Opinión

MENTIRAS y VERDADES de Keiser Report, el popular programa de RT

Keiser Report (1

El siguiente es el programa de economía de RT publicado el 10 de noviembre de 2020, justo unos días después de que se declarara la victoria de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos en los medios de comunicación. Este programa aborda varios temas concretos: la inyección de dinero en la economía por parte de la Reserva Federal, el futuro del dólar, el papel de Estados Unidos en un nuevo orden mundial multipolar y el enriquecimiento de las grandes compañías de Wall Street a costa de los ciudadanos. El programa es emitido más o menos tres veces por semana y es muy popular tanto en Rusia como en hispanoamérica. Su oposición al “sistema” económico actual genera muchas simpatías entre todo público, generalmente entre los amantes de las teorías de la conspiración y todas aquellas personas que ven las tramas geopolíticas y económicas como una alternativa de entretenimiento.

Rating y sensacionalismo

A primera vista hay que decir que es difícil seguir este programa. Son tantas las cosas que Max Keiser, el presentador, dice en menos de media hora que un televidente sin conocimientos de economía fácilmente puede encontrar chocante la avalancha de información. Otro de los aspectos curiosos del programa es su informalidad y su sensacionalismo; continuamente los invitados y el mismo Keiser hablan en un tono que parece, o en casos concretos directamente lo hace, vaticinar una catástrofe en la economía internacional, en especial de la economía estadounidense. Es de suponer que este sensacionalismo es el factor clave de que el programa sea tan popular, y para ser sinceros no los podemos culpar, este es el trabajo de un buen periodista o presentador de televisión: hacer que el rating suba.

Para las personas que no conocen los conceptos que Keiser Report maneja, trataré de hacer en este artículo una explicación sencilla de cada uno de ellos. En realidad es una lástima que en aras del sensacionalismo no se detengan a hablar de forma pausada sobre los temas que están exponiendo de un modo que el público los pueda entender. Pareciera que anunciar el fin del mundo y el sistema capitalista tal y como lo conocemos fuera más importante que el hecho de que la gente realmente se informara.

Pues bien, en este programa han decidido indicar varias cosas, algunas de las cuales son ciertas, otras verdades a medias y otras especulaciones, cuando no mentiras abiertas.

El Papel de la Fed en la recuperación económica

Lo primero que afirma Max Keiser es que la constante flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal (bajada de las tasas de interés para estimular la economía) está generando un efecto Cantillon. Este efecto consiste en el hecho de que la impresión de dinero no es neutral. La emisión de dinero nuevo siempre va afectar a unos de manera positiva y a otros de manera negativa. Para Keiser, la emisión de dinero por parte de la Fed está beneficiando principalmente a los grandes inversores de Wall Street, debido a que los primeros receptores del dinero impreso este año han sido los bancos de inversión y las grandes compañías multinacionales.

Lo que afirma aquí Keiser es cierto, la impresión de dinero por parte del Tesoro ha beneficiado a las grandes compañías. Este año hemos visto como el desempeño de Wall Street (Las empresas grandes del mercado bursátil) ha estado disociado de Main Street (Las empresas pequeñas y medianas que conforman el grueso de la economía real y que son las que realmente generan empleos y la mayoría de productos que todos los estadounidenses consumen) Mientras que las acciones de Wall Street crecían, la emisión de moneda benefició en poco o nada al grueso de la economía real. Sin embargo, Max Keiser apunta a que esta emisión de dinero ha terminado siendo a expensas del grueso de la población. La verdad es que las emisiones de dinero de este año no han sido inflacionarias, por lo que el poder adquisitivo de los estadounidenses, al menos de los que trabajan, no ha disminuido. Según los datos oficiales la inflación no ha sobrepasado el 2%, y para ser claros, el 2% era la meta de inflación que la FED tenía para este año, cosa que no ha logrado.

Keiser continúa diciendo que la Fed finalmente ha entrado a decir que la política fiscal es un elemento importante de la recuperación económica. (¡Ojo!, mientras la política monetaria (la emisión de dinero), la política fiscal (los gastos y los impuestos que cobra el estado) es responsabilidad del gobierno). Al darse cuenta de esta realidad, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha instado al gobierno al gobierno federal a que gasten más en la economía para que la emisión de dinero llegue a quienes realmente lo necesitan, los ciudadanos comunes y corrientes. En este sentido Keiser afirma que una política fiscal más activa del gobierno de Estados Unidos en la economía es positiva (cosa que es cierta), sin embargo, las predicciones que hace sobre la política fiscal de Estados Unidos son poco realistas.

Las predicciones de Keiser Report

Después de hablar de lo urgente que es que el gobierno se meta la mano al bolsillo para salvar a la economía de Estados Unidos, cosa que comparten los economistas más serios y respetados actualmente, Keiser se embarca en la tarea de predecir que una presidencia de Joe Biden realmente no podrá cumplir las aspiraciones de recuperación económica, como no lo hizo Trump (Y tampoco lo hizo Obama! a juicio de Keiser).

¿Por qué dice esto Keiser? Básicamente por unos factores de coyuntura política muy sencillos. Todo parece indicar que el Senado de los Estados Unidos ha quedado en control de los republicanos, lo que dificultará las iniciativas de Biden para recuperar la economía. Esto puede ser cierto hasta cierto punto y ya lo reconoció el mismo Paul Krugman en su cuenta de twitter.

Sin embargo, no es cierto que el presidente Biden no puede actuar con órdenes ejecutivas para llevar ciertos estímulos donde sea necesario o que no se puedan alcanzar ciertos acuerdos fiscales en el Congreso aún con los republicanos controlando el Senado. La presidencia de Obama fue buena para la economía estadounidense, aún cuando enfrentó bloqueos en el Congreso y aunque a Keiser le cueste reconocerlo. En cualquier caso hay que afirmar que Biden podrá hacer muchas cosas bien aunque no todo, mejorar las regulaciones ambientales y las relaciones con China brindarán un estímulo necesario a la economía. En fin, tal vez los estándares que Keiser maneja como “bueno” para la economía sean demasiado altos.

Uno de los aspectos que creo hay que conceder a Keiser en su programa es que constantemente nos recuerda la desigualdad y cómo los grandes millonarios de Wall Street se han hecho más ricos por cuenta de las limitaciones que presenta el actual sistema político, ejemplo, por el hecho de que a los legisladores y al gobierno les cueste ofrecer transferencias monetarias a los pobres en tiempos de pandemia, básicamente porque consideran que esto es comunismo. Sin embargo, el hecho de que su programa sea un Talk Show demasiado rápido, que frecuentemente cae en afirmaciones apocalípticas le resta seriedad a estas aseveraciones. Muy probablemente el programa tendría menos rating y podría también ser tomado más en serio si abordara estos temas con la sobriedad necesaria frente a las cámaras.

Como un siguiente punto a considerar, que entra dentro de las verdades de Keiser Report, podemos decir que la aseveración de Keiser de que los bancos no le están prestado dinero a la economía real, a los pequeños y medianos negocios, es cierta. Lamentablemente el hecho de que el gobierno no este decidido a apoyar a los pequeños negocios y a los ciudadanos con transferencias monetarias ha hecho que los incentivos de los bancos se dirijan a prestar dinero a los grandes inversionistas. Pero no es que los bancos sean unas entidades malvadas que no quieren prestarle dinero a los pequeños negocios como Keiser parece querer presentar, sencillamente es que el actual sistema de incentivos, configurado por el estado de la economía actual en la que el estado no actúa hace que los bancos no vean atractivo prestarle al ciudadano común.

El fin del sistema monetario actual

Finalmente Keiser entrevista a la comentarista Lyn Alden, quien llega para confirmar las ideas de Keiser de que el dólar se encuentra en plena caída en el sistema de pagos internacionales.

Para Keiser y su invitada resulta bastante obvio que el dólar caerá como moneda de reserva mundial y que pronto nos encontraremos con otra cosa, sea cual sea. Esta predicción realmente sí que tiene mucho sentido, pero no es cierto que el dólar vaya a enfrentar una muerte súbita como Keiser o como el mismo Robert Kiyosaki han querido hacer creer.

Con el fin de profundizar en su sensacionalismo, Keiser indica que China “va a superar a Estados Unidos” en la economía internacional a medida que Estados Unidos y el dólar pierden poder. La verdad es que China ya superó a Estados Unidos si medimos su economía por la producción de bienes y servicios, y aunque Estados Unidos es la segunda economía internacional, ciertamente el dólar no va morir, va a seguir desempeñando un papel importante en la economía internacional tal y como hoy lo hace el euro. Tal vez incluso veamos un dólar digital como hoy ya estamos viendo un yuan digital.

En los próximos años sí que podríamos ver desafiada la preeminencia del dólar, si es que China decidiera dejar flotar su moneda libremente en el sistema de divisas internacional y las economías de todo el mundo fueran más dependientes en sus relaciones comerciales con China, pero esto aún podría demorarse al menos una década, dado que China ha decidido optar por un modelo de crecimiento que denomina “la circulación dual”, que no es más que centrarse en el consumo interno antes que en las exportaciones, y a la renuencia del Partido Comunista Chino a dejar que la moneda sea operada con total libertad en el mercado. Probablemente cuando esto suceda (el comercio libre del yuan permitido por las autoridades chinas) ahí sí que estaremos ante un evento histórico como el abandono de Richard Nixon del Patrón Oro en la década de los setenta.

Como cereza del pastel Keiser indica que el nuevo sistema de pagos internacional o el nuevo sistema monetario internacional podría incluir al bitcoin y ser menos dependiente del dólar. La primera parte de esta declaración no es cierta. Si bien Irán, Corea del Norte y otras economías como Venezuela usan el bitcoin para evadir las sanciones internacionales, el uso del bitcoin todavía es marginal y mayormente ha sido especulativo, luego del boom de 2018, el bitcoin ha demorado en recuperarse y probablemente Irán vuelva a usar más el dólar si se normalizan las relaciones con Estados Unidos tras la llegada de Biden al poder. Más aún el bitcoin seguramente quedará relegado a la especulación con la llegada de las monedas digitales emitidas por los bancos centrales, estas sí que causarán una revolución en la inclusión financiera y en los sistemas de pagos. Ahora, la segunda afirmación, como ya había indicado aunque puede ser cierta, todavía está lejos de ser una realidad.

1 Comentario

Arriba