Historia

Qué fue el New Deal de Franklin Delano Roosevelt

New Deal

El New Deal fue la respuesta del gobierno estadounidense a la crisis del 29. El New Deal (En español: Nuevo acuerdo) fue la creación de una nueva estructura económica y social que rompía con el sistema del pasado y que dio origen a la crisis.

Luego del crac bursátil en la Bolsa de Nueva York, muchas personas quedaron sin empleo. Se estima que en Estados Unidos la tasa de desempleo llegó a afectar al 25% de la fuerza en capacidad de trabajar. Las altas expectativas de los inversionistas habían creado un exceso de inversión y de oferta industrial que finalmente no podría ser absorbida por la demanda, lo que condujo inevitablemente a una burbuja financiera.

Tras el estallido de la burbuja financiera de la bolsa, los precios de los activos bajaron considerablemente, llevando a igualmente a una caída de en los empleos y en los precios de los productos. Este último fenómeno es el que conocemos como deflación.

Ante el descenso de los precios, la inversión y el fuerte desempleo que asolaba a Estados Unidos, los economistas se vieron obligados a revisar sus postulados. Después de ver cómo los mercados no podían corregirse a sí mismos, Franklin Delano Roosevelt llega a la conclusión de que si el Estado no interviene en la economía el resultado será un colapso general que llevaría la nación a la ruina total.

En este contexto es donde la idea de que el mercado puede corregirse a sí mismo de manera libre y espontánea va quedando superada. Esto influenció fuertemente el pensamiento keynesiano (de John Maynard Keynes), las políticas del Plan Marshall y la consecuente creación del Estado de Bienestar.

Franklin Delano Roosevelt, con la ayuda de sus asesores económicos, elaboró un plan que iba en contravía de lo que predicaba el liberalismo económico clásico, pero que funcionaría y convertiría a Estados Unidos en la primera potencia económica mundial.

El origen del ‘Nuevo Acuerdo’

El término de New Deal o Nuevo Acuerdo fue tomado del discurso de Roosevelt aceptando la nominación demócrata a la presidencia el 2 de julio de 1932. Reaccionando a la ineficacia de la administración del Presidente Herbert Hoover, al enfrentar los estragos de la Gran Depresión, los votantes estadounidenses votaron abrumadoramente en noviembre siguiente a favor de la promesa demócrata de un “nuevo acuerdo” para el “hombre olvidado”. En oposición a la filosofía política estadounidense tradicional del laissez-faire, el New Deal generalmente abrazó el concepto de una economía regulada por el gobierno destinada a lograr un equilibrio entre intereses económicos en conflicto.

¿En qué se basó el New Deal?

Dentro de las propuestas del New Deal se encontraban las siguientes ideas:

Reactivación de la economía por medio del gasto de los hogares y la inversión

Para que las familias volvieran a consumir se necesitaba reactivar el empleo y para ello la fórmula que respondió a este problema fue muy sencilla: se reactivó el gasto público en sectores como la industria, lo cual llevaría a un aumento de las inversiones. Así mismo se invirtieron grandes fondos en proyectos de obras públicas que dieron empleo a millones de trabajadores.

Regulaciones bancarias para evitar otra crisis económica

Para que los bancos no prestarán dinero a especuladores de manera arbitraria se creó una ley de solvencia que obligaba a las entidades bancarias a disponer de un mínimo de depósitos. Así mismo se emitió una ley de emergencia bancaria (Emergency Banking Act), con la cual se clausuraron todos los bancos que no demostraran solvencia, permitiendo únicamente las operaciones de las entidades con suficientes reservas. Finalmente se estimuló la concesión de créditos, especialmente para las actividades de creación de empresas en la economía real, es decir aquellas que crearán empleos y produjeran bienes tangibles.

Intervenciones sociales

El New Deal no solo actuó en política económica, ajustando los incentivos de los empresarios, también intervino en actividades sociales, donde se introdujeron diversas políticas:

Mejoramiento de condiciones laborales

Se estableció un salario mínimo y una jornada laboral máxima. Cuando el salario mínimo llegó a la par con la creación de un mayor empleo, fruto de los estímulos a la economía, los empleados tuvieron más poder adquisitivo, siendo capaces de comprar más bienes y disfrutando de más servicios en sus horas libres (generadas por el límite en la jornada laboral). Esto influyó enormemente en el aumento de la demanda general de bienes y servicios, lo que finalmente llevó a la recuperación económica.

Creación de un sistema de seguridad social y el seguro de desempleo

Con la Social Security Act, que tenía como meta disminuir las desigualdades sociales, se crearon beneficios para las personas de mayor edad – quienes ya no eran capaces de trabajar y estaban gravemente afectadas en medio de la crisis. Este fue el primer sistema de pensiones estadounidenses que se asemejaba al primer plan de pensiones de la historia ideado por el canciller alemán Otto Von Bismarck en 1884. El seguro de desempleo fue esencial para que las personas pudieran reintegrarse a la fuerza laboral sin perder su capacidad de consumo durante el tiempo que se encontraban sin trabajo.

La Administración de Obras Civiles

Trabajadores de la CWA
Trabajadores de la CWA

La Administración de Obras Civiles (CWA) también se formó en 1933 para crear puestos de trabajo para los desempleados. Su enfoque en trabajos bien remunerados en el sector de la construcción resultó en un gasto mucho mayor para el gobierno federal de lo previsto originalmente. La CWA terminó en 1934 en gran parte debido a la oposición a su costo.

El Cuerpo de Conservación Civil

El presidente Franklin Delano Roosevelt
El presidente Franklin Delano Roosevelt

El Cuerpo de Conservación Civil fue creado en 1933 por Franklin Delano Roosevelt para combatir el desempleo. Este programa de ayuda laboral tuvo el efecto deseado, proporcionando empleo a muchos miles de estadounidenses durante la Gran Depresión. El CCC fue responsable de la construcción de muchos proyectos de obras públicas y creó estructuras y senderos en los parques de todo el país que todavía están en uso en la actualidad.

Principales obstáculos

Ciertas leyes del New Deal fueron declaradas inconstitucionales por la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre la base de que ni el comercio ni las disposiciones tributarias de la Constitución otorgaban al gobierno federal autoridad para regular la industria o emprender reformas sociales y económicas. Roosevelt, confiado en la legalidad de todas las medidas, propuso a principios de 1937 una reorganización de la Corte. Esta propuesta encontró una oposición vehemente y una derrota definitiva, pero la Corte, mientras tanto, falló a favor del resto de la legislación del New Deal que había sido impugnada.

Harry Truman
El presidente Harry Truman, sucesor de Roosevelt, continúo gran parte de las políticas del New Deal bajo un nuevo programa llamado el Fair Deal.

A pesar de la resistencia de las empresas y otros segmentos de la comunidad a las tendencias “socialistas” del New Deal, muchas de sus reformas lograron gradualmente la aceptación nacional. Los programas nacionales de Roosevelt se siguieron en gran medida en El Trato Justo del Presidente Harry S. Truman (1945-1953), y los dos principales partidos estadounidenses llegaron a aceptar la mayoría de las reformas del New Deal como parte permanente de la vida nacional.

Consecuencias del New Deal

El New Deal desempeñó un papel crucial en la recuperación de Estados Unidos tras la crisis de 1929. Con su implementación se rompieron los paradigmas del pensamiento liberal clásico y se dio origen a las economías mixtas, aquellas que tienen un mercado fuertemente consolidado pero donde el Estado desempeña un papel importante para la promoción de la inversión, los negocios y el bienestar de los ciudadanos.

La economía americana no se recuperó del todo con la implementación del New Deal. La segunda guerra mundial, que se luchó principalmente en Europa y que demandó una cantidad alta de armas americanas, fue la que finalmente llevó a la recuperación del empleo en Estados Unidos, sentando las bases para una hegemonía global estadounidense que ha continuado hasta nuestros días.

Limitaciones del New Deal

El New Deal no era una sola cosa, eran muchas cosas. Algunas cosas no funcionaron, como la NIRA. La Ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA) intentó suavizar el ciclo económico mediante la planificación. La ley ya estaba abandonada cuando se declaró inconstitucional. Otras cosas funcionaron muy bien. La Ley Wagner trasladó las luchas laborales de las calles a los tribunales, poniendo fin a un siglo de violencia casi constante en torno a la organización sindical y las huelgas. Algunas cosas rehicieron la forma en que vivimos y el lugar donde vivimos.

Programas como la Autoridad del Valle de Tennessee y La ley de Electrificación Rural llevaron electricidad a áreas rurales que nunca antes la habían tenido. La reforma bancaria fue otro éxito. También lo fue el programa de refinanciamiento de hipotecas de viviendas. Los planes agrícolas no ayudaron realmente a los pequeños agricultores que fueron los más afectados por La Gran Depresión, pero sí evitaron que se repitieran los desastres ecológicos. Finalmente, los programas de empleo e infraestructura tuvieron mucho éxito, emplearon a millones, ayudaron a la recuperación de la economía y crearon la infraestructura que impulsó el éxito en la guerra y el auge de la posguerra.

Sin embargo, estos éxitos no se repartieron por igual. Algunas leyes del New Deal se redactaron para excluir las industrias que eran fuertemente afroamericanas y el New Deal continuó con políticas discriminatorias hacia las mujeres y los afroamericanos, incluso cuando algunos partidarios del New Deal intentaron ampliar las oportunidades para esos grupos.

Lecciones para el futuro

Dentro de lo que fue el New Deal se encontraron políticas de gasto deficitario, en las que el gobierno federal incurrió en un déficit fiscal de 3.5 millones de dólares. Esto puede parecer poco, pero para las fechas en cuestión eran grandes sumas de dinero.

Aunque la recuperación económica fue lenta, las políticas iniciales de gasto público generaron confianza entre los empresarios y los hogares. Esto nos lleva a dos lecciones importantes.

1. Hay que tener paciencia en los procesos de recuperación de una crisis económica. La desesperación no sirve al bien de un país. Una política consistente y elaborada a largo plazo puede ofrecer réditos así sea tardíamente.

2. El papel del gasto público, aunque se generen déficits públicos, es importante en la recuperación económica y en la creación de un bienestar sostenido para la población general. Aunque esta idea sigue siendo un anatema (una blasfemia) para los pensadores neoliberales, es importante tenerla en cuenta para su aplicación, sobre todo en períodos de crisis o en los que el crecimiento económico es lento.

El legado social

¿Qué fue el New Deal y qué representa para nosotros hoy? En términos sociales el New Deal nos deja importantes legados:

La creación de los sindicatos y la protección de los trabajadores.

Un salario mínimo para que los empleados puedan vivir con dignidad.

El sistema general de pensiones y de seguridad que permanece hasta nuestros días y ha sido aplicado en múltiples naciones.

Prohibición de la discriminación por raza, sexo o ser parte de una minoría, al momento de contratar empleados, por medio de la orden ejecutiva de 1941 de Roosevelt, llamada la Fair Employment (orden de empleo justo).

¿Qué programas del New Deal siguen en marcha hoy en día?

La Ley Wagner de 1935 dio un impulso al sindicalismo y ayudó a mejorar las condiciones de los trabajadores.

1. La Ley del Seguro Social de 1935, que dio lugar a la creación de la Administración del Seguro Social, es un programa del New Deal que todavía está activo en la era moderna. La Administración del Seguro Social se creó para proporcionar a los trabajadores jubilados elegibles una pensión confiable. El financiamiento del Seguro Social proviene de la recaudación de impuestos sobre la nómina. A partir de 2014, sigue siendo un programa popular.

2. La Administración Federal de Vivienda tenía la tarea de abordar la crisis de la vivienda durante la Gran Depresión. La FHA (Federal Housing Administration en inglés) continúa asegurando préstamos hipotecarios a través de prestamistas bancarios participantes. A lo largo de los años, la agencia ha ayudado a financiar viviendas para veteranos militares y ciudadanos que buscan ser propietarios de una casa. La FHA también facilitó la construcción de unidades de apartamentos de propiedad privada para inquilinos de bajos ingresos, ancianos y discapacitados.

3. La Autoridad del Valle de Tennessee se creó inicialmente como un estímulo económico diseñado para mejorar la cuenca del río Tennessee mientras proporcionaba empleos. A través de la Autoridad del Valle, se construyeron numerosas represas que proporcionaron electricidad a los hogares en todo el estado de Tennessee. El programa sigue centrado en la energía, con énfasis en liderar el camino hacia soluciones energéticas limpias y de bajo costo.

4. La Ley Nacional de Relaciones Laborales (Ley Wagner): Como parte de una atmósfera de reforma económica, se aprobó la Ley Nacional de Relaciones Laborales en 1935 para proteger los derechos de los trabajadores que participan en la organización y la negociación colectiva (Es decir se garantizó el derecho que estos tenían a formar sindicatos). Las disputas se manejan a través de la Junta Nacional de Relaciones Laborales.

Con información de Wikipedia, Britannica y Reference.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x