Noticias

El Tesoro y La FED enfrentados en el dilema de apoyar o no a la economía de EE.UU.

Jerome Powell y Steve Mnuchin

*En la imagen, Jerome Powell, Presidente de la FED a la izquierda y Steve Mnuchin, Secretario del Tesoro a la derecha.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos está buscando extender tan solo un puñado de los programas de la Reserva Federal que se usaron para que los mercados pudieran mantenerse a flote los primeros días de la crisis del coronavirus, pero va a poner fin a varios otros que vencen a fines de año.

Entre los que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, pidió a la Fed que continuara durante otros 90 días, se encuentran los programas que otorgan préstamos de “papel comercial” a corto plazo a las empresas, así como otros para el funcionamiento del mercado monetario y uno de respaldo relacionado con el Programa de Protección de Cheques.

Sin embargo, Mnuchin también pidió que otros programas que fueron apoyados por el capital del Tesoro lleguen a su fin por ahora. Estos incluyen dos dirigidos a la compra bonos corporativos, así como el Programa de préstamos a Main Street, que estaba dirigido a apoyar a las pequeñas y medianas empresas.

Los programas debían expirar a finales de año. Todos ellos fueron instituidos a principios de marzo para abrir mercados que se habían congelado durante un frenesí de venta y de pánico a medida que aumentaba el temor por la pandemia.

Pero los programas se utilizaron escasamente e y fueron objeto de intensos debates, en particular los préstamos otorgados a Main Street.

La posición del Tesoro. Ya no es necesario apoyar a las pequeñas empresas

“Si bien partes de la economía todavía se ven gravemente afectadas y necesitan apoyo adicional, las condiciones financieras han respondido y el uso de estos programas ha sido limitado”, dijo Mnuchin en una carta al presidente de la Fed, Jerome Powell.

No obstante, Mnuchin dijo que “con mucha cautela” le gustaría que la Fed mantuviera vivo el programa de Financiamiento de Papel Comercial y el de Préstamos del Mercado Monetario, ninguno de las cuales requirió la aprobación de la Fed, así como el de apoyo al Programa de Protección de Cheques.

Si bien la Reserva Federal y el Tesoro han trabajado de cerca durante la crisis en los programas, difieren fuertemente sobre el destino de ellos.

La posición de la Fed: Seguir respaldando a la economía

“La Reserva Federal preferiría que el conjunto completo de programas de emergencia establecidos durante la pandemia del coronavirus continúe cumpliendo su importante papel como respaldo para nuestra economía aún tensa y vulnerable”, dijo la Fed en un comunicado.

Mientras tanto, el Tesoro indicó que aquellos programas que recibieron garantía del Tesoro en virtud de la Ley CARES llegarán a su fin.

Estos incluyen las líneas de crédito corporativas del mercado primario y secundario, bajo las cuales la Fed compró bonos corporativos, así como la Línea de Liquidez Municipal para gobiernos estatales y locales, el programa Main Street y la Línea de Crédito Respaldado por Activos a Plazo, cuyo objetivo es mantener el mercado para esos valores líquidos.

Además, Mnuchin solicitó que la Fed devuelva la parte no utilizada de esos fondos, que asciende a 455.000 millones de dólares que, según dijo, serán reapropiados.

Todos los programas juntos no se acercaron a su capacidad de más de USD 2 billones.

En particular, el programa Main Street, dirigido a empresas con menos de 15.000 empleados, pasó por varios cambios, ninguno de los cuales generó un interés significativo por parte de los prestatarios o prestamistas. Hasta principios de noviembre, los pequeños y medianos negocios pidieron casi USD 4 mil millones en préstamos, en comparación con su capacidad de USD 600 mil millones.

“El programa de préstamos de Main Street, que estaba destinado a ser préstamos a bajo interés para ayudar a las personas a mantenerse a flote, ha sido un fracaso absoluto. No conozco un solo hotelero en todo Estados Unidos que haya recibido un préstamo de Main Street”, Dijo Chip Rogers, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Hoteles y Alojamiento, el jueves en el programa “Power Lunch” de CNBC.

Sin embargo, Mnuchin, junto con Powell y otros funcionarios de la Fed, han enfatizado repetidamente que los programas fueron exitosos incluso con su ligera aceptación. Los mercados funcionan de manera eficiente y los programas pueden reiniciarse si es necesario.

“¿Necesitan ser extendidos? Esto está recibiendo mucho debate, pero voy a argumentar que si los extendemos, puede que no sea tan importante para los mercados financieros”, dijo el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard a principios de esta semana. “Siempre podemos volver a poner en marcha los programas de liquidez en el futuro”.

El final de los programas no fue una sorpresa total. El senador Pat Toomey (Republicano por Pensilvania) ha cuestionado abiertamente si el Congreso debería continuar subvencionando los programas.

Sin embargo, los mercados adoptaron en gran medida los movimientos de la Fed, y el programa de compra de bonos corporativos se consideró integral para estabilizar un mercado masivo que se había estancado en marzo. Las empresas han emitido deuda a un ritmo récord desde entonces.

¿Qué significa todo esto?

Básicamente ahora, con las pretensiones del Tesoro en marcha, los pequeños y medianos negocios no podrían recibir préstamos de emergencia como ayuda por la pandemia. La Fed había intentado hacer atractivo el programa para las Pymes, pero la mayoría de ellas fueron reacias a endeudarse.

Entre tanto Reuters informó esta mañana que el número de reclamaciones de ayuda por desempleo ha vuelto a ascender la semana pasada como consencucia directa de la reciente ola de infecciones por coronavirus, las cuales han desatado una fuerte ola de despidos que podría debilitar en gran medida el mercado laboral. También los mercados recibieron con un poco de decepción las declaraciones del Secretario del Tesoro de poner fin a la ayuda a los mercados y a la economía con un ascenso muy débil de los mayores índices durante la jornada.

Hace unas semanas, el economista estadounidense Paul Krugman señaló en una columna del New York Times señaló que la economía estadounidense todavía necesitaría grandes paquetes de ayuda para poder mantenerse a flote y la misma FED ha estado de acuerdo en que los legisladores deberían pasar pronto un paquete de ayuda dedicado a estimular la economía y que se encuentra estancado en el Congreso. Pero al parecer el Departamento del Tesoro piensa que esto no es necesario a pesar de toda la evidencia que indica que la economía estadounidense todavía se encuentra en cuidados intensivos.

Con información de CNBC y Reuters.

Deja tus comentarios

Arriba