Noticias

Irán rechaza nuevas conversaciones con EE.UU. sobre su programa nuclear

Irán rechazó este domingo una invitación de las potencias mundiales que firmaron el acuerdo nuclear de 2015 a discutir el posible regreso del régimen a la mesa de negociaciones, un revés significativo en los esfuerzos de la administración de Biden para revivir el acuerdo.

“Considerando las recientes acciones y declaraciones hechas por los Estados Unidos y por los tres poderes europeos, Irán no considera que este sea el momento para establecer reuniones informales con estos países, lo cual fue propuesto por el jefe de política exterior de la Unión Europea”, dijo el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, de acuerdo con un medio oficial iraní.

La Casa Blanca dijo el domingo que la administración Biden estaba decepcionada con la decisión de Irán de pasar por alto una reunión informal con Estados Unidos y los otros países firmantes del acuerdo de 2015, Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia y China.

“Mientras que estamos decepcionados por la respuesta de Irán, permanecemos dispuestos a comprometernos de nuevo en un esfuerzo diplomático significativo para lograr un retorno mutuo al cumplimiento de los compromisos del acuerdo nuclear”, un alto funcionario de la Casa Blanca le dijo a NBC News.

“Estaremos consultando a nuestros otros socios del grupo P5+1 sobre cuál es la mejor manera de continuar”, dijo el funcionario, refiriéndose a los cinco miembros del Consejo Permanente de Seguridad de las Naciones Unidas y Alemania.

La administración Biden previamente había dicho que quiere revivir el acuerdo nuclear, pero que no suspenderá las sanciones hasta que Irán vuelva a cumplir de nuevo con sus compromisos. Teherán ha rechazado negociar mientras que las sanciones impuestas por Estados Unidos sigan vigentes.

El acuerdo comprehensivo para un plan de acción (JCPOA) se negoció durante la administración Obama, y levantó las sanciones que estaban dañando la economía de Irán y que cortaban sus exportaciones de petróleo a aproximadamente la mitad. En intercambio por el levantamiento de sanciones de miles de millones de dólares, Irán acordó desmantelar algunas partes de su programa nuclear y abrir sus instalaciones a amplias inspecciones internacionales.

Estados Unidos y sus aliados europeos creen que Irán tiene ambiciones para el desarrollo de una bomba nuclear. Teherán ha negado de forma constante esta acusación.

En 2018, el entonces presidente Donald Trump mantuvo su promesa de campaña e hizo que Estados Unidos saliera del pacto nuclear, llamándolo el “peor acuerdo jamás negociado”. Siguiendo a la salida de Washington del histórico acuerdo nuclear, otros firmantes del pacto trataron mantener sus compromisos vivos.

En una carta publicada el domingo, senadores republicanos alertaron al presidente Biden sobre no volver al acuerdo nuclear porque está “lleno de problemas”, y en vez de eso lo están animando a negociar un acuerdo más estricto con Irán.

“El alcance de cualquier acuerdo con Irán debe enfrentar de forma completa las conductas de Irán, incluyendo su apoyo al terrorismo en la región, los misiles balísticos, y la detención de ciudadanos americanos. No es una sorpresa que Irán apoye a Bashar al Assad en las atrocidades que este comete en Siria, el ataque de nuestros diplomáticos en Iraq, el hecho de que su influencia ha llevado a Líbano al borde del colapso, sus amenazas a Israel y a nuestros socios del Golfo y su contribución a la desastre humanitaria más grande del mundo, que ocurre en este momento en Yemen”, escribieron los senadores Jim Inhofe de Oklahoma, Jim Risch de Idaho, Marco Rubio de Florida, Pat Toomey de Pennsylvania y Rob Portman de Ohio, en una carta conjunta dirigida a Biden.

“A pesar de las críticas de la campaña de máxima presión, no se puede negar que esta campaña ha infringido un gran costo para las actividades malignas de Irán y ahora esta representa para su administración un mejor grado de apalancamiento para obtener un mejor acuerdo de Irán. Sabemos que no se puede confiar que Irán cumpla sus compromisos”, escribieron los senadores.

El actual estancamiento de Washington con Irán

Las relaciones tensas de Washington con Teherán se empeoraron durante varios momentos de la administración del presidente Trump.

El año pasado, Estados Unidos llevó a cabo un ataque aéreo que mató a Qasem Soleimani, uno de los militares de más alto rango de Irán. Irán tomó medidas de retaliación al lanzar docenas de misiles desde su territorio el 7 de enero en dos bases militares en Iraq que acogen a fuerzas estadounidenses y de su coalición.

Un día después desde la Casa Blanca, Trump dijo que Irán parecía estar retrocediendo y alertó a Irán para que abandonara sus ambiciones nucleares.

En los momentos posteriores al ataque mortal estadounidense, El ministro de exteriores iraní Mohammad Java Zarif dijo que la administración Trump había cometido un acto de terror.

La muerte de Soleimani llevó al régimen a desescalar sus compromisos con el acuerdo nuclear internacional. En enero de 2020, Irán dijo que ya no limitaría su capacidad de enriquecimiento de uranio o su investigación nuclear.

En octubre de 2020, Estados Unidos reimpuso de forma unilateral las sanciones impuestas por las Naciones Unidas a Teherán, un proceso que fue muy rápido, y del que otros miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas dijeron que Washington no tenía capacidad para llevar a cabo porque se retiró del acuerdo nuclear en 2018.

Un mes después, un alto científico nuclear iraní fue asesinado cerca de Teherán, lo cual llevó al gobierno de Irán a acusar a Israel, diciendo que estaba detrás del ataque y que este había contado con el apoyo de Estados Unidos.

Durante el verano de 2019, una cadena de ataque en el Golfo Pérsico establecieron las condiciones para que Estados Unidos e Irán se prepararán para una confrontación mayor.

En junio, funcionarios de Estados Unidos dijeron que Irán había lanzado un misil tierra-aire en una aeronave estadounidense de vigilancia que volaba sobre el estrecho de Hormuz. Irán dijo que la aeronave estaba sobre su territorio El ataque sucedió una semana después de que Irán fuera acusado por Estados Unidos de ataques en dos tanques de petróleo en la región del Golfo Pérsico y de que cuatro tanques más fueran atacados en Mayo.

Estados Unidos que había impuesto nuevas sanciones en líderes militares iraníes en junio culpó a Irán por derribar su dron. Las medidas también se dirigieron a bloquear los recursos financieros del líder supremo de Irán, el Ayatolá Alí Jamenei.

Las tensiones volvieron a encenderse de nuevo en septiembre de 2019 cuando Estados Unidos culpó a Irán por ataques en Arabia Saudí en una de las plantas más grandes de refinería del mundo y en un campo de petróleo.

El ataque forzó al Reino de Arabia Saudí a cortar su producción de petróleo a la mitad y disparó un alza de los precios del petróleo que no se había visto en décadas y también renovó las preocupaciones de una nueva guerra en Oriente Medio. Irán sostiene que no estuvo detrás de esos ataques.

Con información de CNBC.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x