Noticias

El millonario Guillermo Lasso es elegido como presidente de Ecuador

El millonario y hombre de negocios Guillermo Lasso será el próximo presidente de Ecuador, después de obtener una victoria significativa este domingo en las elecciones presidenciales superando un déficit anterior de 13 puntos porcentuales que lo separaban del candidato izquierdista Andrés Arauz.

Con 98.5 por ciento de los votos contados, El Consejo Nacional Electoral de Ecuador le dio a Lasso la confirmación de que ha recibido el 52.5% de los votos contra el 45% de los que obtuvo Arauz. Casi cada una de las encuestas de opinión de la semana pasada daban como vencedor al candidato correísta Andrés Arauz, aunque por un estrecho margen.

En las zonas más ricas de la capital de Ecuador, motoristas y automovilistas hicieron sonar las bocinas y los pitos gritando al mismo tiempo “Lasso, Lasso”, al tiempo que ellos manejaban a lo largo de las calles festejando la victoria de su candidato. 

Día de celebración

“Hoy es un día de celebración. La democracia ha triunfado”, dijo el presidente electo Lasso de 66 años a sus simpatizantes en la ciudad porteña de Guayaquil. “Los ecuatorianos, todos ustedes, han elegido un nuevo camino, un camino diferente del que ha seguido Ecuador durante los últimos catorce años”.

Reacción de los mercados

Se espera que los mercados financieros reacciones favorablemente a la vitoria de Lasso. Los bonos de deuda ecuatorianos han visto un alza en los días recientes en la medida en que las encuestas mostraban que la brecha entre Lasso y Arauz se estaba cerrando. Arauz, el candidato de izquierda, es un  político de 36 años que tenía el apoyo del expresidente Rafael Correa, el expresidente del país y esperaba convertirse en el presidente más joven del país.

Durante el gobierno de Rafael Correa, Ecuador fue beneficiario de un boom de materias primas y de los altos precios internacionales del petróleo. Junto al boom petrolero, la dolarización de la economía contribuyó ampliamente a mejorar los niveles de vida de la población. El salario mínimo ecuatoriano se encuentra entre los más altos de la región. 

Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados del gobierno de Correa, Lasso ha prometido romper con su legado izquierdista. Correa dio una gran cantidad de sus subsidios y beneficios a los pobres, pero también dejó al país en un estado de gran polarización y altamente endeudado con China.

Agenda ambiciosa

La agenda política del presidente electo es ambiciosa. Lasso se ha comprometido a balancear el presupuesto nacional en un plazo de cuatro años, una monumental tarea dada la situación precaria de las finanzas nacionales y del impacto de la pandemia del coronavirus. La economía se hundió en un 7.8% el año pasado y el banco central espera que solamente crezca en un 3.1 por ciento durante el 2021.

Lasso ha prometido crear 2 millones de empleos en un país donde la población es de 17.4 millones de personas, y dijo que Ecuador debería doblar su producción de petróleo en el mediano plazo. También dijo que el  país continuará usando el dólar estadounidense como su moneda oficial. Otra de las promesas claves de campaña de Lasso fue aumentar el salario mínimo de Ecuador, el cual llegaría a los USD 500, siendo así uno de los más altos de la región. Como comparación, el salario mínimo en Colombia apenas llega a los USD 250.

Compromisos con el FMI

Otro de los compromisos de Lasso es obedecer el programa de préstamo de 6.500 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional, el cual suscribió en un acuerdo con la entidad el año pasado. Sin embargo, Lasso ha insistido en que el no implementará las alzas de impuestos propuestas. Su gobierno, que asumirá el mandato en mayo, espera poder tener un encuentro con el FMI para lograr unos ajustes menores al programa de préstamo.

El presidente electo también ha dicho que él respetará los acuerdos que ha alcanzado con los tenedores de bonos el año pasado para la reestructuración de 17.400 millones de dólares en deuda soberana.

Carrera larga hacia la presidencia

La victoria de Lasso llega después de tres intentos de alcanzar la presidencia. En 2012, el fue vencido de manera contundente por Correa, y en el 2017 el perdió por un estrecho margen contra Lenín Moreno, quien no se presentó a la reelección.

Lasso pasó por muy poco a la segunda vuelta presidencial con menos del 20 por ciento de los votos en la primera vuelta en febrero, cuando Arauz ganó un 30% de los votos emitidos.

“Ningún candidato había superado una desventaja de dos dígitos en la primera vuelta para asegurar la victoria en la segunda vuelta”, dijo Norman McKay, un analista para América Latina de la unidad de inteligencia de The Economist.

Cambio de estrategia

Johanna Andrago, una analista política ecuatoriana, atribuyó la victoria de Lasso con una total reconfiguración de su imagen durante la campaña desarrollada para la segunda vuelta.

“Él cambió su estrategia completamente. En vez de atacar a Correa y Arauz, el trató de salir adelante con un mensaje de inclusión y buscó alcanzar a aquellos sectores de la sociedad que normalmente no votarían por él, como la comunidad LGTB”, dijo Andrago. “Lasso comenzó a usar TikTok. Ahora cuarenta por ciento del electorado son millennials y centennials, a los cuales él intentó acercarse de forma exitosa”.

Quizás el cambio más grande en la estrategia política de Lasso fueron sus zapatos rojos. Después de la primera vuelta,  él publicó un vídeo en TikTok, la aplicación popular de vídeos cortos, llevando un par de zapatos rojos deportivos, un pantalón rosado con tono rojizo y una chaqueta blanca. Algunos lo ridiculizaron, diciendo que un banquero conservador y miembro de la institución católica del Opus Dei estaba haciendo un intento absurdo para capturar el voto de los jóvenes. Pero la estrategia pudo haber desempeñado un papel positivo en su victoria.

                                                                    Los zapatos de Lasso en su video de TikTok

La voz de los votantes

“Yo voté por Lasso”, dijo Mónica Villanon, quien salía de la estación de voto en Quito vistiendo unos tenis rojos. “Él no es un economista, no tiene un doctorado, pero él tiene la experiencia y buena voluntad. Puedo decir con total convencimiento que él capturó plenamente mi atención y que no había candidato más creíble que él”.

Anthony Andino, un votante de 19 años que participaba por primera vez en las elecciones, dijo que Correa, y que por extensión Arauz – representaban el pasado. “Creo más en las promesas de Lasso porque Arauz viene con Correa a bordo”.

Muchos votantes dijeron que ellos estaban atraídos por la historia de vida de Lasso. Siendo el más joven de 11 hermanos, Lasso trabajó a tiempo parcial en la bolsa de valores de Guayaquil a la edad de quince años para pagar su pensión escolar. Él después se convirtió en el accionista más grande de Banco Guayaquil y se convirtió en uno de los líderes de negocios más exitosos de Ecuador.

En el 2013, el sufrió un accidente mientras caminaba y necesitó una operación muy complicada en su espalda. Lasso votó en Guayaquil este domingo, caminando con la ayuda de una muleta y vistiendo sus famosos zapatos rojos”.

Con información del Financial Times

comentarios

Arriba