Consejos

4 Maneras sencillas de evitar la procrastinación, según la Neurociencia

Neurociencia y procrastinación

Aquí la forma en la que finalmente puedes renunciar a la procrastinación. Sin tener que pensar en no procrastinar.

Todo el mundo procrastina. Todos, al menos alguna vez y en algún momento puesto algo importante a un lado. Todos, por un período de tiempo, evitamos hacer cosas que realmente necesitamos hacer.

Y todas las personas que procrastinan no pueden aceptar el hecho de que ellos procrastinan (Excepto quizá por Adam Grant, quien de hecho se enseñó a sí mismo a procrastinar).

La procrastinación, como muchos otros comportamientos humanos, es algo que no tiene sentido. ¿Por qué podría alguien- de forma activa o pasiva- evitar comenzar a hacer las tareas que ellos sienten que harán una gran diferencia en sus vidas personales?

Porque somos humanos. Estamos diseñados de esa manera.

La ciencia de la procrastinación

El sistema límbico fue uno de los primeras partes de del cerebro que está diseñada para controlar las respuestas conductuales y emocionales. (Es lo que Seth Godin llama tu «cerebro lagartija.»)

En términos evolutivos, muchos científicos piensan que el sistema límbico es más viejo que otras partes de nuestro cerebro, desempeñando un rol clave en la adaptación por la supervivencia. (Decidir entre iOS y Android es irrelevante a menos que tú tengas el sistema de lucha y huída apagado).

Lo que significa que tu sistema límbico solamente se enfoca en el ahora. ¿Hambriento? Come. ¿Asustado? Corre ¿Ansioso? Da un paso atrás.

¿Tratando de hacer algo difícil o duro? Evítalo. Incluso si tu neocortex ha decidido que hacer algo duro o difícil será bueno para ti.

El neocortex es la parte «más nueva» de los cerebros humanos, y enfrenta con las funciones más altas del cerebro, tales como la cognición, el razonamiento espacial, el lenguaje… y tomar las decisiones que afectan tu futuro.

Esta es la razón por la que evitas despedir a un empleado incompetente, mientras tu neocortex se da cuenta que ese empleado está arrastrando al resto de tu equipo hacia abajo, tu sistema límbico odia la dura confrontación. (Porque despedir a alguien, no importa cuánto se lo merezca, siempre es algo indeseable).

O porqué siempre pospones el lanzamiento de tu proyecto, o las llamadas en frío, o ejercitarte. O otras cosas incontables que saber – en un alto nivel- son valiosas, pero parecen difíciles o abrumadoras, o dolorosas para que tu sistema límbico las pueda permitir.

Esta es la razón por la cual procrastinas: No porque seas perezoso, no porque carezcas de fuerza de voluntad, no porque no tengas lo que se necesita… sino porque tu sistema límbico y tu neocortex están enfrentados en una constante batalla – una que el sistema límbico – por su núcleo, y (y casi siempre automática) función, frecuentemente ganan.

¿Cómo evitar procrastinar?

A menos que encuentres la manera de sacar al sistema límbico de la ecuación. O engañes tu sistema límbico para que pienses que va a ganando, vas a necesitar una estrategia.

La clave aquí es alinear los resultados futuros con los resultados presentes – Hacer que algo que sabes que es bueno para ti en el largo plazo, sea también algo bueno en el corto plazo.

¿Cómo?

1. Cambia el enfoque del futuro al presente.

Sabes que ejercitarte será bueno para ti en algún momento del futuro. Pero justo ahora, salir a hacer ejercicio es algo que asusta ¿Verdad?

A menos que hagas que la actividad sea más divertida. O que encuentres formas de disparar la porción de «Ahora» de tu cerebro.

Si odias correr, encuentra una forma de ejercicio cardiovascular que te guste.( Incluso si es menos efectiva, está bien: Regularmente hacer algo que es 80 por ciento menos efectivo es mejor que hacer algo que es 100 por ciento efectivo). O guarda tu música favorita, o tu audiolibro deseado, para escuchar cuando sientas que estás «muriendo» al hacer ejercicio.

2. Cambia tus metas

Digamos que tu quiere hacer 500 llamadas de ventas a tus clientes este año. Eso son muchas llamadas de ventas. Muchas veces escuchar no, de tener las puertas cerradas en frente de tu cara, de ser rechazado… tu sistema límbico odia la idea de hacer 500 llamadas de ventas.

¿Pero hacer 4 llamadas de venta cada día? Y seguir esas llamadas una por una, o al menos marcarlas como cumplidas en tu calendario. Bueno esa es una cosa del ahora. Eso hace que te sientas más satisfecho y realizado ahora. Tu sistema límbico ama eso,

Si tú quieres, puedes llamarlo el método Seinfeld. En sus inicios, Seinfeld decidió que el camino para convertirse en un mejor comediante era escribir mejores bromas. Lo cual significa escribir nuevas bromas cada día. De manera que el tomó un gran calendario, lo colgó en el muro y cada día que él escribía una nueva broma, él ponía una X en esa fecha.

Como Seinfeld le dijo a Brad Isaac:

Después de unos cuantos días tú tendrás una cadena, simplemente continúa y la cadena crecerá cada día. Te gustará ver cómo esa cadena crece, especialmente luego de unas cuantas semanas.

Tú único trabajo es no romper la cadena.

No romper la cadena se siente bien. No romper la cadena es algo del ahora. Dado que tu sistema límbico ama las cosas del ahora, convierte las metas de largo plazo, en metas de corto plazo que puedas lograr.

Esta es la razón por la cual muchas personas se encuentran a sí mismas caminando alrededor de sus salas mientras ven televisión por la noche. Ellos están tratando de finalizar sus 10000 pasos. No porque los hará más saludables algún día, sino porque ellos aman poner el visto bueno a la tarea cumplida hoy.

3. Evita tu sistema límbico completamente

Las decisiones son los asesinos de la fuerza de voluntad, esta es la razón por la que tu sistema límbico ama las decisiones– especialmente las decisiones que involucran resultados futuros.

Pero si no empacas tu almuerzo la noche antes, tú no tendrás que tomar una decisión sobre qué comer. Si tu retiras automáticamente un monto de dinero cada mes para tu cuenta de ahorros, no tendrás que tomar la decisión de transferir dinero a tu fondo de inversión. Si apagas las alertas por una cuantas horas, tú no tendrás que tomar decisiones acerca de si revisar los correos electrónicos que están llegando en ese momento.

Si hay tareas recurrentes que evitas, encuentra una forma de automatizarlas. Entonces tu sistema límbico ya no estará involucrado. Y las cosas que quieres hacer se terminarán haciendo.

4. Adopta la regla de los 5 minutos

Digamos que has estado evitando completamente realizar una propuesta a uno de tus clientes.

Haz lo que el fundador de Instagram, Kevin Systrom hace y realiza un pacto contigo mismo. «Si no quieres hacer algo», dice Systrom, «haz el compromiso contigo mismo de hacerlo durante al menos cinco minutos. Después de cinco minutos, te encontrarás haciendo toda la tarea».

Esto es todo lo que tienes que hacer. Comprometerte con una sola cosa por cinco minutos. Solamente cinco minutos. Tu sistema límbico odia la idea de cinco horas. ¿Pero cinco minutos? No hay ningún problema.

Y una vez que hayas empezado, algo mágico pasará. Te darás cuenta de que tu miedo de empezar no es tan grande después de todo. Tus músculos mentales empiezan a calentarse.

Piensa acerca del tiempo que has evitado hacer una tarea, la cual finalmente comenzaste, y entonces una vez dentro de esta pensaste: «No sabía porque estaba evitando hacer esto. Está saliendo realmente bien, no es siquiera tan difícil como pensaría que llegaría a ser.

Tu sistema límbico ama ese sentimiento.

Lea también:

Las 20 Reglas de Peter Lynch para invertir

5 Consejos para mejorar tus finanzas personales hoy mismo

El increíble secreto de Tony Robbins para tener dinero en abundancia

Cuando te encuentras luchando para comenzar algo, no pienses por todo el trabajo que vas a tener que pasar. Solamente haz el compromiso de tomar la tarea por cinco minutos. Eso calmará tu sistema límbico.

Entonces, luego de que hayas comenzado, el resto será tal fácil como caminar por una colina cuesta abajo.

Con información de Inc.

Click to comment

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Síguenos en Redes Sociales

Copyright © 2019 | Muy Financiero. Diseñado por MVP Themes.

To Top