Políticos

¿Quién es Kamala Harris y cuál es su pensamiento económico?

Kamala Harris

Kamala Harris, cuyo nombre completo es Kamala Devi Harris, (nacida el 20 de octubre de 1964 en Oakland, California, EE. UU.), es una política estadounidense que fue electa para el Senado de EE. UU. por el partido demócrata en 2016 y comenzó su primer mandato representando a California en ese organismo al año siguiente. Fue la primera mujer india-estadounidense en servir como senadora de Estados Unidos, así como la segunda mujer afroamericana. Harris anteriormente fue fiscal general del estado de California(2011-17).

Educación

Su padre, que era jamaiquino, enseñó en la Universidad de Stanford, y su madre, hija de un diplomático indio, era investigadora del cáncer. Su hermana menor, Maya, más tarde se convirtió en defensora de las políticas públicas. Después de estudiar ciencias políticas y economía (B.A., 1986) en la Universidad de Howard, Kamala se licenció en derecho (1989) en el Hastings College.

Carrera política de Kamala Harris

Posteriormente trabajó como fiscal adjunta de distrito (1990-1998) en Oakland, ganando una reputación de dureza mientras procesaba casos de violencia de pandillas, tráfico de drogas y abuso sexual. Harris ascendió de rango y se convirtió en fiscal de distrito en 2004. En 2010 fue elegida fiscal general de California por un estrecho margen, ganando por un margen de menos del 1 por ciento, convirtiéndose así en la primera mujer y la primera afroamericana en ocupar el cargo. Tras asumir el cargo al año siguiente, demostró independencia política, rechazando, por ejemplo, las presiones de la administración del presidente Barack Obama para que resolviera una demanda a nivel nacional contra prestamistas hipotecarios por prácticas desleales. En cambio, presionó a favor de los casos del estado de California y en 2012 ganó una sentencia cinco veces mayor que la ofrecida originalmente. Su negativa a defender la Proposición 8 (2008), que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado, ayudó a que se anulara la prohibición en 2013. El libro de Harris, Smart On Crime (2009) coescrito con Joan O’C. Hamilton, fue considerado un modelo para abordar de forma exitosa el problema de la reincidencia delictiva.

En 2012, Harris pronunció un discurso memorable en la Convención Nacional Demócrata, elevando su perfil nacional. Dos años después se casó con el abogado Douglas Emhoff. Ampliamente considerada una estrella en ascenso dentro del partido, fue reclutada para postularse para el escaño del Senado de los Estados Unidos en manos de Barbara Boxer, quien se jubilaba. A principios de 2015, Harris declaró su candidatura y, en la campaña electoral, pidió reformas en materia de inmigración y justicia penal, aumentos del salario mínimo y protección de los derechos reproductivos de las mujeres. Ganó fácilmente las elecciones de 2016.

Después de asumir el cargo como senadora en enero de 2017, Harris comenzó a servir tanto en el Comité Selecto de Inteligencia como en el Comité Judicial, entre otras asignaciones. Se hizo conocida por su estilo fiscal de interrogar a los testigos durante las audiencias, lo que provocó críticas, e interrupciones ocasionales, de los senadores republicanos. En junio de 2017, llamó la atención en particular por sus preguntas al Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, quien testificó ante el comité de inteligencia sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016; antes le había pedido que dimitiera. Las memorias de Harris, The Truths We Hold: An American Journey (Las verdades que guardaos, Un viaje americano), se publicaron en enero de 2019.

En la carrera por la presidencia

Poco después, Harris anunció que buscaba la nominación presidencial demócrata en 2020. Desde el principio fue vista como una de las principales contendientes, y llamó especialmente la atención cuando, durante un debate primario, tuvo un polémico intercambio con su compañero candidato Joe Biden, sobre su oposición a los autobuses escolares en las décadas de 1970 y 1980, entre otros temas relacionados con la raza. Aunque el apoyo de Harris inicialmente aumentó, en septiembre de 2019 su campaña estaba en serios problemas y en diciembre se retiró de la carrera. Continuó manteniendo un alto perfil, convirtiéndose notablemente en una destacada defensora de la reforma de la justicia social luego de la muerte en mayo de 2020 de George Floyd, un afroamericano que había estado bajo custodia policial. Sus esfuerzos silenciaron a algunos que habían criticado su mandato como fiscal general, alegando que no había investigado los cargos de mala conducta policial, incluidos disparos cuestionables. Otros, sin embargo, sintieron que su aceptación de la reforma fue una maniobra política para capitalizar la creciente popularidad pública del cambio social. A medida que la injusticia racial se convirtió en un problema importante en los Estados Unidos, muchos demócratas pidieron a Biden, el presunto nominado del partido, que seleccionara a una mujer afroamericana, un grupo demográfico que se consideraba fundamental para sus posibilidades de elección, como su compañera de fórmula para la vicepresidencia. En agosto de 2020, Biden eligió a Kamala Harris y, por lo tanto, ella se convirtió en la primera mujer negra en aparecer en la lista nacional de un partido importante.

Posiciones políticas de Kamala Harris en materia económica

Protección al Consumidor – Fraude, despilfarro y abuso

Como Fiscal General De California, Harris se ha destacado por la defensa de los consumidores y del público en general, especialmente frente a las graves consecuencias económicas que tuvo en el estado la crisis financiera de 2008.

En 2011, Harris anunció la creación de Mortgage Fraud Strike Force a raíz de la crisis de ejecuciones hipotecarias de 2010 en Estados Unidos. Ese mismo año, Harris obtuvo dos de las recuperaciones más grandes en la historia de la Ley de Reclamaciones Falsas de California: 241 millones de dólares de Quest Diagnostics y luego $ 323 millones de la red de atención médica de SCAN, sobre el exceso de pagos estatales de Medi-Cal y de Medicare federal.

En 2012, Harris aprovechó la influencia económica de California para obtener mejores condiciones en el Acuerdo Hipotecario Nacional frente a los cinco administradores hipotecarios más grandes del país: JPMorgan Chase, Bank of America, Wells Fargo, Citigroup y Ally Bank. Las empresas hipotecarias fueron acusadas de ejecutar ilegalmente a los propietarios de viviendas. Después de rechazar una oferta inicial de $ 2 a $ 4 mil millones en alivio para los californianos, Harris se retiró de las negociaciones. La oferta finalmente se incrementó a $ 18,4 mil millones en alivio de la deuda y $ 2 mil millones en otra asistencia financiera para los propietarios de viviendas de California.

En 2013, Harris trabajó con el presidente de la Asamblea, John Pérez, y el presidente interino del Senado, Darrell Steinberg, en 2013 para presentar la Declaración de derechos de los propietarios de viviendas, considerada una de las protecciones más sólidas a nivel nacional contra las tácticas agresivas de ejecución hipotecaria. La Declaración de Derechos del Propietario prohibió las prácticas de «seguimiento dual» (procesamiento de una modificación y ejecución hipotecaria al mismo tiempo) y firma automática y proporcionó a los propietarios un único punto de contacto en su institución crediticia. Harris logró múltiples acuerdos de nueve cifras para los propietarios de viviendas de California según el proyecto de ley, principalmente por abusos de firma automática y de doble vía, así como en casos de enjuiciamiento en los que los procesadores de préstamos no acreditaron rápidamente los pagos de la hipoteca, calcularon mal las tasas de interés y cobraron a los prestatarios tarifas indebidas. Harris obtuvo cientos de millones de dólares en ayuda, incluidos $ 268 millones de Ocwen Financial Corporation, $ 470 millones de HSBC y $ 550 millones de SunTrust Banks.

De 2013 a 2015, Harris buscó la recuperación financiera de las pensiones de empleados públicos y maestros de California, CalPERS y CalSTRS contra varios gigantes financieros por tergiversación en la venta de valores respaldados por hipotecas. Aseguró múltiples recuperaciones de nueve cifras para las pensiones estatales, recuperando alrededor de $ 193 millones de Citigroup, $ 210 millones de S&P, $ 300 millones de JP Morgan Chase y más de 500 millones de Bank of America.

En 2013, Harris se negó a autorizar una denuncia civil redactada por investigadores estatales que acusaba a OneWest Bank, propiedad de un grupo de inversión encabezado por el futuro secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin (entonces ciudadano privado), de «violación generalizada» de las leyes de ejecución hipotecaria de California.

Durante las elecciones de 2016, Harris fue el único candidato demócrata al Senado que recibió una donación de Mnuchin, pero votó en contra de su confirmación como secretario del Tesoro en febrero de 2017. En 2019, la campaña de Harris declaró que la decisión de no perseguir el enjuiciamiento dependía de la incapacidad del estado para hacer la citación de OneWest. Su secretaria de prensa dijo: «No había duda de que OneWest realizó préstamos predatorios, y la senadora Harris cree que deberían ser castigados. Desafortunadamente, la ley estaba de su lado y estaban protegidos de las citaciones estatales porque son un banco federal».

En 2014, Harris obligó al minorista de alquiler con opción a compra Aaron’s, Inc. a reembolsar USD 28.4 millones a los clientes de California y pagar USD 3.4 millones en multas civiles para resolver las acusaciones de que violó la Ley de Alquiler y Compra Karnette de California al cobrar cargos por mora indebidos, cobrando de más a los clientes que cancelaron sus contratos anticipadamente, así como por omitir divulgaciones importantes de los contratos. Aaron’s también violó las leyes de privacidad del estado de California al permitir que sus tiendas franquiciadas instalaran software espía en las computadoras alquiladas, lo que permite a los franquiciados monitorear de forma remota las pulsaciones de teclas, capturar capturas de pantalla e incluso activar la cámara web. Según un informe sobre la industria del National Consumer Law Center, casi todos los clientes de alquiler con opción a compra tienen un ingreso familiar por debajo de los USD 50.000, y la gran mayoría son personas de color que han obtenido una educación secundaria o menos.

En 2015, Kamala Harris obtuvo una sentencia de USD 1.2 mil millones contra la empresa de educación postsecundaria con fines de lucro Corinthian Colleges por publicidad engañosa y marketing engañoso dirigido a estudiantes vulnerables de bajos ingresos y tergiversando las tasas de colocación laboral a estudiantes, inversionistas y agencias de acreditación. El Tribunal ordenó a Corinthian pagar USD 820 millones en restitución y otros USD 350 millones en multas civiles. Ese mismo año, Harris también consiguió un acuerdo de USD 60 millones con JP Morgan Chase para resolver las acusaciones de cobro ilegal de deudas con respecto a los clientes de tarjetas de crédito, y el banco también acordó cambiar las prácticas que violaban las leyes de protección al consumidor de California al cobrar cantidades incorrectas, vendiendo mal deudas de tarjetas de crédito, dirigir una fábrica de cobro de deudas que «firmaba automáticamente» documentos judiciales sin revisar primero los archivos mientras se apresuraba a obtener sentencias y embargos salariales. Como parte del acuerdo, se requirió que el banco dejara de intentar cobrar en más de 528.000 cuentas de clientes.

En 2015, Kamala Harris abrió una investigación de la Oficina de Defensores del Contribuyente, San Diego Gas and Electric y Southern California Edison con respecto al cierre de la Estación de Generación Nuclear San Onofre. Los investigadores del estado de California registraron la casa del regulador de servicios públicos de California, Michael Peevey, y encontraron notas escritas a mano que supuestamente mostraban que se había reunido con un ejecutivo de Edison en Polonia, donde los dos habían negociado los términos del acuerdo de San Onofre, dejando a los contribuyentes de San Diego con una Factura de USD 3.3 mil millones para pagar el cierre de la planta. La investigación se cerró en medio de la carrera de Harris en 2016 para el puesto en el Senado de Estados Unidos.

Derechos de privacidad

En febrero de 2012, Kamala Harris anunció un acuerdo con Apple, Amazon, Google, Hewlett-Packard, Microsoft e Research in Motion para exigir que las aplicaciones vendidas en sus tiendas muestren políticas de privacidad destacadas que informen a los usuarios sobre qué información privada compartían. y con quién. Facebook se unió más tarde al acuerdo. Ese verano, Harris anunció la creación de una Unidad de Protección y Cumplimiento de la Privacidad para hacer cumplir las leyes relacionadas con la privacidad cibernética, el robo de identidad y las violaciones de datos. Más tarde, ese mismo año, Harris notificó a 100 desarrolladores de aplicaciones móviles de su incumplimiento de las leyes de privacidad del estado y les pidió que crearan políticas de privacidad o que enfrentaran una multa de USD 2500 cada vez que un residente de California descargara una aplicación que no cumpliera con las normas.

En 2015, Kamala Harris logró dos acuerdos con Comcast, uno por un total de USD 33 millones por acusaciones que publicaron en línea los nombres, números de teléfono y direcciones de decenas de miles de clientes que habían pagado por el servicio telefónico de protocolo de voz sobre Internet («VOIP») no listado y otro Acuerdo de USD 26 millones para resolver las acusaciones de que descartó registros en papel sin primero omitir o redactar información privada del cliente. Harris también llegó a un acuerdo con Houzz sobre las acusaciones de que la compañía grabó llamadas telefónicas sin notificar a los clientes o empleados. La compañía Houzz se vio obligada a pagar USD 175.000, destruir las llamadas grabadas y contratar a un director de privacidad, la primera vez que se incluye una disposición de este tipo en un acuerdo con el Departamento de Justicia de California.

Política fiscal de acuerdo a Kamala Harris

Uno de los aspectos más importante de la política económica de cualquier gobierno es la política fiscal, es decir la forma en que el gobierno recibe y gasta el dinero de sus contribuyentes. Frente a este aspecto Kamala Harris se ha mostrado del lado de posiciones progresistas de corte neokeynesiano.

Como candidata a la presidencia de los Estados Unidos y luego a la presidencia, Kamala Harris ha propuesto varios cambios al código fiscal, que incluyen:

  • Aumentar la tasa marginal máxima del impuesto sobre la renta en el 1 por ciento superior (hasta el 39,6 por ciento desde el 37 por ciento)
  • Implementar una «prima basada en los ingresos» del 4 por ciento en los hogares que ganan más de usd 100.000 al año para pagar su versión de «Medicare para todos»
  • Crear un nuevo crédito fiscal reembolsable (la Ley LIFT) que estaría disponible para los contribuyentes de ingresos bajos y medianos, diseñado para aumentar los ingresos después de impuestos para abordar el aumento del costo de vida.
  • Aumentar las tasas impositivas sobre las ganancias de capital a las mismas tasas que los ingresos ordinarios, aunque no está claro si Harris lo haría solo en un subconjunto de contribuyentes.
  • Aumentar la tasa del impuesto sobre la renta corporativo del 21 por ciento, establecida en la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (TCJA), hasta un 35 por ciento
  • Expandir el impuesto sobre el patrimonio para cubrir una mayor compensación a los maestros
  • Imponer un impuesto a las transacciones financieras (FTT) sobre las transacciones de acciones al 0,2 por ciento, las transacciones de bonos al 0,1 por ciento y las transacciones de derivados al 0,002 por ciento.

Muchos de los puntos de los planes de Harris en 2020 carecían de detalles. Sin embargo, hay algunas ideas políticas compartidas entre los planes presentados como parte del programa de candidatura a la presidencia de Biden y Harris. Entre ellos, ambos candidatos incluyeron:

  • Aumentar la tasa impositiva máxima sobre los ingresos del 1% de los asalariados con mayores ingresos del 37% al 39,6%.
  • Aumento de la tasa del impuesto sobre la renta de las sociedades
  • Gravar las ganancias de capital y los dividendos a las tasas ordinarias del impuesto sobre la renta
  • Aumento de los créditos fiscales reembolsables para personas
  • Harris ha sugerido la necesidad de una tarifa de carbono. Biden también respondió favorablemente a la idea en una entrevista con Anderson Cooper de CNN.

También hay diferencias notables entre las propuestas de cada candidato:

  • El plan de Biden aumentaría la tasa del impuesto sobre la renta de las empresas al 28 por ciento frente al 35 por ciento de Harris.
  • Biden solo aplicaría las tasas de impuesto sobre la renta ordinarias a las ganancias de capital de aquellos contribuyentes con ingresos superiores a $ 1 millón al año. No está claro si Harris propuso aplicar tasas de ingresos ordinarias a todas las ganancias de capital, independientemente de los ingresos de los contribuyentes.
  • Biden ha propuesto eliminar el límite de ingresos en los impuestos del Seguro Social y duplicar los impuestos sobre la Renta Global Intangible de Bajos Impuestos (GILTI). Se necesita más información sobre la postura de Harris.
  • A diferencia del plan Harris, la campaña de Biden no incluye una prima de ingresos para pagar ninguna versión del programa «Medicare para todos». De hecho, la campaña de Biden criticó a Harris durante las primarias por el tema, argumentando que el plan de Harris representaba “una negativa a ser sincero con la clase media estadounidense” y resultaría en aumentos de impuestos para millones de familias.
  • Harris ha propuesto un nuevo crédito fiscal reembolsable para personas de ingresos bajos y medios. El plan de Biden expande principalmente los créditos actuales ya promulgados (por ejemplo, crédito fiscal por ingresos del trabajo, crédito fiscal para nuevos mercados, créditos para energía renovable, etc.) además de ofrecer nuevos créditos, principalmente en el lado comercial (por ejemplo, un crédito fiscal para comunidades manufactureras y pequeños créditos del plan de ahorro de la fuerza laboral empresarial).
  • Harris ha propuesto un impuesto a las transacciones financieras (FTT) en ciertas operaciones de Wall-Street, incluidas acciones, bonos y derivados. Biden ha guardado silencio sobre si apoya un impuesto sobre las transacciones.

Conclusiones

Las posiciones políticas de Kamala Harris en materia económica fácilmente se pueden consideran dentro de un esquema de pensamiento progresista. Su defensa de los consumidores y de los ciudadanos del común en los procesos que se dieron luego de la crisis financiera de 2008 la hacen destacar como una figura que mira más hacia la izquierda y hacia la protección de los intereses colectivos cuando se trata de dilemas relacionados con los poderes institucionales y el poder bancario.

Su interés por elevar los impuestos a las grandes corporaciones y a los grandes capitales también se enmarca en esta perspectiva y nos muestra que tiene una clara conciencia de los procesos que generan una amplia desigualdad en los Estados Unidos y cómo esta desigualdad está afectando gravemente el crecimiento económico con amplias fallas de mercado. En este sentido, Harris apuesta por políticas intervencionistas que se dirijan a resolver las fallas del mercado de manera activa. Así mismo se posiciona en contra de una visión neoliberal que privilegia el estado mínimo y la mayor libertad posible para las empresas. Estos factores hacen que Kamala llegue a ser una figura despreciada por el ala más conservadora del partido republicano y también que sea vista con recelo por parte de los demócratas más moderados, quienes la ven como una política muy «radical».

En este contexto, Harris es una fiel representante del pensamiento económico neokeynesiano que se ha desarrollado luego de la crisis económica de 2008, y se encuentra así del lado de pensadores económicos como Joseph Stiglitz, Paul Krugman y Thomas Piketty, quienes han reclamado desde hace tiempo una mayor intervención estatal en la economía para corregir los fallos del capitalismo, y lograr así mayores oportunidades de crecimiento para todos los ciudadanos en un escenario de mayor igualdad.

Con información de la Enciclopedia Británica.

comentarios

Arriba