Gobiernos

La economía venezolana sufre el azote de las sanciones

Exodo venezolano

En un escenario internacional en el que se ciernen nubes negras sobre el horizonte económico. Es decir, donde los analistas financieros y económicos prevén una posible recesión económica global, las sanciones económicas sobre Venezuela son una muy mala noticia para el pueblo venezolano.

Más de dos millones de personas han salido de Venezuela, como migrantes en búsqueda de un alivio a su situación humanitaria y económica. La mayoría de estas personas encuentran su primer y principal destino en Colombia, el país vecino. Sin embargo Colombia también se encuentra en una situación económica difícil y su capacidad de recibir migrantes ha estado bastante limitada por el creciente desempleo, por lo que la llegada de venezolanos a tierras colombianas ha sido mal bienvenida y en muchos casos se han presentado casos de xenofobia.

En este contexto, las sanciones económicas que la administración de Donald Trump ha impuesto sobre Venezuela, lejos de suavizar la postura del régimen de Nicolás Maduro y abrir el espacio necesario para unas negociaciones de transición hacia una democracia auténticamente representativa y con aspiraciones de ser una democracia participativa e incluyente, de hecho lo que han logrado es que el régimen venezolano endurezca sus posiciones y que la carga de las sanciones aumente aún más el sufrimiento y las penurias económicas del ciudadano del común.

En el proceso de reestructuración de los cargos de liderazgo de la Unión Europea, el futuro canciller del bloque comunitario, Josep Borrell, ha expresado que rechaza la adopción de mayores sanciones económicas contra Venezuela, esto con el fin de no afectar «todavía más» al pueblo venezolano.

En su exámen ante la Eurocámara como futuro representante de la diplomacia de la Unión Europea, Borrel afirmó: «Sanciones individuales sí (…) y seguiremos votando más (…) pero francamente estoy en contra de que se apliquen sanciones que golpeen todavía más duramente a un pueblo que se encuentra ya al borde de la extenuación y de la miseria»

Lee: las sanciones que actualmente pesan sobre Venezuela.

Con su posición, Borrel continúa con la política actual de la Unión Europea y de la actual canciller Federica Mogherini, quien ha abogado por sanciones directas contra quienes cometen violaciones de los derechos humanos, pero no por sanciones que afecten a la ya maltrecha economía venezolana.

Te puede interesar: Estos serían los efectos económicos de una guerra entre Colombia y Venezuela

Desde 2017 la Unión Europea ha sancionado a militares y funcionarios venezolanos acusados en casos de tortura y violaciones de derechos humanos, del mismo modo que ha restringido la venta de armas al país latinoamericano.

La Unión Europea es reticente de aplicar una presión máxima sobre el régimen venezolano, buscando mantener los canales de comunicación abiertos y posibles salidas negociadas a la actual crisis política y económica de Venezuela.

Sin embargo, el gobierno de Donald Trump sí ha aplicado sanciones económicas a Venezuela, prohibiendo la compra de bonos de deuda del gobierno venezolano a los inversores de su país, limitando así la capacidad del régimen para financiarse en los mercados internacionales y obtener divisas para comprar bienes claves como medicinas y alimentos, según denuncia el gobierno de Nicolás Maduro.

Desde 2019 Estados Unidos envía el dinero por cuenta de la compra de petróleo a cuentas bloqueadas, limitando también así la capacidad de financiación del régimen venezolano. El Objetivo de estas sanciones es retener los fondos para un gobierno de transición plenamente democrático. Sin embargo, los hechos han demostrado que el régimen de Nicolás Maduro es inmune a este tipo de sanciones y de hecho las utiliza en sus discursos como «chivo expiatorio» para justificar la mala situación económica de su país. Aunque es bien conocido que la crisis económica de Venezuela se debe a una pésima gestión de parte del gobierno de los dineros públicos, así como de las nacionalizaciones abusivas y la caída internacional de los precios del petróleo.

Así las cosas, la posición del futuro canciller europeo es coherente con las necesidades del pueblo venezolano, que no verá un cambio de régimen por la aplicación de sanciones económicas, pero que sí verá cómo sus condiciones de vida empeoran en la medida que este tipo de sanciones son aplicadas.

Lee nuestro informe especial sobre la crisis de Venezuela en el siguiente enlace: Venezuela, su crisis económica explicada

Con información de Portafolio, diario económico colombiano propiedad de la Casa Editorial El Tiempo.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top