Opinión

¿Google será finalmente dividido en la administración de Joe Biden?

Muchos ya están al tanto, el Departamento de Justicia presentó una demanda contra Google en el mes de octubre, acusando al gigante tecnológico de ser un monopolio de las búsquedas por internet y también de llevar a cabo prácticas anticompetitivas.

Respecto a la demanda, la Radio Pública Nacional de los Estados Unidos, NPR, señaló lo siguiente:

“Los abogados del Departamento de Justicia acusan a Google de aprovechar su papel de guardián de Internet para enriquecer el vasto imperio comercial de la compañía, sofocando a los competidores y perjudicando a los consumidores a través de acuerdos de exclusión, incluidos acuerdos como el que firmó con Apple, convirtiendo a Google en el motor de búsqueda predeterminado en el navegador Safari de los iPhone”.

El Departamento de Justicia busca, con su demanda, que se apliquen las leyes antimonopolio existentes contra Google, reduciendo así su poder de mercado y permitiendo que otros competidores puedan desempeñar un papel más crítico en el desarrollo de internet. El fiscal general adjunto Jeffrey A. Rosen dijo que si el gobierno no aplicaba las leyes actuales actuales antimonopolio era probable que la siguiente ola de innovación se detuviera. El fiscal afirma que el amplio poder de Google está privando a la sociedad estadounidense de ver al siguiente Google del mercado.

Sin embargo, hay quienes van más lejos en sus denuncias contra los monopolios tecnológicos. En una columna de este año en Project Syndicate, el renombrado economista griego y ex-ministro de finanzas Yanis Varoufakis afirmó que era necesario dividir a los gigantes tecnológicos, tal y como se hizo a principios del siglo XX con la Standard Oil Company, el monopolio del petróleo estadounidense que le permitió a John. D Rockefeller amasar una inmensa fortuna.

Ahora, dentro Estados Unidos también, hay voces que están llamando a romper los considerados grandes monopolios.

La senadora Amy Klobuchar, demócrata de Minnesota, no es tímida a la hora de hablar de rupturas cuando se trata de supuestos monopolios tecnológicos, informó este 12 de noviembre el medio de negocios CNBC.

Durante un discurso inaugural virtual para el Foro de otoño de la Asociación de Abogados de Estados Unidos, Klobuchar elogió al Departamento de Justicia por dejar abierta la opción de los llamados remedios estructurales en su reciente demanda antimonopolio contra Google.

La senadora demócrata de Minnesota ha dicho abiertamente que Google debe ser dividida.

“En una acción de monopolización seria como esta, es importante que haya un remedio para la ruptura sobre la mesa”, dijo.

El nombre de Klobuchar ha aparecido como posible fiscal general bajo el mandato del presidente electo Joe Biden, informó CNBC el martes, citando a personas familiarizadas con el asunto. Fue una de las primeras en respaldar a Biden después de terminar su propia candidatura presidencial a principios de este año en las primarias demócratas. Biden no ha anunciado nombres específicos para la mayoría de los puestos del gabinete, pero anunció a Ron Klain como su jefe de gabinete el miércoles.

Pero incluso si permanece en el Senado, Klobuchar seguirá siendo una fuerza a tener en cuenta por las empresas de tecnología. Klobuchar ya se desempeña como la principal demócrata en el subcomité antimonopolio del Senado, donde ha sido crítica con los gigantes tecnológicos e introdujo una legislación destinada a revitalizar la aplicación de las leyes antimonopolio.

Klobuchar podría tener más poder si los demócratas ganan el control del Senado al ganar las cuentas del desempate en Georgia. Ese resultado dividiría al Senado 50-50, con la vicepresidenta electa Kamala Harris actuando como voto de desempate. Tal división podría dar a Klobuchar y los demócratas más poder para establecer su agenda e impulsar la legislación antimonopolio.

Klobuchar dijo que el caso de Google fue un “comienzo importante”, pero señaló que los fiscales generales estatales aún podrían unirse y ampliar el caso, que pronto recaerá en la administración entrante de Biden.

Klobuchar también dejó en claro que el Congreso debe tomar medidas para garantizar una aplicación sólida de las leyes antimonopolio. Dijo que varios casos de la Corte Suprema han dificultado que el gobierno tenga éxito en los desafíos antimonopolio, dejando a los legisladores restablecer las expectativas en los tribunales.

“Si alguien espera en los tribunales para resolver nuestro problema de monopolio, eso tomará mucho tiempo”, dijo Klobuchar. “Necesitamos actualizar nuestras leyes. Realmente no tenemos otra opción además de aumentar la aplicación de las existentes”.

Así, aun cuando todavía no es claro que Google vaya a ser dividida en una administración de Joe Biden, desde ya es claro que un fuerte sector del partido demócrata estará comprometido con la idea de que esto suceda. Para muchas personas aún puede ser debatible que Google está sofocando la innovación en el lado de la competencia. De hecho, muchos la ven como la compañía más innovadora de las dos últimas décadas a nivel global. Aún así, el argumento de que la compañía podría ser más competitiva si se le obligara a competir contra compañías surgidas de una división suya ha venido ganando terreno y cada vez se hace más probable que esta posibilidad se convierta en una realidad.

| Con información de CNBC.

Deja tus comentarios

Arriba