Desarrollo social

¿Estados Unidos abandonará el neoliberalismo?

CEOs de la Business Rountable

La Business Rountable, una organización en la que se reúnen representantes de las más grandes empresas está intentado re-definir la misión de las empresas en el capitalismo actual.

Milton Friedman estará revolcándose en su tumba por la herejía que está perpetrando La Business Rountable de los Estados Unidos. Por cinco largas décadas el capitalismo estadounidense se ha estado definiendo por las líneas de pensamiento del economista de Chicago Milton Friedman. Esta idea es que los negocios deben hacer dinero para sus accionistas, no para la caridad, no para la diversidad de consciencia, no para los auditores medioambientales. Simplemente hacer dinero. Eso es todo.

Hoy la Business Rountable está conformada por ejecutivos de 200 multinacionales grandes de Estados Unidos. Estas compañías tienen más de 15 millones de empleados y más de $7000 millones de ingresos anuales.

Ahora, algunos de los ejecutivos y empresarios mejor pagados del planeta ha aparecido para cortar de tajo con la idea de la preeminencia de los accionistas. Seguro que sí, ellos dirán que los accionistas importan, pero también lo hacen otros participantes de la sociedad: los clientes, los empleados, los proveedores y las comunidades. Los trabajadores deben ser tratados con respecto. Los negocios deben ser administrados con criterios de sostenibilidad con el fin de proteger el medio ambiente.

Si esto es real, representa un cambio monumental. Un ensayo de Friedman para el New York Times en 1970 fue altamente influyente en la forma cómo se empezaron a gobernar las juntas directivas de las empresas desde entonces. La idea angular de que «la codicia es buena» que floreció en los años ochenta estaba basada en la idea de que la principal tarea de los ejecutivos era enriquecer a los accionistas, jugando estrictamente las reglas de juego que la comunidad empresarial había adoptado.

Pero Friedman también dijo que jugar conforme a las reglas significaba más que obedecer la ley: era adaptarse a una ética de los negocios propia del pensamiento neoliberal. Y en los años recientes ha habido un gran en lo que el público considera que está bien y mal. El hecho de que los Directivos de las empresas vean sus cheques de pago escalar a las nubes, mientras que el salario promedio se ha estancado es parte de esta historia, pero también lo es el hecho de que las compañías en el afán de maximizar sus ganancias han abandonado a las comunidades locales moviendo su producción a países asiáticos y latinoamericanos.

Aún así, el capitalismo se adapta a circunstancias cambiantes. Puede sobrevivir y prosperar donde las regulaciones son laxas, como las que se tienen en Estados Unidos. Y también puede florecer donde las regulaciones son estrictas, como en los países escandinavos. Esta es la razón por la que ha sobrevivido por tanto tiempo y ha superado previos desafíos. Y estos, quienes están en la Business Rountable pueden sentir que políticos como Elizabeth Warren y Bernie Sanders han tocado una fibra con sus llamabas por reformas radicales y amplias a las prácticas empresariales.

Hay quienes se preguntan cuán sincero es este movimiento por parte de los miembros de La Business Roundtable, y ellos tienes razón en estar alerta. La declaración de una página que han emitido es bastante confusa: Hay un punto en el que se describe un pago justo a los trabajadores, pero no hay un compromiso a pagarles más. Mejor aún, los miembros de la Rountable podrían pensar que es mejor dar pasos pequeños hacia una aproximación más inclusiva en este momento que tener una horda de legisladores en el Capitolio de los Estados Unidos forzándolos a realizar cambios más drásticos.

Las declaraciones de la Business Rountable presentan las siguientes propuestas:

“Los estadounidenses merecen una economía que permita a cada persona tener éxito a través del trabajo duro y la creatividad y llevar una vida de sentido y dignidad. Creemos que el sistema de libre mercado es el mejor medio para generar buenos empleos, una economía fuerte y sostenible, innovación, un ambiente saludable y oportunidades económicas para todos”

 “entregando valor a nuestros clientes, promoveremos la tradición de las empresas estadounidenses que lideran el camino para cumplir o superar las expectativas de los clientes (…) Invertir en nuestros empleados: esto comienza con compensarlos de manera justa y proporcionar beneficios. Incluye apoyarlos a través de capacitación y educación que ayudan a desarrollar nuevas habilidades para un mundo que cambia rápidamente.

Fomentamos la diversidad y la inclusión: tratar de manera justa y ética con nuestros proveedores. Estamos dedicados a servir como buenos socios para las otras compañías, grandes y pequeñas, que nos ayudan a cumplir nuestras misiones (…) Apoyando a las comunidades en las que trabajamos: respetamos a las personas y protegemos el ambiente adoptando prácticas sostenibles. Generando valor a largo plazo para los accionistas, que proporcionan el capital que permite a las empresas invertir, crecer e innovar”.

Estas ideas según el diario colombiano La República refuerzan la idea o el principio de que solamente el sector privado puede desarrollar a un país. Sin embargo, qué sería del sector privado sin los trabajadores, sin los clientes, sin las estructuras jurídicas que brinda el gobierno para garantizarles seguridad sobre sus inversiones y propiedades. Parece que el sector privado tiene, al menos en este momento, nobles ideas. Pero tal como están las cosas – con la radicalización de los movimientos de izquierda en el partido demócrata estadounidense – hará falta mucho más para satisfacer las promesas que los empresarios están haciendo al pueblo estadounidense.

Con información de The Guardian.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top