Personajes

Adam Smith, biografía y pensamiento económico

Adam Smith Padre de la economía

Biografía de Adam Smith

Adam Smith fue un filósofo del siglo 18, reconocido por ser el padre de la economía moderna y como el mayor proponente de la política económica de laissez-faire. En su primer libro «La teoría de los sentimientos morales», Smith propone la idea de una mano invisible – la tendencia de los mercados libres para regularse a sí mismos por medio de la competencia, la oferta y la demanda, y el interés egoísta. Smith es también conocido por su teoría de las compensaciones por los trabajos diferenciados, significando que los trabajos peligrosos o indeseables tendían a tener pagos más altos para atraer a los trabajadores a estas posiciones. Pero Smith es más famoso por su libro de 1776, «Una investigación sobre la naturaleza y causa de la Riqueza de las Naciones».

Sus primeros años

La vida registrada de Adam Smith comienza en Junio 5 de 1723, cuando es bautizado en Escocia; sin embargo, su fecha exacta de nacimiento no está documentada. Smith asistió a la universidad de Glasgow a la edad de 14 años, y después asistiendo al prestigioso colegio Balliol de la Universidad de Oxford. Después de regresar de terminar su educación en Oxford, Smith se embarcó en una serie de lecturas públicas en Edimburgo. El éxito de sus conferencias le proveyó el reconocimiento de los profesores en su alma mater. El comenzó con clases de lógica, pero después enseñó filosofía moral en la Universidad. Todos estos años enseñando y dando tutorías terminaron en la publicación de algunas de sus lecturas en su libro de 1759, «La Teoría de los Sentimientos Morales».

Lea: El Llanero Solitario, la primera revolución industrial y la economía

Las bases de su trabajo fueron establecidas durante ese año, resultando de sus interacciones con figuras notables, asociadas a múltiples campos. Por ejemplo, fue amigo de James Watt, el inventor del motor de vapor, así como del filósofo David Hume. Smith se trasladó a Francia en 1763 debido a que le ofrecieron allí una mejor retribución como tutor del hijastro de Charles Townshend, un economista aficionado y futuro director del Exchequer. Fue durante este tiempo de permanencia en Francia que Smith escribió: «Una Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones», la cual le daría finalmente su lugar en la historia.

La teoría de los sentimientos morales

Smith es más famoso por su obra de 1776 «La Riqueza de las Naciones», pero su primer y gran tratado fue «La Teoría de los Sentimientos Morales» que fue publicado en 1759, y donde se establecen muchas de sus ideas que aún son puestas en práctica hoy.

Algunos se podrían sorprender al saber que en su libro, Smith, quien es también conocido por ser «El Padre del Capitalismo» discute la caridad y la ética humana de forma extensiva. Mientras que gran parte de su filosofía está basada en el interés egoísta para obtener el máximo beneficio, «La Teoría de los Sentimientos Morales» fue un tratado acerca de cómo la condición humana tiene sus bases en los sentimientos de simpatía hacia los demás. El libro explora ampliamente ideas tales como la moralidad y la simpatía humanas. En el libro, Smith argumenta que la gente es egoísta pero que naturalmente las personas sienten gusto en ayudar a otros. Él introdujo el concepto de «Hombre interno» y del «Espectador Imparcial» responsable por guiar la acción humana. Ambos ayudan a reconciliar la pasión con la razón, los cuales son la base de los sistemas económicos y proveen las bases para la creación de instituciones dentro de la sociedad humana. El libro también incluye elementos de psicología social al lado de nuestro instinto de preservación. Este es expresado por medio de un sentido de justicia y de moralidad compartida. Un exceso de emoción puede demostrar ser dañino para ambos; por lo tanto, el instinto humano frena las emociones hasta su forma socialmente más aceptable.

Un «Espectador Imparcial» está en nuestra mente cuando interactuamos con los demás. Como seres humanos, tenemos una similar afinidad por la justicia porque promueve la preservación y la propagación de la sociedad.

Lea: Por qué la era del libre comercio podría llegar a su fin

Mientras esto podría ser contrario a su visión del trabajo individual para mejorar la riqueza personal sin consideración del bien común, la idea de una mano invisible que ayuda a todos por medio de la labor de individuos autocentrados compensa esta aparente contradicción.

La riqueza de las naciones

El trabajo de Smith de 1776: «Una investigación sobre la naturaleza y la causa de la riqueza de las naciones» también acortado como «La Riqueza de las Naciones» apareció justo en el amanecer de la Revolución Industrial en Europa. Mientras los críticos destacan que Smith no inventó muchas de las ideas sobre las que él escribió, él fue la primera persona en compilar estas ideas y publicarlas en un formato diseñado para explicarlas al lector promedio de su tiempo. Como resultado, él es responsable por la popularización de muchas de las ideas que señalan a la escuela de pensamiento que se comenzó a conocer como la economía clásica.

Otros economistas se basaron en el trabajo de Smith para hacer más sólidas las teorías de la economía clásica, la cual se convirtió en la escuela económica dominante de Occidente hasta el comienzo de la Gran Depresión de los años treinta.

En su libro, Smith discutió las etapas de evolución de la sociedad, desde la era de los cazadores sin derechos de propiedad o desde las residencia fija hasta la agricultura nómada, con residencias cambiantes. La sociedad feudal es la siguiente fase. En esta etapa, las leyes, y los derechos de propiedad son establecidos para proteger a las clases privilegiadas. Laissez-faire o la economía de libre mercado que caracteriza a la sociedad moderna es la siguiente, en la cual las nuevas instituciones son establecidas para conducir las transacciones del mercado.

La filosofía del Laissez-faire, tales como la minimización del rol del gobierno en la intervención y en la imposición de tasas de impuestos a los mercados libres, y la idea de que «una mano invisible» guía la oferta y la demanda están entre otras ideas de las que Smith fue responsable de escribir y promover. Estas ideas se reflejan en el concepto de que cada persona, al cuidar de sí misma y al producir para sí misma, de forma inadvertida ayuda a crear el mejor resultado para todos. «No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero, o del panadero que podemos esperar tener nuestra comida, sino porque cada una de estas personas cuida de su propio interés,» escribió Smith.

«No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero, o del panadero que podemos esperar tener nuestra comida, sino porque cada una de estas personas cuida de su propio interés» Adam Smith

Al vender los productos a la gente que quiere comprarlos, el carnicero, el cervecero, y el panadero esperan ganar dinero. Di ellos son efectivos en satisfacer las necesidades de sus clientes, ellos disfrutarán de una recompensa financiera. Mientras que ellos se están comprometiendo en sus propias empresas con el propósito de ganar dinero, ellos también están proveyendo a la gente con lo que desean. Tal sistema, Smith argumentaba, crea riqueza, no solamente para el carnicero, el cervecero o el panadero, sino para la nación como un todo cuando una nación está poblada de persona que trabajan de manera productiva para mejorar sus propias condiciones y satisfacer sus propias necesidades financieras. Similarmente, Smith notó que un hombre podría invertir su riqueza en la empresa que probablemente le ayude a generar la más alta cantidad de retorno por un determinado nivel de riesgo. Hoy, la teoría de la mano invisible es presentada frecuentemente como un fenómeno natural que guía al libre mercado y al capitalismo en la dirección de la eficiencia, a través de la oferta y la demanda y la competencia por unos recursos escasos, en vez cómo algo que resulta en el bienestar de los individuos.

«La riqueza de las naciones» es un trabajo masivo consistente de dos volúmenes divididos en cinco libros. Difiere en la «Teoría de los Sentimientos Morales» en un aspecto mayor. Al lado del «hombre interno» que se suponía controlaba y regulaba las pasiones humanas, se hallaba una estructura institucional que dirigía a los seres humanos a perseguir los beneficios productivos para la sociedad. El factor central de esta estructura es la competencia, la cual Smith definió como un «deseo que viene con nosotros desde el útero, y que nunca nos abandona, hasta que vamos a la tumba». Esta estructura consiste en instituciones como un sistema de justicia para promover la competencia justa y libre.

Las ideas promovidas por su libro generaron atención internacional y ayudaron a mover a la sociedad de un sistema basado en la producción de la tierra a uno basado en las líneas de producción de ensamblaje impulsadas por la división del trabajo. Un ejemplo que Smith citó fue el trabajo requerido para producir un alfiler. Un hombre necesitaba de 18 pasos para completar unos cuantos alfileres por semana, pero si esa tarea era distribuida en una línea de ensamblaje de 10 hombres, la producción podría saltar a miles de alfileres por semana.

Resumiendo; Smith argumenta que la división del trabajo y la especialización producen prosperidad. «Es por la gran multiplicación de las producciones de todo tipo de artes, en consecuencia la división del trabajo, en ocasiones, en una sociedad bien gobernada, la que produce la opulencia y la riqueza que se extiende a los rangos más bajos de la sociedad», escribió Smith en «La Riqueza de las Naciones».

Smith crea el concepto de PIB

Finalmente por medio de las ideas presentadas en «La riqueza de las naciones», Smith cambió el negocio de exportaciones e importaciones, creando el concepto que hoy conocemos como Producto Interno Bruto (PIB), y argumentó en favor del libre intercambio de bienes y servicios.

Antes de que se publicará «La Riqueza de las Naciones» los países medían su riqueza con base en el valor de oro y plata que tenían en sus depósitos. Sin embargo, el trabajo de Smith fue altamente crítico del mercantilismo; él argumentó que en vez de que los países evaluarán su riqueza por su oro y plata, midieran su riqueza con base en sus niveles de producción y comercio. Este sentimiento creó las bases para la medición de la prosperidad de las naciones basada en el indicador conocido como PIB.

Antes del libro de Smith, los países eran temerosos a negociar con otros, a menos que vieran beneficios directos. Sin embargo, Smith argumentó que el libre intercambio debía ponerse en práctica, como ambas partes comerciando se beneficiaban. Esto llevó a un incremento de las exportaciones y las importaciones, y los países empezaron a medir su valor en consecuencia. Smith también argumentó a favor de un gobierno limitado y de una legislación que fuese favorable a un comercio libre y abierto. Quería un gobierno con las manos fuera del mercado. Sin embargo, Smith creía que el gobierno era esencial para algunos sectores como la educación y la defensa.

Conclusiones

Las ideas de Smith se convirtieron en los fundamentos de la escuela de economía clásica y le dieron a él un lugar en la historia como el padre de la economía. Los conceptos que Smith introdujo como la mano invisible, la división del trabajo, son ahora la columna vertebral de las teorías económicas. Adam Smith murió el 19 de Julio de 1790 a la edad de 67 años, pero las ideas que él promovió viven en la forma de Instituciones de investigación económica contemporánea como el Instituto Adam Smith. En el año 2007, el Banco de Inglaterra colocó su imagen en el billete de 20 libras.

Con información de investopedia.

5 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top