Millonarios

¿Quién es Larry Fink y cuánta es su fortuna? El fundador de BlackRock

Larry Fink

Larry Fink, cuyo nombre completo es Laurence Douglas Fink, es uno de los hombres de negocios más reconocidos en Wall Street y puede considerarse como un revolucionario al hacer popular cientos de productos de inversión que hoy son reconocidos en todo el mundo como vehículos adecuados para una amplia gama de inversionistas.

Nació el 2 de noviembre de 1952 y hoy se ha convertido en un multimillonario estadounidense. Como presidente y director ejecutivo de la firma de inversiones BlackRock, ha llevado a esta organización a la cima. Hoy BlackRock cuenta con activos bajo administración de más de 10 trillones de dólares, lo cual le da a esta empresa un enorme poder dentro del sistema financiero global. Para el mes de octubre de 2021, Larry Fink tenía una fortuna neta de 1100 millones de dólares según la Revista Forbes.

Primeros años

Fink nació el 2 de noviembre de 1952 y creció en una familia judía en el poblado de Van Nuys, California, donde su madre era una profesora de inglés y su padre era propietario de una tienda de zapatos. Fink se graduó como politólogo de la Universidad de California en 1974 y también es miembro de Kappa Beta Phi, una “sociedad secreta” o logia, fraternidad, la cual es conocida por tener un amplio séquito entre los mejores y más reconocidos ejecutivos de Wall Street. Fink también tiene una maestría de la Escuela de Administración Anderson de la Universidad de California.

Carrera en el mundo financiero

Fink es reconocido y elogiado en el mundo financiero por haberse hecho un lugar para sí mismo dentro de la industria. Comenzó su carrera en el año 1976 en First Boston, un banco de inversión con sede en Nueva York. Su pericia y habilidad en el campo de trabajo lo llevaron a hacerse cargo del departamento de bonos del First Boston. Allí Fink fue una figura clave para la creación de activos basados en hipotecas para el mercado de los Estados Unidos. También dentro de First Boston, Fink fue miembro del comité de administración, y codirector de la división de impuestos sobre los ingresos fijos. En este banco también iniciaría una división o departamento de opciones y futuros, y dirigió el grupo de productos de Bienes raíces e hipotecas de la entidad.

El trabajo de Fink fue muy importante para añadir nada menos de 1000 millones de dólares a los activos del First Boston. Allí fue exitoso hasta 1985, cuando su departamento perdió 100 millones de dólares debido a una incorrecta predicción suya sobre la dirección que tomarían las tasas de interés. Esta experiencia lo llevó a la decisión de comenzar una compañía que invertiría el dinero de los clientes al tiempo que incorporaría una administración de riesgos comprehensiva para que ese tipo de eventos no se volviera a presentar.

En 1988, bajo la sombrilla corporativa del The BlackStone Group, Fink cofundó BlackRock y se convirtió en su director y CEO, haciendo realidad su sueño de tener una compañía de inversiones independiente. Cuando BlackRock se dividió de Blackstone en 1994, Fink retuvo sus posiciones directivas, las cuales continuó manteniendo después de que BlackRock se convirtiera en una compañía más independiente en 1998.

Hasta la fecha, BlackRock es el inversor más grande del mundo en energías fósiles, lo que convierte a Fink y su compañía en grandes determinantes en el financiamiento del cambio climático, lo que ha sido denominado como el “Gran problema de BlackRock” y ha llevado al nacimiento de campañas como la del “Gran Problema de BlackRock” de grupos activistas y ambientalistas como el Sierra Club. La compañía también es uno de los inversores más importantes en armas militares. Incluso la firma tiene un ETF dedicado a las armas, el “iShares U.S. Aeroespacial y Defensa” que se comercializa con el ticker ITA. En este fondo de armas, los inversores pueden apoyar a compañías como Northrop Grumman, Lockheed Martin y Raytheon.

Desde el año 2000

En el año 2003, Larry Fink ayudó a negociar la renuncia del CEO de la bolsa de valores de Nueva York, Richard Grasso, quien fue criticado ampliamente por su pago de 190 millones de dólares en medio de la crisis financiera posterior a los atentados del 11 de septiembre y de la burbuja de las puntocom.

Para el año 2006, Fink lideró la fusión con Merrill Lynch Investment Managers, quienes doblaba a BlackRock en el monto de activos bajo administración. Ese mismo año, BlackRock, compró la Villa Stuyvesant Town-Peter Cooper, un complejo en Manhattan por un valor de 5.400 millones de dólares, el cual se convirtió en el acuerdo de bienes raíces más grande en la historia de los Estados Unidos. Sin embargo, cuando el proyecto residencial terminó en un impago y default, los clientes de BlackRock perdieron su dinero, incluyendo al Sistema de retiros y pensiones de California, el cual perdió cerca de 500 millones de dólares.

Luego de la crisis financiera del 2008 vino una época dorada y de ascenso para BlackRock. El gobierno de los Estados Unidos contrató a la compañía para que ayudará a hacer un saneamiento del sistema financiero luego de la crisis. Aunque se cree que BlackRock era la mejor opción para esta tarea, la cercanía de larga data de Larry Fink con altos funcionarios del gobierno han hecho surgir tesis sobre supuestos conflictos de intereses en los contratos con el gobierno, los cuales fueron concedidos a la firma sin que hubiera un proceso competitivo.

Los contratos de BlackRock con el gobierno estadounidense le permitieron a Larry Fink cultivar relaciones con el secretario del Tesoro Estadounidense Tim Geithner y con miembros adicionales del equipo de recuperación económica de la administración Obama.

Para el año 2016, Fink esperaba convertirse también en un miembro del gobierno federal presidido por Hillary Clinton como secretario del Tesoro. En ese mismo año BlackRock contrató muchos ejecutivos de rama nominados a su firma y provenientes del gobierno Obama, incluyendo a Cheryl Mills, Christopher Meade, Katheryn Rosen, y Ken Wilson. Este movimiento fortaleció las relaciones de puerta giratoria con el gobierno federal.

En diciembre de 2009, BlackRock compró la firma Barclays Global Investors, en un punto en el que la compañía se convirtió en el administrador de fondos más grande del mundo. A pesar de su gran influencia, Fink no es muy conocido en los medios de comunicación ni en la cultura popular, aparte de sus intervenciones regulares en la cadena de noticias de negocios CNBC y de las menciones en la prensa especializada como el Financial Times y Bloomberg. El éxito de la firma, BlackRock, ha sido tan notorio, que ha convertido a Larry Fink en una persona extremadamente rica. En el 2010, la firma le pagó 23.6 millones de dólares, un monto que ha venido creciendo desde entonces en los pagos de cada año. Para el año 2016, BlackRock ya tenía 5 trillones de dólares en activos bajo administración.

Los éxitos y reconocimientos, sin embargo, no han parado y cada año se suman más, uno tras otro. En el 2016, Larry Fink recibió el Premio ABANA al Logro en la ciudad de Nueva York, el cual reconoce a los individuos que ejemplifican un liderazgo sobresaliente en el mundo de la banca y de las finanzas y que han tenido también un compromiso para una cooperación positiva y profesional entre los Estados Unidos y el Medio Oriente y el Norte de África.

Para el año 2018, Fink fue clasificado por la revista Forbes como la persona número 28 en la lista de las personas más poderosas del mundo.

Por otra parte, al igual que durante la Gran Recesión o crisis financiera del 2008, el gobierno Federal y la Fed contrataron nuevamente a BlackRock para que les ayudara en el programa de compra de activos con el fin de mantener la economía a flote.

El compromiso comunitario y con la sociedad de Larry Fink

Fink ha servido en la junta directiva de la Universidad de Nueva York, donde él ha tenido varias presidencias, incluyendo la presidencia del Comité de Asuntos Financieros. Él también ha sido presidente del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. Así mismo también ha estado en la junta directiva de la Robin Hood Foundation y fundó el Centro de Finanzas e Inversiones Lori y Laurence Fink en la Universidad de California en el año 2009, y actualmente sirve como presidente de la junta de este centro.

Para diciembre de 2016, Larry Fink se unió a un foro de negocios organizado por el entonces presidente electo Donald Trump para proveer asesoramiento estratégico y político en temas económicos al futuro presidente.

Larry Fink en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza

Durante los últimos años, las perspectivas de Larry Fink sobre el cambio climático han venido evolucionando desde la desidia y las inversiones activas en sectores contaminantes a una preocupación y un compromiso cada vez más serio. En su carta abierta a los CEOs de 2008, él llamó a las corporaciones a desempeñar un rol más activo en el mejoramiento del medio ambiente, trabajando para mejorar las vidas de sus comunidades, y para incrementar la diversidad en su fuerza de trabajo. Esto ha sido tomado como una evidencia de un movimiento por parte de BlackRock, uno de los inversores públicos más grandes del mercado, para tomar acción concreta para lograr cada uno de los objetivos de gobernanza y sostenibilidad. En su carta abierta de 2019, Fink dijo que las compañías y sus CEOs deben tomar pasos para llenar el vacío de liderazgo y enfrentar los temas temas sociales y políticos en las ocasiones en que los gobiernos fallan al enfrentar los temas más acuciantes de hoy.

Después del asesinato del periodista árabe Jamal Khashoggi, Fink canceló sus planes de viajar en octubre de 2018 a una conferencia de inversiones en el reino de Arabia Saudí. Durante mucho tiempo se ha especulado que el periodista, un crítico de la casa real, habría sido asesinado por órdenes del príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

En su carta abierta a los CEOs de 2020, Fink anunció que la sostenibilidad ambiental era uno de los elementos centrales de las futuras inversiones de BlackRock, dando un cambio de dirección mucho más palpable a las políticas de inversión que han caracterizado a la firma durante los últimos años. En su carta, él explicó cómo el cambio climático se convertirá en el impulsor más importante de la economía, afectando todos los aspectos de la vida social, política y económica. Larry Fink también indicó, en una carta separada (dirigida a los inversores) que BlackRock cortaría los lazos con las inversiones previas, las cuales involucraban carbón termal y otro tipo de inversiones que son consideradas como un gran riesgo para el medio ambiente.

Por otra parte, el compromiso social de Larry Fink ha ido también más allá de las inversiones sostenibles o de apoyar a instituciones educativas como la Universidad de Nueva York. Él ha sido un donante recurrente y defensor de la Fundación de la Policía de Nueva York, un grupo que provee apoyo financiero al departamento de la Policía de Nueva York. Sin embargo, este apoyo no ha estado exento de críticas, la organización sin ánimo de lucro Color of Change ha instado a Fink a terminar con su apoyo a la Fundación de la Policía de Nueva York luego del asesinato de George Floyd, un ciudadano afroamericano que fue asesinado por asfixia por un policía. Luego de la muerte de Floyd, Estados Unidos vio una ola de protestas contra la violencia policial sin precedentes en la historia reciente.

Larry Fink y las inversiones de BlackRock en China

En su carta abierta a los CEOs de 2021, Larry Fink declaró que el mercado chino era “una oportunidad significativa para ayudar a cumplir los objetivos de largo plazo de sus inversores en China e internacionalmente”. Así mismo durante el 2021, Fink y BlackRock han venido incrementando sus posiciones en China, país al que consideran aún un mercado en pleno ascenso y que muchos creen que superará a la economía estadounidense para el año 2030.

Así mismo un vocero de la firma declaró: “La abrumadora mayoría de los activos de BlackRock son para el retiro de los trabajadores. Los clientes de BlackRock, incluyendo muchos clientes estadounidenses, buscan un conjunto amplio de inversiones, incluyendo las de China, para lograr su retiro y otros objetivos financieros. Creemos que los mercados financieros integrados globalmente proveen a las personas, a las compañías y gobiernos de todos los países, el acceso más eficiente y mejor al capital que apoya el crecimiento económico alrededor del mundo”.

Sin embargo, no todos parecen estar de acuerdo con el entusiasmo de Larry Fink y BlackRock por las inversiones en China continental. En una carta editorial publicada en el New York Times, el multimillonario e inversor George Soros indicó que la firma malentendía el comportamiento autoritario del presidente chino Xi Jinping y que invertir en territorio chino sería “un trágico error que podría dañar los intereses de seguridad nacional de los Estados Unidos y de otras democracias”.

Soros, quien se considera a sí mismo como un defensor de la sociedad abierta, y que incluso tiene una fundación que promueve los valores democráticos alrededor del mundo, la Open Society, ve con mucha preocupación el ascenso económico de China y considera que este viene de la mano con un impulso a los gobiernos autoritarios de todo el mundo. Así mismo, Soros insiste en que anteriormente, los esfuerzos para construir puentes entre Estados Unidos y China por medio de las inversiones podrían haber estado justificados, pero que sin embargo, hoy China y Estados Unidos se encuentran enfrascados en un conflicto de vida o muerte, ya que ambas naciones representan dos modelos de gobernanza completamente diferentes: un modelo represivo y autoritario y un modelo democrático y abierto.

Larry Fink respondió a la carta de Soros en el New York Times afirmando que considera que las inversiones en China son hoy vitales para cualquier inversor y que no pueden ser ignoradas en el mundo de hoy cuando se trata de cumplir objetivos financieros y de alcanzar una sociedad mucho más integrada, globalizada y dinámica.

El hombre de los 10 trillones de dólares

En octubre de 2021, Larry Fink fue el objeto de un amplio reportaje en el Financial Times titulado: “El hombre de los 10 trillones de dólares, cómo Larry Fink se convirtió en el rey de Wall Street”. En esta reseña, el periódico señalaba el increíble ascenso de la firma de Fink, BlackRock, a la cima del mundo financiero como el administrador de capitales más grande del mundo y se preguntaba si una sola compañía debía tener tanto poder. De la misma manera se ha señalado cómo múltiples funcionarios de gobierno trabajan hoy en BlackRock y ejecutivos que trabajaban antes en BlackRock han salido en el año 2021 para trabajar en la administración de Joe Biden.

Para algunos críticos, como informaba el Financial Times, BlackRock es el nuevo Goldman Sachs, el banco de inversión que una vez se convirtió tan influyente que incluso fue apodado como “Goverment Sachs”. Así mismo BlackRock es considerada como la obra de vida de un solo hombre, Larry Fink.

Perspectivas de Larry Fink sobre las nuevas tecnologías financieras

También en octubre de 2021, Larry Fink señaló que el bitcoin tendría un papel cada vez mayor en el futuro financiero como moneda digitalizada y en términos de utilidad para sus usuarios. Sin embargo también indició que no tenía claro si esto sería bueno o no al nivel de cotización y de los precios de la criptomoneda. En este sentido también señaló que no es muy estudioso del ecosistema criptográfico y que por lo tanto no sabe si la criptomoneda subirá de precio o si sucumbirá a las especulaciones del mercado, pero que entiende muy bien el interés que despierta entre los inversores y que sabe que su uso, independientemente de su cotización, tendrá un impacto positivo en la sociedad. Las declaraciones de Fink fueron emitidas en un programa de CNBC.

En diciembre de 2020 Larry Fink dijo ante CNBC que el bitcoin podría evolucionar hasta convertirse en un activo de talla global.

Compromiso medioambiental con los países en vías de desarrollo

Larry Fink declaró en una pieza editorial del New York Times en octubre de 2021 que los países en vías de desarrollo necesitarían cerca de 1 trillón de dólares anuales para enfrentar la emergencia del cambio climático y desarrollar estrategias efectivas para lograr la descarbonización de sus economías. De este trillón de dólares Fink afirmó que unos 100.000 millones de dólares deberían ser provistos por los gobiernos de las economías avanzadas (La OECDE y China) y que por lo tanto los restantes 900.000 millones de dólares deberían ser provistos por inversionistas institucionales, como BlackRock, Vanguard y otras grandes firmas de inversión. En este sentido, cada dólar de inversión gubernamental en los países en vías de desarrollo atraería 9 dólares de los inversionistas privados institucionales.

La lógica detrás de las suposiciones de Fink sobre la inversión en los países en vías de desarrollo es que estos aguardan con grandes oportunidades de crecimiento para los inversores, sin embargo, muchos no se atreven a llevar allí su dinero debido a los riesgos políticos. La inversión gubernamental reduciría los riesgos para los inversores privados.

Sin embargo, la revista Forbes, citando las declaraciones de Fink en el Times señaló la propuesta como impráctica dado que colocar dinero gubernamental en programas de desarrollo siempre se ha visto como una tarea sumamente difícil. Por ejemplo, del compromiso de París contra el cambio climático de 100.000 millones de dólares, las naciones ricas solo han comprometido el 10 por ciento de ese monto.

Así mismo, muchas cuestiones sobresalen en el tema de la efectividad de la ayuda extranjera para los países en desarrollo. Esto porque los países en vías de desarrollo no tienen las estructuras de gobernanza necesarias que les permitan disponer de forma eficiente de la ayuda recibida. En este sentido, Forbes recuerda la crítica que recibió el libro de Jeffrey Sachs El Fin de la Pobreza en el 2005 cuando propuso dar 100.000 millones de dólares anualmente a los países en vías de desarrollo para acabar con la pobreza.

Aún así Forbes está de acuerdo con Larry Fink en que los países ricos son los que más han contribuido a la crisis climática y por lo tanto deben llevar la mayor parte de responsabilidad en el proceso de descarbonización. También es importante destacar que los países pobres necesitan recursos para hacerlo. Sin embargo, esto requerirá más que un simple empujo financiero.

Vida personal de Larry Fink

Larry Fink con su esposa Lori.

Fink ha estado casado con su esposa Lori, desde mediados de los años setenta. La pareja posee casas en Manhattan; North Salem, New York, y en Vail, Colorado. También tienen tres hijos. Joshua, su hijo mayor, fue el CEO de Enso Capital, una entidad que una vez existió como un fondo de cobertura, en la cual Fink tenía participación. En términos políticos, Fink ha sido un demócrata durante toda su vida.

¿Cuál es la percepción pública sobre Larry Fink?

La percepción de Larry Fink en la opinión pública ha sido generalmente mixta. Muchas personas de negocios así como los medios de noticias sobre negocios tienen una postura de admiración, pues logró construir la firma de administración de activos más grande del mundo desde un origen relativamente modesto. Pero por otra parte, muchos ciudadanos comunes tienen una perspectiva negativa de él, debido a las inversiones en armas de su compañía y a la tradicional confluencia de otro tipos de inversiones en compañías con carácter monopólico como las grandes firmas tecnológicas así como con las grandes firmas contaminantes y responsables por altas emisiones de CO2.

En su carta anual a los CEOs de 2018, Fink declaró que las grandes compañías deberían ser conscientes de su impacto en la sociedad, mostrando así una clara preocupación por los objetivos de gobernanza y sostenibilidad de las empresas. Sin embargo, organizaciones pacifistas han mostrado su descontento con las que consideran declaraciones incongruentes de Fink, ya que su compañía, BlackRock, es el inversor más grande del mundo en manufactura de armas por medio de su ETF de Defensa y Fuerza aeroespacial de los Estados Unidos. En septiembre de 2018, un activista de la ONG Code Pink confrontó a Fink en el escenario de la Conferencia de Yahoo Finance All Markets.

Honores y reconocimientos

El mundo financiero y académico ha reconocido ampliamente los logros de Larry Fink como ejecutivo y financista, así como su labor filantrópica. Algunos de los reconocimientos que ha obtenido son los siguientes:

En el año 2007, Fink recibió el Golden Plate Award de la Academia americana del Logro.

En 2015, el premio Appeal of Conscience y la Medalla de la Universidad de California,
Y en el 2019 el premio Charles Schwab de Innovación financiera.

Con información del Financial Times, Forbes, CNBC, y Coindesk.

comentarios

Arriba