Noticias

Uber Eats Italia es acusada de explotación laboral de trabajadores migrantes

Uber-Eats-Italia

Diez personas, incluido un gerente de operaciones senior de Uber en Italia, están bajo investigación por la presunta explotación de trabajadores migrantes vulnerables por parte de la división de entrega de alimentos de la compañía, según han informado fiscales italianos encargados del caso.

Según los investigadores, los trabajadores fueron “sometidos a condiciones de trabajo degradantes, se les pagó 3 euros por entrega y se les confiscaron las propinas.

El caso, en el que se centra en Uber Eats, llevó a un tribunal de Milán a colocar a Uber Italia en una investigación temporal en mayo por la presunta explotación de los repartidores.

Los fiscales dijeron que los trabajadores eran “migrantes y solicitantes de asilo extremadamente vulnerables provenientes de zonas de conflicto (Malí, Nigeria, Costa de Marfil, Gambia, Pakistán, Bangladesh)”.

Los fiscales alegan que un migrante que trabajó como repartidor durante una semana en mayo, por un total de 68 horas, ganó solo 17950 euros.

“Mi paga siempre fue de 3 € por entrega, independientemente del día o la hora”, afirmó un migrante a los fiscales.

Según Paolo Storari, el fiscal que lidera la investigación, a los pasajeros también les “robaron” las propinas voluntarias dejadas por algunos clientes. Algunos migrantes fueron “castigados” con una “reducción arbitraria de su liquidación si violaban los términos de su acuerdo”.

El juez que colocó a Uber Italia en investigación temporal en mayo destacó el «fuerte aislamiento social en el que viven estos trabajadores migrantes», los cuales dijo fueron visto por Uber Eats como «una oportunidad para reclutar trabajadores a un costo escandalosamente bajo, dada su tendencia a hacer cualquier cosa para sobrevivir», y que además son explotados y discriminados por empleadores sin escrúpulos”.

Entre las personas investigadas se encuentra la gerente de operaciones senior de Uber Italia, Gloria Bresciani.

En comentarios obtenidos de conversaciones intervenidas por seguimiento judicial, Bresciani supuestamente le dijo a un empleado: “Nunca más digas que ‘hemos creado un sistema para personas desesperadas’ delante de alguien de afuera. Incluso si lo piensas, no ventiles la ropa sucia en público».

Entre las 10 personas investigadas se encuentran figuras importantes de varias empresas intermediarias no identificadas que reclutaron trabajadores migrantes para Uber Italia.

Según los investigadores, la primera ola de la pandemia Covid-19 en Lombardía y la posterior demanda de entrega de alimentos a domicilio resultó en una “avalancha desbordada de reclutamiento” de repartidores.

Los fiscales dicen que la explotación se vio agravada por “la emergencia sanitaria, tras la cual el uso de repartidores de entregas a domicilio aumentó progresivamente debido a las restricciones impuestas a la libre circulación de personas” durante los confinamientos.

Uber niega haber explotado a los repartidores, y en un comunicado emitido el lunes dijo: “En los últimos meses hemos trabajado de cerca con las autoridades judiciales para revisar y reforzar nuestro servicio. Continuaremos colaborando con las autoridades y luchando contra toda forma de intermediación ilegal ”.

La explotación laboral a los repartidores no es solo un tema con el que se ha enfrentado Uber, la startup colombiana Rappi, un unicornio en plena expansión por toda Sudamérica, también ha sido acusada de pagos minúsculos por cada entrega a sus repartidores, de tratarlos como contratistas y no como empleados y de no brindarles los pagos mínimos de seguridad laboral de los que gozan los empleados tradicionales de las empresas formales. La irrupción de la economía colaborativa o gig economy, en la que se crean redes de trabajadores “independientes” adscritos a una compañía, sin contratos de vinculación laboral, ha creado vacíos legales a lo largo de las economías desarrolladas y emergentes, que en muchos casos son aprovechados por las empresas contratantes para explotar a los trabajadores y obtener grandes beneficios, en muchos casos también pagando muy pocos impuestos.

Con información de The Guardian.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top