Conceptos

¿Qué es el déficit público? | Concepto

El déficit público -  concepto

Uno de los conceptos más importantes en macroeconomía es el déficit público. Este indicador nos ayuda, junto al PIB, el PIB PPA y el Índice de Desarrollo Humano, a medir la salud de la economía de una nación y a definir sus perspectivas de prosperidad en el mediano y largo plazo.

Concepto

El déficit público se produce cuando existe una diferencia negativa entre los gastos de una nación, por cuenta de inversiones públicas, deuda pública, gastos sociales, gastos administrativos, y los ingresos que percibe el Estado por vía de impuestos (Impuesto al valor agregado, sobre la renta, sobre las importaciones, impuesto al consumo, impuesto a las transacciones financieras, etc). Es decir, tenemos un déficit público cuando los estados gastan más de lo que ingresan. En caso contrario, cuando los ingresos superiores a los gastos, sea crea el superávit público.

Presupuestos estatales

Cada año las administraciones públicas deben tener un presupuesto de sus gastos en materia social, burocrática e inversiones en infraestructura y deuda. Al momento de hacer estos presupuestos los gobiernos deben tener en cuenta cuáles serán las fuentes de ingresos con los que se van a financiar estos gastos. Si los planes de gastos son ambiciosos, los gobiernos deben considerar ajustes en su política tributaria aumentando los impuestos o reestructurando los que pueda, de manera que pueda existir un mayor recaudo, a esto último lo llamamos reformas tributarias. Si dentro del presupuesto gubernamental los gastos superan a lo que se va a ingresar, entonces el gobierno debe considerar que va a tener un déficit público ( o saldo en rojo) que tendrá que cubrir con la emisión de bonos de deuda pública o pidiendo prestado directamente a los organismos internacionales.

¿Es bueno o es malo el déficit público?

Desde la perspectiva de la economía neoclásica, los estados deben ser estructuras mínimas, que garanticen la estabilidad jurídica e intervengan lo menos posible en la economía y los mercados, por esto se considera que el Estado no debería incurrir en déficit público, ya que este tiende a tener que ser financiado por posteriores impuestos sobre la población. Si en el largo plazo tenemos mayores impuestos para cubrir la deuda en la que se ha incurrido para cubrir el déficit, el resultado será el estancamiento económico. Por esto, desde una perspectiva de la economía neoclásica el déficit público es algo que debe evitarse a toda costa. A parte del hecho de que cuando existe un alto déficit público en una nación, los servicios de deuda se encarecen, ya que los inversionistas tienden a considerar más riesgoso invertir en un país con un alto nivel de déficit.

Desde una perspectiva keynesiana o neokeynesiana, los Estados deben tener políticas fiscales más flexibles. Esto significa que está bien que el Estado gaste más de lo que ingresa, si este gasto se usa para financiar el crecimiento económico con inversiones en escuelas, infraestructura de transporte, salud, vivienda, investigación y desarrollo. Desde esta perspectiva un déficit público moderado, en el que se ha incurrido por razones estratégicas para el desarrollo no tiene que ser una preocupación cuando se tiene una inflación controlada y la economía se mantiene en crecimiento, pues un mayor crecimiento económico significa que en el futuro habrá una economía más sólida que podrá proveer buenos recursos vía impuestos para cubrir las deudas y el déficit público.

Diferencias entre partidos políticos frente al déficit público

Los partidos políticos en las economías occidentales han tendido a dividirse en dos facciones, por un lado están los conservadores (también llamados neoliberales) y por el otro lado tenemos a los liberales ( neokeynesianos). Los partidos políticos de corte conservador, como por ejemplo el partido republicano estadounidense y el movimiento del Tea Party, son reacios al déficit público y proponen múltiples estrategias para reducirlo, como menor gasto público social y mayores impuestos sobre la clase media. Por otra parte los partidos políticos liberales, como el caso del Partido de los Trabajadores de Brasil o el Partido demócrata estadounidense, son más tolerantes con el déficit público, pues consideran que los gastos sociales son inversiones en el crecimiento de la economía que brindarán retornos importantes en el futuro.

¿En qué sentido es importante reducir el déficit público?

Cuando existe un déficit público grande de las naciones que se extiende a lo largo de los años, este tiene que ser financiado mediante dos formas: La emisión de más moneda local, lo que puede ocasionar inflación y pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos, o mediante el crédito externo, que generalmente tiene intereses que varían de acuerdo a la percepción de riesgo que existe sobre la economía que adquiere el crédito. Agencias calificadoras de crédito como Fitch Ratings, pueden calificar la deuda de una nación como deuda buena o mala, dependiendo de factores como el nivel de déficit, los impuestos que recauda el Estado y el crecimiento económico de la nación en cuestión. El pago de intereses puede, en ocasiones, ser una carga muy elevada para los ciudadanos, si la economía no muestra signos importantes de crecimiento, por lo que es importante que las naciones traten de reducir sus déficits sin descuidar el gasto público en sectores económicos y actividades que impulsen el desarrollo nacional.

Cómo se calcula el déficit público

El déficit público se calcula teniendo en cuenta el tamaño de la economía nacional en la que se encuentra el Estado de referencia. Si decimos, por ejemplo que la economía del país «Valayú» tiene un tamaño de 100.000 millones de dólares para el año fiscal 2020, y el Estado de Valayú incurrió ese año en gastos de 10.000 millones de dólares, y a la vez logró recaudar 9.000 millones de dólares en impuestos, la diferencia de gastos e ingresos es de 1.000 millones de dólares. Teniendo como referente la economía nacional o su PIB total, tenemos que esos 1000 millones de dólares que el Estado gastó de más, corresponden al 1% del PIB, lo cual quiere decir que el déficit público fue del 1%.

Déficit público en algunos países

Los déficits públicos de las principales economías de referencia son los siguientes:

Colombia: 2.7% del PIB

México: 1.1% del PIB

Estados Unidos: 3.9% del PIB

Brasil: 1.1% del PIB

Argentina: 6% del PIB

Venezuela: 46.1% del PIB (Cifras del 2017)

China: 3.8% del PIB

Ejemplo de economía sin déficit

Tenemos casos de economías que no presentan un déficit en sus finanzas públicas. En este caso hablamos de superávits públicos. En el caso de Noruega, por ejemplo, su superávit público es de 4.4% del PIB, lo que significa que sus ingresos fueron un 4.4 por ciento mayores a sus egresos con referencia al PIB Nacional.

Otros ejemplos de superávit público son:

Dinamarca: Superávit de 1.1% del PIB

Suiza: 1.1% del PIB

Ejemplo de economía sin superávit ni déficit:

Suecia es un ejemplo de una economía que ha logrado que sus gastos fueran iguales a sus ingresos: Para el año fiscal de 2012, tanto los gastos como los ingresos de la administración pública de Suecia fueron de 0.27 trillones de dólares, por lo que el déficit público fue de 0%.

Con información de BBVA

10 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top