Economistas

¿Quién fue Jean-Baptiste Say y cuáles fueron sus aportes a la economía?

Jean-Baptiste Say

Jean-Baptiste Say (del 5 de enero de 1767 en Lyon, Francia al 15 de noviembre de 1832 en París, Francia) fue un economista y hombre de negocios francés liberal que defendía la competencia, el libre comercio y el levantamiento de las restricciones a los negocios. Es más conocido por la ley de Say, también conocida como la ley de los mercados, la cual él popularizó. Los estudiosos no están de acuerdo con la pregunta sorprendentemente sutil de si fue Say quien primero declaró lo que ahora se llama la ley de Say. Además, fue uno de los primeros economistas en estudiar el espíritu empresarial y conceptualizó a los empresarios como organizadores y líderes de la economía.

Jean-Baptiste Say nació en Lyon. Su padre, Jean-Etienne Say, nació en una familia protestante que se había trasladado de Nimes a Ginebra durante algún tiempo como consecuencia de la revocación del Edicto de Nantes. Say tenía la intención de seguir una carrera comercial y en 1785 fue enviado con su hermano Horace para completar su educación en Inglaterra. Se hospedó por un tiempo en Croydon y luego (después de una visita de regreso a Francia) en Fulham. Durante el último período, fue empleado sucesivamente por dos empresas de comerciantes de azúcar con sede en Londres, James Baillie & Co y Samuel y William Hibbert. A finales de 1786, acompañó a Samuel Hibbert en un viaje a Francia que terminó en diciembre con la muerte de Hibbert en Nantes. Jean-Baptiste Say regresó a París, donde encontró empleo en la oficina de una compañía de seguros de vida dirigida por Étienne Clavière. Su hermano Louis Auguste (1774-1840) también se convirtió en economista.

Escritura, docencia y emprendimiento

El primer intento literario de Say fue un panfleto sobre la libertad de prensa, publicado en 1789. Más tarde trabajó con Mirabeau en el Courrier de Provence. En 1792, Jean-Baptiste Say participó como voluntario en la campaña de Champagne. En 1793 asumió, siguiendo la moda revolucionaria francesa, el seudónimo de Atticus y se convirtió en secretario de Étienne Clavière, entonces ministro de Hacienda.

De 1794 a 1800, Jean- Baptiste Say editó un periódico, titulado La Decade philosophique, litteraire, et politique, en el que expuso las doctrinas de Adam Smith. Para entonces ya había establecido su reputación como publicista y cuando se estableció el gobierno consular en 1799 fue seleccionado como uno de los 100 miembros del Tribunat, uno de los cuatro grandes cuerpos del estado francés, renunciando a la dirección editorial de la Decade. En 1800, Say publicó Olbie, ou essai sur les moyens de réformer les mœurs d’une nation (Olbie, o ensayo sobre los medios de reformar las costumbres de una nación). En 1803 publicó su obra principal, Traité d’économie politique ou simple exposition de la manière dont se forment, se distribuent et se composent les richesses (Tratado de economía política o simple exposición de la forma en que se forma, distribuye y compone la riqueza). Jean-Baptiste Say fue destituido del cargo de tribuno en 1804. Tras haberse mostrado reacio a comprometer sus convicciones en interés de Napoleón, Say se dedicó a las actividades industriales y, después de familiarizarse con los procesos de fabricación del algodón, estableció una hilandería en Auchy-lès. -Hesdin en Pas de Calais que empleaba a unas 400 o 500 personas, principalmente mujeres y niños. Dedicó su tiempo libre a revisar su tratado económico, libro que había tenido gran éxito comercial durante algún tiempo, pero el cual el sistema de censura estatal vigente le impidió volver a publicar.

Say fue el expositor más conocido de las opiniones de Adam Smith tanto en Europa como en los Estados Unidos. Pero no estaba de acuerdo con la teoría del valor derivada del trabajo de Smith. Say fue uno de los primeros economistas en darse cuenta de que el valor de un bien deriva de su utilidad para el usuario, no del trabajo utilizado para producirlo. Esta idea no se sistematizó hasta principios de la década de 1870, cuando Carl Menger, William Stanley Jevons y Friedrich von Wieser le prestaron más atención.

En 1814, Jean-Baptiste Say se valió (para usar sus propias palabras) de la relativa libertad derivada de la entrada de las potencias aliadas en Francia para publicar una segunda edición de la obra dedicada al emperador Alejandro I de Rusia, que se había profesado su alumno. En el mismo año, el gobierno francés lo envió a estudiar la situación económica del Reino Unido. Los resultados de sus observaciones aparecieron en un tratado, De l’Angleterre et des Anglais (De Inglaterra y de los Ingleses). Una tercera edición de su tratado de economía apareció en 1817.

En 1819 se le creó una cátedra de economía industrial en el Conservatoire des Arts et Métiers. En 1825, Say se convirtió en miembro del consejo de mejora de la École spéciale de commerce et d’industrie, una de las primeras escuelas de negocios del mundo, y ahora (como École supérieure de commerce de Paris – ESCP) considerada hoy como la más antigua Escuela de negocios del mundo. Sin embargo, como revela el académico francés Adrien Jean-Guy Passant, Jean-Baptiste Say no es el fundador de esta escuela de negocios. En 1831, fue nombrado profesor de economía política en el Collège de France y en 1828-1830, publicó su Cours complet d’économie politique pratique (Curso completo de economía política).

Ley de Say

Jean-Baptiste Say es bien conocido por la ley de Say, o la ley de los mercados, que a menudo se resume de manera controvertida como:

“La oferta agregada crea su propia demanda agregada”.
“La oferta crea su propia demanda”.

En cambio, la ley de Say se resume sin controversias como:

“La oferta constituye su propia demanda”.
“Inherente a la oferta son los medios para su propio consumo” (traducción directa del francés Traité d’économie politique).

La frase exacta “la oferta crea su propia demanda” fue acuñada por John Maynard Keynes, quien la criticó como a las dos anteriores, equiparando las cuatro afirmaciones con el mismo significado. Algunos economistas, incluidos algunos defensores de la ley de Say que disputan esta caracterización como una tergiversación, han cuestionado la interpretación de Keynes, afirmando que la ley de Say en realidad se puede resumir con mayor precisión como “la producción precede al consumo” y que Say afirmaba que para consumir uno debe producir algo de valor para que uno pueda comerciarlo (ya sea en forma de dinero o trueque) para consumirlo más tarde.

En la obra de John Stuart Mill (1848) y su padre James Mill (1808) aparecen sentimientos similares a través de diferentes redacciones. El economista clásico escocés James Mill reafirma la ley de Say en 1808, escribiendo que “la producción de mercancías crea, y es la causa única y universal que crea un mercado para las mercancías producidas”.

En el lenguaje de Say, “los productos se pagan con productos” (1803, p. 153) o “un exceso sólo puede tener lugar cuando hay demasiados medios de producción aplicados a un tipo de producto y no lo suficiente a otro” (1803, pág. págs. 178-179). Explicando su punto en profundidad, Say escribió lo siguiente:

Vale la pena señalar que apenas se crea un producto, a partir de ese instante, este abre un mercado para otros productos en toda la extensión de su propio valor. Cuando el productor ha acabado con su producto, está más ansioso por venderlo inmediatamente, no sea que su valor disminuya en sus manos. Tampoco está menos ansioso por disponer del dinero que pueda obtener por ello; porque el valor del dinero también es perecedero. Pero la única forma de deshacerse del dinero es mediante la compra de un producto u otro. Por tanto, la mera circunstancia de la creación de un producto abre inmediatamente un conducto para otros productos.

Say también escribió que no es la abundancia de dinero, sino la abundancia de otros productos en general lo que facilita las ventas:

El dinero cumple sólo una función momentánea en este doble intercambio; y cuando finalmente se cierra la transacción, siempre se encontrará que un tipo de mercancía ha sido intercambiada por otra.

La ley de Say también puede haber sido extraída del Eclesiastés 5: 10-11: “El que ama el dinero, siempre quiere más; el que ama las riquezas, nunca cree tener bastante. Esto es también vana ilusión, porque mientras más se tiene, más se gasta. ¿Y qué se gana con tener, aparte de contemplar lo que se tiene?” (KJV). La ley de Say ha sido considerada por John Kenneth Galbraith como “El ejemplo más destacado de la estabilidad de las ideas económicas, incluso cuando están equivocadas”.

La ley de Say surgió durante el período inicial de la Revolución Industrial, en un momento en que los fenómenos económicos del aumento de la producción se fusionaron con la incapacidad cíclica de Inglaterra para mantener tanto las ventas como el desempleo. Esto llevó a muchos a creer que existía un límite para el crecimiento de la producción, y que podría llegar un punto en el que no habría forma de comprar toda la producción generada. La Ley de Mercados de Say se ocupa del hecho de que la producción de mercancías hace que se paguen ingresos a los proveedores de los componentes de capital, trabajo y tierra utilizados para producir estos bienes y servicios. El precio de venta de estos productos básicos es la suma de los pagos de salarios, rentas y ganancias. La renta generada durante la producción de un producto es igual al valor de ese producto. Por lo tanto, un aumento en la oferta de producción resultará en un aumento en los ingresos necesarios para generar la demanda de esos productos. En palabras de Jean-Baptiste Say, “a menos que produzcamos, no podemos consumir; a menos que primero suministremos, no podemos demandar”.

Say fue fuertemente influenciado por Adam Smith y las teorías económicas que presentó en su “La riqueza de las naciones” de 1776. Fue un gran defensor de las teorías del libre mercado de Smith, promoviendo sus filosofías del laissez-faire y ayudando a popularizarlas en Francia a través de su trabajo académico y su enseñanza. La ley de Say sigue viva en los modelos económicos neoclásicos modernos que asumen que todos los mercados son claros.

Entre otras de sus enseñanzas, Jean-Baptiste Say también expresó la creencia de que la deflación podría ser un acontecimiento positivo, si resultara de aumentos de la productividad. También escribió sobre dinero y banca, compartió sus puntos de vista sobre los impuestos como gravosos, y Robert L. Formaini en la publicación Economic Insights del Banco de la Reserva Federal de Dallas lo acredita como uno de los primeros economistas en discutir el espíritu empresarial y las nociones de utilidad, describiendo a los empresarios como útiles para satisfacer los “deseos humanos”. Otros economistas contemporáneos de Say fueron James Mill, Jeremy Bentham y David Ricardo.

Teoría del emprendimiento de Jean-Baptiste Say

En el Tratado, su principal obra económica, Say afirmaba que cualquier proceso productivo requería esfuerzo, conocimiento y la “aplicación” del emprendedor. Según él, los empresarios son intermediarios en el proceso productivo que combinan agentes productivos como la tierra, el capital y el trabajo para satisfacer la demanda de los consumidores. Como resultado, juegan un papel central en la economía y cumplen un papel de coordinación.

Además de estudiar a los emprendedores a gran escala, Jean-Baptiste Say analizó a las personas que trabajan para ellos mismos:

Cuando un obrero lleva a cabo una empresa por cuenta propia, como afilador de cuchillos en la calle, es a la vez trabajador y empresario.

Say también pensó qué cualidades son esenciales para los emprendedores exitosos y destacó la calidad del juicio. En su opinión, los empresarios deben evaluar continuamente las necesidades del mercado y los medios que podrían satisfacerlas, lo que requiere un “sentido de mercado infalible”.

Como enfatizó la función de coordinación de los empresarios, Say consideró los ingresos empresariales principalmente como salarios altos que se pagan en compensación por las habilidades y el conocimiento experto de los empresarios. Lo hizo haciendo una distinción entre la función de empresa y la función de oferta de capital, lo que le permitió considerar las ganancias del empresario, por un lado, y la remuneración del capital, por otro. Esto diferencia claramente su teoría de la de Joseph Schumpeter, quien describió la renta empresarial como ganancias a corto plazo que compensan el alto riesgo (renta schumpeteriana). Say también se refirió al riesgo y la incertidumbre, así como a la innovación, al hablar del espíritu empresarial, aunque nunca investigó profundamente sus relaciones. Sin embargo, Say declaró:

[En toda actividad empresarial] abundan los obstáculos que superar, las ansiedades que reprimir, los infortunios que reparar y los expedientes que hay que idear […] [y] siempre existe un cierto grado de riesgo en tales empresas.

A veces, un fabricante descubre un proceso, calculado para introducir un nuevo producto, aumentar la belleza de uno antiguo o producir con mayor economía.

Reconocimientos

En 1826, Jean-Baptiste Say fue elegido miembro extranjero de la Real Academia de Ciencias de Suecia.

Jean-Baptiste Say y los padres fundadores de EE. UU.

Apareciendo en traducción al inglés, las obras de Say encontraron un público admirador en los padres fundadores Thomas Jefferson y James Madison, con quienes mantuvo una correspondencia activa. La carta de Madison agradeciendo a Say por enviarle una copia de su Tratado dice en parte: “Le ruego, señor, que esté seguro del gran valor que le doy a su estima …”

Años posteriores y muerte

En sus últimos años, Say sufrió ataques de apoplejía nerviosa. Perdió a su esposa en enero de 1830 y desde ese momento su salud se deterioró. Cuando estalló la revolución de ese año, Say fue nombrado miembro del consejo general del departamento del Sena, pero consideró necesario dimitir.

Say murió en París el 15 de noviembre de 1832 y fue enterrado en el cementerio Père Lachaise.

Vida personal

En 1793, Say se casó con la señorita Deloche, hija de un ex abogado.

Legado de Jean-Baptiste Say

Jean-Baptiste Say tiene mucho que ofrecer a cualquier lector, sea economista o no. Vio muchas verdades importantes con claridad y escribió sobre ellas con pasión y lucidez. Say una vez que llamó a la economía «esta ciencia hermosa y, sobre todo, útil». (Say 1803, 450). Dejó la economía más hermosa y más útil de lo que la había encontrado.

La paradoja de la ley de Say es, pues, que el capital, el “lado de la oferta”, es el único medio real de mejorar la condición humana, tanto el capital para crear nueva producción como el capital para crear una mayor productividad, mientras que el gasto o la regulación “social” para promover artificialmente la demanda a través de salarios altos, el “lado de la demanda”, puede fácilmente producir, o perpetuar, la pobreza y la miseria generalizadas, según Say.

Dado que la Unión Soviética y el sistema económico de base marxista reprodujeron la pobreza económica y el privilegio político de un estado medieval, el New Deal y el rechazo keynesiano a la Ley de Say pueden haber afectado profundamente y alejado de la política y el pensamiento económico estadounidenses las visiones cercanas a Say.

Say también fue uno de los primeros en argumentar que el dinero era neutral en su efecto sobre la economía. El dinero no se desea por sí mismo, sino por lo que puede comprar. Un aumento en la cantidad de dinero en circulación aumentaría el precio de otros bienes en términos de dinero (causando inflación), pero no cambiaría los precios relativos de los bienes o la cantidad producida. Esta idea se encuentra en la teoría cuantitativa del dinero, que recibió una atención renovada en la formulación poskeynesiana de Milton Friedman.

Como se podría formular hoy, Say pide una constitución y una política de dinero estable para evitar distorsiones del mecanismo de precios relativos. Pide seguridad de la propiedad privada, precios libres y competencia en mercados abiertos como incentivos sostenibles para que los emprendedores descubran mejores soluciones a problemas nuevos y viejos, para señalarles correctamente a los emprendedores lo que la gente demanda: qué producir, cómo, dónde y cuándo. Y Say pide impuestos bajos y presupuestos equilibrados para financiar el marco legal e institucional necesario de la economía de mercado, dejando siempre a los ciudadanos y sus hijos lo suficiente de los frutos de su industria. De esta manera podríamos decir que el pensamiento de Say está altamente emparentado con las formulaciones contemporáneas del neoliberalismo y teorías económicas como las de la Escuela Austriaca o las de la Escuela de Chicago.

Con información de La Enciclopedia Británica.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x