Noticias

Un millón de personas más a pagar impuesto de renta en 2022

La reforma tributaria que presentará el gobierno nacional de Colombia en el Congreso luego de la Semana Santa tiene como enfoque central una mayor tributación por parte de las personas naturales. Como ya lo explicamos en una entrada anterior, la razón de esto es la carrera internacional que existe por reducir los impuestos corporativos, un fenómeno que ha hecho más difícil que los estados financien sus programas sociales y sus gastos estructurales.

Si bien es cierto que el gobierno de los Estados Unidos está trabajando en alcanzar un acuerdo con los países de la OCDE para incrementar los impuestos corporativos a nivel internacional, el destino de esta propuesta no es claro aún. Por ende, las naciones tendrán que encontrar formas de gravar los ingresos de las personas naturales para tapar sus huecos fiscales y financiar los crecientes gastos públicos, especialmente luego de la pandemia del coronavirus, que representó un alza en los gastos de salud y en los subsidios para las personas que perdieron sus empleos como consecuencia de los cierres y los confinamientos ordenados.

Así, la propuesta central del gobierno colombiano en el marco de la reforma tributaria inminente es que más personas naturales paguen impuestos, bien sea por medio de la ampliación de los productos gravados con IVA o mediante el aumento de la base gravable para el impuesto sobre la renta o una combinación de ambas.

Dentro de las propuestas que ha dado a conocer el Ministerio de Hacienda se encuentra la de que las personas que ganen desde 2.5 millones de pesos empiecen a tributar. Esta ampliación de la base de aportantes haría que 1 millones de personas que antes no pagaban impuesto sobre la renta, empiecen a pagar este tributo.

Esta iniciativa se encuentra en consonancia con las recomendaciones que hicieron la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras y Fedesarrollo, organizaciones que ya habían esbozado esta propuesta como una forma de hacer frente al actual déficit fiscal de la nación. Actualmente las personas que ganan aproximadamente 4 millones de pesos al mes ya pagan algún porcentaje de este tributo.

De acuerdo a los datos de la DIAN, cerca de 3.8 millones de personas ya se encuentran declarando renta, pero el número de personas que pagan de manera efectiva el impuesto sobre la renta es de apenas 1.6 millones de personas. Por lo tanto el objetivo de la actual propuesta es incrementar el número de personas que declaran, así como el número de personas que pagan.

La Comisión de Expertos de Beneficios Tributarios destacó que las tasas de tributación de las personas naturales son demasiado bajas en comparación con las tasas que pagan los ciudadanos de otras naciones, especialmente las de los países de la OCDE. Uno de los aspectos que se mencionó en el informe de la comisión hace una semana fue que en Colombia el impuesto sobre la renta recae más sobre las empresas que sobre los individuos, dado que las empresas pagan cerca del 80% de lo que se tributa a nivel nacional por renta.

Las estimaciones que ha hecho la Dian respecto a una base tributaria más amplia del impuesto de la renta a las personas naturales, señalan que con esa ampliación se lograría recaudar un 2% del PIB en ingresos adicionales, lo cual eventualmente permitiría una reducción en las tarifas del impuesto.

Según el diario colombiano Portafolio, en la presentación que hizo el gobierno nacional a los empresarios sobre la propuesta de reforma se señaló que: “con la ampliación de la base gravable, la sustitución de las rentas exentas por una única renta automática, convertir el impuesto al patrimonio permanente y aumentar la tarifa de los dividendos se lograría recaudar $16,8 billones por esas medidas”.

Se estima que 14 billones de pesos adicionales de recaudo tributario vendrían por cuento del aumento de la base gravable a personas naturales, es decir de las nuevas personas que pagarían este tributo.

De acuerdo a los datos del Dane de empleados formales, a cifras de octubre de 2020, unas 2.6 millones de personas ganan más de dos salarios mínimos. Con la nueva medida se lograría que 1 millón de ciudadanos más pagaran el impuesto sobre la renta.

Aún así el objetivo del Ministerio de Hacienda sería que muchas más personas pagaran el tributo:

“Nuestra propuesta parte de un nuevo umbral sobre el que se empieza a declarar y pagar renta y de un aumento gradual de las tarifas marginales. Primero, se mantendría un tramo exento hasta ingresos cercanos a $2,1 millones mensuales (que equivalen a $1,5 millones de renta líquida gravable mensual), es decir una tarifa de 0%.

A partir de ahí, se propone una estructura progresiva, con tarifas marginales bajas, que oscilan entre el 5% y el 15%”. A partir de ahí, el impuesto iría subiendo de manera progresiva hasta un tope máximo del 40%, para aquellas personas que tengan ingresos superiores a los 129 millones de pesos mensuales.

Fedesarrollo propuso que se reduzca el rango de exentos del impuesto de renta a la mitad, de manera que se amplíe la base gravable y se fomente una mayor cultura tributaria.

Sorprendentemente, el gobierno nacional acogería una propuesta de la izquierda colombiana para obtener más ingresos fiscales y es la del aumentar el impuesto a los dividendos, con el cual se lograría recaudar cerca de 1 billón de pesos. Fedesarrollo planteó que la tarifa de estos impuestos subiera del 10 al 15%.

Un impuesto adicional que contemplaría el gobierno adicional es el denominado “impuesto solidario” para los trabajadores públicos y privados que ganen más de 10 millones de pesos, luego de los descuentos de salud y pensión. Esta sería una medida temporal como respuesta a la crisis fiscal derivada del coronavirus.

Aunque la reforma tributaria aún no se ha dado a conocer en detalle, y solamente la conoceremos después de Semana Santa cuando el gobierno la presente ante el Congreso, lo que sí es claro en estos momentos es que los mayores impuestos a las personas naturales será la vía principal por medio de la cual el gobierno buscará aumentar el recaudo.

Un elemento que no se ha puesto aún sobre la mesa es la de gravar los activos improductivos, como los lotes y terrenos baldíos de gran extensión, una propuesta que había esgrimido el senador Gustavo Petro y que tendría como fin la grave desigualdad rural que enfrenta Colombia.

De todas formas, lograr que el sistema impositivo sea más progresivo y solidario será el desafío que tendrá la actual reforma tributaria, especialmente teniendo en cuenta que de acuerdo al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, millones de las personas alrededor de todo el mundo cayeron por debajo de la línea de pobreza, especialmente en las naciones en vías de desarrollo como Colombia en donde la desigualdad es mucho más palpable. Precisamente por esto, el proyecto de ley recibe el nombre de Ley de Solidaridad Sostenible. Queda por ver qué tanto de ese espíritu tendrá la ley y en qué medida logrará su cometido.

Con información de Portafolio.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x