Desarrollo social

Greta Thunberg lleva la protesta del cambio climático a la Casa Blanca

Greta Thunberg

La joven sueca y activista Greta Thunberg, que ha alcanzado la fama internacional por inspirar protestas estudiantiles para promover una respuesta urgente al cambio climático, llevó su misión a las puertas de la casa presidencial de los Estados Unidos, este viernes 13 de septiembre con una protesta en Washington, DC.

Cientos de personas, mayormente jóvenes, se han reunido alrededor de la Calle de la Casa Blanca para reunirse con ella llevando avisos en los que se leía «¿La gente o las ganancias?» y «Calentamiento», cantando también «Esto es una crisis, actúen en consecuencia» y «Llevar las cosas como siempre no es suficiente».

Jennifer Morash, una candidata a doctora en ciencia de las plantas, llevó a su hija Adeline, de nueva años de edad, a la manifestación después de obtener el permiso de su escuela en un vecindario de Maryland. «Solo quiero asegurarme de que todos tengamos un futuro feliz – y que la gente se tome en serio el cambio climático», dijo Adeline.

Muchos protestantes se acostaron en el suelo y se mantuvieron quietos allí durante 11 minutos en una representación de los 11 años que los científicos creen que el mundo necesita para detener los cambios más peligrosos de la crisis climática y evitar un incremento dramático en las temperaturas globales.

La manifestación marcó el primer evento de alto perfil de la visita de seis días de Thunberg a la capital de Estados Unidos, intentando ejercer presión en la administración de Donald Trump antes de la cumbre de las Naciones Unidas el 23 de septiembre sobre el cambio climático, donde los líderes mundiales recibirán el pedido de intensificar sus ambiciones en cortar las emisiones de carbono para defender a la humanidad del cambio climático.

Gurú del Apocalipsis

Trump se encuentra entre una muy ínfima minoría de líderes globales que abiertamente cuestionan la ciencia sobre el cambio climático.

Él había anunciado su intención de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París – un pacto mundial para frenar el alza en las temperaturas globales – y tiene una política de maximizar la producción estadounidense de combustibles fósiles.

Thunberg ha dicho que ella no cree poder convencer al presidente Trump o a otras personas que niegan el cambio climático es real, pero espera forjar lazos de amistad con científicos y expertos en este tema».

La activista de 16 años comenzó su protesta el año pasado, al faltar a la escuela cada viernes para manifestarse a las afueras del parlamento sueco, y se dirigirá hacia Nueva York a finales de septiembre para tomar parte en la cumbre sobre el cambio climático.

Previo a esto, Thunberg se dirigirá al Congreso estadounidense para discutir el cambio climático y después se reunirá con legisladores del Partido Demócrata y los demandantes del caso Juliana contra los Estados Unidos – en el cual un grupo de personas jóvenes demandó al gobierno por fallar al enfrentar el cambio climático – en la Corte Suprema del país.

Thunberg fue nominada al Premio Nobel de la Paz a principios de este año, luego de que un número considerable de niños y jóvenes siguieran su ejemplo, tomando parte en las manifestaciones escolares de «Viernes por el futuro», donde cientos de miles de jóvenes participaron en cercas de 135 países.

Ella también fue considerada la persona más influyente del mundo por la revista Time en el mes de Mayo.

Legisladores de extrema derecha en Europa han intentado ridiculizar a Thunberg, llamándola «Gurí del apocalipsis» y «El Premio Nobel del miedo». Ella también fue descrita como una «mesías profundamente perturbada» que lidera un «culto» en una opinión del comentarista conservador australiano Andrew Bolt.

Thunberg llegó a Estados Unidos en el mes de agosto en un yate de carreras que estaba propulsado por paneles solares y turbinas eléctricas bajo agua que generaban electricidad con el fin de asegurar dejar la menor huella de carbono. Dos semanas antes ella se unió a activistas que comparten su punto de vista en las afueras de las oficinas de Naciones Unidos. Ella ahora está tomando un año sabático de su escuela para viajar por las Americas.

Lea también:

Cambio climático podría destruir 80 millones de empleos en 2030

Salvar la Amazonía debe ser un propósito global

Cambio climático y finanzas

Como ya hemos expresado en este blog, el tema del cambio climático tiene profundas repercusiones económicas y financieras para nuestro futuro, en la medida en que la inacción nos llevará a asumir costos mucho mayores en el futuro para mitigar las catástrofes ambientales, sequías y otro tipo de eventos naturales causados por la contaminación y los cambios en los patrones del sistema ambiental de nuestro planeta.

Los costos de no actuar frente al cambio climático se centran en las siguientes áreas:

  • Mayor necesidad de financiación de sistemas públicos y privados de salud para responder a las enfermedades cardiorrespiratorias generadas por la contaminación.
  • Pérdida de infraestructura pública y privada por cuenta de desastres naturales.
  • Pérdida de vidas humanas de personas en edad laboral productiva por cuenta de las catástrofes ambientales y las enfermedades asociadas a la contaminación.
  • Pérdida de cosechas por sequías en algunas zonas y por exceso de lluvias en otras y como consecuencia un aumento general de los precios llevando a crisis inflacionarias.

Los llamados de Greta Thunberg a luchar contra el cambio climático tienen una base muy sólida en la evidencia científica y también han sido respaldados por la ciencia económica. Este año el economista Joseph Stiglitz publicó una editorial sobre por qué la lucha contra el cambio climático es la gran guerra global de nuestro tiempo.

Con información de Al Jazeera Impact.

2 Comments

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top