Gobiernos

Las razones reales tras el éxito de China

A qué se debe el éxito de China.

Cómo entender el éxito de China. ¿Es producto de un capitalismo de Estado o de una apertura comercial liberal?

El rápido crecimiento económico de China en las décadas recientes ha asombrado al mundo. Aún así hay razones detrás de éxito que frecuentemente son malinterpretadas.

Un Estado robusto

El ascenso de China es ampliamente atribuido a su capitalismo de Estado, donde el gobierno dotado con grandes bienes puede perseguir un amplio rango de políticas industriales e intervenir para mitigar los riesgos. De acuerdo a este relato China debe su éxito, principalmente al «control» del gobierno sobre la economía entera.

Esta explicación es sencillamente errónea. Es verdad, China se ha beneficiado de tener un gobierno que tiene la capacidad de implementar políticas comprehensivas y complementarias de manera eficiente. Con sus líderes políticos que no son sujetos a los ciclos cortos de elección que caracterizan a las democracias occidentales, el liderazgo central de China puede comprometerse con planes visionarios y de largo plazo, que son ejemplificados en sus planes de 5 años.

Estabilidad política y social

No obstante, el poder del Estado chino ha reforzado su poder de implementación, el cual no tiene punto de comparación con el de la mayoría de economías emergentes o en desarrollo. Un estado fuerte – y la estabilidad política y social que apuntala – ha sido esencial para posibilitar el rápido avance de China en áreas como la educación, la salud, la infraestructura, la investigación y el desarrollo.

Liberalización económica

Es diciente, sin embargo, que China está usando su planeación de largo plazo y su robusta capacidad de implementación no para afianzar un capitalismo de estado, si no para avanzar en la liberalización económica y las reformas estructurales. Es su estrategia de largo plazo – la que permanece inquebrantable, la que yace en el corazón del rápido crecimiento económico del país durante décadas.

Es interesante ver que los elementos de estrategia de crecimiento provienen de economías avanzadas. Durante los últimos cuarenta años, la normalización de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos han tenido una fuerte acogida en China, y no menos dentro de la elite intelectual y de negocios de China. Así que, Mientras que el gobierno de China ha colocado un alto nivel de prioridad en la estabilidad, también ha trabajado para aplicar las mejores prácticas de gobierno en muchas áreas, incluyendo el gobierno corporativo, las finanzas, y el manejo macroeconómico.

Impulso a la competitividad local

Pero aún así este proceso de liberalización económica y reforma es también único en su estilo, en la medida en que ha enfatizado la competencia en el nivel local y la experimentación, la cual ha apoyado la investigación institucional en todos los niveles. El resultado de esto es un tipo de federalismo de facto – un poderoso impulsor de la transformación económica.

Los frutos de este enfoque son irrefutables. En la última década, un numéro de gigantes tecnológicos y financieros privados han emergido, y a diferencia de sus contrapartes estatales, han logrado establecerse como líderes globales en innovación. La más reciente lista de Fortune Global 500, la cual califica a las empresas por sus ingresos operacionales, incluye 129 empresas chinas, en comparación con 121 empresas estadounidenses.

Las empresas chinas lideran por ganancias operacionales

Entre las firmas de la lista de Fortune 500 se encuentran el gigante de ventas Alibaba, JD.com y Tencent, la compañía detrás de la popular aplicación WeChat. El gigante tecnológico Huawei pudo subir 11 lugares en la lista desde el año pasado, a pesar de la campaña del presidente norteamericano Donald Trump en contra de la empresa. Y el fabricante de teléfonos inteligentes, de apenas nueve años, Xiaomi, hizo historia al convertirse en la empresa más joven en entrar en la lista.

Lo que no entiende Estados Unidos de China

El ascenso espectacular de estas compañías – y la prosperidad y competitividad que ellas han ayudado a forjar – no fue algo que el Estado haya planeado por medio de políticas industriales, sino que se ha dado por las innovaciones de base – de las empresas- y por la liberalización que el Estado ha facilitado. En un momento cuando Estados Unidos acusa a China de usar sus herramientas de «capitalismo de estado» – tales como subsidios para compañías domésticas y barreras de entrada para empresas extranjeras para ganar una ventaja injusta- es importante destacar que el éxito chino no se debe principalmente a estas políticas.

De esta forma el éxito de China debe entenderse como algo que tiene su fuerza en la innovación del sector privado.

El desafío de China

Esto no es indicación de que los líderes de China no deban prestar atención a sus políticas de liberalización no finalizadas. Después de tres décadas de un crecimiento del PIB a una tasa de dos dígitos, una desaceleración era inevitable. Pero, incluso cuando el gobierno acepta un declive en el crecimiento de la producción nacional anual, debe permanecer alerta y comprometido para enfrentar los factores estructurales que están afianzando esta tendencia, tales como el alto costo del financiamiento y la caída de los retornos por capital.

También te puede interesar:

Las tensiones comerciales estrangulan las manufacturas americanas

¿Qué es el Green New Deal y por qué es importante para la economía?

Afianzar las reformas liberalizadoras.

Mientras tanto, el gobierno de China debe continuar animando el emprendimiento de negocios privados, la innovación (De hecho ya se ha comprometido a hacer eso) mientras que refuerza su sistema de quasi-federalismo competitivo, Y debe también acelerar la reforma de gobierno, como lo ha prometido, para asegurar que pueda mantenerse al día con una mayor liberalización del mercado.

China ha pasado por un largo proceso de apertura y reforma. Pero no debería desestimar los desafíos que yacen sobre el camino hacia el futuro, sin olvidar como ha llegado hasta donde está hoy. Como dice un proverbio chino: «En una jornada de 100 millas, 90 no son más que la mitad».

Con información de Zhang Jun en Project Syndicate

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top