Noticias

EE.UU. está de vuelta y asume mayores compromisos en la lucha contra el cambio climático

Después de su retiro del liderazgo internacional bajo la administración de Donald Trump, Estados Unidos regresa a ejercer su papel de líder del mundo y asume nuevos compromisos en la lucha contra el cambio climático.

Estados Unidos y otras dos economías grandes han elevado sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero en la cumbre del cambio climático convocada por el presidente Joe Biden, un evento que tiene como fin resucitar el liderazgo de Estados Unidos en la lucha contra el calentamiento global.

Biden reveló el objetivo de cortar las emisiones de carbono en un 52% de los niveles de 2005 al comienzo de la cumbre de dos días que sucede en la misma jornada que el Día de la Tierra, el evento es celebrado virtualmente por líderes de 40 naciones, entre los que se encuentran grandes emisores como China, India y Rusia, así como países vulnerables a los efectos devastadores del cambio climático como Colombia.

Estados Unidos, el segundo emisor de gases contaminantes después de China, busca reclamar el liderazgo global en la lucha contra el cambio climático después de que el ex-presidente Donald Trump retiró a su país de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones.

La década en que las decisiones deben ser tomadas

“Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que evitarán las peores consecuencias de la crisis climática”, dijo el presidente demócrata desde la Casa Blanca.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson llamó al nuevo objetivo de los Estados Unidos, “una política que cambia el juego”, al tiempo que otros dos países hacían nuevos compromisos.

El primer ministro japonés Yoshihide Suga, quien visitó al presidente Biden en la Casa Blanca este mes, elevó el objetivo de Japón de cortar sus emisiones de gases de efecto invernadero al 46% para el 2030, una reducción más alta que el compromiso anterior del 26%, aunque los ambientalistas querían un compromiso del 50%, al tiempo que el poderoso lobby de negocios de Japón había llamado por políticas que favorecieran al sector del carbón.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau, entre tanto, elevó el objetivo de su país de cortar las emisiones contaminantes en un 40 o 45% para el 2020, por debajo de los niveles del 2005, un objetivo más alto que el compromiso previo del 30%.

La posición de China

El primer ministro chino Xi Jinping no anunció un nuevo objetivo de recorte de emisiones, diciendo que China espera que sus emisiones de carbón alcancen un pico para antes del 2030 y que el país alcanzará la neutralidad de carbono completa para el 2060.

China reducirá de manera gradual su uso del carbón desde el 2025 hasta el 2030. China, un líder en la producción de tecnología para la energía renovable como los paneles solares, todavía depende en gran medida del carbón para la generación de electricidad.

La posición de Rusia

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin propuso dar un tratamiento preferencial a las inversiones extranjeras en proyectos de energía limpia, pero también hizo una aparente referencia a Estados Unidos por ser históricamente el más grande emisor de gases de efecto invernadero. “No es un secreto que las condiciones que facilitaron el calentamiento global y los problemas asociados vienen de mucho atrás en el tiempo”, dijo Putin.

Una economía limpia para el 2050

El objetivo más alto de Estados Unidos para descarbonizar su economía marca un hito importante en el amplio plan de Biden para hacer de la economía estadounidense enteramente limpia para el 2050, una agenda que él dice puede crear millones de buenos empleos pero frente a la cual muchos republicanos se oponen diciendo que dañará la economía.

Los recortes a las emisiones que espera Estados Unidos vendría de plantas de energía, automóviles, y otros sectores a lo largo de la economía, pero la Casa Blanca, no estableció objetivos individuales específicos para estas industrias.

El nuevo objetivo del presidente Biden dobla el objetivo del ex-presidente Barack Obama de recortar las emisiones en un 28% por debajo de las emisiones de 2005 para el 2025. Varios objetivos específicos fueron declarados en ese entonces.

Aumentando la credibilidad

La forma en que Washington intenta alcanzar sus objetivos será crucial para cimentar la credibilidad de Estados Unidos en lo que concierne a la lucha contra el cambio climático, en medio de las preocupaciones internacionales de que el compromiso de Estados Unidos con una economía limpia puede alterarse drásticamente en un cambio de administración en los próximos cuatro años.

Biden recientemente introdujo una propuesta de ley de un plan de infraestructura de 2.3 trillones de dólares que contiene numerosas medidas que podrían cumplir con algunos de los recortes de emisiones que se necesitan para esta década, incluyendo un estándar de energía limpia para alcanzar las emisiones cero en el sector de la energía para 2035 y un plan para hacer que la flotilla de vehículos sea completamente eléctrica.

Pero estas medidas necesitan el respaldo del Congreso antes de que puedan convertirse en una realidad.

El Instituto Americano de Petróleo, el grupo más grande de lobby para el gas y el petróleo en Estados Unidos, curiosamente ha dado la bienvenida al compromiso de Biden, pero dijo que debe venir con medidas que incluyan un precio al carbón, algo que es difícil de vender a los legisladores.

“Con un precio transparente en el carbón, y con mayores innovaciones, podemos hacer progresos medibles en materia climática dentro de una década sin herir a la clase media americana y sin poner en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos ni minar la recuperación económica de Estados Unidos”, dijo Mike Sommers, presidente y CEO del Instituto Americano de Petróleo.

Biden se enfocó en restaurar el liderazgo de Estados Unidos en materia climática durante su campaña presidencial y durante los primeros días de su presidencia después de que el republicano Trump, un escéptico del cambio climático, sacará a Estados Unidos del acuerdo climático de París.

Estados Unidos está de vuelta

La nueva administración de Estados Unidos ha sido objeto de alta presión por parte de los grupos ambientalistas, algunos líderes corporativos, el secretario general de las Naciones Unidas y de los gobiernos extranjeros para establecer objetivos de recorte de emisiones de al menos el 50% durante esta década para animar a otras naciones a establecer sus propios y más ambiciosos objetivos de recortes de emisiones.

La cumbre es la primera en una cadena de reuniones de los líderes del mundo, incluyendo las reuniones de las naciones del G7 y del G20, antes de la cumbre anual de las Naciones Unidas de Conversaciones sobre el cambio climático en noviembre en Escocia, Reino Unido. Esto sirve como un plazo para que las cerca de 200 naciones del mundo actualicen sus compromisos climáticos que han sido establecidos como parte de acuerdo internacional de París en el 2015.

Los líderes de las naciones islas pequeñas, las cuales son vulnerables a los crecientes niveles del mar, como Antigua y Barbuda y las Islas Marshall, también hablaron en esta cumbre.

Los líderes del mundo tienen el objetivo de limitar el ascenso de la temperatura global a menos de 1.5 grados celsius sobre los niveles de la era preindustrial, un umbral que los científicos dicen que puede prevenir los peores efectos y consecuencias del cambio climático.

El mundo se compromete a lograr el santo grial de la transición energética

Un funcionario de la administración Biden dijo que con el nuevo objetivo de los Estados Unidos, impulsado por los nuevos compromisos de Japón y Canadá, y los previos objetivos de la Unión Europea y Gran Bretaña, las naciones que cuentan por más de la mitad de la economía mundial, ahora estaban comprometidas a lograr el objetivo de la reducción de emisiones de carbono para evitar superar el umbral de los 1.5 grados Celsius.

Los líderes europeos, incluyendo a la canciller alemana Angela Merkel y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, expresaron su satisfacción de que los Estados Unidos estuvieran de vuelta en la lucha contra el cambio climático.

Con información de Reuters.

comentarios

Arriba