una economía lineal. Un sistema ecoeficiente normalmente funciona en el reciclaje: un (p parte de un) producto se reutiliza para una aplicación de baja calidad que reduce el valor del material y dificulta la reutilización del flujo de material nuevamente. Por ejemplo: los residuos de hormigón se procesan en el asfalto de la superficie de la carretera.

Otros modelos de negocio

Un modelo lineal trata las materias primas de manera ineficiente, porque el énfasis no está en su conservación.

En una economía circular, este es el enfoque. Esto significa que también se utilizan otros modelos de negocio en una economía circular, con más énfasis en los servicios que en los productos. Un ejemplo de modelo que facilita la transición a la economía circular es una combinación de producto-servicio (Product-As-A-Service System), que se ve como un modelo para integrar productos y servicios.

Ejemplo: Un ejemplo generalizado de combinación de productos y servicios es el sistema de impresión Xerox, en el que las empresas reciben una impresora sin cargo y pagan por copia. Este sistema encaja bien dentro de la economía circular, porque como fabricante, Xerox tiene interés en asegurar que la impresora dure mucho tiempo, pudiendo repararla y actualizarla. En el sistema de ventas lineal, el fabricante a menudo se beneficia si el producto se descompone rápidamente para poder vender un nuevo producto.

Diferencias entre la economía lineal y la economía circular

 Economía linealEconomía circular
Plan paso a pasoTomar, fabricar, desperdiciarReducir, reusar y reciclar.
EnfoqueEco-eficienciaEco-efectividad.
Fronteras del sistema.Corto plazo, de la compra a las ventas.Largo plazo, múltiples ciclos de vida.
Cómo es el ciclo de la reutilización.Ciclo de pérdida de valorCiclo de aumento del valor en cada nueva aplicación de los recursos.

Tres elementos de la economía circular

Según Korhonen, Nuur, Feldmann & Birkie (2018), las definiciones que se centran en el cambio de sistema a menudo enfatizan tres elementos, que se explican con más detalle a continuación:

Ciclos cerrados
Energía renovable
Pensamiento sistémico

Algunos investigadores sostienen que la inclusión social también es una parte necesaria de la economía circular (Korhonen, Honkasalo y Seppälä, 2018).

Ciclos cerrados

En una economía circular, los ciclos de los materiales se cierran siguiendo el ejemplo de un ecosistema.

No existe tal cosa como desperdicio, porque cada flujo residual puede usarse para fabricar un nuevo producto. Se eliminan las sustancias tóxicas y los flujos residuales se separan en un ciclo biológico y técnico. Los productores recuperan sus productos después de su uso y los reparan para una nueva vida útil (Fundación Ellen MacArthur, 2015). En este sistema, por lo tanto, no solo es importante que los materiales se reciclen correctamente, sino también que los productos, componentes y materias primas sigan siendo de alta calidad en estos ciclos (Korhonen, Nuur, Feldmann & Birkie, 2018).

Energía renovable

Al igual que las materias primas y los productos, la energía también dura el mayor tiempo posible en una economía circular. El sistema económico circular se alimenta de fuentes de energía renovables. Debido a que no es posible reciclar energía, no se mencionan los ciclos de energía o los ciclos de energía, sino los «flujos de energía de tipo cascada» (Ellen MacArthur Foundation, 2015). Un ejemplo de esto es la coproducción de calor y energía.

Pensamiento sistémico

La economía circular no solo requiere ciclos cerrados de materiales y energía renovable, sino también pensamiento sistémico. Cada actor de la economía (empresa, persona, organismo) está conectado con otros actores. Juntos, esto forma una red en la que las acciones de un jugador influyen en otros jugadores. Para tener esto en cuenta, se deben tener en cuenta las consecuencias a corto y largo plazo en las elecciones, así como el impacto de toda la cadena de valor (Fundación Ellen MacArthur, 2015).

Algunos de los elementos de una economía circular mencionados anteriormente y otros en relación entre sí.

Con información de Kennis Kaarten.

Deja tus comentarios

Arriba