Personajes

Alan Greenspan, biografía y pensamiento económico

Alan Greenspan

Alan Greenspan es un economista americano de orígen judío y presidente de la Junta de gobernadores de la Reserva Federal Estadounidense de 1987 al 2006, dirigió la Reserva durante la administración de cuatro presidentes nacionales.

Biografía

Greenspan nació el 6 de marzo de 1926 en la ciudad de Nueva York. A la edad de 5 demostraba un alto conocimiento de las matemáticas, pudiendo recitar de memoria los promedios del baseball y desarrollando cálculos grandes en su mente. En su juventud estudió música en la Juilliard School e interpretó el saxofón y el clarinete en la banda Herny Jerome. Luego él fue a estudiar economía a la Universidad de Nueva York (obteniendo su grado en 1948, y la maestría en 1950), comenzando a trabajar después en un doctorado en la Universidad de Columbia bajo la tutoría del futuro presidente de la Reserva Federal, Arthur Burns. Conoció a la polémica novelista Ayn Rand en 1952 y se volvió parte de su círculo cercano, adoptando su filosofía radical del auto-interés y la ideología del capitalismo del laissez faire.

Cuando Greenspan estudiaba en la Universidad de Nueva York trabajó bajo la dirección de Eugene Banks, el director gerente de un banco de inversiones de Wall Street, el Brown Brothers Harriman, siendo parte del departamento de investigación de la empresa. También trabajó como analista para el National Industrial Conference Board (hoy The Conference Board), un grupo de expertos orientado a los negocios y la industria en Nueva York.

Carrera

Alan Greenspan dejó la Universidad de Columbia en 1953 y formó la firma de consultoría Townsend-Greenspan & Co. Inc., en Nueva York, después de la muerte de su socio, William Townsend, en 1958, Greenspan se convirtió en el presidente y en jefe propietario.

Debido al consejo de Ayn Rand, Greenspan sirvió como asesor en 1967 para la campaña presidencial de Richard Nixon en 1968. Greenspan ayudó con la transición de Nixon en la Casa Blanca, pero rechazó un nombramiento permanente en la administración de Nixon. Asesoró al presidente solamente de manera informal y sirvió en las fuerzas de tarea presidencial y en las comisiones.

Como presidente del Consejo de Asesores Económicos (1974-1977), durante la presidencia de Gerald Ford, Greenspan promovió una serie de políticas que causaron que la tasa de inflación cayera del 11 al 6.5%. En 1977 Greenspan volvió a su firma en Nueva York y se convirtió en profesor adjunto en la Universidad de Nueva York, donde obtuvo un doctorado en economía.

En la Reserva Federal

Fue nombrado por el presidente Ronald Reagan para terminar el periodo de Paul Volcker como presidente de la Junta de gobernadores de la Reserva Federal. Greenpsan tomó el puesto el 11 de agosto de 1987, sin embargo sucesivas administraciones (George H. Bush, Bill Clinton y George W. Bush) lo confirmaron nuevamente como presidente de esta entidad. Durante sus diecisiete años de presidencia hizo uso de la política monetaria para dirigir la economía en medio de los peligros de la inflación y la recesión. Cuando el Promedio Industrial Dow Jones cayó en un récord de 508 puntos el 19 de octubre de 1987, poco después de que él tomó la presidencia de la Fed, Greenspan actuó rápidamente para asegurar la liquidez de los mercados.

Bajo la presidencia de George H Bush, la Reserva Federal fue culpada por el hecho de que Bush no pudiese ganar un segundo mandato, debido a la política monetaria de esta entidad. Bill Clinton volvió a nombrar a Greenspan en la Fed y lo consultó sobre asuntos económicos. Greenspan prestó gran atención al programa para reducir el déficit público en 1993 y su política estuvo orientada fundamentalmente por el monetarismo (emisión o freno de la emisión de dinero), aplicando la regla Taylor, una fórmula que indica cuál debe ser la tasa de interés del Banco Central teniendo en cuenta variables como la inflación y el Producto Interior Bruto.

Alan Greenspan también desempeñó un papel importante en el rescate financiero de Estados Unidos a México durante la crisis del peso mexicano en 1994 y 1995.

En 1997, cuando se presenta la crisis de los países asiáticos y se da una recesión en la economía, el bajó las tasas de interés en Estados Unidos para amortiguar la economía. Luego de las economías asiáticas se recuperarán y Estados Unidos continuara con su sólida expansión, él inició una serie de alzas en las tasas de interés en Junio de 1999. Greenspan también atrajo la atención pública cuando el denominó «insostenible» la tasa de crecimiento de la economía estadounidense y «sobrestimados» a los precios de las acciones de los mercados bursátiles hacia finales del siglo 20.

En el año 2000 Greenspan aumenta los tipos de interés como respuesta a la crisis de la burbuja financiera de las puntocom. Muchos habían creído que el alza de las tasas hizo que la burbuja estallara, pero como explica el Premio Nobel Paul Krugman, Greenspan esperó hasta el estallido de la burbuja para subir los tipos de interés y limpiar el desastre después.

Hacia el 2001, Greenpan apoya la reducción de impuestos de George W. Bush, ya que a su juicio el superávit federal compensaría los recortes, al tiempo que se pagaba la deuda soberana.

Como respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y a escándalos corporativois como el de Enron, Greenspan baja las tasas de interés y busca que se de una mayor regulación de los mercados financieros. Como resultado de esta política el dólar se devalúo y activos como el oro y las materias primas subieron de valor rápidamente debido a la mayor oferta monetaria.

Greenspan aconsejó a George W. Bush deponer a Sadam Hussein por el bien del mercado petrolero, considerando que el dictador iraquí podría tomar el control del estrecho de Ormuz y frenar el flujo de combustible al resto del mundo, lo que generaría inflación y un estancamiento económico. Las consideraciones económicas hicieron que derrocar a Hussein fuera un objetivo más importante en la geo-política americana que dar cacería a Osama Bin Laden.

El mandato de Greenspan como presidente de la Reserva Federal terminó el 31 de enero de 2006, siendo sucedido por el mayor especialista de la Gran Depresión de los años treinta, otro economista judío llamado Ben Bernanke.

Reconocimiento y Legado

A Greenspan se le a concedido parte del crédito por la expansión económica más larga en la historia de los Estados Unidos (Desde Marzo de 1991 hasta febrero de 2000). Su influencia en las finanzas internacionales fue considerada tan grande que en septiembre de 1999 El Sunday Times de Londres lo consideró una de las tres personas más poderosas en las islas británicas. El reconocimiento internacional de los logros de Greenspan continuó después de eso: en el año 2000 el gobierno francés le concedió la legión de honor , y en el año 2002, la Reina Isabel II del Reino Unido lo nombró caballero honorario del Imperio Británico. Greenspan se retiró la presidencia de la Junta de gobernadores de la Reserva Federal en Junio del 2006.

El libro de memorias de Alan Greenspan, La Era de la Turbulencia: Aventuras en un Nuevo Mundo, fue publicado en el 2007.

Papel en la crisis financiera de 2008

En el 2011, la Comisión bipartidista para la investigación de la Crisis Financiera de 2008 encontró que Greenspan falló en frenar el comercio de valores apoyado por los préstamos sobre hipotecas subprime, durante la burbuja inmobiliaria de los Estados Unidos de los años 2000. La comisión también encontró que su defensa de la desregulación y la industria financiera contribuyeron a la crisis financiera o Gran Recesión.

Alan Greenspan defendió el mercado de derivados y afirmó que estos no causaron la crisis, sino la avaricia humana, señalando que una crisis de la magnitud de la de 2008 podía suceder cada cien años. El inversor Warren Buffett calificó a los derivados financieros como «armas financieras de destrucción masiva».

Mirada en retrospectiva

En el libro El Mapa y El Territorio: Riesgo, la Naturaleza Humana y el Futuro de la Predicción (de 2013) Greenspan avanzó en la creación de unas guías para el pronóstico a la luz de las lecciones aprendidas durante la crisis financiera. Aunque el libro mayormente era una re-afirmación y recontextualización de los principios largamente sostenidos por Greenspan, notablemente permitió el impacto de las ideas de John Maynard Keynes sobre los «espíritus animales» – esencialmente las emociones humanas – en el comportamiento de los mercados.

Con información de la Enciclopedia Británica.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top