Economistas

¿Quién es Naomi Klein y cuál es su pensamiento económico?

Naomi Klein

Biografía de Naomi Klein

Naomi Klein nació el 8 de mayo de 1970 en Montreal, Canadá. Hija de Bonnie Sherr Klein y casada con Avi Lewis, es una periodista y escritora canadiense de origen judío.

Educación

Klein estudió filosofía y literatura en la Universidad de Toronto. Cuando estaba preparándose para ir a la Universidad se ve obligada a aplazar sus estudios por cuenta de un infarto que sufre su madre. Un año después, cuando Naomi cursaba su primer año universitario tuvo lugar un ataque en la Escuela Politécnica de Montreal, el ataque dirigido a las estudiantes de ingeniería hizo que Klein se volcara hacia el feminismo y las causas sociales.

Carrera profesional

Su primer trabajo como escritora es la revista estudiantes The Varsity, donde tuvo el cargo de redactora jefe. Trabajó en el periódico The Globe and Mail.

Desde el año 2000 empieza a darse a conocer internacionalmente con la obra No Logo, un manifiesto en contra de los efectos nocivos de la globalización y de las externalidades negativas generadas por las grandes compañías privadas. En esta obra Naomi Klein crítica duramente a las empresas y marcas que explotan a los trabajadores más vulnerables en el tercer mundo para generar rentabilidades.

Las acusaciones de Klein contra la empresa Nike fueron de una dimensión tan grande, que la compañía tuvo que publicar un informe detallado respondiendo a cada una de las críticas de la escritora. Desde entonces No Logo se convirtió en un Best Seller internacional, alcanzando más de un millón de copias vendidas y siendo traducido a más de 48 idiomas.

Naomi Klein ha trabajado como columnista para diarios progresistas como The Guardian(Reino Unido) y el ya citado The Globe and Mail (Canadá). Es doctora Honoris Causa en Derecho por el King´s College University de Nueva Escocia y ha sido catedrática de la London School of Economics, una de las mejores universidades del mundo en ciencias sociales.

Libros de Naomi Klein

Desde la publicación de No Logo, Naomi Klein a escrito varios libros contra la lógica del capitalismo que explota a los más vulnerables. Naomi Klein aboga en ellos por un socialismo democrático y la necesidad de una transición energética rápida en respuesta a la crisis climática.

Sus obras son: Vallas y Ventanas(2003), La Doctrina de Shock (2007), Esto lo cambia todo, el capitalismo contra el clima (2015), Decir No no basta ( 2017), On Fire, The Burning Case for a New Green Deal ( 2019).

Naomi Klein y la Doctrina de Shock

Naomi Klein con ejemplares de la Doctrina de Shock
Naomi Klein con ejemplares de la Doctrina de Shock

El tercer libro de Klein, The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism, (La Doctrina de Shock, el ascenso del capitalismo del desastre) se publicó el 4 de septiembre de 2007.

El libro argumenta que las políticas de libre mercado del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Chicago han cobrado importancia en países como Chile , bajo Pinochet, Polonia, Rusia, bajo Yeltsin.

El libro también argumenta que las iniciativas políticas (por ejemplo, la privatización de la economía de Iraq bajo la Autoridad Provisional de la Coalición) se apresuraron mientras los ciudadanos de estos países estaban en estado de shock por desastres, trastornos o invasiones.

El libro se convirtió en un éxito de ventas internacional y del New York Times y fue traducido a 28 idiomas.

Un aspecto central de la tesis del libro es la afirmación de que aquellos que desean implementar políticas de libre mercado impopulares ahora lo hacen de manera rutinaria aprovechando ciertas características de las secuelas de grandes desastres, ya sean económicos, políticos, militares o naturales.

La sugerencia es que cuando una sociedad experimenta un «choque» importante, existe un deseo generalizado de una respuesta rápida y decisiva para corregir la situación; Este deseo de acción audaz e inmediata brinda una oportunidad para que actores sin escrúpulos implementen políticas que van mucho más allá de una respuesta legítima al desastre.

El libro sugiere que cuando la prisa por actuar significa que los detalles de una respuesta no serán analizados, ese es el momento en que las políticas impopulares y no relacionadas se apresurarán intencionalmente.

El libro parece afirmar que estos choques en algunos casos son alentados intencionalmente o incluso fabricados.

Klein identifica la «doctrina del choque», elaborando sobre lo que Joseph Schumpeter, denominó como la última en las fases de «destrucción creativa» del capitalismo.

La Doctrina de Shock se adaptó a un cortometraje del mismo nombre, lanzado en YouTube. El original ya no está disponible en el sitio, sin embargo, se publicó un duplicado en 2008. La película fue dirigida por Jonás Cuarón, producida y coescrita por su padre Alfonso Cuarón. El video original fue visto más de un millón de veces.

La publicación de La Doctrina de Shock aumentó la prominencia de Klein, y The New Yorker la juzgó «la figura más visible e influyente de la izquierda estadounidense: lo que Howard Zinn y Noam Chomsky eran hace treinta años».

El 24 de febrero de 2009, el libro recibió el Premio Warwick inaugural de Escritura de la Universidad de Warwick en Inglaterra. El premio le significó un monto en efectivo de 50.000 libras esterlinas.

El pensamiento económico de Naomi Klein

La obra de Klein se centra en la explotación y el consumo como actores del sistema del capitalismo que actúan como herramientas de una élite poderosa y egoísta que busca generar beneficios a costa del resto de la población.

Para Klein se destaca que actualmente existe una alianza formal entre las élites empresariales y los políticos para sostener un sistema que se alimenta de la pobreza de muchos.

En este sentido los lobbies de acción política han cooptado a las instituciones gubernamentales para que estas actúen en favor de los intereses de las corporaciones, pasando leyes que les benefician de forma descarada.

Los desastres naturales, la explotación del trabajo infantil, la esclavitud en las naciones africanas y asiáticas, los tratados de libre comercio injustos, las guerras del petróleo, la corrupción política y la acumulación masiva de bienes que no necesitamos, son todos estos temas que están en la agenda de los libros de Naomi Klein.

A nivel económico, y al igual que figuras políticas como Ilhan Omar y Alexandria Ocasio-Cortez, Klein plantea la necesidad de mayores impuestos sobre la riqueza para financiar el gasto público en energías renovables, educación y salud pública universal. Al mismo tiempo Klein crítica el uso de las guerras como medio para estimular las economías nacionales y señala que esos recursos estarían mejor invertidos en investigación científica contra la crisis climática.

Sin embargo Klein no aboga necesariamente por el crecimiento económico como una herramienta de desarrollo de las economías y del bienestar general. Klein cree que el crecimiento del PIB ha servido como una excusa para promover la explotación del medio ambiente a ultranza y que a la larga un mayor PIB no redunda en mayor bienestar. En consecuencia Klein defiende un menor consumo y que la economía este orientada a metas más racionales como el índice de desarrollo humano, mejorando índices vitales como la reducción de la pobreza y la desigualdad y ampliando la redistribución de los ingresos.

Klein como activista social

Naomi Klein ha liderado y promovido las luchas de los movimientos contra la globalización capitalista.

En este contexto Klein y su trabajo se orientan en la proposición de una globalización alternativa.

Protestó activamente en una marcha que condenaba la acción de la policía contra los manifestantes que se opusieron a la cumbre del G20 en Toronto en el año 2010.

En un comienzo, Klein apoyó el movimiento político de Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana, también apoyó el movimiento Occupy Wall Street en el 2011 contra los abusos de las instituciones financieras y las actividades especulativas y desreguladas de la Bolsa. Así mismo ha apoyado movimientos como el de los indignados de España y las revueltas árabes conocidas como «La Primavera árabe».

En el cine

Naomi Klein ha participado en el desarrollo de documentales como The Corporation, The Take y The Shock Doctrine.

Apoyo al Green New Deal

Durante el año 2019, Klein se ha destacado por el apoyo a la resolución por un Green New Deal (un nuevo acuerdo por el clima), una propuesta ambiciosa contra la crisis climática de la congresista de New York, Alexandria Ocasio-Cortez. En este contexto el apoyo de Klein a Ocasio-Cortez ha sido incondicional y le ha dado a la propuesta una gran legitimidad en la escena política.

Naomi Klein y el ambientalismo

Desde 2009, la atención de Klein se ha centrado en el ambientalismo, con un enfoque particular en el cambio climático, el tema de su libro Esto Lo cambia todo (2014).

Según su sitio web, el libro y la película que lo acompaña (lanzada en 2015) tratará sobre «cómo la crisis climática puede estimular la transformación económica y política». Ella se sienta en la junta directiva del grupo de campaña 350.org y participó en su gira «Do the Math» (Saca las cuentas) en 2013, alentando un movimiento de desinversión en tecnologías contaminantes.

Ella ha alentado al movimiento Occupy a unir fuerzas con el movimiento ambiental, diciendo que la crisis financiera y la crisis climática tienen la misma raíz: la avaricia corporativa sin restricciones.

Naomi Klein dio un discurso en Occupy Wall Street, donde describió el mundo como «al revés«, donde actuamos como si «no hubiera un fin a lo que en realidad es finito: los combustibles fósiles y el espacio atmosférico para absorber sus emisiones», y como si existieran «límites para lo que es realmente abundante: los recursos financieros para construir el tipo de sociedad que necesitamos».

Ella ha sido una crítica particularmente vocal de las arenas petrolíferas de Athabasca en Alberta, describiéndola en una charla TED como una forma de «desollado terrestre». El 2 de septiembre de 2011, asistió a la manifestación contra el oleoducto Keystone XL fuera de la Casa Blanca y fue arrestada.

Klein celebró la decisión de Obama de posponer una decisión sobre el oleoducto Keystone hasta 2013 en espera de una revisión ambiental como una victoria para el movimiento ambiental.

Asistió a la Cumbre del Clima de Copenhague de 2009. Culpó del fracaso de Copenhague al presidente Barack Obama y describió a su propio país, Canadá, como un «criminal del clima».

Ella presentó el Premio Angry Mermaid (un premio satírico diseñado para reconocer a las corporaciones que mejor sabotearon las negociaciones climáticas) a Monsanto.

Escribiendo a raíz del huracán Sandy, advirtió que la crisis climática constituye una oportunidad masiva para los capitalistas de desastre y las empresas que buscan beneficiarse de la crisis. Pero igualmente, la crisis climática «puede ser un momento histórico para marcar el comienzo de la próxima gran ola de cambio progresivo«, o el llamado «Choque del Pueblo».

El 9 de noviembre de 2016, luego de la elección de Donald Trump como el 45º presidente de los Estados Unidos, Klein pidió una campaña internacional para imponer sanciones económicas a los Estados Unidos si su administración se niega a cumplir con los términos del Acuerdo de París.

Posición sobre la guerra de Irak

Klein ha escrito sobre temas como la Guerra de Irak. En un artículo de septiembre de 2004 para Harper’s Magazine, ella argumenta que, contrariamente a la creencia popular, la administración Bush tenía un plan claro para Irak después de la invasión, que era construir una economía de libre mercado completamente libre.

Ella describe los planes para permitir que los extranjeros extraigan riqueza de Irak y los métodos utilizados para lograr esos objetivos. La película War, Inc. (2008) se inspiró parcialmente en su artículo, «Bagdad Year Zero».

El artículo de Klein «Trayendo Najaf a Nueva York» en agosto de 2004, publicado en The Nation, argumentó que el Ejército Mahdi de Muqtada Al Sadr «representa el sentimiento predominantemente dominante en Irak».

Ella continuó diciendo «Sí, si Sadr fuera elegido trataría de convertir a Irak en una teocracia como Irán, pero por ahora sus demandas son elecciones directas y el fin de la ocupación extranjera».

Marc Cooper, ex columnista de la Nación, atacó la afirmación de que Al Sadr representaba el sentimiento iraquí dominante y que las fuerzas estadounidenses habían llevado la lucha a la ciudad sagrada de Najaf.

Cooper escribió que «Klein debería saberlo mejor. Todos los enemigos de la ocupación estadounidense a la que se opone no son sus amigos. O los nuestros. O los del pueblo iraquí. No creo que el mulá Al Sadr, en cualquier caso, desee mucho apoyo emitido por feministas-socialistas judías seculares».

Naomi Klein y Venezuela

Klein firmó una petición de 2004 titulada «Votaríamos por Hugo Chávez». En 2007, describió a Venezuela bajo el gobierno de Chávez como un país donde «los ciudadanos habían renovado su fe en el poder de la democracia para mejorar sus vidas», y describió a Venezuela como un lugar protegido por las políticas de Chávez de los choques económicos producidos por el capitalismo. Por el contrario, según Klein, Chávez protegió a su país de la crisis financiera al construir «una zona de relativa calma económica y previsibilidad».

Según el revisor Todd Gitlin, quien describió el argumento general del libro de Klein La Doctrina de Shock (2007) como «más correcto que incorrecto», Klein es «una romántica», quien esperaba que el gobierno de Chávez produjera un futuro brillante en el que los trabajadores las cooperativas controladas manejarían la economía.

La Doctrina del Choque fue consistente con su pensamiento anterior sobre la globalización, y en ese libro describe las políticas de Chávez como un ejemplo de control público de algunos sectores de la economía como protección de los pobres de los daños causados ​​por la globalización.

Después del colapso de la economía venezolana y la supuesta erosión de sus instituciones democráticas bajo el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, Klein y otras personas que habían apoyado a Chávez fueron criticados por escritores como James Kirchick y Mark Milke.

Crítica de Israel

En marzo de 2008, Klein fue la oradora principal en la primera conferencia nacional de la Alianza de canadienses judíos preocupados.

En enero de 2009, durante la Guerra de Gaza, Klein apoyó la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel, argumentando que «la mejor estrategia para poner fin a la ocupación cada vez más sangrienta es que Israel se convierta en el objetivo del tipo de movimiento global que poner fin al apartheid en Sudáfrica «.

En el verano de 2009, con motivo de la publicación de la traducción al hebreo de su libro La Doctrina de Shock, Klein visitó Israel, Cisjordania y Gaza, combinando la promoción de su libro y la campaña BDS.

En una entrevista al periódico israelí Haaretz, enfatizó que es importante para ella «no boicotear a los israelíes sino boicotear la normalización de Israel y el conflicto».

En un discurso en Ramallah el 27 de junio, se disculpó con los palestinos por no unirse a la campaña de BDS antes.

Sus comentarios, particularmente el de que «[Algunos judíos] incluso piensan que conseguimos una tarjeta para escaparnos sin genocidio» se caracterizaron por Noam Schimmel, columnista de opinión en The Jerusalem Post, como «violentos» y «poco éticos» , y como la «más perversa de las aspersiones contra los judíos, un estereotipo antiguo de judíos como intrínsecamente malvados y maliciosos».

Klein también fue portavoz de la protesta contra el foco de atención en Tel Aviv en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2009, un foco que Klein dijo que era un retrato muy selectivo y engañoso de Israel

Naomi Klein en la política estadounidense

En el 2019 Naomi Klein apoya las candidaturas políticas de Bernie Sanders y Elizabeth Warren a la presidencia de los Estados Unidos, considerando que una eventual candidatura de Joe Biden sería perjudicial para el partido demócrata y no tendría la fuerza suficiente para enfrentar a Donald Trump en el 2020.

Para el 2020 tras la derrota de Elizabeth Warren en el súper-martes el 3 de marzo, Naomi Klein se inclina fuertemente por la candidatura de Bernie Sanders, mostrando públicamente su apoyo a este candidato al que muchos han catalogado como «socialista».

En marzo de 2020, tras la crisis del coronavirus, Naomi Klein atacó a Donald Trump por su política económica, ya que en medio de la pandemia, el presidente defendía menores regulaciones a las empresas contaminantes. Klein señalaba que estas empresas son las culpables de que las personas contraigan enfermedades respiratorias que se pueden agravar y resultar mortales si las personas contraen coronavirus.

Con información de Wikipedia.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x