Conceptos

¿Qué es una CBDC y cuáles son sus características?

Central Bank Digital Currency CBDC

Una CBDC (Central Bank Digital Currency) o moneda digital del banco central utiliza un token basado en blockchain para representar la forma digital de una moneda fiduciaria de una nación (o región) en particular. Un CBDC, a diferencia de las criptomonedas tradicionales y descentralizados, está centralizado; es decir, es emitido y regulado por la autoridad monetaria competente del país, generalmente un banco central.

Ideas clave

Una moneda digital del banco central (CBDC) utilizará tokens digitales y tecnología blockchain para representar la moneda oficial de un país.

A diferencia de los proyectos de criptomonedas descentralizados como Bitcoin, una CBDC estaría centralizada y regulada por la autoridad monetaria de un país.

Si bien varios gobiernos han estudiando la viabilidad de crear y emitir una CBDC, ningún solo China ha lanzado oficialmente tal dinero en etapas de prueba.

Comprendiendo de las monedas digitales del banco central

A lo largo de los años, las autoridades reguladoras bancarias tradicionales de todo el mundo han luchado por controlar la creciente influencia de las criptomonedas populares como bitcoin y ethereum, que funcionan en una red blockchain. Estas monedas virtuales han ganado una inmensa popularidad debido a su naturaleza descentralizada y libre de regulaciones, así como por su anonimato, y se han convertido en una amenaza para el sistema bancario tradicional actual que opera bajo el ámbito y control de la autoridad reguladora de un país, como un banco central

Hasta el momento no hay claridad sobre ningún mantenimiento de reservas adecuado para respaldar las valoraciones de las criptomonedas. Además, el lanzamiento continuo de nuevas criptomonedas también ha suscitado preocupaciones sobre la posibilidad de estafas, robos, piratería, lavado de dinero y otras operaciones ilícitas.

Incapaces de controlar el crecimiento y la influencia de tales criptomonedas, muchos bancos centrales líderes en todo el mundo están trabajando o contemplando el lanzamiento de sus propias versiones de criptomonedas. Estas criptomonedas reguladas se denominan monedas digitales del banco central o CBDC y serán o son operadas por las respectivas autoridades monetarias o bancos centrales de un país en particular.

También llamadas monedas fiduciarias digitales o moneda base digital, las CBDC actúan como una representación digital de la moneda fiduciaria de un país y están respaldadas por una cantidad adecuada de reservas monetarias como oro o reservas de moneda extranjera.

Cada unidad de CBDC actúa como un instrumento digital seguro equivalente a una factura en papel y se puede utilizar como forma de pago, depósito de valor y unidad de cuenta oficial. Al igual que un billete de moneda en papel que lleva un número de serie único, cada unidad CBDC también es distinguible para evitar imitaciones. Dado que son parte de la oferta monetaria controlada por el banco central, las CBDC funcionan junto con otras formas de dinero regulado, como monedas, billetes y bonos. Las CBDC tienen como objetivo traer lo mejor de ambos mundos: la conveniencia y la seguridad de la forma digital de las criptomonedas, y la circulación de dinero regulada y respaldada por la reserva del sistema bancario tradicional. El banco central particular u otra autoridad monetaria competente del país es el único responsable de sus operaciones.

Ejemplos de CBDC

Hasta la fecha, solamente China ha lanzado oficialmente una moneda digital respaldada por un banco central, la DCEP. Sin embargo, muchos más bancos centrales han puesto en marcha programas piloto y proyectos de investigación destinados a determinar la viabilidad y usabilidad de una CBDC.

El Banco de Inglaterra (BOE) fue el pionero en iniciar la propuesta de CBDC. A continuación, los bancos centrales de otras naciones, como el Banco Popular de China (PBoC), el Banco de Canadá (BoC) y los bancos centrales de Uruguay, Tailandia, Venezuela, Suecia y Singapur, entre otros, han analizando la posibilidad de introducir una moneda digital emitida por el banco central, siendo el Banco Popular de China el que se lanzó a las pruebas en octubre de 2020 con el lanzamiento de varios paquetes de DCEP o yuanes digitales en la región de Shenzhen.

Cripto Rublo

Rusia ha estado avanzando con la creación del “cripto-rublo”, anunciado por Vladimir Putin en 2017. Se especula que una de las principales razones del interés de Putin en blockchain es que las transacciones están cifradas y, por lo tanto, es más fácil enviar dinero de forma discreta, sin preocuparse por las sanciones impuestas al país por la comunidad internacional. Esta teoría ganó fuerza después de que el Financial Times informara en enero de 2018 que uno de los asesores económicos de Putin, Sergei Glazyev, dijo durante una reunión del gobierno que “este instrumento (es decir, el CryptoRuble) nos conviene muy bien para actividades sensibles en nombre del estado. Podemos liquidar cuentas con nuestras contrapartes en todo el mundo sin tener en cuenta las sanciones”. (El propio Glazyev fue sancionado por el presidente Obama que le impidió comerciar o viajar a Estados Unidos en 2014).

El Petro

Se ha dicho que Venezuela ha trabajando en una CBDC llamada “petro” (PTR) desde 2017, que estaría respaldada por existencias físicas de petróleo crudo. El gobierno venezolano también anunció “petro oro” en 2018, supuestamente vinculado al valor del petróleo, el oro y otros metales preciosos.

Eurocoin o Euro digital

El 3 de noviembre el portal CrytoGlobe dio a conocer que el Banco Central Europeo estaba lanzando un estudio en el que le preguntaría al público sus perspectivas sobre una moneda digital de Banco Central.

Fue el 2 de noviembre cuando la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde publicó una serie de tuits en los que señalaba que la entidad quería buscar perspectivas sobre el desarrollo de una moneda digital en paridad con el Euro. Lagarde señaló: “Empezamos a explorar la posibilidad de lanzar un euro digital. Dado que los europeos recurren cada vez más a lo digital en la forma en que gastan, ahorran e invierten, deberíamos estar preparados para emitir un euro digital, si fuera necesario. También me gustaría conocer sus opiniones al respecto”, siguiendo este comentario, la presidenta del ECB posteó un enlace que dirigía a la plataforma en la que cualquier ciudadano podría registrarse para responder a una encuesta sobre las posibilidades del euro digital.

En la página web del Banco Central Europeo se da a conocer cómo la entidad se está preparando para los cambios tecnológicos que implicarían la adopción de un euro digital, enfatizando que entre los beneficios de esta moneda digital estarían: “

“Preservar los beneficios que el euro le brinda a la eurozona. Ayudar a hacer frente a situaciones en las que las personas ya no prefieren el efectivo.

Ayudar a amortiguar el impacto de eventos extremos, como desastres naturales o pandemias, cuando los servicios de pago tradicionales ya no funcionen. También podría ser crucial que las personas recurrieran a medios de pago digitales extranjeros, lo que podría socavar la estabilidad financiera y la soberanía monetaria en la zona del euro”, por lo cual el euro digital sería una alternativa útil para respaldar la confiabilidad del euro.

En declaraciones del mismo Banco en su página web se detalló que hacia mediados del 2021 se decediría si se lanzaría el euro digital, lo cual sería seguido por una fase de investigación sobre los requerimientos de los usuarios y los proveedores de servicios.

Un real brasileño digital

El 5 de noviembre de 2020, el ministro de Economía de Brasil, Paulo Gudes, señaló que el Banco Central del país emitiría una versión digital del real brasilero. Aunque el ministro no ofreciódetalles de cómo funcionaria la moneda, Roberto Campos Neto, el presidente del Banco Central del Brasil indicó que la moneda podría entrar en circulación en el 2022.

¿Una corona digital noruega?

El 6 de noviembre de 2020, el portal CoinTelegraph indicó que el Banco Central Noruego estaría elaborando una propuesta para lanzar una versión digital de la corona noruega. CoinTelegraph citó a Ida Wolden Bache, funcionaria del Banco Central diciendo que dado que solamente el 4% de los noruegos usaban dinero en efectivo, era necesario pensar en la pertinencia de una CBDC. Sin embargo la funciona hizo un llamado a la paciencia y la cautela, afirmando que: “»La falta de urgencia [que mostraba el Banco Central de Noruega ] refleja nuestra opinión hasta ahora de que no existe una necesidad urgente de introducir una CBDC. La introducción de una CBDC podría tener consecuencias considerables en varias áreas. Nuestra decisión debe estar bien informada”.

Beneficios e impactos de las CBDC

La moneda fiduciaria digital está siendo estudiada y probada actualmente por gobiernos y bancos centrales para darse cuenta de las muchas implicaciones positivas, como que contribuye a la inclusión financiera, el crecimiento económico, la innovación tecnológica y el aumento de la eficiencia de las transacciones. A continuación, se muestran una lista de posibles ventajas de este tipo de moneda:

Eficiencia tecnológica: En lugar de depender de intermediarios como bancos y cámaras de compensación, las transferencias de dinero y los pagos se pueden realizar en tiempo real, directamente del pagador al beneficiario, haciendo más eficiente al sistema económico en su conjunto al acelerar los tiempos de entrega de los productos comprados en línea.

Inclusión financiera: las cuentas de dinero seguro en los bancos centrales podrían constituir un fuerte instrumento de inclusión financiera, permitiendo que cualquier residente legal o ciudadano disponga de una cuenta bancaria básica gratuita o de bajo costo por medio de una billetera digital en la que se guarden las CBDC. Podríamos ver un crecimiento más acelerado de las fintech y los neobancos, entidades que proveen servicios financieros a bajo costo.

Prevención de actividades ilícitas: una CBDC hace posible que un banco central lleve un registro de la ubicación exacta de cada unidad de la moneda (asumiendo la forma de base de datos centralizada más probable); el seguimiento puede extenderse al efectivo al exigir que los números de serie de los billetes utilizados en cada transacción se informen al banco central.

Este seguimiento tiene un par de ventajas importantes:

Recaudación de impuestos: hace que la elusión y la evasión de impuestos sean mucho más difíciles, ya que sería imposible utilizar métodos como la banca extraterritorial de los paraísos fiscales y el empleo no declarado para ocultar la actividad financiera al banco central o al gobierno.

Lucha contra la delincuencia: hace que sea mucho más fácil detectar la actividad delictiva (mediante la observación de la actividad financiera) y así ponerle fin, a diferencia de las transacciones con las monedas descentralizadas, en las que en algunos casos es posible el anonimato.

Además, en los casos en los que ya se ha producido una actividad delictiva, el seguimiento hace que sea mucho más difícil lavar dinero con éxito y, a menudo, sería sencillo revertir instantáneamente una transacción y devolver el dinero a la víctima del delito.

Protección del dinero como servicio público: las monedas digitales emitidas por los bancos centrales proporcionarían una alternativa moderna al efectivo físico, cuya abolición se prevé actualmente debido a los costos de la emisión del papel y la renovación de los billetes (bien sea por el deterioro físico o la devaluación).

Seguridad de los sistemas de pago: un instrumento de pago digital interoperable estándar y seguro emitido y gobernado por un Banco Central y utilizado como los instrumentos de pago digitales nacionales aumenta la confianza en los sistemas monetarios controlados de forma privada y aumenta la confianza en todo el sistema de pago nacional al tiempo que impulsa la competencia entre los diversos sistemas de pago.

Preservación de los ingresos por señoreaje: la emisión pública de moneda digital evitaría una reducción previsible de los ingresos por señoreaje (el beneficio que obtienen las autoridades monetarias al emitir la moneda de curso legal) para los gobiernos en caso de desaparición del efectivo físico.

Competencia bancaria: la provisión de cuentas bancarias gratuitas en el banco central que ofrezcan una seguridad total de los depósitos de dinero podría fortalecer la competencia entre los bancos para atraer depósitos bancarios, por ejemplo, ofreciendo nuevamente depósitos con remuneraciones más fuertes (pagos de intereses para los ahorristas).

Transmisión de la política monetaria: la emisión de dinero base del banco central a través de transferencias al público podría constituir un nuevo canal para la transmisión de la política monetaria (es decir, el dinero en helicóptero que llega al público), lo que permitiría un control más directo de la oferta monetaria que las herramientas indirectas como la flexibilización cuantitativa y los tipos de interés, y posiblemente liderar el camino hacia un sistema bancario de reserva completo.

Seguridad financiera: Las CBDC limitarían la práctica de banca de reserva fraccionaria (la obligación de los bancos de tener un monto real de los depósitos de los clientes en su haber) y potencialmente haría que los esquemas de garantía de depósitos fueran menos necesarios.

Posibles riesgos de las CBDC

Una preocupación general es que la introducción de una CBDC precipitaría posibles corridas bancarias (que los clientes retiren sus depósitos del sistema bancario) y, por lo tanto, debilitaría la posición de financiación de los bancos. Sin embargo, el Banco de Inglaterra descubrió que si la introducción de CBDC sigue un conjunto de principios básicos, se aborda más fácilmente el riesgo de una corrida en todo el sistema de depósitos bancarios de CBDC.

Dado que la mayoría de las CBDC están centralizadas, en lugar de descentralizadas como la mayoría de las criptomonedas, los controladores de la emisión de la moneda digital del banco central pueden agregar o eliminar dinero de la cuenta de cualquier persona con solo tocar un interruptor. Por el contrario, las criptomonedas como Bitcoin lo impiden a menos que más del 50% de los usuarios estén de acuerdo. Las CBDC actuales, como la DCEP de China, permiten la emisión de nueva moneda, lo que significa que la inflación es posible. Bitcoin, por el contrario, no puede crear inflación ya que el suministro de moneda está bloqueado en un máximo de 21 millones de monedas, a menos que el 51% de los usuarios acuerde aumentarlo con un ‘tenedor’ duro (un cambio radical en el protocolo de la red de blockchain). Esto significa que el riesgo de que la moneda se devalúe con el tiempo sigue siendo posible con una CBDC.

¿Cuáles son las características de la CBDC de China?

Banco Popular de China
El Banco Popular de China ha sido pionero en el lanzamiento de las CBDC.

En HK FinTech Week, un portal chino dedicado a la tecnología financiera, el Sr.Mu Changchun, Director General del Instituto de Moneda Digital del Banco Popular de China (PBoC), anunció en el 2019 detalles sobre los planes del Banco Popular de China para lanzar la versión china de una CBDC, la moneda de Pago Electrónico en Moneda Digital (DCEP).

Mu señaló que la moneda DCEP se dirigirá específicamente al sector minorista únicamente, y no a pagos institucionales y mayoristas. El Banco Popular de China planea permitir que los bancos comerciales y algunas otras instituciones distribuyan las monedas DCEP al público en general. El Banco Popular de China no planea emitir monedas DCEP al público directamente, sino que permite que el ecosistema financiero existente lleve las monedas al público. Las monedas DCEP estarán diseñadas para ser utilizadas como el equivalente de la moneda fiduciaria existente (es decir, billetes y monedas de papel). Sin embargo, los usuarios deberán abrir una billetera digital para enviar, recibir y retener monedas DCEP (esto se puede hacer sin ningún vínculo con una cuenta bancaria). No se pagarán intereses por mantener DCEP, y tampoco debería haber implicaciones para la inflación ni impacto en la política monetaria del banco central.

Más recientemente se ha planteado que la DCEP podría servir para los pagos internacionales comerciales institucionales, aunque esto estaría por definirse. De ser así, la DCEP buscaría posicionarse a nivel internacional como moneda de reserva mundial como contrapeso a monedas tradicionales de reserva como el dólar estadounidense y el euro.

¿Cómo tendrán que adaptarse las empresas a las CBDC?

Blockchain y las criptomonedas son tecnologías emergentes que evolucionan continuamente y se aplican a nuevos casos de uso. Este tema es complejo y técnico, y requiere suficiente experiencia para poder abordarlo correctamente. La alta dirección de las empresas debe considerar tener una estrategia en su lugar que describa el impacto potencial de las CBDC en sus negocios y considerar implementar una estrategia para responder al panorama cambiante. Los equipos de gestión y de activos digitales deberán desarrollar colectivamente las competencias y las capacidades adecuadas para realizar operaciones comerciales, así como para comprender y gestionar eficazmente los riesgos relacionados con estas monedas.

Las organizaciones potencialmente necesitarán nuevas políticas y procedimientos para gobernar cómo interactuarán y gestionarán los activos digitales. Las actividades de activos digitales afectarán no solo las políticas y los controles que rodean a la nueva tecnología, sino también los recursos y si se adaptan adecuadamente y tienen la experiencia adecuada para realizar su trabajo. Los protocolos de tecnología de contabilidad distribuida pueden tener diferentes enfoques de gobierno, organizativos o tecnológicos, lo que puede requerir un rediseño de los marcos de control tradicionales.

Las empresas pueden considerar si centrarse en el desarrollo interno o trabajar con un tercero para servicios relacionados con activos digitales. De manera similar a los procesos comerciales tradicionales, puede haber funciones relacionadas con los activos digitales que serían más eficientes si se subcontrataran con un tercero. La madurez de las capacidades internas y el nivel de complejidad de un modelo de negocio determinarán si los proveedores de servicios de terceros podrían ser una solución eficaz.

Con información de Wikipedia.

Deja tus comentarios

Arriba