Conceptos

¿Qué son los CFDs, contratos por diferencia y cómo funcionan?

CFDs

¿Qué son los CFDs?

Un contrato por diferencia o contrato por diferencias ( también conocido como CFD) es un acuerdo hecho con derivados financieros en el cual la diferencia en el acuerdo de cierre y compra de un activo es establecido en efectivo. No hay necesidad de entregar bienes físicos o activos físicos con los CFDs. Estos contratos generalmente se operan en los mercados extrabursátiles, o Over the Counter (OTC).

Los contratos por diferencia se pueden negociar en corto, en largo, apalancados y no apalancados.

Así, los contratos por diferencia son una forma avanzada de comercio que es usada por operadores experimentados para comerciar de forma especulativa con activos de diverso tipo. Los CFDs no están permitidos en los Estados Unidos.

Entendiendo qué son los Contratos por diferencias o CFDs.

Los CFDs le permiten a los traders comerciar de acuerdo al movimiento de los precios de un determinado activo, sin necesidad de comprar el activo subyacente real. Se puede decir que es una forma de derivado financiero, pues su valor se basa en otros activos ya existentes, como las acciones, las divisas, las materias primas, las criptomonedas, los índices, los bonos, entre otros. Los derivados son instrumentos financieros que derivan su valor del activo subyacente, como por ejemplo el oro, la plata, las acciones de Apple, etc.

Esencialmente, los CFDs son usados por los inversores para hacer apuestas con los precios, en la medida en que el precio de un activo subyacente puede caer o subir.

Los traders de los CFDs básicamente se comportan como apostadores en un casino y pueden apostar a que el precio de un determinado activo vaya a subir o a caer. Los traders que esperan que el precio vaya hacia arriba comprarán el CFD, mientras que aquellos que esperan lo opuesto, la caída del activo, abrirán una posición de venta respecto al activo.

Cuando el comprador de un CFD ve el precio de un activo subir, este puede ofrecer su CFD para la venta. La diferencia neta entre el precio de compra y el precio de venta es la ganancia neta del operador. En caso de que una persona haya abierto una posición de venta, si el activo referente baja de precio, este ganará la diferencia entre el precio de apertura de la posición y el precio de cierre. La diferencia neta que representa la pérdida o la ganancia de las operaciones hechas por el trader, son establecidas a través de la cuenta del inversor con el el bróker con el que este abrió el CFD.

Si un trader cree que el precio de un activo va a caer, este puede abrir una posición de venta. Para cerrar la posición, el operador debe hacer una compra que compense la venta. De nuevo, aquí, la diferencia neta, bien sea la ganancia o la pérdida es establecida en efectivo en la cuenta del operador con su respectivo bróker.

Negociando con CFDs

Los contratos por diferencia pueden ser usados para comerciar con muchos activos y valores incluyendo los fondos cotizados en bolsa, o ETFs. Los operadores también pueden usar estos productos para especular sobre los precios o los movimientos de los precios de un respectivo commoditie en un contrato de futuros determinado, tales como aquello usados para el petróleo, el maíz o los índices. Los contratos de futuros son acuerdos estandarizados o contratos con obligaciones de compra o venta de un activo en particular a un precio determinado en una fecha que expira en el futuro.

Aunque los CFDs le permiten a los inversores comerciar el precio de movimientos futuros, ellos no son contratos de futuros por sí mismos. Los CFDs no tienen una fecha en el futuro que contenga precios preestablecidos, pero permiten comprar otros valores de acuerdo a su precio de compra y de venta.

Los CFDs se negocian fuera del mercado formal (como las bolsas de valores), por medio de una red de brókers que organizan la demanda y la oferta del mercado para los CFDs y hacen que los precios se comporten de manera consistente. En otras palabras, los CFDs no son comerciados en los exchanges formales tales como la bolsa de valores de Nueva York o Nasdaq. El CFD por su parte es un contrato comerciable entre un cliente y un bróker, los cuales están intercambiando la diferencia entre el precio inicial de la operación y su valor cuando la operación es finalmente cerrada.

Ventajas de comerciar con los CFDs

Los CFDs proveen a los traders todos los beneficios y riesgos de poseer un valor particular, sin tener realmente o poseer ese bien para su entrega y su comercio formal, como sería el caso de una persona que tiene acciones de una determinada empresa y que en realidad es propietario de una fracción de la misma.

Los CFDs son comerciados con margen, lo cual significa que los brókers les permiten a los inversores pedir dinero prestado para incrementar su apalancamiento o el tamaño de su posición con el fin de amplificar sus ganancias, aunque esto también implique que las pérdidas también se puedan ver amplificadas.

Los brókers requieren que los operadores mantengan un monto específico en el balance de sus cuentas antes de que ellos les permitan a los operadores o traders realizar operaciones apalancadas, es decir con dinero prestado. El apalancamiento financiero en los contratos de CFDs le permite a un trader comprar o vender varias veces el dinero que él mismo compromete en una determinada operación.

Comerciar con CFDs con margen típicamente provee un apalancamiento más alto que el comercio tradicional. El estándar de apalancamiento para un CFD puede ser tan bajo como para requerir tan solo un 2% de saldo de margen o tan alto como para requerir un 20% en el margen de cuenta de los operadores. Un margen más bajo o un requerimiento más bajo de margen significa dejar menos capital disponible en garantía para el bróker y un potencial de ganancias más altas para el trader.

Típicamente, los CFD tienen pocas reglas y regulaciones en comparación con los exchanges estándar del mercado. Como resultado, los CFDs pueden tener requerimientos de capital más bajos o requisitos más bajos de capital en las cuentas para abrir una de estas. Frecuentemente los traders pueden abrir una cuenta con menos de 1000 dólares. En algunos casos, como con el bróker israelí eToro, se puede abrir una cuenta para comerciar con CFDs desde tan solo 200 dólares. También, dado que los CFD (en algunos casos) reflejan el comportamiento de las acciones corporativas, un poseedor de un CFD puede recibir dividendos de las acciones de una determinada empresa, lo cual incrementa sus ganancias. La mayoría de los brókers de CFD ofrecen productos en todos los grandes mercados mundiales. Los traders pueden acceder fácilmente a cualquier mercado que esté abierto desde su plataforma de bróker.

Los CFDs también le permiten a los inversores tomar una posición en largo o en corto, también denominadas posiciones de compra y de venta. El mercado de CFDs típicamente no tiene reglas para las posiciones cortas o largas. Un instrumento puede ser vendido en cualquier momento. Dado el hecho de que no hay propiedad del activo subyacente, no hay costo de endeudamiento para la venta de un activo. También, hay pocas, o en algunos casos ninguna, tarifas cobradas por comerciar con CFDs. Los brókers ganan dinero cuando el trader paga el precio del spread, la diferencia entre el precio de venta y de compra del CFD. Los brókers tomar un precio o spread en cada petición de venta y de compra que hacen los operadores del mercado.

Desventajas de operar con CFDs

Si los activos subyacentes de un CFD experimentan extrema volatilidad en el precio o altas fluctuaciones de valor, el spread en la oferta y demanda de los precios puede ser significativo. Pagar un alto spread de entrada o de salida previene que muchos operadores entren al mercado para beneficiarse de las pequeñas fluctuaciones de los activos, lo cual rebaja el número de operaciones ganadoras e incrementa el número de operaciones perdedoras.

Dado el hecho de que la industria de los CFDs no está altamente regulada, la credibilidad de los brókers está basada en su reputación y en su viabilidad financiera. Como resultado de esto, los CFDs no están disponibles en los Estados Unidos.

En la mayoría de los casos, los brókers que ofrecen comercio con CFDs apalancados revelan una alerta en su publicidad, señalando que un gran porcentaje de los operadores o traders minoristas pierden dinero con ellos debido al uso de técnicas de apalancamiento en el comercio. La consecuencia de esto, son grandes ganancias para los brókers y altas pérdidas para los pequeños operadores.

Dados que el comercio de los CFD usa apalancamiento en muchos casos, los inversores que tienen una posición que va perdiendo dinero pueden recibir una alerta de margen por parte de su bróker, en la cual se requiere que adicione fondos a su cuenta antes de que pierda su posición en el mercado. Aunque el apalancamiento puede amplificar las ganancias con los CFDs, el apalancamiento también puede amplificar las pérdidas y los traders eventualmente están en riesgo de perder el 100% de su dinero. También, si el dinero es prestado por un bróker para realizar las operaciones, el trader puede tener que pagar interese diarios sobre los montos de apalancamiento permitidos.

Ejemplos del mundo real con un CFD

Un inversor puede querer comprar un CFD basado en el ETF SPDR S&P500 (SPY), El ETF que rastrea el comportamiento del índice S&P500. En este caso el bróker puede requerir que el operador mantenga un 5% de margen o balance en su cuenta para que pueda operar.

Entonces, el inversor compra 100 acciones del ETF SPY a un valor de 250 dólares por acción, para una posición de 25000 dólares, de la cual solamente el 5% o 1250 es pagado inicialmente al bróker. Esto quiere decir que el trader de nuestro ejemplo solo está invirtiendo 1250 dólares para tomar una posición de 25000 dólares en el etf SPY. En este caso, el operador estaría usando un apalancamiento por 20, o lo que es lo mismo de 20 veces su inversión en efectivo.

Dos meses después, el etf SPY tiene un valor de 300 dólares por acción, y el trader sale de su posición con una ganancia de 50 dólares por acción o de 5000 dólares en total.

Entonces, el CFD es convertido en efectivo en la cuenta del trader con su bróker; la posición inicial de 25.000 dólares y la posición de cierre son cerradas. y la ganancia de los 5000 dólares en acreditada a la cuenta del inversor.

Es importante decir que en este caso, lo más frecuente es que el bróker cobre una comisión nocturna y una comisión de fin de semana por mantener la posición del CFD abierta, estas comisiones se cobran diariamente y pueden afectar la rentabilidad final del inversor.

Países donde se puede comerciar con contratos por diferencias o CFD

Los contratos de CFD no están permitidos en los Estados. Estos instrumentos, sin embargo, son permitidos en los mercados OTC, o por fuera de los exchanges formales, en múltiples países incluyendo el Reino Unido, Alemania, Suiza, Singapur, España, Francia, Sudáfrica, Canadá, Nueva Zelanda, Hong Kong, Suecia, Noruega, Italia, Tailandia, Bélgica, Dinamarca y los Países Bajos.

Para Australia, estos contratos son actualmente permitidos. Allí La Comisión de Inversión y Valores de Australia, La ASIC, ha anunciado algunos cambios en la materia y en la distribución de los CFDs a los clientes minoristas. El objetivo declarado de la ASIC es fortalecer las protecciones a los consumidores al reducir el apalancamiento disponible para para los clientes minoristas al regular características de los CFDs como las prácticas de ventas de los brókers que amplifican las pérdidas de los clientes minoristas. La intervención de la ASIC sobre los productos dirigidos a los clientes de CFDs ha tomado efecto desde el 29 de marzo de 2021.

eToro es uno de los brókers que usa regulación australiana para operar con los CFDs, aunque cada vez más, muchos clientes interesados en operar con los activos reales subyacentes, las acciones y los ETFs, están optando por pedir que se cambie la regulación de sus cuentas a una regulación europea, que todavía les permite operar con CFDs, pero con menor exposición de apalancamiento.

En Estados Unidos, la Comisión de Bolsa y Valores, la SEC, ha restringido el comercio con CFD dentro del país. Aún así, los no residentes todavía pueden comerciar con CFDs desde territorio estadounidense.

¿Por qué los CFDs son ilegales en los Estados Unidos?

Parte de la razón por la que los CFDs son ilegales en los Estados Unidos es que ellos son un producto que hace parte de los mercados over the counter (OTC) o mercados extrabursátiles, lo cual significa que ellos no pasan a través de los exchanges regulados, como la bolsa de valores. Usar apalancamiento también permite la posibilidad de pérdidas más grandes para los operadores, y esto es una preocupación para los reguladores.

La Comisión de Comercio de Futuros y Commodities, la CFTC) y la Comisión de Bolsa y Valores, La SEC, prohíben que los residentes y los ciudadanos estadounidenses abran cuentas de CFDs en plataformas de comercio domésticas o extranjeras.

Dato curioso

El comercio con CFDs experimentó un ascenso fuerte durante la pandemia del Covid19 en el 2020, dado que muchas personas empezaron a buscar opciones de inversión desde casa, y el trading intradiario se convirtió en una opción para muchas personas con ahorros y trabajos a medio tiempo.

Muchas personas usaron los CFDs para tomar posiciones en corto, como en los mercados emergentes que experimentaron fuertes caídas, o para apalancarse y tomar posiciones largas en el mercado americano, el cual experimentó un fuerte crecimiento debido al decidido apoyo de la Reserva Federal a los mercados bursátiles.

Costos de operar con CFDs

Los operadores que hacen trading intradiario usan los CFDs como instrumentos de inversión predilectos.

Los costos de operar con CFDs incluyen una comisión (en algunos casos), un costo de financiamiento ( en ciertas situaciones), y el spread- la diferencia entre el precio de demanda (el precio de compra ) y el precio de la oferta ( o el precio de venta) al momento en que se haga la operación de adquisición del CFD.

Usualmente no hay comisiones para quienes están operando CFDs sobre pares de divisas y commodities. Sin embargo, los brókeres tipicamente cobran una comisión por las acciones. Por ejemplo, el bróker CMC Markets, una compañía de servicios financieros basada en el Reino Unido, cobra una comisión que comienza en el 0.10% o en el USD 0.02 por cada acción listada en el mercado estadounidense o en el mercado canadiense.
La operación de apertura y de cierre constituyen dos operaciones diferentes, y por lo cual un operador de CFDs puede verse obligado a pagar una comisión en cada operación.

Un cargo de financiamiento podría aplicar si un operador toma una posición larga; esto es porque las posiciones nocturnas para un producto son consideradas una inversión (y porque el proveedor, en este caso el bróker, le ha prestado dinero al trader para compre el activo). Por lo tanto los traders usualmente tienen que pagar una comisión o una tasa de interés por cada día en que ellos mantienen una posición.

Por ejemplo, supongamos que un trader quiere comprar un CFD para una acción de GlazoSmithKline. El Trader coloca una operación de USD 10.000. El precio actual de la acción de GlaxoSmithKline es de 23.50 dólares. El trader espera que el precio de la acción se incrementará a los 24,8 dólares. El rango del spread es de 24.8 – 23.50 dólares.

El tradrer pagará una comisión del 0.1% al abrir la posición y otra comisión del 0.1% cuando la posición sea cerrada. Para una posición larga, se cobrará un costo de financiación nocturno, normalmente la tasa de interés LIBOR, más el 2.5%).

El trader entonces compra 426 contratos a un precio de 23.5 dólares por acción, de manera que su posición de mercado es de 10.011 dólares. Supongamos que el precio de la acción de GlaxoSmithKline se incrementa a 24.80 dólares en 16 días. El valor inicial de la operación es de 10.011 dólares, pero el valor final es de 10.564,80 dólares.

La ganancia del trader ( antes de tarifas y comisiones) será la siguiente:

USD 10564.80 – USD 10.011 = USD 553.80.

Dado que la comisión es del 0.1% cuando se abre la posición, este pagará entonces unos USD 10. Supongamos que la tasa de interés que ese cobre es del 7.5%, la cual debe ser pagada por cada uno de los 16 días que el trader mantiene su posición. Así 426 X 23.50 X 0.075/365 = 2.06 dólares por día. Dado que la posición estuvo abierta por 16 días, el costo total será de 16 X 2.06= USD 32.89.

Cuando la posición es cerrada, el trader debe pagar otro 0.01% de comisión que resulta en una tarifa de USD 10.

De manera que la ganancia neta del trader del operador es igual a la ganancia menos las comisiones y tarifas:

Así 553.80 dólares (ganancia) – 10 (comisión) – 32.89 ( intereses) – 10 ( comisión) = USD 500.91 ( ganancia neta).

Brókers regulados y confiables para operar con CFDs

Tickmill es uno de los brókers que dispone de CFDs como producto de inversión para sus clientes.

En América Latina la mayoría de los brókers ofrecen la opción de operar con CFDs y con comisiones muy bajas. Algunos de estos brókers, los cuales han demostrado una alta confiabilidad, son los siguientes: eToro, del cual hay una reseña nuestra en este enlace. XTB online trading, que ofrece CFDs sobre acciones y ETFs, EasyMarkets, el cual ofrece CFDs sobre acciones, índices y materias primas. El bróker Oanda, que ofrece la opción de comerciar con CFDs basados en materias primas. Tickmill, para comerciar con divisas y materias primas, Admiral Markets, un bróker español que también ofrece la opción de comerciar con acciones, divisas, índices y materias primas. Swissquote, con licencia bancaria europea, ofrece los mismos servicios que se han señalado para los demás brókers. Finalmente Capitaria, un bróker latinoamericano que tiene oficinas en Chile, Perú y Uruguay.

Aspectos a tener en cuenta al momento de comerciar con CFDs

Es importante que un inversor se asesore y conozca muy bien el mercado antes de hacer inversiones reales con los CFDs. En la mayoría de los casos, el bróker le proveerá una cuenta demo para que vaya ensayando y perfeccionando sus habilidades de trading. Por eso es preciso que el trader se encuentre plenamente familiarizado con la plataforma con la que va a operar, mucho más si va a hacer operaciones de trading intradiario. Las operaciones de trading intradiario requieren que los traders conozcan las señales del mercado, dominen la interpretación de gráficas y puedan hacer predicciones certeras sobre los movimientos a corto plazo de un activo determinado. Dado que las operaciones a corto plazo pueden tener fluctuaciones muy pequeñas, los traders se benefician de estas cuando hacen uso de un alto apalancamiento, que como ya hemos visto pueden proveer una alta rentabilidad como grandes pérdidas.

En algunos casos, cuando el CFD no está apalancado, el bróker puede que no le cobre comisiones nocturnas ni de fin de semana por mantener operaciones abiertas. Un inversor debe considerar cuáles son las comisiones que el bróker le cobra, cuál es la rentabilidad que espera en un CFD y qué nivel de perdida puede permitirse en sus operaciones.

Para el caso de los inversores a largo plazo, estos pueden beneficiarse mucho más de la compra de los activos subyacentes como las acciones y los ETFs, ya que no tendrán que pagar comisiones por mantener sus operaciones abiertas.

Ahora, dado que el CFD es un instrumento que generalmente usarán los inversores o traders con operaciones a corto plazo, los traders podrían beneficiarse de cursos intensivos en línea que les permitan dominar las señales del mercado y determinar con un mayor grado de certeza los mejores momentos de entrada y de salida para sus operaciones.

Con información de Investopedia.



comentarios

Arriba