Desarrollo social

Sacerdotes católicos, economía argentina y el regreso del peronismo

Sacerdotes
Padre Francisco, del Barrio Eva Perón.

«Si los pobres están siendo crucificados, entonces también deben existir los crucificadores, y contra esos debemos luchar para que paren» – Padre Francisco Olveira.

La elección argentina

La actual crisis económica de Argentina pone a los ciudadanos de este país en una disyuntiva crucial para su futuro: La continuidad de las políticas pro-mercado del neoliberal Mauricio Macri o la ruptura con el actual estado de cosas y la elección del populista Alberto Fernández como presidente del país.

Luego de las elecciones primarias, también conocidas como las PASO, se hizo claro que la población argentina le daba una gran ventaja a la opción política presentada por Alberto Fernández y la de su aliada, la peronista Cristina Fernández de Kirchner.

Las villas miseria.

A pesar de las promesas de rescate y desarrollo económico para la gente pobre, el gobierno de Mauricio Macri ha fallado en el propósito de llevar un auténtico desarrollo al país. Prueba de esto son las llamadas «Villas miseria», barrios marginales donde se aglomeran las personas más pobres de la sociedad. A estos barrios ha llegado una fuerte presencia de la Iglesia Católica, con sacerdotes con una fuerte inclinación social y que han hecho un activismo bastante destacado al acoger a las personas sin techo, a quienes no pueden reunir lo suficiente para costear su propio alimento e incluso a los drogadictos.

En los restaurantes populares de la Iglesia Católica generalmente la aglomeración de personas es bastante alta, tal y como lo destaca el sacerdote «villero» Francisco Olveira, un sacerdote que se ha hecho bastante conocido por sus críticas al actual sistema económico y al gobierno de Mauricio Macri.

La parroquia del padre Francisco, también conocido como Padre Paco, se compone de cerca de 168 viviendas en terrenos ocupados ilegalmente por gente de los estratos más bajos de la sociedad.

El trabajo de la Iglesia Católica en los barrios populares

El Financial Times hizo hace poco hizo un reportaje sobre el trabajo del Padre Paco, indicando que este sacerdote conoce muy de cerca las penurias de la gente de las villas. Recientemente el Padre Paco informó que el restaurante comunitario de la parroquia se vio inundado por personas de otro vecindario que pedían comida. «¿Cómo puedo dejar a alguien de otro vecindario sin comer?», se preguntaba el padre Paco.

El padre Paco realiza su misión evangélica en el barrio Eva Perón, un vecindario que debe su nombre a la legendaria figura de la esposa de Juan Domingo Perón, el primer presidente electo de la Argentina. Perón fue un ícono de las clases populares e hizo de la defensa a las clases trabajadoras y más vulnerables su bandera política. Tanto Juan Domingo como Eva Perón son figuras que han alcanzado un grado de idealización dentro de las clases populares, y los mismos sacerdotes de vanguardia católica como el Padre Paco consideran el peronismo como una corriente política social que se adecua a los principios evangélicos de acogida a los pobres y los necesitados.

Dentro del cuarto del Padre Paco, en su entrevista con el Financial Times, se pueden ver imágenes de Jesucristo al lado de la clásica imagen del Ché Guevara y un cuadro de Perón junto con su esposa Evita.

Otro sacerdote de la corriente evangélica progresista que ha tomado fuerza dentro de la Iglesia Católica luego de la llegada de Jorge Mario Bergoglio al papado, es Rodrigo Zarazaga, quien además de ser sacerdote es politólogo y también ha trabajado en las villas populares atendiendo las necesidades de los fieles. Tanto Rodrigo Zarazaga como Guillermo ‘Willy’ Torre, otro sacerdote que atiende a familias necesitadas por medio de comedores comunitarios, y el mismo Padre Paco, consideran que la raíz de los problemas se encuentran en las políticas neoliberales que han impulsado distintos gobiernos, desde la época de la dictadura de 1976 hasta el gobierno de Mauricio Macri.

Tres grandes etapas de liberalización económica

Respecto a las reformas del neoliberalismo se identifican tres grandes épocas de implementación de la agenda de este tipo de pensamiento económico. La primera es desde la dictadura militar, de 1976 hasta 1983, la segunda es los años noventa bajo el gobierno de Carlos Menem, y la tercera ola neoliberal viene con Mauricio Macri, quién propuso una serie de reformas de liberalización de los mercados y que conjugada con la crisis económica internacional ha resultado en una recesión que empobrece a los argentinos.

Tras el rescate de Argentina por parte del Fondo Monetario Internacional, iniciado en el 2018, las reformas de austeridad fiscal se empezaron a sentir con mayor fuerza y por cuenta de estas reformas los más perjudicados han resultado ser los ciudadanos del común, quienes han visto cómo su poder adquisitivo por cuenta de una inflación de las más altas del mundo y por una devaluación de la moneda argentina que ha tenido un impacto muy fuerte para las familias de clases bajas que no pueden ahorrar en dólares.

El Padre Paco, en esta situación, se ha posicionado del lado del peronismo y de la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner, llegando a señalar incluso que votar por Mauricio Macri sería un «pecado».

Una pobreza que es útil a los intereses del peronismo

Sin embargo, la «opción preferencial por los pobres» por parte de la Iglesia Católica y su alineación con el populismo de izquierdas no ha pasado sin críticas por parte de diversos analistas políticos y económicos, quienes consideran que el peronismo y la Iglesia Católica han logrado forjar gran parte de su popularidad por el apoyo de gente pobre. Loris Zanatta , un analista de la Universidad de Bolonia, indica que el peronismo ha sacado su propia versión de la «Doctrina Social de la Iglesia Católica» y que también ha creado sus propios santos seculares como Eva Perón.

Loris Zanatta indica que el peronismo es una especie de «populismo jesuita», que ha sido apoyado ampliamente por sacerdotes del ala evangélica progresista del catolicismo romano, entre quien se encuentra el mismo Papa Francisco, quien una vez fuese conocido como «El Obispo de las villas».

Lo que el Estado no hace, la Iglesia sí lo hace.

Esta posición adoptada por la Iglesia Católica encuentra su fuerza en una sociedad que ha sido olvidada por la clase dirigente del país, al punto que la Iglesia Católica termina haciendo lo que el Estado debería hacer y no hace. Por ejemplo, brindar alimento a las personas sin hogar o con dificultades económica o ayudar a encontrar empleo a las personas en paro y rehabilitar a las personas adictas a todo tipo de drogas.

La posición de la Iglesia Católica en este contexto de pobreza es vista por parte del analista Loris Zanatta como una forma de santificar la pobreza, manteniéndola como herramienta útil para los gobiernos populistas y para la legitimidad de la propia Iglesia. Si la gente dejara de ser pobre no estarían votando al peronismo. El problema que subyace aquí es que mientras la Iglesia sí se moviliza para hacer algo frente a la situación de caos y recesión económica, los poderes tradicionales y las élites no han hecho mayores esfuerzos para remediar la actual situación de las clases empobrecidas.

Se ha creído tradicionalmente que Argentina es un país rico, dado a que es la segunda economía de Sudamérica, estando por detrás de Brasil y por delante de la economía colombiana. Sin embargo, las villas de miseria desmienten la idea de que Argentina sea un país próspero. Si la prosperidad llegó, en todo caso no fue para todo el mundo.

Lea también: Qué es el neoliberalismo y por qué sigue siendo la ideología dominante

«Debemos enterrar el neoliberalismo» Stiglitz

Y entre tanto, la Iglesia Católica estará ahí- en las elecciones generales del mes de Octubre- tomando partido por el peronismo y haciendo una defensa de la «opción preferencial por los pobres», una idea que se estableció desde el Concilio Vaticano II, un momento histórico en el que la Iglesia dio un salto a la modernidad en temas sociales, económicos y políticos.

Por todo lo anterior es que Alberto Fernández, el candidato de centro-izquierda- ganará las elecciones. Precisamente en la tierra del papa Francisco, donde un nuevo experimento económico, financiero y político está a punto de empezar.

Con información del Financial Times.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top