Noticias

Pfizer gana 3.500 millones por la vacuna contra el COVID, solo hasta ahora

Cuando apenas la vacuna contra el Covid19 ha empezado a distribuirse a nivel mundial, la compañía que ha desarrollado una de las vacunas que hasta ahora es una de las más usadas, está cosechando miles de millones en ganancia. Estos son los números de Pfizer en este momento.

La compañía ha dicho que la vacuna le ha generado ingresos de 3.5 mil millones de dólares en los tres primeros meses del año.

El año pasado, en la carrera para desarrollar una vacuna en un tiempo récord, Pfizer tomó una gran decisión: A diferencia de otras compañías, las cuales prometieron dejar ir las ganancias en sus dosis de vacunas en medio de la pandemia. Pfizer planeó generar ganancias con su vacuna.

Este martes, la compañía anunció cuánto dinero la vacuna le está generando.

La vacuna le generó a la compañía 3.500 millones de dólares en el primer trimestre del año, cerca de casi un cuarto de sus ingresos totales, indicó Pfizer. La vacuna fue, por mucho y de lejos, la fuente de ingresos más grandes para Pfizer.

La compañía n reveló cuántos ingresos se derivaron de la vacuna exclusivamente, pero reiteró su predicción previa de que los márgenes de ganancias por la vacuna podrían estar en el rango del 20%. Eso podría traducirse en aproximadamente 900 millones de dólares en ganancias antes de impuestos por cuenta de la vacuna, en el primer trimestre del año solamente.

Pfizer ampliamente elogiada por el desarrollo de tecnologías no probadas que han salvado un número incalculable de vidas

Pero la vacuna de la compañía está alcanzando de forma desproporcionada a las personas más ricas del mundo – una consecuencia, que al menos por ahora, permanece alejada del propósito del director ejecutivo de Pfizer de asegurar que los países más pobres “tengan el mismo acceso que el resto del mundo” a una vacuna que es altamente efectiva para prevenir la infección del Covid19.

Para mediados de Abril, los países más ricos habían asegurado más del 87% de las más de 700 millones de dosis de vacunas dispuestas a nivel mundial contra el Covid19, mientras que los países más pobres habían recibido solamente el 0.2 por ciento, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. En los países ricos, aproximadamente, uno de cada cuatro personas había recibido la vacuna. En los países pobres, la cifra era de uno entre cada 500.

Pfizer ha dicho que está comprometida en hacer que su vacuna sea de acceso global. El martes anunció que había enviado 430 millones de dosis a 91 naciones o territorios. Una vocera de Pfizer, Sharon Castillo, dijo que no podía afirmar cuántas dosis estaban yendo a las naciones más pobres, donde Pfizer ha dicho que no buscaría obtener ganancias por las ventas de la vacuna.

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud dejan claro que Pfizer a dado mínima ayuda a las naciones más pobres del mundo.

La compañía se comprometió con hasta 40 millones de dosis para el mecanismo internacional de vacunación Covax, un sistema multilateral dirigido a hacer que las vacunas se encuentren disponibles para los países más pobres. Esto representa menos del 2% de las 2.500 millones de dosis que Pfizer y su socio de desarrollo BioNTech, tienen como meta de producción para este año.

Las dosis con las que Pfizer se ha comprometido para el mecanismo internacional Covax son una “gota en un océano” dijo Clare Wehham, una experta de política de salud de la London School of Economics.

Johnson & Johnson y AstraZeneca, ambas, prometieron vender sus vacunas en base a un esquema de no ganancias durante la pandemia. Moderna, la cual nunca ha hacho ganancias de sus productos y que no tiene otros productos en el mercado, ha decidido vender sus vacunas para obtener ganancias.

A diferencia de la vacuna de Moderna, la vacuna de Pfizer no es crucial para los ingresos y la estrategia de negocios de su productor. El año pasado, Pfizer ganó 9.600 millones de dólares, antes de que la vacuna tuviera algún impacto discernible en resultados concretos para el público.

Pfizer frecuentemente señala que ha optado por no tomar fondos federales que fueron ofrecidos por la administración Trump en el marco de la Operación Warp Speed, la iniciativa que promovía un rápido desarrollo de vacunas contra el Covid19.

Pero BioNTech recibió apoyo sustancial del gobierno alemán en el desarrollo de la vacuna que hoy es producida de forma conjunta entre las dos compañías. Por lo tanto, la investigación financiada por el público ayudó en el desarrollo de las ganancias que hoy reciben ambas empresas. El Instituto Nacional de Salud de los EE.UU. patentó una tecnología que ayudó a hacer que las vacunas de tecnología de mensajeros RNA (mRNA) fueran posibles. BioNTech ha llegado a un acuerdo con el NIH y Pfizer se está beneficiando de la licencia que tiene BioNTech.

Pfizer ha mantenido los resultados financieros de las ventas de las vacunas fuera de la revisión del público. Estados Unidos, por ejemplo, está pagando USD 19.50 por cada dosis de la vacuna. Israel ha acordado pagar USD 30 por cada dosis, de acuerdo a múltiples reportes de los medios de comunicación.

En algunos casos, tales como los de las naciones de la Unión Europea, los países de esta zona acordaron comprar 1.800 millones de dosis de vacunas de Pfizer, pero la compañía no ha revelado cuáles son los precios.

El precio en Estados Unidos está en línea con el costo de las vacunas para la gripa estacional, y son mucho menos costosas que las vacunas para condiciones como la herpes, la cual puede llegar a costar varios cientos de dólares.

“Ese punto de precio no parece algo ofensivo, incluso si no gastas mucho tiempo pensando acerca de las drogas de prescripción”, dijo Stacie Duzetzina, una profesora asociada de salud pública en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt. “Solo piensa en cualquier droga de prescripción que tu encuentres, será difícil que encuentres algo que este por debajo de los 20 dólares”.

Pero el hecho de que Pfizer este ganando algo como 900 millones de dólares en ganancias netas, antes de impuestos, por esta vacuna, en combinación con las comparativamente muy menores ventas a los países pobres, sugiere que las ganancias han triunfado sobre otras consideraciones. Esto podría socavar la filosofía (supuesta) e la compañía de ir a la defensa de principios más elevados.

“En Pfizer creemos que cada persona merece ser vista, escuchada y cuidada”, dijo el jefe ejecutivo de la compañía, Albert Bourla en enero, al tiempo que la compañía anunciaba que se uniría al mecanismo Covax para la entrega de vacunas a las naciones más pobres. “Compartimos la misión de Covax y estamos orgullosos de trabajar juntos para que las naciones en desarrollo tengan el mismo acceso a las vacunas que el resto del mundo”.

Pero la compañía parece haber priorizado las ventas costosas que la salud de los más pobres.

“A pesar de todas las conversaciones acerca de Covax y del apoyo de las farmacéuticas a esta iniciativa, ellos, Pfizer, han estado más interesados en los acuerdos bilaterales, porque allí es donde ellos sacan el dinero”, dijo Richard Kozul-Wright, director de la división de las estrategias de globalización y desarrollo de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Comercio en Ginebra, Suiza. “Es uno de los más grandes triunfos de relaciones públicas en la historia reciente de la compañía”.

Múltiples factores explican la naturaleza desigual en la distribución de las vacunas de Pfizer

La dosis, que debe ser almacenada y transportada a una temperatura muy baja, de mucho más difícil acceso para ciertos países del mundo, más que otras vacunas, como aquellas de AstraZeneca, Johnson & Johnson, las cuales simplemente deben ser refrigeradas. Algunos de los países pobres no fueron golpeados inicialmente por el virus, de manera que sus gobiernos tenían menos urgencia en colocar órdenes de compra para la vacuna de Pfizer-

“No todo el mundo estaba interesado en la vacuna o preparado para tomar los pasos; por lo tanto, las conversaciones continúan, incluyendo el trabajo con el mecanismo Covax y más allá de las colocaciones de órdenes de 40 millones de dosis por parte de Pfizer”, dijo la vocera de Pfizer, la señora Castillo.

En India, donde el virus se ha salido de control, la vacuna de Pfizer no está siendo usada. La compañía aplicó para la autorización de uso de emergencia allí, pero retiró la aplicación en febrero porque el regulador de India de medicamentos no tenía la voluntad para que se llevará a cabo un ensayo clínico local. En ese mismo momento, los casos de coronavirus en India eran manejables y las vacunas que se estaban produciendo localmente parecían ser suficientes para contener la expansión del virus.

Pfizer y el gobierno de la India desde entonces han reanudando las conversaciones. El Lunes, el señor Bourla dijo que la compañía podría donar más de USD 70 millones de dólares en medicinas a India y está tratando de conseguir una autorización de emergencia.

Pfizer ha prometido públicamente administrar su compañía no solamente pensando en el enriquecimiento de los accionistas, sino en la mejora de la sociedad.

El señor Bourla, quien ganó 21 millones de dólares el año pasado, es uno de los 181 directores de compañías grandes que han firmado el compromiso de la Mesa redonda de negocios de 2019 de enfocarse en servir a un conjunto de partes interesadas de la sociedad, incluyendo los trabajadores, proveedores, las comunidades locales y no solamente a los inversores.

Las cifras financieras de Pfizer reportadas este martes subrayan cuánto dinero la vacuna le está generando a la compañía. Pfizer divide sus ganancias de la vacuna con la compañía BioNTech, la cual reportará sus propios resultados financieros del trimestre la próxima semana. BioNTech dijo en marzo que ha logrado unas ganancias de cerca de 10.000 millones de euros, o cerca de 11.8 mil millones de dólares, con base en las órdenes de vacunas hechas hasta el momento.

Se espera que la vacuna siga generando ingresos sustanciales para Pfizer y BioNTech, especialmente porque las personas van a necesitar algunas dosis de refuerzo. Pfizer dijo este martes que espera que la vacuna le gene 26.000 millones de dólares en ingresos este año, muy por encima de su estimado previo de 15.000 millones de dólares. La compañía ha estado firmando acuerdos para proveer más dosis de vacunas con gobiernos, las cuales serán entregadas en los próximos años, incluyendo las opciones para que Canadá reciba dosis hasta el 2024.

“Creemos que tendremos una demanda durable para nuestra vacuna del Covid19 – similar a la de las vacunas contra la gripa estacional -. esa es una consecuencia muy probable”, dijo el señor Bourla a los analistas este martes.

Los desarrolladores de las vacunas están tratando de desestimar el impacto de la operación de vacunación en sus ganancias.

La semana pasada, cuando AstraZeneca reportó sus resultados financieros por la vacuna, dijo que el esfuerzo de suministrar vacunas al costo ha golpeados ligeramente sus estimaciones de ganancias.

Frank D’Amelio, jefe financiero de Pfizer, dijo el martes que ´´él no quería discutir los detalles acerca de los precios de las vacunas”.

Las compañías son entusiastas de tratar de no verse como si estuvieran aprovechándose de la pandemia para generar ganancias, especialmente como la presión aumenta sobre Joe Biden para relajar las medidas de protección de la propiedad intelectual para permitir que las naciones pobres puedan producir vacunas a costos más bajos. Pfizer y otras compañías farmacéuticas se han opuesto firmemente a tales propuestas.

Un grupo de naciones en desarrollo lideradas por Sudáfrica e India ha propuesto a la Organización Mundial del Comercio que las protecciones a la propiedad intelectual sean relajadas para las vacunas del coronavirus mientras dura la pandemia.

La propuesta tiene como fin presionar a las compañías farmacéuticas para asegurar el acceso a las vacunas para los países en desarrollo, quizás mediante la oferta de precios de descuento o mediante sociedades con otras compañías para incrementar la capacidad de producción.

“Podría ser simplemente un incentivo para que las compañías se muestren más dispuestas a la colaboración”, dijo Mustaqeem De Gama, consejero de la misión de Sudáfrica para la OMC en Ginebra, en una entrevista el año pasado. “Pero si la elecciónes dejada en las manos de las compañías, usualmente las compañías serán reacias a colaborar y a compartir el conocimiento que ellas tienen”.

Con información del New York Times.

comentarios

Arriba