Conceptos

¿Qué es el costo de capital y cuál es su importancia?

Costo de capital

Costo de capital (C.C.)o costo de capitalización es un concepto propio de las finanzas corporativas y hace referencia al rendimiento requerido necesario para que un proyecto de presupuesto de capital, como la construcción de una nueva fábrica, valga la pena. Cuando los analistas e inversores discuten el costo de capital, generalmente se refieren al promedio ponderado del costo de la deuda de una empresa y el costo del capital social combinados.

La métrica del costo de capitalización es utilizada internamente por las empresas para juzgar si un proyecto de capital vale la pena el gasto de recursos y por los inversores que lo utilizan para determinar si una inversión vale el riesgo en comparación con el rendimiento. El costo de los activos a invertir (o C.C.) depende del modo de financiamiento utilizado. Se habla del costo del capital social si el negocio se financia únicamente a través del capital social (acciones), o al costo de la deuda si se financia únicamente mediante deuda.

Muchas empresas utilizan una combinación de deuda y capital social para financiar sus negocios y, para tales empresas, el costo total de capital se deriva del costo promedio ponderado de todas las fuentes de capital, este costo es ampliamente conocido como el costo promedio ponderado del capital (CPPC).

¿Qué nos dice el costo de capital?

El costo de capital representa una tasa límite que una empresa debe superar antes de que pueda generar valor, y se utiliza ampliamente en el proceso de presupuestación de capital para determinar si una empresa debe continuar con un proyecto.

El concepto de costo de capital también se usa ampliamente en economía y contabilidad. Otra forma de describir el costo de capital es el costo de oportunidad de realizar una inversión en una empresa. Por lo tanto la administración inteligente de la empresa solo invertirá en iniciativas y proyectos que proporcionen retornos que excedan el costo de su capital.

El costo de capital, desde la perspectiva de un inversionista, es el rendimiento esperado por quien está proporcionando el capital para una empresa. En otras palabras, es una evaluación del riesgo del capital social de una empresa. Al hacer esto, un inversor puede observar la volatilidad (o medida de volatilidad, también llamada Beta) de los resultados financieros de una empresa para determinar si una determinada acción es demasiado arriesgada o sería una buena inversión.

Ideas clave

Este concepto representa el rendimiento que necesita una empresa para emprender un proyecto de capital, como la compra de nuevos equipos o la construcción de un nuevo edificio.

El costo de capital generalmente abarca el costo tanto del capital como de la deuda, ponderado de acuerdo con la estructura de capital existente o preferida de la empresa, conocida como costo promedio ponderado del capital (CPPC).

Las decisiones de inversión de una empresa para nuevos proyectos siempre deben generar un rendimiento que exceda el costo de capitalización de la empresa utilizado para financiar el proyecto; de lo contrario, el proyecto no generará un rendimiento para los inversores.

Costo de capital promedio ponderado

El costo de capitalización de una empresa se calcula típicamente utilizando la fórmula del costo de capital promedio ponderado que considera el costo tanto de la deuda como del capital social, lo que conocemos como acciones. Cada categoría del capital de la empresa se pondera proporcionalmente para llegar a una tasa combinada, y la fórmula considera todos los tipos de deuda y capital en el balance general de la empresa, incluidas las acciones ordinarias y preferentes, los bonos y otras formas de deuda.

Fórmula para hallar el costo de capitalización

Hallar el costo de la deuda

deuda

Cada empresa tiene que trazar su estrategia de financiación en una etapa temprana. El concepto de costo (del dinero o de los activos C.C.) se convierte en un factor crítico para decidir qué vía de financiamiento seguir: deuda, capital o una combinación de los dos.

Las empresas en etapa inicial rara vez tienen activos considerables para comprometer como garantía para el financiamiento de la deuda, por lo que el financiamiento de acciones se convierte en el modo predeterminado de financiamiento para la mayoría de ellas. Las empresas menos establecidas con antecedentes operativos limitados pagarán un costo más alto por el capital que las empresas más antiguas con antecedentes sólidos, ya que los prestamistas e inversores exigirán una prima de riesgo más alta para las primeras. Es decir, en la medida en que una empresa es más riesgosa, aumentará su costo de capital de deuda.

El costo de la deuda es simplemente la tasa de interés que paga la empresa por su deuda. Sin embargo, dado que los gastos por intereses son deducibles de impuestos, la deuda se calcula después de impuestos de la siguiente manera:

Costo de la deuda = (Gastos por intereses / deuda total ) x (1 – T)

dónde:

Gastos por intereses = Interés pagado sobre la deuda actual de la empresa, y
T = tasa impositiva marginal de la empresa.

El costo de la deuda también se puede estimar agregando un diferencial de crédito a la tasa libre de riesgo y multiplicando el resultado por (1 – T).

Hallar el costo del capitalización de acciones

capital social

El costo de las acciones es más complicado, ya que la tasa de rendimiento exigida por los inversores en acciones no está tan claramente definida como los intereses fijados por los prestamistas. El costo de capital de acciones se aproxima por el modelo de precios de activos de capital de la siguiente manera:

Modelo de precios de activos de Capital (Costo de la acción) = Rf + β (Rm – Rf)

dónde:

β = Beta.
Rf = tasa de rendimiento libre de riesgo
Rm = tasa de rendimiento del mercado

Beta (la medida de volatilidad de una compañía en comparación al mercado) se utiliza en la fórmula de Modelo de precios de activos de capital para estimar el riesgo, y la fórmula requeriría un beta de acciones propias de una empresa que cotiza en el mercado bursátil. Para las empresas privadas, se estima una beta en función de la beta media de un grupo de empresas similares que coticen en la bolsa. Los analistas pueden refinar esta versión beta calculándola sin apalancamiento, después de impuestos. El supuesto general es que la beta de una empresa privada será la misma que la beta promedio de la industria.

El costo total de capital de la empresa se basa en el promedio ponderado de estos costos. Por ejemplo, consideremos una empresa con una estructura de capital que consta de 70% de capital (acciones) y 30% de deuda; su costo de capital social es del 10% y su costo de la deuda después de impuestos es del 7%.

Por tanto, su Costo de capital promedio ponderado sería:

(0.7×10%)+(0.3×7%) = 9.1%

Este es el costo de capitalización que se usaría para descontar los flujos de efectivo futuros de proyectos potenciales y otras oportunidades para estimar su valor actual neto (VAN) y la capacidad de generar valor.

Las empresas se esfuerzan por lograr la combinación de financiamiento óptima basada en el costo de capital para diversas fuentes de financiamiento. El financiamiento de deuda tiene la ventaja de ser más eficiente desde el punto de vista fiscal que el financiamiento de capital social, ya que los gastos por intereses son deducibles de impuestos y los dividendos de las acciones ordinarias se pagan con dólares después de impuestos. Sin embargo, demasiada deuda puede resultar en un apalancamiento peligrosamente alto, lo que resulta en tasas de interés más altas buscadas por los prestamistas para compensar el mayor riesgo de incumplimiento.

Consideraciones fiscales al momento de definir el costo de la capitalización

Un elemento a considerar al decidir financiar proyectos de capital a través de capital o deuda es la posibilidad de cualquier ahorro fiscal al contraer deuda, ya que el gasto por intereses puede reducir la renta sobre la cual tiene que pagar impuestos una empresa y, por lo tanto, su obligación de impuesto sobre la renta, es decir sus impuestos.

Sin embargo, el Teorema de Modigliani-Miller (M&M) establece que el valor de mercado de una empresa es independiente de la forma en que se financia y muestra que, bajo ciertos supuestos, el valor de las empresas apalancadas frente a las no apalancadas es igual, en parte porque otros costos compensan cualquier ahorro fiscal que provenga de un mayor financiamiento por cuenta de la deuda.

Ejemplos

Cada industria tiene su propio costo de capitalización predominante. Para algunas empresas, el costo de capital es menor que su tasa de descuento ( el coste de capital que se aplica para determinar el valor presente de un pago futuro) . Algunos departamentos de finanzas pueden reducir sus tasas de descuento para atraer capital o aumentarlo de manera incremental para crear un colchón dependiendo del riesgo con el que se sientan cómodos.

A enero de 2019, las empresas químicas diversificadas de los Estados Unidos tenían el mayor costo de activos (C.C.) del mercado con un 10,72%. Las compañías de servicios financieros no bancarios y de seguros señalaban tener el costo de capital más bajo con un 3,44%. El costo de capital también es alto entre las empresas farmacéuticas y de biotecnología, los fabricantes de acero, los mayoristas de alimentos, las empresas de Internet (software) y las empresas integradas de petróleo y gas.

Esas industrias tienden a requerir una importante inversión de capital en investigación, desarrollo, equipos y fábricas. Entre las industrias con costos de capital más bajos se encuentran los bancos de centros monetarios, los hospitales y las instalaciones de atención médica, las compañías eléctricas, los fideicomisos de inversión inmobiliaria (REIT), las reaseguradoras, las empresas minoristas de comestibles y alimentos y los servicios públicos (tanto generales como de agua). Estas empresas pueden requerir menos equipo o beneficiarse de flujos de efectivo muy constantes.

La diferencia entre el costo de capitalización y la tasa de descuento

El costo del capitalización y la tasa de descuento son algo similares y, a menudo, se usan indistintamente. El costo de capital a menudo lo calcula el departamento de finanzas de una empresa y la administración lo utiliza para establecer una tasa de descuento (o tasa límite) que debe superarse para justificar una inversión.

Dicho esto, la administración de una empresa debe cuestionar su costo de capital generado internamente, ya que puede ser tan conservador como para disuadir la inversión. El costo de capitalización también puede diferir según el tipo de proyecto o iniciativa; una iniciativa altamente innovadora pero arriesgada debería tener un costo de capital más alto que un proyecto para actualizar equipos o software esenciales con desempeño comprobado.

Cómo funciona el costo de capitalización

El costo de capital es muy importante para las empresas que necesitan capital para expandir sus operaciones y financiar sus negocios, mientras mantienen las deudas lo más bajas posible para satisfacer a los accionistas.

En el juego del costo del dinero o de los activos, hay dos formas principales de capital: costo de capital implícito y costo de capital explícito.

Costo implícito. El coste implícito representa el costo de oportunidad, es decir, el costo de una oportunidad de inversión considerada, pero finalmente no aprovechada. No hay una reducción final en los ingresos, está implícito. Pero bajo el modelo del concepto de costo puede incluirse en los costos de oportunidad no ganados.

Costo explícito. El costo explícito de capital es el costo que las empresas pueden utilizar para realizar inversiones de capital, pagaderas a los inversores en forma de un precio de las acciones más fuerte o mayores pagos de dividendos a los accionistas.

Los contadores de empresas utilizan el concepto de costo para estimar el costo de financiar un proyecto o participar en una gran oportunidad de inversión.

Como mínimo, cualquier capital utilizado por una empresa para tales iniciativas debe tener un rendimiento mínimo que esté en línea con lo que los accionistas, las partes interesadas y los prestamistas esperan por el uso de su dinero. En resumen, el costo de capitalización representa un punto de referencia que cualquier inversión o proyecto de una empresa debe alcanzar o superar en rendimiento financiero para que este/a se considere rentable.

Ejemplos de costos de capital

En un ejemplo de la vida real, esto es lo que significa el concepto en dos escenarios comunes:

Costo de capital para invertir

Al invertir, el costo de capitalización es la variación entre una inversión que se realiza y una que podría haber hecho, pero no lo hizo.

Pensemos en un corredor de bolsa o un inversionista de bienes raíces que invierte USD 10.000 en una oportunidad particular. El costo de oportunidad es la diferencia entre cualquier beneficio realmente obtenido y el beneficio que podría haberse obtenido. Supongamos que el inversor obtuvo un beneficio del 5% sobre la inversión real (Oportunidad «A») pero podría haber ganado el 10% sobre la oportunidad de inversión no elegida (Oportunidad «B»). La diferencia entre el beneficio obtenido en la Oportunidad «A» y La oportunidad «B» (5%) es el costo real de capital. En este sentido estamos hablando de un costo de capitalización (C.C.) implícito del 5%.

Costo de capital para las empresas

En los negocios, el objetivo con el costo de capitalización es mejorar la tasa de rendimiento que podría haberse generado al dirigir la cantidad de dinero a una inversión separada y con la misma cantidad de riesgo.

Después de todo, las empresas cuentan con el costo del capital como la tasa de retorno que obtienen en proyectos de inversión relacionados con el negocio, con el fin de maximizar las oportunidades de atraer inversores y mantenerse rentables y competitivos en su mercado.

Con información de Investopedia.

1 Comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top