Consejos

Cuatro propósitos a tener en cuenta para alcanzar tus metas financieras

Propósito con la generación de riqueza

 ¿Qué es lo que quieres de tu riqueza, esa es una pregunta importante para responder?

¿Qué es lo que quieres que tu dinero haga por ti? Esa simple pregunta es frecuentemente dejada sin respuesta cuando la gente hace planes con su dinero. Pero identificar explícitamente tu primer propósito o intención para tu dinero, puede ayudarte a tomar las decisiones – financieras y no financieras – que sirvan a ese propósito. Y tú tendrás una estructura para entender, si el mercado se mueve o si eventos en tu vida ocurren, si tienes que tomar cierta acción, o en vez de ello no tomar ninguna acción del todo.

Para ayudarte asegurar que actúes con propósito cuando se trata de las decisiones acerca de tu dinero, recomendamos una perspectiva basada en objetivos para tu dinero. Ampliamente hablando hay cuatro “propósitos fundacionales” para la riqueza.

1.Gastar

Propósito: Apoyar los objetivos de tu estilo de vida con la presunción de que toda la riqueza será gastada durante tu ciclo de vida.

Gastar todo el monto de tu riqueza durante tu vida puede ser un acto de elección (“A mi me gustaría gastar mi último cheque) o uno de necesidad (“Siento que no podría tener suficiente durante mi vida, con base en mi actual estructura de gastos”).

Los tradicionales objetivos dentro de esta categoría se enfocan en generar un ingreso para el estilo de vida, ahora o en el futuro, y en objetivos educacionales para los hijos y los nietos. Muchas personas creen que este es el propósito más fácil de manejar. Sin embargo, si estás intentando dejar una hoja de balance en cero al final de tu vida, tú enfrentas un gran número de riesgos, incluyendo el riesgo de sobregasto o gastar muy poco. Esta es la razón por la cual una evaluación del estrés y tener un plan de contingencia son esenciales. Por ejemplo, ¿Estarías cómodo usando inversiones acciones como forma de ganar dinero si inesperadamente llegas a vivir hasta los 100 años? Revisar tu plan al menos una vez al año puede ayudarte a minimizar los riesgos.

2. Dividir

Propósito: Identificar un monto específico de dinero para crear un mínimo nivel de riqueza o para dejar a beneficiarios designados.

Muchas personas que se enfocan en la división de su riqueza quieren hacer las cosas simples con respecto al camino que su riqueza tomará hacia el final de su vida. Para algunos podría ser porque ellos quieren que sus beneficiarios tengan el control completo sobre el dinero que ellos reciben, o ellos podrían sentir que crear un fondo o plan estatal demanda mucho esfuerzo.

También están las personas que quieren asegurarse de que su riqueza termine en un lugar indicado. Para tal fin asegúrate de que tu plan de riqueza sea revisado anualmente – especialmente hacia el final de tu vida. Por ejemplo, si los regalos se vuelven más grandes de lo que has anticipado, podría haber una necesidad de tener un enfoque en sostener la riqueza para la tercera y cuarta generación de tus herederos. También puede ser más aparente con el tiempo, si hay o no miembros de la familia que estén listos para recibir en modo productivo la riqueza y que estructuras de gobierno o administración podrían ser necesitadas o no.

3.Preservar

Propósito: Crear una estrategia y una cultura familiar que capacite tu riqueza para que dure múltiples generaciones.  

El deseo de preservar la riqueza por varias generaciones es algo enormemente complejo – frecuentemente en inesperadas maneras. Tener un plan estatal que se enfoque en preservar los bienes, y tener una experiencia y cultura familiar deben ser opciones cuidadosamente consideradas.

Promover una cultura familiar positiva para impulsar la administración de riqueza podría requerir responder ciertas cuestiones desafiantes. Por ejemplo, ¿cuándo las distribuciones de un fondo familiar son muy grandes, estas arriesgan el crecimiento de los beneficiarios y el desarrollo? La respuesta yace más allá de un simple monto de dólares. Depende del nivel de compromiso y en una comunicación deliberada y estructurada con los beneficiarios acerca de los valores financieros, la gobernanza y la responsabilidad de dar cuentas. La clave del éxito aquí frecuentemente depende en cuán bien tú alinees una estrategia de riqueza y una estructura con una cultura familiar que esté diseñada para apoyar a estos beneficiarios.

4. Crecimiento

Propósito: Crear una estrategia y una cultura familiar que capacite el crecimiento de la riqueza a perpetuidad (Por vía de un negocio familiar o inversiones en un fondo familiar).

Quizás el más complejo de todos los cuatro propósitos. Esta categoría requiere una sucesión de planes multigeneracionales, así como estrategias de negocios y riqueza por parte de los miembros de la familia. Primero, determina si tu familia tiene la infraestructura humana (Miembros familiares que también tienen el deseo por el crecimiento de la riqueza) para que apoyen los planes propuestos. Incluso las perspectivas diseñadas más completamente pueden terminar en disputas familiares muy dolorosas y públicas, haciendo que las estrategias predefinidas de salida sean esenciales.

Cambiando las perspectivas

Alrededor de los cuatro propósitos fundacionales, tus perspectivas podrían cambiar con la edad, las circunstancias y la experiencia. Por ejemplo, los emprendedores jóvenes en sus años treintas y sin hijos, podrían estar menos preocupados con la volatilidad del mercado. Ellos podrían estar mejor posicionados para esperar las alzas y bajas de los mercados, tomando ventaja de los potenciales retornos sobre sus inversiones durante múltiples décadas. Sin embargo, una pareja en sus años sesenta, con tres hijos adultos y sin otras fuentes de ingresos aparte de su portafolio de inversiones, podría tener prioridades muy distintas. Ellos podrían querer no solamente mantener sus niveles de gastos, sino también proveer a los miembros de su familia. Ellos podrían considerar cuánto tiempo quieren que dure el dinero que dan a su familia – durante el tiempo de vida de sus hijos o tal vez más allá. También podrían pensar cuál es la forma más eficiente en términos de impuestos de dar dinero a su familia. Y con base en ese nivel de gasto- tanto para su familia como para sus propias necesidades, ellos podrían pensar si tienen lo suficiente para mantener su estilo de vida.

Un diálogo con un asesor profesional puede enfrentar estas cuestiones en discusiones sobre la estructuración de la riqueza, inversión, endeudamiento e ingresos – y consideraciones sobre los impuestos estatales, entre otros temas. Pero estás conversaciones serán mucho más efectivas – y asegurarán mejores resultados, cuando tú identifiques un primer propósito para tu dinero. En vez de una estrecha mirada a las inversiones, los cambios de enfoque a un propósito para la riqueza pueden ser vitales, y de esta forma alinearse con la estrategia general de riqueza y el proceso de toma de decisiones con tus propios objetivos personales y familiares.

Lee también:

Cómo tener éxito en cualquier negociación, Por un ex-negociador del FBI

Cuánto dinero de tus ingresos debes invertir – Sin importar cuánto ganes

Esta es la clave para tener clientes 100% satisfechos

Pensamientos finales.

Establecer un propósito primario – Gastar, dividir, preservar o crecer, puede empoderarte para reestructurar tus decisiones financieras. Puede motivarte a ti y a tu familia para colaborar, y ayudar a tus asesores profesionales a trabajar contigo en el tiempo en que tú tratas de determinar cuánto dinero necesitas para lograr tu propósito primario, y quién debería estar involucrado en el proceso de toma de decisiones. Trabajar con profesionales para comunicar el monto correcto de información en el momento correcto puede ayudarte – y a tu familia – a alcanzar los resultados deseados.

Con información de Fast Company

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top