Conceptos

¿Qué es la deuda externa y cuáles son sus características?

deuda externa

¿Qué es la deuda externa?

La deuda externa es la porción de la deuda de un país que se obtiene de prestamistas extranjeros, incluidos bancos comerciales, gobiernos o instituciones financieras internacionales. Estos préstamos, incluidos los intereses, generalmente deben pagarse en la moneda en que se realizó el préstamo. Para ganar la moneda necesaria, el país prestatario puede vender y exportar bienes al país prestamista.

Ideas clave

  • La deuda externa es la porción de la deuda de un país que se presta de prestamistas extranjeros a través de bancos comerciales, gobiernos o instituciones financieras internacionales.
  • Si un país no puede pagar su deuda externa, se enfrenta a una crisis de deuda.
  • Si una nación no paga su deuda externa, se dice que está en incumplimiento soberano.
  • La deuda externa puede tomar la forma de un préstamo vinculado, mediante el cual el prestatario debe aplicar cualquier gasto de los fondos al país que otorga el préstamo.

Comprendiendo la deuda externa

Una crisis de deuda puede ocurrir si un país con una economía débil no puede pagar la deuda externa debido a la incapacidad de producir y vender bienes y obtener un rendimiento rentable. El Fondo Monetario Internacional (FMI) es una de las agencias que realiza un seguimiento de la deuda externa de los países. El Banco Mundial publica un informe trimestral sobre estadísticas de deuda externa.

Si una nación no puede o se niega a pagar su deuda externa, se dice que está en incumplimiento soberano. Esto puede llevar a que los prestamistas retengan futuras liberaciones de activos que pueda necesitar el país prestatario. Tales instancias pueden tener un efecto rodante. La moneda del prestatario puede colapsar, y el crecimiento económico general de la nación se estancará.

Las condiciones de incumplimiento pueden dificultar que un país reembolse lo que debe además de las sanciones que el prestamista ha impuesto contra la nación delincuente. Los incumplimientos y quiebras en el caso de los países se manejan de manera diferente a los incumplimientos y quiebras en el mercado de consumo. Es posible que los países que no cumplen con la deuda externa puedan evitar tener que pagarla.

Cómo la deuda externa es utilizada por el prestatario

En ocasiones, denominada deuda externa, las corporaciones y los gobiernos pueden adquirir deuda externa. En muchos casos, la deuda externa toma la forma de un préstamo vinculado, lo que significa que los fondos asegurados a través del financiamiento deben gastarse en la nación que proporciona el financiamiento. Por ejemplo, el préstamo podría permitir que una nación compre los recursos que necesita del país que otorgó el préstamo.

La deuda externa, en particular los préstamos vinculados, podría establecerse para fines específicos definidos por el prestatario y el prestamista en un acuerdo. Dicha ayuda financiera podría utilizarse para abordar las necesidades humanitarias o de desastres. Por ejemplo, si una nación enfrenta una hambruna severa y no puede obtener alimentos de emergencia a través de sus propios recursos, podría utilizar la deuda externa para obtener alimentos de la nación que proporciona el préstamo vinculado. Si un país necesita construir su infraestructura energética, podría aprovechar la deuda externa como parte de un acuerdo para comprar recursos, como los materiales para construir plantas de energía en áreas desatendidas.

Elementos clave de la deiuda externa

La deuda externa tiene los elementos comunes de todo crédito adquirido en el mercado financiero más elementos propios que nos ayudan a entender sus particularidades y su funcionamiento.

Estos son los elementos clave de la deuda externa_

  • Pasivos corrientes pendientes y reales
  • Los pasivos de deuda incluyen los atrasos de capital e intereses.

Principal e interés

Cuando el costo de los préstamos se paga periódicamente, como ocurre comúnmente, se conoce como pago de intereses. Todos los demás pagos de valor económico del deudor al acreedor que reducen el monto del principal pendiente se conocen como pagos del principal. Sin embargo, la definición de deuda externa no distingue entre pagos de principal o pagos de intereses, o pagos para ambos. Además, la definición no especifica que el momento de los pagos futuros de capital y / o intereses deba conocerse para que un pasivo se clasifique como deuda.

Residencia

Para calificar como deuda externa, los pasivos de la deuda deben ser adeudados por un residente a un no residente. La residencia está determinada por el lugar donde el deudor y el acreedor tienen sus centros de interés económico, por lo general, dónde se encuentran normalmente, y no por su nacionalidad.

Actual y no contingente

Los pasivos contingentes no están incluidos en la definición de deuda externa. Estos se definen como arreglos bajo los cuales se deben cumplir una o más condiciones antes de que tenga lugar una transacción financiera. Sin embargo, desde el punto de vista de la comprensión de la vulnerabilidad, existe un interés analítico en el impacto potencial de los pasivos contingentes en una economía y en sectores institucionales particulares, como el gobierno.

En general, la deuda externa se clasifica en cuatro tipos:

(1) deuda pública y con garantía pública;
(2) créditos privados no garantizados;
(3) depósitos del banco central; y
(4) préstamos adeudados al FMI.

Sin embargo, el tratamiento exacto varía de un país a otro. Por ejemplo, mientras Egipto mantiene esta clasificación de cuatro tipos, en India se clasifica en siete tipos:

(a) Multilateral,
(b) Bilateral,
(c) préstamos del FMI,
(d) Crédito comercial,
(e) préstamos comerciales,
(f) depósitos de indios no residentes y personas de origen indio,
(g) deuda en rupias, y
(h) deuda NPR.

Sostenibilidad de la deuda externa

La deuda sostenible es el nivel de deuda que permite a un país deudor cumplir con sus obligaciones actuales y futuras de servicio de la deuda en su totalidad, sin recurrir a más alivio o reprogramación de la deuda, evitando la acumulación de atrasos, mientras que permite un nivel aceptable de crecimiento económico.

El análisis de sostenibilidad de la deuda externa generalmente se realiza en el contexto de escenarios a mediano plazo. Estos escenarios son evaluaciones numéricas que tienen en cuenta las expectativas del comportamiento de las variables económicas y otros factores para determinar las condiciones bajo las cuales la deuda y otros indicadores se estabilizarían a niveles razonables, los principales riesgos para la economía y la necesidad y el alcance del ajuste de políticas. En estos análisis, las incertidumbres macroeconómicas, como las perspectivas para la cuenta corriente, y las incertidumbres políticas, como para la política fiscal, tienden a dominar las perspectivas a mediano plazo.

El Banco Mundial y el FMI sostienen que «se puede decir que un país logra la sostenibilidad de la deuda externa si puede cumplir con sus obligaciones actuales y futuras de servicio de la deuda externa en su totalidad, sin recurrir a la reprogramación de la deuda o la acumulación de atrasos y sin comprometer el crecimiento». Según estas dos instituciones, «reducir el valor actual neto (VAN) de la deuda pública externa a aproximadamente el 150 por ciento de las exportaciones de un país o el 250 por ciento de los ingresos de un país» ayudaría a eliminar esta «barrera crítica para la sostenibilidad de la deuda a largo plazo». Se cree que la alta deuda externa es perjudicial para la economía.

Indicadores

Existen varios indicadores para determinar un nivel sostenible de deuda externa. Si bien cada uno tiene su propia ventaja y peculiaridad para hacer frente a situaciones particulares, no existe una opinión unánime entre los economistas sobre un único indicador. Estos indicadores están principalmente en la naturaleza de las razones, es decir, la comparación entre dos tipos de deuda y la relación al respecto y, por lo tanto, facilitan a los responsables políticos en su ejercicio de gestión de la deuda externa. Estos indicadores pueden considerarse como medidas de la «solvencia» del país, ya que consideran el saldo de la deuda en un momento determinado en relación con la capacidad del país para generar recursos para pagar el saldo pendiente.

Ejemplos de indicadores de carga de la deuda incluyen el

(a) relación deuda / PIB,
(b) relación deuda externa / exportaciones,
(c) relación deuda pública / ingresos fiscales actuales, etc.

Este conjunto de indicadores también cubre la estructura de la deuda pendiente, que incluye:

(d) Participación de la deuda externa,
(e) Deuda a corto plazo, y
(f) Deuda en condiciones favorables («préstamos con un elemento de donación original del 25 por ciento o más») en el saldo total de la deuda.

Un segundo conjunto de indicadores se centra en los requisitos de liquidez a corto plazo del país con respecto a sus obligaciones de servicio de la deuda. Estos indicadores no solo son útiles señales de alerta temprana de problemas del servicio de la deuda, sino que también resaltan el impacto de las compensaciones intertemporales derivadas de decisiones de préstamos anteriores. Ejemplos de indicadores de monitoreo de liquidez incluyen la:

(a) Relación entre el servicio de la deuda y el PIB,
(b) Relación del servicio de la deuda externa con las exportaciones,
(c) Servicio de la deuda pública con relación al ingreso fiscal actual

Los indicadores finales son más prospectivos, ya que señalan cómo evolucionará la carga de la deuda con el tiempo, dado el stock actual de datos y la tasa de interés promedio. Los índices dinámicos muestran cómo cambiarían los índices de carga de la deuda en ausencia de reembolsos o nuevos desembolsos, lo que indica la estabilidad de la carga de la deuda. Un ejemplo de relación dinámica es la relación entre la tasa de interés promedio de la deuda pendiente y la tasa de crecimiento del PIB nominal.

Impagos

Cuando un país no puede cumplir con sus obligaciones soberanas se puede decir que ha entrado en un impago o default.

Para los créditos generales, así como para la deuda soberana de un país, un incumplimiento de la deuda ocurre cuando un prestatario no paga su préstamo en el momento del vencimiento. El tiempo que ocurre un incumplimiento varía, dependiendo de los términos acordados entre el acreedor y el prestatario. Algunos préstamos incumplen después de fallar un pago, mientras que otros lo hacen sólo después de fallar tres o más pagos. En tal caso, pueden ocurrir graves repercusiones, como obtener una mala calificación crediticia.

A nivel de deudas soberanas se han hecho tristemente célebres los casos de la deuda soberana argentina en el 2001, 2014 y 2020, la crisis de la deuda griega en 2012 y 2015 como consecuencia de la crisis económica global de 2008 en adelante, y la crisis de la deuda venezolana en 2019.

Los impagos y la crisis de la deuda hacen que para estas naciones sea más costoso adquirir créditos a nivel internacional, como consecuencia los intereses serán más caros en la medida en que las agencias calificadoras de riesgo ( como Fitch o Standard & Poor’s califiquen a estos países como en riesgo de default). En el lado opuesto, mientras mejor sea la calificación crediticia de un país, mejores serán las condiciones para adquirir créditos en los mercados internacionales, tal es el caso de países como Estados Unidos y Alemania, ya que debido a su casi inexistente riesgo de default pueden endeudarse con tasas de interés muy bajas y potenciar su crecimiento económico de una manera mucho más fácil.

En este contexto, el nivel del apalancamiento financiero (la posibilidad de impulsar sus proyectos económicos con recursos que no son propios) que puede tener una nación dependerá en gran medida de la administración eficiente de sus recursos, de indicadores como su PIB, su historial de cumplimiento en materia de deuda adquirida, su nivel de déficit público y las perspectivas de mejora o empeoramiento de su economía.

Con información de Investopedia.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top