Mercados

Estados Unidos se estanca en su recuperación económica a dos semanas de las elecciones

Desempleo en Estados Unidos

La recuperación de EE. UU. parece más inestable con un aumento inesperado en las solicitudes de ayuda por desempleo

El aumento inesperado de los despidos en Estados Unidos se produce cuando la administración Trump y los demócratas del Congreso siguen estancados en una nueva ronda de estímulo de ayuda a los desempleados y sus familias para aliviar su situación en medio de la pandemia.

Este no es el giro que nadie quiere que tome el mercado laboral de Estados Unidos.

El número de solicitudes presentadas ante los estados para obtener beneficios por desempleo aumentó inesperadamente la semana pasada a 898.000, dijo el jueves el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

Eso es 53.000 más que la semana anterior.

Los reclamos de ayuda por desempleo son un indicador de los despidos, por lo que los datos indican no solo que los despidos siguen siendo generalizados, aproximadamente cuatro veces más que los niveles prepandémicos en febrero, sino que se están moviendo en la dirección opuesta a la de una recuperación económica.

A menos de tres semanas para las elecciones del 3 de noviembre en EE. UU., existe un creciengeete cuerpo de evidencia de que la recuperación económica se está estancando para la nación en su conjunto. Esta situación exacerba las desigualdades y el descontento con el presidente Trump al no poder sacar a todos los estadounidenses del agujero cavado por la crisis del Covid-19.

El consenso general entre los economistas es que el repunte económico está comenzando a desacelerarse porque han expirado los programas cruciales de ayuda para los desempleados en el Congreso, incluida la ayuda semanal federal de USD 600 a los beneficios estatales de desempleo y el programa para ayudar a las pequeñas empresas a mantener a los trabajadores en sus puestos de trabajo. Y sin la ayuda gubernamental a los trabajadores y a las empresas, es más probable que la economía se aleje de la senda de la recuperación.

A medida que se acercan las elecciones, la enemistad partidista en el Congreso sigue siendo un obstáculo demasiado grande que superar. A estas alturas se considera bastante difícil que la Casa Blanca y los legisladores del Congreso aprueben una nueva ronda de ayuda para aliviar el virus antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Los demócratas en la Cámara de Representantes, encabezados por la presidenta Nancy Pelosi, aprobaron un proyecto de ley de estímulo de 2.2 billones de dólares, mientras que la Casa Blanca ha presentado una propuesta de 1.8 billones de dólares.

A principios de este mes, el presidente Trump canceló las conversaciones de estímulo, solo para revertir el curso horas después e instar al Congreso a aprobar un alivio específico que incluía un paquete para las aerolíneas en dificultades del país que están despidiendo a decenas de miles de trabajadores y una nueva ronda de USD 1.200 en pagos directo en efectivo a los hogares estadounidenses.

Pero el estancamiento en las negociaciones permanece y las esperanzas de un gran avance antes del 3 de noviembre están casi muertas. Ese es un duro golpe para los desempleados de la nación.

Unos 22 millones de estadounidenses se quedaron sin trabajo en marzo y abril, cuando los confinamientos se extendieron por todo el país. En septiembre, solo se habían recuperado 11.4 millones de esos puestos de trabajo.

Un número creciente de despidos se ha convertido en pérdidas permanentes de puestos de trabajo. Y aunque la tasa de desempleo de la nación ha caído desde su máximo pandémico de abril del 14.7 por ciento al 7,9 por ciento en septiembre, esta cifra es más del doble del nivel prepandémico de febrero del 3,5 por ciento.

La cantidad de trabajadores que reciben beneficios de programas estatales y federales, una métrica que se actualiza con las solicitudes semanales de desempleo, se redujo a 25.290.325 para la semana que finalizó el 26 de septiembre.

Es probable que ese número exagere el número real de personas que reciben beneficios por desempleo debido a la doble contabilidad entre los programas estatales y federales. Aún así, para ponerlo en perspectiva, solo 1.4 millones de personas reclamaron beneficios por desempleo en la misma semana de 2019.

Pronóstico del FMI para la economía de Estados Unidos en 2020

Esta semana el Fondo Monetario Internacional reveló su pronóstico para la economía estadounidense en 2020. El organismo multilateral indicó que la economía de EE.UU. vería un descenso del 4.3% al final del año 2020 en su PIB. Estas cifras contrastan con el crecimiento de China, el único país del mundo que crecerá en el 2020, y cuya economía se expandirá en un 1.9% como proporción del PIB. (Ver: China lidera la recuperación económica global, mientras EE.UU y la UE se estancan). Sin embargo, los últimos datos ofrecidos por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos, con el desempleo al alza, indican que la contracción económica del gigante del norte podría ser mucho peor.

Por su parte, las bolsas de valores de los Estados Unidos han caído por tercer día consecutivo, de acuerdo al más reciente reporte del CNBC. El medio de comunicación de negocios destaca que la incertidumbre sobre la posibilidad de un acuerdo referente al paquete de ayuda que se dará a los desempleados desde el Congreso ha dejado a los inversionistas en un sentimiento de “vender”, al ver un pronóstico gris para la economía en el corto plazo.

Con información de Al Jazeera.

 

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

To Top