Desarrollo social

Abiy Ahmed, Nobel de Paz 2019, ante los desafíos económicos de Etiopía

Primer ministro etiope Abiy Ahmed
Primer ministro de Etiopia, Abiy Ahmed.

El Comité noruego del Premio Nobel de la Paz ha nombrado este viernes al primer ministro etíope Abiy Ahmed Ali el ganador de este galardón para el año 2019 por su rol en la finalización de el conflicto de 20 años con el país vecino Eritrea. 

Esfuerzos por la paz y la cooperación internacional

El comité alabó “sus esfuerzos para lograr la paz y la cooperación internacional, y en particular por su decisiva iniciativa para resolver el conflicto fronterizo con la nación vecina de Eritrea”.

Después de un histórico acuerdo de paz en el mes de julio del año pasado, el conflicto había desafiado todos los esfuerzos de mediación que durante 20 años vieron el fracaso. Las fronteras ahora han sido reabiertas, los lazos diplomáticos se han reestablecidos y las familias que estaban separadas por la guerra durante más de una generación se han reunido de nuevo.

“Lo que ha sido logrado en términos de la normalización de las relaciones entre los dos países es enorme” dijo Awol Allo, un profesor etíope de derechos humanos. “No puedo pensar realmente en algo más importante para las familias que fueron separadas como resultado de una guerra sin sentido a tener de repente esperanza y una nueva oportunidad”.

Nombrado en abril de 2018, el líder de 43 años heredó una nación que traía a sus espaldas una historia de 25 años de autoritarismo y meses de protestas públicas. Inmediatamente, el joven líder prometió reformas estructurales con el objetivo de establecer la paz, tanto a nivel doméstico como a nivel internacional.

En sus primeros seis meses de gobierno, a parte de asegurar la paz con Eritrea, él liberó periodistas y prisioneros políticos en Etiopia, dio la bienvenida a los disidentes exiliados y los grupos de la oposición que habían sido prohibidos. Después el buscó convertirse en un hacedor de paz para la región, mediando entre Eritrea y el vecino Djibouti e interviniendo en Sudán, después del derrocamiento del dictador Omar al Bashir en el mes de abril.

“Sin lugar a dudas, la reconciliación (Con Eritrea) sucedió por cuenta de su iniciativa personal. Algunas de estas cosas necesitan personas como él”, afirma Zemedeneh Negatu, un inversor etíope.

El señor Negatu afirma que el reconocimiento del Premio Nobel de la paz le da al primer ministro Abiy la confianza y el reconocimiento internacional necesarios para buscar iniciativas de paz alrededor del continente africano, al tiempo que les da a los inversores internacionales mayor confianza en su capacidad para llevar a cabo reformas económicas ambiciones en el país.

“Desde la perspectiva de la transformación económica continuada de Etiopia esto es un gran salto”, dice Negatu. “Es lo que hemos visto de cerca acá en Etiopia, y que ahora el mundo entero va a ver”.

A nivel económico, el primer ministro Abiy ha prometido una liberalización de gran parte de la economía de Etiopia, la cual ha estado en manos del Estado, siendo esta la economía más grande de Africa Oriental con 103.872 millones de dólares en PIB nominal. Para lograr esta liberalización busca abrir las puertas a la inversión extranjera por primera vez en la historia del país.

Sin embargo, las condiciones políticas y económicas en casa no son del todo impecables. Las reformas políticas de Abiy han visto un alza en la violencia intercomunitaria dentro de un país de más de 105 millones de personas, dado que la nación tiene 80 grupos etnolingüísticos que se tienen que ajustar a las nuevas políticas de libertad de expresión y movilización. De acuerdo a estimaciones internacionales más de 2.9 millones de personas fueron desplazadas internamente en Etiopia durante el año pasado debido a la violencia.

“Sin duda muchos pensarán que este premio de paz se ha entregado de forma muy temprana” afirman los presidentes del Comité del Premio Nobel. “Sin embargo el Comité Noruego del Nobel considera que es justo ahora cuando este tipo de trabajo merece ser reconocido y animado”.

Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para los refugiados, que apoya a las personas desplazadas, tanto en Etiopia como en Eritrea, llamó este viernes a Abiy a usar el premio para resolver las tensiones internas dentro de su propio país. Abiy “debe continuar su trabajo valiente para resolver las tensiones étnicas por medio de medios pacíficos y poner un fin a la miseria y al sufrimiento de millones de personas desplazadas”, comentó Egeland.

Paz y desarrollo económico

El inversor etíope, Awol Allo, dijo que cree que el deseo de Abiy por la paz era absoluto y que el premio debería fortalecer la resolución de la actual administración para lograr una paz mayor dentro del país y una mayor integración.

Durante el primer año de gobierno de Abiy, la economía de Etiopia ha crecido de forma acelerada a una tasa del 8% anual, el PIB per cápita y el PIB per cápita nominal ha crecido, aunque sigue siendo uno de los más bajos del mundo. Etiopia cuenta con un déficit de cuenta corriente de 6.500 millones de dólares, aproximadamente el 5% del PIB a cifras de 2019 y tiene una deuda externa de 26.000 millones de dólares, el 25 % del PIB.

La economía etíope depende fuertemente de la agricultura, la cual cuenta por el 72.7% del PIB, los servicios componen el 20% del PIB, mientras que la industria compone el 7.3%.

También le puede interesar:

Qué es el mercantilismo » Concepto de Economía

Tres grandes desafíos de los comercios en línea para el 2025

¿Qué es la OMC y por qué es tan importante para el comercio?

Aunque las tendencias macroeconómicas han venido mejorando desde la llegada de Abiy al poder el año pasado, Etiopia todavía enfrenta grandes desafíos en términos económicos que deben empezar a ser resueltos cuanto antes. La paz con Eritrea es sin duda una buena noticia y abrirá al país a más inversión extranjera que verán al país como un puerto más seguro para hacer negocios, aun así, el trabajo que debe hacer necesita ser continuado y coherente, especialmente ahora que África se embarca en un gran proyecto de zona de libre comercio panafricana. El tratado Continental de Libre comercio de África busca integrar al continente y llevar más prosperidad a la región, favoreciendo el abaratamiento de los costos de producción y mayores facilidades para los negocios. Etiopía se encuentra en la lista de 27 países que han ratificado el tratado, lo cual indica la disposición del actual gobierno por la modernización del país.

En este contexto, Etiopia, por medio del comercio y la integración económica puede buscar un lugar más favorable para sí en el mundo. Corresponderá a las autoridades y al pueblo etíope mismo si desean continuar por el camino de la paz y el desarrollo.

Con información del Financial Times.

1 Comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top