Consejos

Kaizen: Mejorando la productividad al 1% cada día

Kaizen
Kaizen, un enfoque para mejorar la productividad.

Cómo mejorar tu productividad cada día con el enfoque Kaizen.

Todos nosotros tenemos objetivos ambiciosos, e incluso sueños más grandes. Pero ¿cómo hacer para ir desde donde estamos hasta lograr que nuestros sueños se conviertan en realidad? La respuesta podría sorprenderte: Buscar solamente mejorar el 1 por ciento.

El enfoque del Kaizen

Esta perspectiva que parece ir contra el sentido común viene de un ensayo. El fundador de AllTopStartups Thomas Oppong lo publicó en los portales Medium y Quartz y ha recibido mucha atención en las redes sociales últimamente. En el ensayo Thomas argumenta en favor de una técnica llamada Kaizen, o mejoramiento continúo, la cual fue inventada en la época de La Gran Depresión americana (los años treinta que siguieron al colapso de Wall Street en 1929) y que fue perfeccionada después por Toyota en Japón. Pero en lugar de solamente usarla para mejorar en nuestras áreas de trabajo, Thomas sugiere que usemos Kaizen como una poderosa herramienta para mejorarnos a nosotros mismos en todos los aspectos de nuestras vidas.

Dos perspectivas frente a las metas

¿Por qué Kaizen es tan efectivo como medio para el desarrollo personal? Para responder esta pregunta, considera a la gente que conoces y que tiene grandes objetivos. Si ellos son como la gente que yo conozco, ellos tienen dos formas de mirar el futuro y su desarrollo personal. Por lo tanto estas personas se dividirían en dos grupos. Un grupo ama hablar sobre las impresionantes cosas que ellos planean alcanzar: Comenzar una empresa, correr una maratón, perder 50 libras de peso, escribir un libro. Ellos tienen grandes visiones sobre un mejor futuro, pero carecen de los detalles sobre cómo lograr estos objetivos, de cómo ir de donde están a donde quieren llegar.

El segundo grupo podría o no podría tener grandes ambiciones para el futuro, pero ellos saben qué pasos tienen que tomar para llegar más cerca a las metas que quieren realizar. Quizás ellos estén decididos a escribir una página cada día, comenzando hoy. Quizás ellos quieren lanzar una pequeña tienda en la esquina de al lado como un primer paso de emprendimiento, y – comenzando por el día de hoy- ellos están montando su sitio web para atraer más clientes y promover sus productos y servicios. Estas son las personas que tienen grandes sueños, pero que tienen algo más importante con ellos – un plan de acción que comenzará hoy y que continuará mañana y sucesivamente así durante los siguientes días hasta que ellos alcancen sus objetivos, o quizás ellos cambien sus objetivos en el camino basados en lo que han aprendido mientras luchan por lograrlos. De los dos grupos, estos últimos son quienes realmente van a alcanzar sus mentas.

Hacer lo que es factible

Kaizen es la herramienta perfecta para las personas del segundo grupo, porque se trata de hacer pequeñas cosas hoy en lugar de hacer grandes cosas el día de mañana. Thomas Oppong argumenta por una forma simple de Kaizen para el auto-mejoramiento, un 1 por ciento hoy, un 1 por ciento mañana, y así continuamente. «Convertirse un uno por ciento mejor cada día es algo muy simple, una manera práctica de alcanzar grandes metas», escribe él. «Un uno por ciento parece una cosa pequeña, ciertamente lo es. Es fácil. Es factible.

Kaizen en múltiples áreas de la vida

Es un gran concepto que necesita acomodarse un poco dependiendo del área de tu vida en la que quieras mejorar. Si tú mejorar un uno por ciento cada día, eso significa un cien por ciento de mejora en 3 meses. Esto será factible para algunas cosas, pero no para otras. Digamos que corres un kilómetro cada día y quieres trabajar hasta corres dos kilómetros cada día. Un uno por ciento de mejoría sería correr cada día 10 metros más, así que es perfecto para esto correr solo 10 metros más cada día para alcanzar a correr dos kilómetros. Pero digamos que corres un kilómetro en diez minutos y quieres reducir el tiempo a cinco minutos. Eso sería más difícil de alcanzar en 14 semanas, o digamos que quieres mejorar tu bateo cuando juegas al tenis solamente los sábados. Tendría sentido tratar de mejorar un uno por ciento cada semana en lugar de hacerlo todos los días.

Las tres claves del mejoramiento

El mejoramiento continuo funcionará si haces tres cosas para apegarte al plan. Primero: comienza con un uno por ciento de mejoramiento, sin importar lo que eso signifique en el proceso que tú estás tratando de mejora. Segundo: decide que tan frecuentemente quieres trabajar para lograr tu objetivo y continúa con el plan, cualquiera que sea. Tú puedes mantener tu gran plan, si tienes uno, en el fondo de tu mente, pero no te enfoques en él. Pon el foco en lograr el uno por ciento de mejoramiento a la vez, una vez que hayas logrado hacer sólidamente eso, sigue con el uno por ciento siguiente y mantente en marcha.

Tercero: Mantente repitiendo el proceso, y pronto te darás cuenta de que habrás logrado grandes cambios, sea que hayas planeado tales cambios o no. ¿Y la gente con grandes sueños, pero con planes inciertos y vagos para lograrlos? Tú los habrás dejado muy atrás con bastante diferencia.

Te podría interesar: El consejo de Warren Buffet a los que buscan empleo

Así como Toyota logró mejorar su productividad en la posguerra con su técnica de Kaizen, tú, tú empresa y tus proyectos, cualquiera que sean pueden mejorar con este tipo de perspectiva. Es un buen momento para comenzar con el uno por ciento y mejorar tu productividad, alcanzar tus metas y esos grandes sueños que te están esperando.

Con información de Inc.

comentarios

Arriba