Política

El Congreso de EE.UU. aprueba la ley de infraestructura de Biden de 1 trillón de dólares

Joe Biden en el senado

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, le ha dado la bienvenida a la ley de infraestructura que fue aprobada este sábado por el Congreso. Biden dijo que era “un paso monumental hacia adelante como nación”, después de que los demócratas de la Cámara alcanzaran un acuerdo y finalmente le dieran el visto bueno al paquete de infraestructura de 1 trillón de dólares.

La aprobación de esta ley se trata de una gran victoria para Biden, cuya administración ha luchado por obtener victorias para impulsar su agenda política. “Este es un proyecto industrial para reconstruir América”, dijo el presidente. “Uno que estaba pendiente hace tiempo”.

Sin embargo, también hubo un revés, al tiempo que los demócratas posponían la votación sobre una ley con un paquete de gasto incluso más grande. El programa de gasto de 10 años para impulsar los proyectos de salud, gasto en las familias y para el cambio climático de 1.85 trillones de dólares, también conocido como Build Back Better, o Reconstruyendo Mejor, el cual fue puesto a un lado después de que congresistas centristas pidieran un costo estimado de la Oficina del Presupuesto del Congreso. Biden dijo sin embargo, que estaba confiado en que la ley podría ser aprobada.

Saliendo a la conferencia de prensa en la Casa Blanca, el presidente hizo una broma a expensas de su predecesor Donald Trump.

“Finalmente, es la semana de la infraestructura”.

Bajo la administración Trump, el fracaso del gobierno para enfocarse en la infraestructura se hizo patente en medio de un constante escándalo que se convirtió en un golpe para toda la nación.

“Sólo estamos empezando”, dijo Biden. “Es algo que estuvo aplazado durante mucho tiempo, pero de lo que se ha hablado mucho en Washington pero sobre lo que nunca se ha hecho realmente nada.”

“La Cámara de Representantes pasó la Ley de Infraestructura, Inversión y Empleos. Eso es una manera elegante de decir una ley bipartidista de infraestructura, una oportunidad en una generación que va a crear millones de trabajos, modernizar nuestra infraestructura, nuestras carreteras, nuestros puentes, nuestra banda ancha, y un conjunto de cosas que convierten la crisis climática en una oportunidad, y que nos ponen en el camino para ganar la competencia económica que en el siglo XXI enfrentamos con China y otros países grandes en el resto del mundo”.

La Cámara aprobó el paquete de gasto de 1 trillón de dólares el viernes en la noche, después de que los demócratas resolvieran un estancamiento de meses entre los progresistas y los centristas. La medida fue aprobada con 228 votos contra 206. Trece republicanos moderados aprobaron la propuesta, mientras demócratas progresistas se opusieron a ella, entre ellos Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York.

La aprobación de la ley envía la ley al escritorio del presidente, cuyos números de favorabilidad en las encuestas han caído y cuyo partido tuvo una racha difícil en las elecciones de esta semana. Biden dijo que el no podría firmar la ley esta semana porque él quería que aquellos que la aprobaron, estuvieran con él cuando tuviera que firmarla.

“Estamos mirando hacia adelante para comenzar a trabajar”, dijo Biden. “Para comenzar a reconstruir América”.

“Para todos ustedes que están en casa, quienes sienten que han sido dejados atrás y abandonados en una economía que está cambiando tan rápidamente, esta ley es para ustedes. La vasta mayoría de estos miles de trabajos que serán creados no requieren una licenciatura universitaria. Habrá trabajos en cada parte del país, en estados republicanos, estados demócratas, pequeñas ciudades, comunidades rurales y en comunidades tribales”.

“Este es un proyecto industrial para reconstruir América, y es algo que estaba haciendo falta”.

Esta semana, los candidatos demócratas para gobernadores perdieron Virginia y fueron aplastados en Virginia, dos estados tradicionalmente demócratas. Estos reveses hacen que los líderes, centristas y progresistas se muestren impacientes por demostrar que ellos saben cómo gobernar un año antes de las elecciones de medio término que podrían ver a los republicanos retomando el control del Congreso.

En la Casa Blanca, Biden dijo: “Cada estado es diferente y yo no sé, pero yo creo que un mensaje que viene en medio de todo eso fue, ‘Hagan las cosas, dejen de hablar y consigan hacer algo’. De manera que yo creo, que esto es lo que los ciudadanos americanos están buscando”.

“Todas esta conversación acerca de las elecciones, y ¿Saben qué significa? La gente quiere que cumplamos. Demócratas, los ciudadanos quieren vernos cumplir nuestras promesas. La noche de ayer probamos que podemos hacerlo en un gran tema. Hemos cumplido”.

El aplazamiento del voto en la ley de gasto ha echado al traste las esperanzas de una victoria doble. Pero en el acuerdo negociado por Biden y los líderes del partido, cinco moderados acordaron apoyar la ley, si el Comité de Presupuesto del Congreso estima que sus costos son consistentes con los números de la Casa Blanc ay los análisis de los congresistas.

El acuerdo, sobre el cual los congresistas prometieron votar la semana del 15 de noviembre, es un paso significativo hacia el envío del proyecto de ley al Senado. Las oportunidades de que pase allí no son certeras, deben pasar con el voto de la vicepresidenta Kamala Harris y con la aprobación de Joe Manchin de Virginia Occidental y de Kyrsten Sinema de Arizona, centristas que han demostrado ser obstructivos hasta ahora”.

La ley de gasto es “fiscalmente responsable”, dijo Biden. “Esta es una manera elegante de decir que se paga completamente sola. No incrementa el déficit de la nación en un solo centavo. Y de hecho reduce el déficit de acuerdo a los principales economistas del país, en el largo plazo. Y se paga, haciendo que sea una realidad que los americanos más ricos y las corporaciones más grandes, comiencen a pagar su justa parte”.

Los republicanos han destacado lo que ellos sostienen que serán los efectos en la peligrosa inflación económica.

“De acuerdo a los economistas”, dijo Biden, “Esto va a suavizar las presiones inflacionarias, al reducir los costos para las familias trabajadoras”.

Él también dijo: “Recibimos de la nada, hace un par de semanas, una carta de 17 premios Nobel en Economía, y ellos han determinado que [las dos leyes] suavizarán las presiones inflacionarias, en lugar de crearlas”.

Biden reconoció que él no conseguirá los votos republicanos para la ley de gasto y que se debe “descubrir” cómo unir a su partido. El viernes fue un día agotador para Nancy Pelosi, la vocera de la Cámara de Representantes. Ella le dijo a los medios: “Bienvenidos a mi mundo. Este es el partido demócrata. No somos un partido cerrado, o unido en bloque”.

Biden dijo que el estaba confiado en que él podría encontrar los votos. Cuando se le preguntó que era lo que le daba confianza, el presidente aludió a su experiencia legislativa como senador y como vicepresidente, diciendo: “Yo”.

El viernes en la noche, Biden y su esposa, Jill Biden, retrasaron un viaje a Delaware, al tiempo que el presidente hacía varias llamadas. Pramila Jayapal del estado de Washington, líder del Caucus Progresista del Congreso, le dijo a los periodistas que Biden incluso llamó a su madre en India. No es claro por qué.

“Esto no fue para sobornarme, esto fue cuando todo estaba hecho”, Jayapal dijo, añadiendo que su madre le dijo a ella que “estaba gritando como una niña pequeña cuando el presidente la llamó”.

Con información de The Guardian.

comentarios

Arriba