Mercados

China se alista para lanzar su moneda digital mientras que EE.UU. se mueve lentamente

El liderazgo de China en el espacio de las monedas digitales se esta convirtiendo en un punto de atención cada vez más grande para los Estados Unidos, pero esfuerzos similares por parte del gobierno estadounidense parece que no saldrán a la luz dentro de poco tiempo.

Con su entrada en el todavía escasamente poblado mundo de las monedas digitales de los bancos centrales, China toma una sociedad que de hecho ya depende en gran medida de los pagos electrónicos y hace que estos sean ahora el modo principal de pago, por medio de una moneda digital oficial, la DCEP. Esto también le da al gobierno una bola de cristal para mirar a los hábitos financieros y de gasto de los ciudadanos y lleva la moneda nacional, el Yuan, a unos pasos de convertirse en una de las principales monedas del mundo.

En un nivel más amplio, el movimiento de China levanta nuevas preocupaciones de que el Yuan será ahora el desafío más grande para el dólar a nivel internacional, el cual ahora disfruta el estatus de moneda de reserva mundial, lo cual hace que la mayoría del comercio internacional dependa de la moneda estadounidense para todo tipo de transacciones.

Sin embargo, funcionarios de la Reserva Federal han estado incursionando de forma delicada en la arena de las monedas digitales, y eso es algo que no va a cambiar, incluso con el furor añadido que viene de parte de China. Esto quiere decir que por ahora, Estados Unidos continuará moviéndose lentamente en este terreno a pesar de los rápidos avances de China en el desarrollo de su propia moneda digital.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, recientemente dijo que el banco central no hará nada en consideración al tema sin la aprobación del Congreso de los Estados Unidos. Un proyecto conjunto entre la Reserva Federal de Boston y el MIT permanece aún en sus etapas iniciales.

“Pienso simplemente que eso no cambia mucho, para ser honesto. Son dos sistemas completamente diferentes a los que estás mirando, cuando hablamos de los Estados Unidos y China”, dijo David Grider, director de investigación en activos digitales en Fundstrat. “No pienso necesariamente que esto cambie las dinámicas para el rol del dólar en el mundo, lo cual es probablemente una de las razones por las cuales Powelll no tiene tanto afán al respecto”.

Aún así, Estados Unidos se arriesga a quedarse atrás del mundo si ignora la naturaleza disruptiva de las monedas digitales.

Hace menos de una década, parecía improbable que el Bitcoin y criptomonedas similares podrías ser algo más que una simple curiosidad. Ahora varias monedas digitales se están aproximadamente a una capitalización de mercado colectiva de 2 trillones de dólares, de acuerdo con CoinMarketCap, entidad que rastrea el valor de mercado del sector.

Los beneficios de la adopción de las nuevas tecnologías en el mundo financiero

Las monedas digitales tienen múltiples beneficios.

Ellas proveen acceso al sistema financiero para personas que no pueden permitirse cuentas tradicionales o que de otra manera no tendrían acceso a los bancos.

En un momento, cuando las transacciones digitales hayan superado el monto esperado de los 9 trillones de dólares a nivel internacional, dentro de unos pocos años, el desarrollo de monedas digitales le permitiría a los gobiernos ponerse al día con lo que ya ha estado sucediendo con los sistemas de pagos digitales, en escenarios en los que ya tienen ventaja empresas y plataformas como WiPay, AliPay y SwiftPay.

Pero también hay preocupaciones en materia de seguridad. Las monedas digitales de los bancos centrales no funcionan como el Bitcoin y otras monedas digitales como las altcoins, ya que las transacciones no serían anónimas. Funcionarios de la Fed han expresado sus preocupaciones sobre los temas de la privacidad y su respectiva implementación.

Esto, sin embargo, no ha detenido el creciente interés en las monedas digitales.

Y lo que está sucediendo ahora con el liderazgo de China en el espacio de las monedas digitales es algo que ya muestra como una moneda digital alternativa puede respirar en la nunca del dólar cuando se trata de los pagos transfronterizos.

Esta influencia probablemente va a ser algo sentido en la esfera inmediata de Asia, donde China ya tiene un fuerte dominio.

El desarrollo digital también provee una política de aseguramiento para China, país que ya se encuentra afligido por las regulaciones internacionales y que se encuentra a sí mismo sujeto a sanciones por su comportamiento en materia de derechos humanos en la región de XinJiang, con la población Uigur, ya que le permite a China un medio alternativo para operar sus negocios.

Si más naciones se suman para facilitar los pagos transforterizos con una moneda digital de un banco central como la DCEP china, “esto le permitiría a China mejora su influencia regional con el tiempo”, dice Adarsh Sinha, estratega de moneda para Bank of America, en una nota de prensa a los clientes. “Finalmente, es probable que esto sea lo más realista, el objetivo más realista de China que cualquier intento anterior de desplazar al dólar estadounidense de su rol de moneda de reserva mundial”.

China necesitará un sistema compatible y coordinado para usar la moneda digital del Banco Popular de China, “y ya hay señales de que otras bancos centrales se podrían mover en la misma dirección de forma inminente, añadió Sinha.

Tailandia, por ejemplo, comenzará a probar con su propio sistema minorista de moneda digital abierto al público en el año 2022, un diseño que tendrá una implementación completa desde los próximos tres a cinco años.

Esta semana, Japón también empezó a experimentar con formas de integrar una moneda digital dentro de su sistema financiero.

No una amenaza, todavía.

En los Estados Unidos, el nivel de urgencia parece aún bajo.

Nick Colas, cofundador de DataTrek Research y, en un previo empleo, el primer analista de Wall Street que escribió sobre el bitcoin, dijo que un reciente estudio con los clientes mostró que solamente había un escaso interés o de entusiasmo por una moneda digital de banco central en los Estados Unidos.

Una base de clientes de cerca de 300 personas con una inclinación por las tecnologías disruptivas estaba incluso igualmente dividida sobre si la Reserva Federal debería acelerar su cronograma para la implementación de una moneda digital de Banco Central, dijo Colas.

“Los inversores escuchan que la Fed, de algún modo es reluctante a hablar acerca de las CBDC, se les escucha hablando de los riesgos, y ellos son del tipo de personas que internalizan todos estos sentimientos y dicen, “Si la Fed ve los riesgos, quizás nosotros no deberíamos movernos tan rápido en este tema”, dice Colas. “La gente se ha puesto al día con la idea de que la Fed está luchando con este tema, y que si la Fed está luchando con esto, no debería ser algo sobre lo cual deberían apresurarse”.

Para ser honestos, también hay voces que están llamando a una acción más rápida por parte del banco central.

El procesador de pagos globales Ripple, el cual emite su propia criptomonedas XRP coin, fue el autor de un reporte en el que anima fuertemente a los Estados Unidos a tomar la delantera en este sector.

La firma señaló que, entre otras cosas, dar pagos a las personas que han sido afectadas por la emergencia de la pandemia del Covid19 probablemente habría sido una tarea mucho más fácil con una moneda digital a disposición del gobierno.

Las monedas digitales de los bancos centrales tienen un enorme potencial, pero primero deben superar enormes desafíos”, dice el reporte de Ripple. “Ahora es el momento adecuado para que los bancos centrales exploren estos problemas, desarrollen soluciones comunes y aseguren que la siguiente evolución del dinero beneficie a más personas y negocios y que haga del mundo un lugar mejor”.

Pero probablemente la Fed continúe tomándose su tiempo, a pesar de las preguntas de si los movimientos que China ya está emprendiendo, amenazarían la posición internacional de Estados Unidos y del dólar.

“Ahora y por los siguientes cinco años, el dólar seguirá siendo la moneda de referencia internacional”, dice Colas. “Después de cinco años, si la economía china continúa creciendo como lo ha hecho durante los últimos diez años, si la porción el comerció global permanece como ha sido hasta ahora, y si la gente comienza a adoptar esta nueva moneda (la DCEP, la moneda digital china), seguro que será una amenaza. Pero no es un riesgo en el corto plazo.”.

Con información de CNBC.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x