Consejos

Cómo invertir dinero cuando eres un principiante como inversor

cómo invertir el dinero

Si hay una cosa segura en este mundo aparte de la muerte y los impuestos es que a nadie le gustan los riesgos, o al menos no a la mayoría de las personas, cuando se trata de la inversión del dinero. Lo que sí es realmente cierto de manera incontestable es que nos apasiona ganar y odiamos perder. Esta no es una realidad anormal, porque a los seres humanos nos gusta todo lo que mejore nuestros beneficios y nos haga crecer. Pareciera que de modo incontrovertible, la pérdida fuera algo que el cerebro rechazara de forma instintiva. Así que si como todos los demás, estás interesado en invertir sin tener que asumir grandes riesgos, en el presente artículo te explicaré cómo invertir de forma inteligente, ganando y con el menos riesgo posible.

Razones para invertir

Pero antes de entrar en consideraciones mayores sobre qué es invertir y cómo asumir menores riesgos al tiempo que ganamos dinero, es importante considerar cuáles son las razones que llevan a una persona a invertir su dinero. Uno podría pensar en tener un empleo para ganarse la vida y vivir en la jubilación de los ingresos de una pensión por el empleo de largos años de trabajo, sin embargo, la verdad es que en muchas ocasiones los beneficios de jubilación terminan siendo insuficientes para muchas personas en el sentido de que no les proveen los medios para llevar las vidas que desean. En dicho caso, bien vale la pena considerar la opción de invertir en instrumentos financieros que puedan proveer un complemento satisfactorio a los ingresos por jubilación.

Por otra parte, una gran realidad, al menos en los Estados Unidos, es que los salarios no han venido creciendo al mismo ritmo que lo que lo hace la productividad, por lo que si una persona depende de un salario básico para sobrevivir, entendiendo que dicho empleo no es aquel de una persona con estudios especializados y con un gran pago, lo que tendrá como consecuencia es que sus posibilidades de vida se verán bastante limitadas y complementar sus ingresos con una fuente dinero adicional puede ser una gran necesidad. En otro caso, si una persona es un emprendedor o un empleado autónomo, debe considerar que su negocio no podrá desarrollarlo toda la vida, por lo que sería ideal que al momento de la jubilación se tuviera algún tipo de ingreso que le permita su sostenibilidad.

Y si bien una persona tiene negocios que han sido exitosos o un buen empleo, nunca está de más dedicar tiempo y entusiasmo a aprender cómo invertir el dinero de la manera correcta, pues ninguna situación en la vida está garantizada, siempre podremos enfrentar contratiempos, la pérdida de un negocio importante que considerábamos seguro y que era nuestra fuente de sustento. Ahí es cuando una fuente de ingresos adicional entra para cobrar importancia y proveernos del refugio financiero que necesitamos cuando nuestras opciones financieras parecen bloqueadas. Bueno, ya lo sabes, siempre es bueno tener planes adicionales cuando se trata de la organización de las finanzas, es por esto que aprender a invertir correctamente es tan importante y puede generarnos una calidad de vida estable y que pensábamos que era para unos pocos antes.

Los riesgos al momento de invertir

Evidentemente siempre que se invierte estamos asumiendo algún tipo de riesgo. ¿Cómo nos enfrentamos a él? Dado que no podemos eliminar nunca el riesgo, lo único que podemos hacer es tratar de minimizar ese riesgo de una forma en que nos sintamos más cómodos con nuestras inversiones. Esta es la razón por la cual para ser un inversor exitoso se necesita que podamos tener una tolerancia, al menos mínima ante el riesgo. El resultado de no ser tolerante ante los riesgos es que finalmente dejamos de invertir en cualquier oportunidad de negocio que tengamos delante de nosotros.

Aún así también es importante señalar que no invertir también es riesgoso, y en algunos casos es más riesgoso que no hacer ninguna inversión del todo. Según algunos autores, no invertir de hecho puede ser el riesgo financiero más grande que terminan asumiendo muchas personas. La realidad es que las personas exitosas evitan el riesgo de posibles retornos, mientras que la persona promedio evita el riesgo de perder su capital de inversión.

Esto en la práctica significa que las personas exitosas trabajan duro para ganar lo que tienen, mientras que las personas del promedio trabajan duro para evitar perder lo que tienen. Como pasa en muchas disciplinas de juego, la mejor forma de defenderse es atacando, así que las personas de éxito van por lo que ellas quieren, y al hacerlo ellas encuentran la manera más fácil de proteger sus inversiones.

Así que ahora veamos cómo empezar a invertir sin necesidad de asumir grandes riesgos y al hacerlo tener éxito.

Cómo invertir sin tomar tantos riesgos

Como ya señalamos anteriormente, tú no puedes eliminar por completo el riesgo en las inversiones que haces, lo que sí puedes hacer es mitigarlo. Los siguientes cinco consejos te ayudarán a asegurar tus retornos de inversión, mientras que tomas el menor riesgo posible.

1. Aumenta tu inteligencia inversionista

La inteligencia del inversionista se refiere al conjunto de información que te ayuda a tomar las decisiones más prudentes de inversión. Esto es lo que los más grandes inversores como George Soros y Warren Buffett tienen. Ellos pueden juzgar diferentes oportunidades por la información que poseen y desde una perspectiva determinada. Por medio de este proceso ellos se evitan invertir en opciones poco rentables que podrían costarles millones.

Como el maestro de las finanzas personales Robert Kiyosaki señala en su libro Padre Rico Padre Pobre, y en el Flujo del Cuadrante del Dinero: Los inversores pueden ser clasificados en los siguientes cinco niveles:

  • El nivel de inteligencia financiera cero.
  • El nivel de los “ahorradores son perdedores”
  • El nivel de “estoy muy ocupado”.
  • El nivel de “soy un profesional”
  • El nivel de los capitalistas.

Los primeros tres niveles, entre los cuales se encuentran el 90% de los inversores, son personas que no cuentan con la suficiente información para tomar decisiones prudentes de inversión. Muchos de ellos preferirían no invertir ni arriesgar un céntimo, otros preferirán colocar sus ahorros en una cuenta bancaria, y el resto delegará las responsabilidades de sus decisiones de inversión a alguien más que puedas multiplicarles su dinero.

Los últimos dos niveles de inversionistas tienen algo de conocimientos de inversiones. Ellos son los que terminan convirtiéndose en los beneficiarios del proceso de invertir. Como usualmente digo, hacer dinero no es realmente el problema, el problema es cómo multiplicarlo.

Por lo tanto, saber cómo empezar a invertir sin asumir demasiados riesgos es algo que comienza con el proceso de la autoeducación en el arte de invertir. Debes por tanto empezar a leer libros y artículos sobre el tema de modo que aprendas como reducir los riesgos en los procesos de inversiones que realizas y aún así obtener ganancias respetables. Entre más aprendas, más puedes ganar. Obtener este tipo de conocimientos es algo que te ayudará a mirar los números en los reportes financieros y a entender las historias que cuentan esos números.

2. Comienza con poco

Puedes tener casi siempre la garantía que como un inversor novato lo más probable es que termines perdiendo tu dinero. Esto sucede porque no tienes la información ni las habilidades necesarias para convertirte en un inversor exitoso.

Incluso aunque tengas algún conocimiento básico, lo que realmente se necesita para ser un buen inversor es la experiencia práctica las habilidades que esta provee. Por lo cual es prudente empezar con poco dinero. Mientras vas generando ganancias irás aprendiendo, y luego podrás incrementar el capital invertido con el tiempo.

No te endeudes de forma abrumadora para hacer tus inversiones iniciales. Este es un error grave en el que mucha gente cae. Para estas personas, cuando una inversión fracasa terminan dándose cuenta de que han caído en deudas malas. Así que el mejor consejo a seguir podría ser invertir dinero que hayas ahorrado y que sepas que puedes darte el lujo de perder. En la medida en que vayas haciendo ganancias puedes considerar invertir más capital.

3. Diversifica

La diversificación usualmente es la primera forma de consejos que recibimos por parte de asesores financieros cuando se les pregunta cómo invertir sin tomar mayores riesgos. Esta es una sabia idea. La diversificación de tu portafolio de inversiones significa invertir en diferentes tipos de activos para hacer que el riesgo se difumine o se encuentre equilibrado.

Aquí hay dos tipos de estrategias de diversificación:

Diversificación inter-activos: Esta es donde tu colocas tus activos en diferentes tipos de industrias. Por ejemplo, puedes invertir en acciones o en finca raíz. Estos son diferentes tipos de activos.

Diversificación intra-activos: Esta es donde tu inviertes en el mismo tipo de activos, por ejemplo, puedes invertir en acciones de diversos tipos de compañías o puedes invertir en finca raíz en diferentes regiones del país.

La diversificación inter- activos es más efectiva para mitigar los riesgos porque te alerta de los diferentes riesgos sistémicos de distintos tipos de industrias. Por ejemplo, en algunas situaciones solamente el mercado de los bienes raíces puede verse afectado. Por lo cual si todos tus activos están en este mercado, tú quedarás altamente afectado, pero si has invertido en acciones, en metales preciosos, en bonos, etc, tú no sufrirás grandes pérdidas.

La diversificación tiene como fin que algunos activos te puedan generar ganancias, aunque otros te generen pérdidas. Este es un secreto clave cuando se trata de invertir mientras se minimizan los riesgos.

4. Haz tu respectiva diligencia

Hacer tus respectivas diligencias es diferente de tener inteligencia de inversor. La inteligencia de inversor involucra entender los principios generales de la inversión. Hacer las debidas diligencias, por otra parte tiene que ver con entender los hechos detrás de cierta oportunidad de inversión.

Cuando alguien te dice acerca de una oportunidad que ha surgido en alguna parte, tu tarea es investigar los hechos. Los hechos te dirán si es una buena oportunidad de inversión o no. Nunca te enfoques en las opiniones de las personas para juzgar diferentes opciones de inversión. Lo mejor que puedes hacer es investigar y justificar las reclamaciones que hay detrás de lo que te dijeron que esa inversión significaba. Los hechos nunca te llevarán por el camino del error.

El mejor enfoque es estudiar el pasado y proyectar el futuro. Esto es llamado previsión. Similarmente, puedes seguir aquello que es llamado un escenario de planificación. Aquí es donde tú tratas de entender el futuro y tomar las decisiones apropiadas hoy.

Por ejemplo, tú podrías prever que los automóviles eléctricos van a ser el futuro del transporte. De esta manera, decides invertir en el largo plazo en compañías que han invertido en esta área. Esto es lo que se llama hacer la debida diligencia.

5. Evita tomar decisiones de inversión con base en tus emociones

Las decisiones emocionales carecen de lógica y racionalidad. Ellas no están basadas en los hechos. Las decisiones emocionales son por lo tanto riesgosas. Cuando se trata de tomar decisiones apropiadas de inversión, siempre usa la lógica. Esto quiere decir que debes usar el razonamiento frío en lugar de involucrar a tu corazón en cualquier proceso de decisiones.

Por ejemplo, un amigo al que amas y respetas puede haberte informado sobre una opción de inversión y haberte invitado a invertir. La tendencia natural que podrías seguir es hacer caso a la recomendación de tu amigo. Cuando dejas que tus emociones te guíen en este tipo de casos, será imposible que te resistas, aún cuando dicha inversión pueda poner en peligro tu futuro financiero.

Sin embargo, es mejor hacer lo que es emocionalmente incorrecto y salvaguardar tus intereses financieros. Desmitifica las opciones y toma decisiones basadas en la información y no en las emociones.

Instrumentos financieros de bajo riesgo

Saber cómo invertir sin tomar demasiados riesgos requiere que mires diferentes opciones de inversión de bajo riesgo.

Aquí hay algunos instrumentos financieros que son ideales para los individuos adversos al riesgo y en los que podrías considerar invertir:

1. Bonos de deuda del gobierno

Los bonos de deuda del gobierno son una de las inversiones menos riesgosas. Esto es porque el gobierno, con la ayuda del banco central, puede imprimir dinero para pagarle a los inversores. Por lo tanto, las posibilidades de un impago son realmente muy bajas.

Es importante, sin embargo, entender que estos activos son de bajo rendimiento. Si estás empezando a invertir, considera este tipo de inversión como un instrumento de diversificación del riesgo y no como tu principal fuente de ingresos. Por lo tanto, considera tu situación financiera y toma una decisión informada.

2. Invierte en acciones que paguen dividendos

Las acciones que pagan dividendos son menos riesgosas en comparación con las que no lo hacen. Incluso si las acciones disminuyen de valor, los dividendos que obtienes a lo largo de los años te ayudan a compensar las potenciales pérdidas.

Por lo tanto, cuando inviertas en acciones, analiza la compañía en cuyas acciones quieres invertir. Si ellas no tienen una política de pago de dividendos que se adapte a tu situación financiera, busca otra opción de inversión. Afortunadamente muchas compañías pagan dividendos a sus accionistas año tras año. Lo único que necesitas hacer es tomarte el tiempo necesario para hacer las respectivas investigaciones.

3. Acciones preferenciales

Las acciones preferenciales tienen prioridad sobre las acciones ordinarias en caso de que la compañía entre en bancarrota. A los accionistas preferenciales se les paga justo después de que se les paga a los tenedores de bonos. Por lo tanto, en el caso de que una compañía se vea forzada a cerrar, los accionistas que tengan acciones preferenciales serán pagados antes que los accionistas con valores ordinarios en lo que se refiere a la liquidación de los activos de la compañía.

4. Anualidades fijas

Una anualidad fija es un contrato de aseguramiento que paga a su tenedor un interés garantizado sobre su contribución. Lo opuesto es lo que se conoce como anualidades variables.

Lo más interesante acerca de las anualidades fijas es que ellas son simples y predecibles. No hay necesidad alguna de que aprendas acerca de los cambios del mercado de valores dado que sabrás exactamente lo que vas a obtener con base en el acuerdo que has firmado. Las anualidades fijas están garantizadas, por lo cual ellas son pagadas siempre y cuando la compañía esté en la capacidad de hacerlo.

5. Cuentas de mercado de dinero

Estas cuentas son las que proveen cierto tipo de interés fijo y están respaldadas por las instituciones financieras. Ellas pagan un interés más alto que las cuentas de ahorro convencionales. Estas cuentas tienen una protección de aseguramiento y por lo tanto son menos riesgosas.

6. Bonos corporativos

Este es un tipo de activo financiero que emite una compañía en forma de deuda y que vende a los inversores. Los tenedores de bonos reciben un interés bien sea fijo o variable sobre su inversión y de vuelta su capital de inversión sobre la madurez del bono. Estos son instrumentos de bajo riesgo especialmente si la empresa emisora de los bonos es una firma bien establecida y reconocida en el mercado.

7. Certificados de depósitos (CD)

Este es un tipo de producto que es ofrecido por muchas instituciones bancarias. Estos certificados ofrecen un tipo de interés premium por el tiempo que los clientes acuerden dejar su dinero a cargo de la institución bancaria en cuestión.

8. Fondos de valor

Los fondos de valor siguen la estrategia de la inversión de valor, la cual es usada por inversores de renombre como Warren Buffett y Benjamin Graham. Este tipo de inversión involucra identificar acciones que estén infravaloradas por el mercado y comprarlas.

Los fondos de valor son de bajo riesgo porque son vendidos a precio de descuento. Estos fondos después generan beneficios cuando el mercado atraviesa por una autocorrección en los precios de las acciones. Sin embargo, es preciso encontrar administradores de fondos experimentados que sean capaces de identificar cuáles son los activos que el mercado está infravalorando.

Alerta para los nuevos inversores

Hasta ahora hemos observado cómo comenzar a invertir sin tomar mayores riesgos y en qué tipos de activos invertir. Pero también es importante dar una voz de alerta al mismo tiempo.

1. Ten en cuenta que los retornos de inversión superen la tasa de inflación

La inflación es el incremento persistente de los bienes y servicios de una economía. La tasa de inflación sirve como medida de los cambios en los precios de los productos y servicios sobre un periodo de tiempo específico. La inflación impacta el costo de vida y generalmente destroza el poder de compra que tiene el dinero. Si tu retorno de inversión es menos que la tasa de inflación, has perdido dinero con tu inversión.

2. Considera el costo de oportunidad

El costo de oportunidad es el valor de las posibles ganancias de una inversión que dejas ir. Si tienes diferentes opciones de inversión, calcula el retorno de inversión de cada una de estas opciones e invierte en la opción con el menor costo de oportunidad o, lo que es lo mismo, la opción con el máximo retorno de inversión.

3. Considera tu situación financiera

El lugar en el que te encuentres en términos financieros determinará el tipo de inversión que podrás hacer. Las personas que apenas están empezando deberían buscar las opciones que les ofrecen tanto retornos como seguridad, ya que si tu inversión se pierde quedarás en una posición muy débil para volver a empezar.

Las personas que ya están establecidas financieramente pueden permitirse tomar riesgos mayores. Después de todo, si ellas pierden su inversión en alguna inversión, siempre podrán recurrir a otros activos para volver a invertir.

4. Considera cuáles son tus objetivos financieros

Todas las personas tienen objetivos financieros distintos. Algunas quieren ser muy ricas, mientras que otras simplemente quieren vivir una vida cómoda. Elige tus inversiones con mucho cuidado, teniendo siempre en cuenta cuáles son tus valores y tus verdaderos objetivos financieros. Aquellas personas que desean ser sumamente exitosas financieramente deberán buscar aquellas opciones que puedan maximizar lo más posible sus retornos por inversión.

Consideraciones finales

Como lo habíamos señalado desde un comienzo, es imposible eliminar los riesgos de cualquier estrategia de inversión. Lo mejor que puedes hacer es tratar de manejarlos, mitigarlos en lo posible. Por tanto, ser capaz de tolerar al menos un monto de riesgo determinado es la mejor garantía y la mejor manera de obtener beneficios. Si sigues los consejos que hemos presentado en el presente artículo, tú aprenderás cómo comenzar a invertir sabiamente mientras reduces los riesgos que implica cualquier inversión y empiezas a obtener sólidos beneficios financieros.

Con información de Life Hack.

comentarios
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
Arriba
0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x
()
x