Organizaciones

¿Qué es el Grupo Bilderberg y cuál es su influencia en la economía?

Grupo Bilderberg

La reunión anual de la élite estadounidense y europea atrae una gran cantidad de sospechas y paranoia, con teorías que afirman que el Grupo Bilderberg es un Club de conspiradores que intentan controlar al mundo e imponer un «Nuevo Orden Mundial», pero ¿Es realmente sólo un ‘club de cena ocasional’? ¿Hay algo en el grupo que vaya más allá de lo meramente snob y elitista? ¿Sus asistentes tienen una agenda concreta para el mundo que podamos dilucidar, sea esta de conspiración o no?

Cada año al menos unas 130 personas de este club, las más influyentes del mundo, se reúnen en algún complejo de lujo ubicado en Estados Unidos o Europa. La prensa nunca tiene acceso a lo que sucede en este tipo de reuniones y a ellas solo se puede acceder mediante invitación.

Los aspectos básicos: Lo que podemos saber del grupo Bilderberg es que sus oficinas se encuentran en Leiden (Países Bajos) y que el nombre del grupo procede del Hotel de Bilderberg, ubicado en la ciudad de Oosterbeek de los Países Bajos, pues fue allí donde el grupo se reunió por primera vez.

En mayo del 2019, durante un espacio de tres días se llevó a cabo una de sus más recientes reuniones anuales en Montreux, Suiza. El hecho de que el grupo sea tan secreto no hace sino acrecentar los rumores de conspiraciones que fácilmente se expanden por internet a la para con teorías de masones, illuminatis, reptilianos, etc.

El grupo de Bilderberg es de lo más variado, pues reúne políticos, líderes empresariales, financieros y académicos de élite de América del Norte y Europa. El grupo ha despertado muchas sospechas durante el último medio siglo, y los teóricos de la conspiración afirman con confianza que sus miembros están tramando el Nuevo Orden Mundial y son demonios. – inclinados hacia la dominación global con el fin de proteger sus ‘intereses’.

Y como los teóricos de la conspiración no suelen quedarse quietos, generalmente realizan protestas contra el grupo. Los manifestantes que creen que los Bilderberg representan un «gobierno mundial en la sombra» regularmente hacen protestas cerca de las reuniones anuales, creando una necesidad de alta seguridad en todo momento, pero los asistentes insisten en que el grupo es simplemente una sociedad de debate que tiene lugar fuera del resplandor del foco político.

El grupo publica su lista de invitados el día antes de su reunión anual -entre 120 y 150 son invitados por su comité de dirección- junto con una lista de los temas que pretenden discutir como un gesto hacia la transparencia. Por lo general, esto consiste en cuestiones generales como preocupaciones macroeconómicas, la amenaza del terrorismo, la seguridad cibernética, la paz mundial, el hambre, las enfermedades y el desarrollo.

Sin embargo, no se llevan registros de los debates y el resultado de sus discusiones no se hace público, de ahí la suposición de que son una siniestra camarilla de ricos y poderosos con algo que ocultar.

El 29 de mayo de 1954 el Grupo se reunió por primera vez en el Hotel Bilderberg en la ciudad de Oosterbeek por invitación del Príncipe de los Países Bajos ,Bernhard de Lippe-Biesterfeld. El príncipe se había involucrado en múltiples labores filantrópicas, lo cual parece ser también la intención del Grupo Bilderberg, y ayudó a fundar también la organización Rotary International, un club de servicio que une a líderes empresariales y profesionales con el fin de prestar servicios humanitarios.

Hotel Bilderberg en Oosterbeek, sede de la primera reunión del grupo.

Entre otros de sus fundadores se cuentan el político polaco exiliado Jozef Retinger, el ex primer ministro belga Paul van Zeeland y Paul Rijkens, exjefe del gigante de bienes de consumo Unilever. Ellos estaban preocupados por la atmósfera predominante de sentimiento antinorteamericano en la Europa de la posguerra en un momento en que Estados Unidos disfrutaba de un auge del consumo mientras mantenía en sus manos el destino del continente en recuperación a través del Plan Marshall.

Al momento de su fundación, David Rockefeller financió la primera reunión. Después de eso se creó un comité permanente de dirección y el polaco Jozef Retinger fue nombrado como su secretario.

Al tiempo que creaba una organización para la conferencia, el comité de dirección también llevaba un registro de los nombres de los invitados y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar unos a otros de forma privada. El objetivo inicial del Grupo Bilderberg era «crear un polo de unidad entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia y al comunismo». El economista holandés Ernst van der Beugel sustituyó a Retinger como secretario del comité de Bilderberg en 1960, tras la muerte de este. El príncipe Bernardo fue presidente de la reunión hasta su muerte, en el 2004. Desde el año 2011, el empresario francés Henri de Castries es el presidente del Grupo Bilderberg.

Henri de Castries, presidente del Grupo Bilderberg
Henri de Castries, presidente del Grupo Bilderberg

El grupo esperaba revivir un espíritu de hermandad transatlántica basado en la cooperación política, económica y militar, necesaria durante la Guerra Fría, cuando la URSS reforzó su férreo control sobre sus satélites orientales.

Por tanto, el grupo parece mostrarse aferrado a una especie de ideal ilustrado liberal, muy propio de los valores que han guiado a Occidente desde la Revolución Francesa, especialmente a naciones como Inglaterra, Francia y Estados Unidos, pero contrario a los modelos totalitarios como el nazismo y el comunismo.

Sesenta y un delegados, incluidos 11 estadounidenses, de un total de 12 países asistieron a la conferencia inaugural, con candidatos elegidos para aportar puntos de vista conservadores y liberales elogiosos, entre ellos se encontraba el futuro líder laborista británico Hugh Gaitskell. El éxito del grupo significó que las reuniones posteriores se llevaron a cabo en Francia, Alemania, Dinamarca antes de la primera en suelo estadounidense en la isla de St Simons en Georgia en 1957.

Según los informes, el objetivo principal del Grupo Bilderberg se ha ampliado, yendo de lo meramente político a la económico, para incorporar un respaldo más amplio del capitalismo de libre mercado occidental a lo largo de los años, aunque los teóricos de la conspiración creen que su agenda es imponer el fascismo panglobal o el marxismo totalitario. Simplemente que no están seguros de cuál es. ¿Podríamos pensar que los teóricos de la conspiración ven en el Grupo de Bilderberg una especie de movimiento globalista? La respuesta más sensata podría ser que sí, pero más allá de eso, definir las formas de ese globalismo en términos siniestros sería algo muy especulativo.

Aunque los miembros del grupo por lo general no hablan de lo que sucede dentro de sus conferencias, el diputado laborista y ex líder adjunto del partido Denis Healey, miembro del comité directivo durante más de 30 años, ofreció una declaración clara de sus intenciones cuando fue interrogado por el periodista Jon. Ronson por su libro «Ellos» en 2001.

«Decir que estábamos luchando por un gobierno mundial es exagerado, pero no del todo injusto», dijo. «Aquellos de nosotros en Bilderberg sentimos que no podíamos seguir peleando entre nosotros por nada, matando gente y dejando a millones sin hogar. Así que pensamos que una sola comunidad en todo el mundo sería algo bueno». Así que una primera vista podría indicarnos que el carácter del grupo es de valor filantrópico, aunque podría ir más allá de eso.

Otros políticos británicos notables que han aceptado la invitación del grupo incluyen a los conservadores Alec Douglas-Home y Peter Carrington, quienes presidieron el comité entre 1977 y 1980 y entre 1990 y 1998 respectivamente, y Margaret Thatcher, David Owen, Tony Blair, Peter Mandelson, Ed Balls. , Ken Clarke y George Osborne. Los príncipes Felipe y Carlos de Inglaterra también han sido partícipes de la reunión.

Henry Kissinger es un participante habitual, mientras que Helmut Kohl, Bill Clinton, Bill Gates, Christine Lagarde y José Manuel Barroso han asistido como representantes de los multimillonarios y ejecutivos de los principales bancos, corporaciones. De la misma manera al grupo también han asistido los grandes directivos de la industria armamentística. Quizás lo más sorprendente es que Michael O’Leary de Ryanair asistió al evento de 2015 en Telfs-Buchen en el Tirol austríaco.

En lugar de ser una organización similar a la siniestra Spectre de la saga de James Bond, que refuerza sus intereses eligiendo presidentes y controlando la opinión pública a través de los medios de comunicación, el Grupo Bilderberg no es más siniestro que “un club de cena ocasional”, según David Aaronovitch, autor de Voodoo Histories (2009).

Pero incluso si el Grupo Bilderberg no son los hombres lagarto babeantes de David Icke con capuchas de seda (David Icke es un escritor británico que difundió la teoría de conspiración de los reptilianos), la idea de que podrían estar agrupados con los Illuminati ha proporcionado un dispositivo de camuflaje conveniente, dice la periodista Hannah Borno.

«Las teorías de la conspiración han servido bastante bien al grupo, porque cualquier escrutinio serio podría ser descartado como histérico y estridente», dijo Borno. «Pero hay que prestar atención a la lista de los participantes. Estas personas han despejado los días de sus apretadas agendas «.

El periodista de la derecha alternativa estadounidense y teórico de la conspiración Alex Jones ha sido uno de los defensores más acérrimos de tales teorías, afirmando en la radio de forma estridente: “Sabemos que eres despiadado. Sabemos que eres malvado. Respetamos tu poder oscuro”.

Jones apareció en el programa Sunday Politics de Andrew Neil en 2013 para hablar de la reunión del Grupo Bilderberg en un hotel en Watford, despotricando salvajemente sobre ellos como «titiriteros por encima de los partidos principales» e insistiendo en su papel en la fundación de la Unión Europea. «Un plan nazi», según Jones.

Más recientemente, Jones asistió a campamentos de protesta, envió al experto de InfoWars Owen Shroyer para intentar invadir su reunión de 2017 en Chantilly, Virginia, y los acusó de conspirar para derrocar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Todo eso puede sonar alarmante, pero es bastante leve para los estándares de Jones. Él también cree que Barack Obama y Hillary Clinton son demonios y que el Pentágono tiene una «bomba gay» secreta.

El Grupo de Bilderberg y la economía

Al ser un grupo surgido en Occidente y guiado por los valores de la élite global, podemos suponer que la perspectiva económica del Grupo de Bilderberg se centra en la defensa de la economía liberal, es decir la economía de libre mercado. Sin embargo, esto no implica una dogmática defensa del mercado como ideología. Las preocupaciones de los grandes millonarios como George Soros y Bill Gates de que la desigualdad, los regímenes iliberales y las enfermedades están socavando el orden internacional, pueden estar muy en la orden del día de la reunión anual del Grupo Bilderberg, y en este sentido motivar a la realización de acuerdos conjuntos que impliquen nuevos movimientos en las políticas fiscal y monetaria de cada nación, de manera que los estados tomen una gran iniciativa y acción en la resolución de problemas de interés público.

No existen registros de que grandes economistas hayan participado en la reunión del Grupo Bilderberg, pero muy seguramente los líderes que asisten a estas reuniones sí que escuchan a diversos economistas de cabecera o tienen a alguno como referente al momento de proponer un llamado a la acción.

Cuando el grupo se fundó, en 1954, el objetivo declarado era debatir sobre la cooperación económica y política en el marco del libre mercado y qué tipo de estructura debería tener la sociedad occidental. De manera que aunque lo que vamos a proponer sea especulativo, los objetivos actuales del grupo podrían ser: impulsar la globalización económica, poner fin a las guerras comerciales, el cambio climático, la defensa de la democracia en medio del surgimiento de grupos terroristas de alcance global que reclaman la teocracia como modelo político y la defensa de los valores liberales ante el ascenso de China y su modelo político antiliberal.

En este sentido, el grupo se aferraría a una visión mainstream, o de corriente principal, de la economía, con una consciencia de su lugar histórico, también de sus propios intereses y de las aspiraciones que afirman representar al ser la élite de una sociedad que desde la Revolución Francesa se ha acogido a una visión prometedora del mundo en la que las aspiraciones más sentidas del ser humano son plenamente posibles.

Reunión del Grupo en 2015

En el año 2015 el Grupo se reunió en Telfs-Buchen, Austria. Según un reporte de la BBC los temas tratados habrían sido la interferencia de Rusia en los asuntos europeos, la ciberseguridad y el terrorismo. Entre los asistentes a esta reunión se encontraban Henry Kissinger, Barack Obama, y el CEO de Google, Eric Schmidt.

Con información de The Independent.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top