Noticias

Por qué Wall Street está al alza en medio del caos político que sacude a EE.UU.

Las probabilidades de que el Senado de los Estados Unidos cambie al control demócrata son cada vez más escasas, lo que es una buena noticia para Wall Street, pero es probable que signifique un dolor prolongado para los trabajadores y las empresas en dificultades.

Una declaración de victoria prematura. Acusaciones de fraude. Y el conteo de votos de suspenso que podría prolongarse durante días. Bienvenidos a la carrera por la oficina más poderosa de la economía más grande del mundo.

Wall Street está al alza mientras las pequeñas y las medianas empresas sufren

Por ahora, Wall Street está ignorando la incertidumbre que rodea a las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Las acciones subieron el miércoles cuando los inversores se centraron en cambio en el resultado que realmente podría afectarlos en la billetera: una gran reorganización del Senado de los EE. UU.

Así terminaron los principales indicadores tras la jornada del miércoles:

Dow Jones: 1.34% ▲

S&P 500: 2.20% ▲

Nasdaq Composite: 3.85% ▲

Si bien la Casa Blanca establece agendas sobre impuestos y gastos, es el Congreso el que, en última instancia, controla las finanzas en Estados Unidos.

Y por supuesto los republicanos se han mostrado más favorables a los intereses de las grandes empresas, por lo que el hecho de que mantengan el control del Senado representa un gran alivio para los grandes inversores y ejecutivos de Wall Street.

En este momento, los republicanos dominan el Senado. Y aunque se especuló mucho sobre una “ola azul” que llevaría a los demócratas al poder en ambas cámaras del Congreso, las probabilidades de que el Senado quede en control de los republicanos parecen más escasas ahora que el martes.

Incluso si el candidato presidencial demócrata Joe Biden gana la presidencia, un Senado controlado por los republicanos podría anular sus mayores prioridades económicas, incluidas las propuestas de aumentos de impuestos.

Biden ha propuesto aumentos en el impuesto a las ganancias de capital, que es donde los propietarios de activos como las acciones ganan mucho dinero, así como tasas impositivas más altas para las corporaciones y los estadounidenses ricos.

El hecho de que el Senado (La cámara alta del Congreso de EE.UU.) quede en manos republicanas es algo que le conviene a los grandes inversores de Wall Street.

Con el Senado en manos republicanas, es probable que esas propuestas estén muertas a su llegada, un escenario que es motivo de celebración en Wall Street.

Pero en Main Street, en la economía real donde millones de estadounidenses todavía luchan con las consecuencias de la pandemia de COVID-19, hay pocas razones para sentir felicidad.

Los beneficios de desempleo mejorados a nivel federal y los salvavidas financieros para las pequeñas empresas expiraron a fines de julio y más protecciones federales expirarán a fines de diciembre.

Se prevé que más protecciones federales que ayudaban a los desempleados y a las pequeñas empresas caduquen a fines de diciembre, incluida la moratoria sobre los desalojos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

A la presión se suma el hecho de que las crecientes infecciones por COVID-19 en algunas partes del país ya están llevando a los gobiernos estatales y locales a ordenar nuevas rondas de restricciones y cierres de negocios.

La economía (Acá hablamos de Main Street, las pequeñas y medianas empresas, no de Wall Street) experimentó un notable repunte en el tercer trimestre, pero no lo suficiente como para recuperar completamente su fuerza anterior a la pandemia. Y es una recuperación profundamente desigual, con millones de personas que se quedan atrás, incluidas mujeres y personas de color.

Solo se han recuperado alrededor de la mitad de los 22 millones de puestos de trabajo perdidos a causa de los bloqueos en marzo y abril. Los trabajadores de bajos ingresos y de minorías, así como las mujeres, siguen siendo los más afectados por la tragedia económica ocasionada por el virus. Las desigualdades que habían comenzado a reducirse el año pasado cuando el mercado laboral estaba en pleno ascenso ahora están empeorando.

Los economistas y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, han estado instando al Congreso a aprobar rápidamente un nuevo paquete de estímulo para mantener la recuperación de Estados Unidos sobre los rieles. Debido a que muchos indicadores muestran un cambio descendente.

El empleo sigue estancado

La evidencia más reciente llegó el miércoles después de que el proveedor de nómina ADP dijo que las firmas estadounidenses agregaron 365.000 empleos en septiembre, mucho menos de lo esperado. Los resultados podrían presagiar una decepción el viernes cuando el gobierno publique el informe de empleo mensual de octubre que se ha seguido de cerca.

Antes de eso, la Fed concluirá su reunión de política de dos días el jueves. Con tanta incertidumbre en torno a las elecciones, es poco probable que el banco central de EE. UU., que protege ferozmente su independencia contra la mancha de la política, haga un movimiento que pueda interpretarse como que favorece a un lado del espectro político sobre otro.

La Responsabilidad de reactivar la economía recaerá sobre la FED

Sin embargo, en los próximos meses, es probable que la responsabilidad de mantener esta recuperación en el buen camino recaiga aún más sobre los hombros de la Reserva Federal, dado que es poco probable (Por la continuidad de los republicanos en el control del Senado) que lleguen los estímulos fiscales necesarios del lado del gobierno para reactivar la economía.

Incluso si los legisladores rompen su punto muerto y aprueban una nueva ronda de alivio del virus antes de que termine el año o incluso a principios del próximo, probablemente tendrá un alcance mucho más modesto que el paquete de ayuda de 2.2 trillones de dólares por el que los demócratas han estado presionando.

Los analistas de Goldman Sachs calculan que si los republicanos conservan una mayoría estrecha en el Senado, el paquete de estímulo podría ser inferior a un trillón de dólares.

Después de la Gran Recesión de 2007-2009, el Congreso aprobó una ronda de estímulos por valor de 787 mil millones de dólares y luego no aprobó los paquetes posteriores para apoyar a la economía. Así que la Fed intervino en la brecha, blandiendo su contundente instrumento de política monetaria.

Muchos economistas creen que la recuperación podría haber sido más rápida si el Congreso no hubiera sido tan tacaño.

El espectro de medidas de estímulo más pequeñas, aprobadas más tarde que antes, hará que muchos economistas revisen a la baja sus pronósticos para el crecimiento económico de Estados Unidos.

Pero Wall Street adora las tasas de interés bajísimas porque incita a los inversores a buscar mayores rendimientos en activos más riesgosos, como las acciones.

Así que no importa quién gane la Casa Blanca, hay algo con lo que los estadounidenses probablemente pueden contar en los próximos meses: Wall Street se hará más rico, mientras que las pequeñas y medianas empresas siguen esperando un salvavidas.

Con información de Al Jazeera.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x