Economía Global

La administración Trump sin herramientas para debilitar el dólar

Dólar estadounidense

A principios de 2018, ante una audiencia de ejecutivos y políticos en Davos, Suiza, Steven Mnuchin se metió en problemas por decir algo obvio: Un dólar débil haría que fuera más fácil a las empresas manufactureras estadounidenses exportar sus productos.

Un secretario en problemas

Mnuchin, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, había dejado caer en duda la política tradicional de ambos partidos en la administración federal durante décadas. Esta política es que cuando los mercados quieren un dólar fuerte, el Tesoro estadounidense debe permitirlo. Y por esto, como otros secretarios antes de él, Mnuchin fue forzado a clarificar, confirmando a que estaba comprometido con un dólar fuerte.

La competencia «injusta» de China

El Lunes 5 de agosto de 201, Mnuchin finalmente tuvo permiso para hablar libremente, declarando que China manipula su moneda para crear una ventaja competitiva injusta, con la implicación de que el dólar quede excesivamente valorado con relación al renminbi, la moneda oficial china. El secretario del Tesoro estadounidense ya no está atado a las reglas tácitas que mantenían la política del dólar fuerte.

No es claro de forma inmediata, sin embargo, lo que pueda hacer Estados Unidos frente a un dólar fuerte. La habladuría de Donald Trump y su constante amenaza de represalias tiene muy pocas probabilidades de funcionar por su propia cuenta, y será difícil para el Tesoro estadounidense afrontar estos problemas sin la ayuda de la Reserva Federal y la ayuda del resto de bancos centrales del mundo.

Estados Unidos necesita un dólar más débil

Con grados variables de intensidad desde el comienzo de su administración. Donald Trump ha urgido a Mnuchin y a Robert Lighthizer, el representante de comercio de los Estados Unidos, a tener una política más agresiva con relación a la tasa de cambio del dólar frente al renminbi. Recientemente el mismo Trump ha expresado su frustración sobre el valor del dólar.


«Mario Draghi acaba de anunciar que podría ampliar la política de estímulo, lo que inmediatamente dejó caer al euro frente al dólar, haciendo que sea más fácil para ellos competir contra Estados Unidos. Han estado en esto durante años, junto con China y otros. « Tuit de Donald Trump

La declaración por parte del Tesoro estadounidense de que China es un manipulador de divisas llegó después de la decisión de China de dejar caer el renminbi frente al dólar, por encima de la barrera de los 7 renminbis. Brad Setser, un funcionario del Tesoro de la administración de Obama, y ahora un asesor del Consejo de Relaciones exteriores, designó las palabras del Tesoros como una «Escalada retórica mayor».

La Casa Blanca busca una política consistente para el comercio internacional

La Casa Blanca no está escalando esto en solitario, Chuck Schumer, el demócrata más sobresaliente en el senado – controlado por los republicanos, llamó a la acción sobre el renminbi temprano, el 5 de agosto de 2019 y la Senadora Elizabeth Warren, una candidata demócrata a la presidencia, ya está haciendo campaña con la promesa de un dólar más débil para que Estados Unidos pueda competir en los mercados internacionales.

La campaña de Elizabeth Warren no respondió a los requerimientos de la prensa sobre ejemplos de herramientas que podría usar para debilitar al dólar, lo cual nos lleva al problema más grande en este contexto: No hay grandes herramientas para esto.

Dólar con precios históricamente altos

«El dólar está sobrevalorado ahora» dijo Brad Setser, «porque los Estados Unidos es la única economía grande y desarrollada con un Banco Central cuyas tasas de interés están significativamente sobre cero».

El «amplio peso real del dólar en el comercio» un índice creado por la Reserva Federal para rastrear el valor del dólar frente a un amplio rango de monedas de socios comerciales, incluyendo a China – se movió al alza a finales de 2014 y principios de 2015, en la medida en que el Banco Central Europeo y el Banco de Japón lanzaban políticas de estímulo, mientras que la Reserva Federal hacía lo opuesto, señalando que iba a apreciar el dólar. Luego de tocar su pico en diciembre de 2016, el dólar ha permanecido a precios elevados.

La necesidad de apoyo por parte de la Reserva Federal

En la Casa Blanca, el secretario del Tesoro y unos cuantos senadores demócratas quieren hacer algo respecto al dólar. Ellos necesitarán la cooperación de la Reserva Federal, la cual podría debilitar la moneda usando tasas de interés mucho más bajas. Hasta el momento el dólar no ha respondido a los más recientes intentos de suavizar la política monetaria, luego de los últimos recortes a la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, el dólar se ha fortalecido frente a sus pares.

Los bancos centrales de otras naciones mantienen políticas expansionistas

Esta continuada fuerza llega en un momento en que los bancos centrales comienzan – o indican su volunta de – a suavizar la política monetaria (emitir más moneda) en un momento en que sus tasas de interés están casi cerca de cero. «Cualquier intento de intervenciones unilaterales está condenada al fracaso» dice Win Thin, jefe de estrategia monetaria en Brown Brothers Harriman, una firma privada de servicios financieros. «Va a ser imposible que todos estén a bordo dado que precisamente todos (los bancos centrales) se están moviendo a políticas monetarias de devaluación de sus monedas».

La política de amenazas de Donald Trump probablemente será transitoria y con efectos escasos si no es apoyada por cambios reales de política.

Algunas herramientas que el Tesoro estadounidense podría usar

Fred Bergsten, un ex-funcionario del Tesoro estadounidense, que estaba a cargo de intervenciones monetarias en varias administraciones y es director fundador del Instituto Peterson de Economía Internacional, argumenta que es posible para el Tesoro hacer compras específicas de ciertas monedas para incrementar su valor. Lo que él denomina un política de «intervención compensatoria de la moneda» y dijo que podría actuar como cualquier herramienta de disuasión nuclear, como una amenaza para desestimular los intentos de otros países de manipular sus propias monedas.

Necesidad de políticas claras y consistentes

Para que esto sea efectivo, Bergsten señala que el elemento disuasorio necesita una mejor política de comunicación, consistente, clara y directa sobre las intenciones respecto a la moneda. La administración de Donald Trump ha mostrado una voluntad a la habladuría constante, lo que no se acopla con las recomendaciones de consistencia de Bergsten. Los mercados de divisas entienden que unos cuantos tuits no necesariamente se traducen en cambios reales o en una política duradera.

Nada funcionará sin el apoyo de la FED

Barry Eichengreen, un profesor de economía en la Universidad de California indica que «adicionalmente a las intervenciones del Tesoro Estadounidense en el mercado Forex (mercado de divisas) usando recursos de del Fondo de Estabilización. Estas solo tendrán un efecto duradero solamente si son apoyadas por cambios en otras políticas, con la ayuda de la Reserva Federal.

El dólar como refugio seguro en tiempos oscuros.

Michael Bordo, un historiador monetario y profesor de economía de Universidad Rutgers en New Jersey, se pregunta cuál es el problema que Washington está tratando de solucionar. «Me parece que cuando tienes una tasa de cambio flotante, el valor tiene que ser determinado por el mercado», dijo él. Los inversores están buscando más altos y más seguros retornos en los Estados Unidos y los bancos centrales continúan teniendo más del 60 por ciento de sus reservas internacionales en dólares.

«La razón por la que nuestro dólar no bajará de precio es porque el dólar es un refugio seguro, y porque la gente comprará dólares en un periodo de incertidumbre global» dijo Michael Bordo.

Con información del Financial Times.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top