Noticias

Nueva Zelanda aumenta los impuestos a los ricos y sube el salario mínimo

En la mañana de este miércoles 31 de marzo el diario británico The Guardian ha informado que el gobierno neozelandés ha decretado un incremento del salario mínimo y ha aprobado nuevos impuestos para los individuos más ricos del país. Aunque la medida ha sido criticada por los sectores conservadores, se trata de una nueva ola de medidas progresistas que toma una economía desarrollada y que viene a incendiar de nuevo el debate de la libertad de empresa y de mercado que constantemente oponen a sectores de izquierda progresista y derecha proempresarial en todo el mundo.

A lo largo del mundo, como consecuencia de la pandemia, las medidas de corte neoliberal han sido pasadas por alto. Los gobiernos de todo el mundo han incrementado los subsidios a los más vulnerables y han incrementado los impuestos a los más ricos a la vez que han incrementado también el tamaño del estado. La crisis ocasionada por el coronavirus está suponiendo un serio revés para la ideología neoliberal, con entidades tradicionalmente ortodoxas como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial cambiando totalmente ahora su discurso y recomendando medidas progresistas para hacer frente a la crisis.

Nueva Zelanda se ha convertido en el último fortín de batalla en este nuevo combate ideológico que amenaza con echar por la borda cerca de 40 años de implementación del modelo neoliberal a nivel mundial desde que Ronald Reagan y Margaret Thatcher hicieran que el mundo acogiera el neoliberalismo en la década de los ochenta.


Nueva Zelanda está incrementando el salario mínimo a 20 dólares la hora y está incrementando los impuestos para las rentas de los individuos más ricos del país a un 39%.

Los cambios serán implementados el jueves, al lado de pequeños y adicionales beneficios para los desempleados y para aquellos que tienen que dejar el trabajo debido a enfermedad. EL gobierno neozelandés estima que el incremente en el salario mínimo – un alza de 1.14 dólares por hora, beneficiará a 175.500 trabajadores, e incrementará los salarios nacionales a lo largo de toda la economía en más de 216 millones de dólares.

El nuevo impuesto a los más ricos del país aplicará para cualquier persona que gane más de 180.000 dólares al año (un estimado de 55 millones de pesos colombianos por mes), un salario que gana cerca del 2% de los neozelandeses. El gobierno estima que el impuesto añadirá 550 millones de dólares en ingresos al estado anualmente.

Información de la OCDE señala que el anterior salario minímo de Nueva Zelanda, para la fecha de 2019, ya estaba entre los cinco más altos del mundo. Durante el curso de la pandemia, muchos de los trabajadores esenciales han sido personas que ganan el salario mínimo – incluyendo a aquellas personas que trabajan en los aeropuertos y en puestos de frontera, y estos son considerados la primera línea de defensa en contra del virus.

En 2020, los sindicatos hicieron campañas para que se incrementara el salario mínimo, llegando hasta 22.10 dólares para aquellos que trabajan en la primera línea de lucha contra el virus. “Se trata de un gran acuerdo para estos trabajadores. Para de esto es dinero, parte de esto también es la dignidad de sentirse recompensados por la comunidad por los sacrificios que ellos están haciendo”, el secretario de sindicatos nacionales John Crocker dijo a la cadena de televisión TVNZ al ser entrevistado sobre el incremento salarial.

Hablando acerca de los cambios esta semana, la primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que ella cumplía su promesa electoral y que los cambios representan “Una mejora real y largamente esperada para apoyar a aquellos que cuidan de todos nosotros en el frente de batalla contra la pandemia”.

“Hay muchas cosas más por hacer, incluyendo construir más casas, mejorar nuestro sistema de salud, invertir en educación, entrenamiento para el trabajo y nuevas oportunidades de empleo”, dijo ella.

Nueva Zelanda continúa luchando con una tasa alta de pobreza infantil y altos costos de viviendas. Los costos habitacionales, por ejemplo en Auckland, están entre los más caros de todo el mundo, con precios de vivienda que se sitúan por ejemplo en 11 veces el ingreso de la persona promedio.

La escasez de vivienda a golpeado de un modo muy fuerte a los más vulnerables en Nueva Zelanda. El martes, el medio Stuff reportó que las listas de espera para las viviendas públicas habían llegado a un nuevo récord, con más de 22.800 familias esperando por poder adquirir una nueva casa.

El partido de oposición, The National party, se opuso al incremento del salario mínimo diciendo: “Incrementar fuertemente el salario mínimo durante un periodo de extrema incertidumbre para los pequeños negocios es vandalismo económico”, dijo el vocero de relaciones laborales del partido, Scott Simpson. El ministro de negocios, innovación y empleo a recomendado al gobierno nacional retrasar el incremento del salario mínimo debido a la incertidumbre causada por la pandemia del coronavirus.

El gobierno liderado por Ardern ha encementado el salario mínimo gradualmente durante los últimos cuatro años, añadiendo un incremento de 4. 25 dólares por hora desde el 2017. El año pasado Ardern hizo titulares al animar a los empleadores de Nueva Zelanda a adoptar un horario semanal de trabajo de cuatro días y a hacer otros acuerdos de flexibilización como una forma de ayudar a reconstruir la economía después del Covid19.

“He escuchado a muchas personas sugiriendo que deberíamos tener una semana laboral de cuatro días”, ella dijo en esa ocasión. “Finalmente la realidad se encuentra en lo que puedan decidir los empleados y los empleadores. Pero como he dicho hay simple mucho que hemos aprendido acerca del Covid y de los beneficios que la flexibilidad de trabajar desde casa le brinda a muchas personas, más productividad puede surgir de todos estos cambios”.

Con información de The Guardian.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x